Inicio Internacional Un año después del golpe militar en Myanmar, la resistencia de las...

Un año después del golpe militar en Myanmar, la resistencia de las masas continúa

330
0
Compartir

17 de febrero de 2022 Yuva Balan, Myanmar

Manifestantes en una concentración antimilitar en el centro de Yangon, Myanmar, el 9 de febrero de 2021 (Foto: VOA Burmese/Wikimedia Commons)
El año 2022 ha sido testigo de la gran valentía del pueblo de Myanmar, que se mantiene firme contra el golpe de estado llevado a cabo por el régimen militar del Tatmadaw. La noticia de la condena a cuatro años de prisión de Aung San Suu Kyi fue recibida con un amplio escepticismo, y la detención de la líder de 75 años no se considera más que una táctica sucia del régimen.

Este es el último acontecimiento en la crisis actual. La condena a prisión de Aung San Suu Kyi no fue una sorpresa para los millones de personas que se debaten en el caos del país, cuyo fin no se ve. Los movimientos de protesta que estallaron posteriormente estaban formados en su mayoría por la generación más joven. Esta vez, los jóvenes y las masas en general han jurado no ceder ni hacer concesiones en la exigencia de sacar al régimen militar del poder. Lemas de protesta como «¡Asegúrate de que ésta es nuestra última revolución!» y también «¡La revolución triunfará!» muestran el estado de ánimo de las masas.

Sin embargo, el desarrollo concreto de la lucha de clases producirá factores que están más allá de la previsión de las masas. La lucha en curso ya ha producido un agotamiento que ha envuelto a algunos sectores de la sociedad, que se desesperan cada vez más debido a las dificultades que asolan sus vidas. Por lo tanto, es importante que los jóvenes y los revolucionarios de Myanmar comprendan los entresijos y la situación concreta para poder orientar la lucha hacia una perspectiva precisa y, al mismo tiempo, llevar a cabo acciones capaces de liberar plenamente al pueblo.

Caos económico

La salud mundial y la agitación económica también están afectando a la economía de Myanmar. El golpe de Estado político y la pandemia de Covid-19 han arrastrado la economía de Myanmar de mal en peor. El Banco Mundial estima que entre el 18% y el 30% de la contracción económica del país se debe a la doble crisis que arrastró a Myanmar.

El valor de la moneda, el kyat, frente al dólar estadounidense ha caído ya un 23%. Las exportaciones han caído un 18%, mientras que las importaciones se han desplomado un 26%. En el sector agrícola, el aumento de los costes y las barreras crediticias provocarán una devaluación del 10% y tendrán un impacto significativo en los agricultores. El empeoramiento de la incertidumbre y la inestabilidad han agravado aún más la situación actual de Myanmar. Ha perturbado el desarrollo de los negocios, los procesos de empleo, el consumo, la inversión e incluso el comercio que tiene lugar en las zonas fronterizas. Tal y como informan la Organización Internacional del Trabajo y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, una crisis que abarca un amplio abanico de cuestiones provocará la duplicación de la tasa de pobreza en la región.

El «Plan de Recuperación Económica de Myanmar» del régimen, que se basa en gran medida en documentos y planes del gobierno anterior y de la Liga Nacional para la Democracia (LND), tampoco ha conseguido reforzar el gobierno ni la situación del país. El acto de hipotecar activos por valor de 140 millones de dólares y la aplicación de otras formas de intervención tampoco pueden garantizar una estabilidad efectiva bajo la dirección de un gobierno al que se opone vehementemente el pueblo.

La lucha del pueblo

La lucha del pueblo, que comenzó al principio del golpe militar con los símbolos de Aung San Suu Kyi, se ha extendido ahora a un movimiento político más formidable: la abolición de todas las formas de control y dominación militar. El fracaso del régimen en el control del país ha tomado a muchos por sorpresa. La nueva generación no quiere permitir ninguna forma de dominación política por parte de los militares. Sin embargo, el régimen sigue matando, torturando y deteniendo a las personas que siguen levantándose contra él. Hasta la fecha, la junta ha matado a casi 1.500 residentes, más de un centenar han sido torturados hasta la muerte y casi 11.300 han sido detenidos. Podemos esperar que estas atrocidades continúen y, con ello, la ira y la determinación del pueblo para abolir el poder del Tatmadaw también se harán más fuertes.

Recientemente han aparecido en las redes sociales vídeos e imágenes de la brutalidad del Tatmadaw. Por ejemplo, el vídeo de los soldados del Tatmadaw matando a manifestantes inocentes, incluidos niños, en los municipios de Kyimyindaing y Sailingyi mostró la arrogancia y el nivel de brutalidad del régimen, que está dispuesto a llegar a cualquier extremo para controlar a la población. También se lanzaron ataques contra las Fuerzas de Defensa del Pueblo (FDP) con helicópteros armados, aviones de combate y drones. Las bombas y los ataques aéreos destruyeron pueblos y residencias, lo que obligó a decenas de miles de personas a huir para salvarse.

Las Fuerzas de Defensa del Pueblo también han tomado represalias y han causado algunos dolores de cabeza al régimen militar. El anuncio realizado el pasado mes de septiembre por el Gobierno de Unidad Nacional (GUN), organizado por las fuerzas políticas de la oposición, de un «levantamiento nacional contra el régimen militar» ha provocado una escalada del conflicto armado entre las FDP y el régimen. En noviembre, Thein Aung -director financiero de Mytel, empresa de telecomunicaciones propiedad de la Junta- fue asesinado a tiros en su zona residencial. Incidentes como éste forman parte de la campaña de la «Operación Golondrina», que ha matado a doscientas figuras relacionadas con el Tatmadaw. Hasta ahora, más de 1.000 soldados han muerto en combates y ataques llevados a cabo por las Fuerzas Armadas de Defensa.

¿Se está debilitando el aparato militar?

Los contraataques de las PDF han molestado, sin duda, al régimen del Tatmadaw, sobre todo cuando le resulta difícil reclutar nuevos soldados, hasta el punto de que ha tenido que volver a llamar a filas a los militares retirados. El índice de desmoralización entre los soldados de bajo rango comenzó a aumentar. Esto ha intensificado aún más los esfuerzos y las campañas del pueblo para convencer a los soldados de que desobedezcan las órdenes de la dirección y, junto con sus armas y habilidades militares, bajen a luchar con el movimiento popular.

Pero también hay que reconocer que estas campañas aún no han provocado cambios significativos. El ejército del Tatmadaw también tiene un gran poder económico, y el régimen está reforzando su cooperación con las dos grandes potencias militares, China y Rusia, que comercializan y venden sus armas al régimen. Así pues, según los argumentos expuestos por el CIT anteriormente, la perspectiva del liderazgo y las tácticas de la coalición PDF y las organizaciones étnicas armadas sigue siendo una cuestión importante en Myanmar. El CIT ha argumentado que una coordinación de defensa del pueblo debe ser controlada democráticamente por la dirección del movimiento obrero en Myanmar y no puede separarse de la lucha más amplia por la liberación del pueblo. En la actualidad, las acciones y movimientos de protesta siguen siendo esporádicos y en gran medida no están organizados. El nivel de lucha varía según la región y la participación de las organizaciones étnicas no se ha consolidado con éxito bajo un programa claro que represente las aspiraciones del pueblo oprimido, en su conjunto.

Para lograr un cambio revolucionario, es esencial proporcionar un programa que pueda hacer temblar los cimientos del régimen militar gobernante. La toma de los medios de producción, entre los que se encuentran los activos del régimen, para que sean controlados democráticamente por la clase obrera, puede garantizar un cambio realmente a favor de la mayoría y hacia el desarrollo del socialismo que libere a la clase obrera en Myanmar. Esto requiere una organización revolucionaria organizada que lance consignas y propaganda eficaces que llamen a los trabajadores a unirse sobre una base de clase y a oponerse al poder militar, así como al poder de los capitalistas, tanto locales como internacionales. Esta fuerza obrera unida tiene la capacidad y la oportunidad de impulsar un cambio fundamental en toda la región de forma inmediata. Los marxistas sostienen que el poder revolucionario reside en la dirección de la clase obrera y, como poder político independiente, la clase obrera es capaz de derrocar el régimen que oprime a todo el pueblo en este momento.

La cuestión nacional no resuelta

La Carta Federal de la Democracia (establecida por la NUG), que sustituye a la Constitución de 2008 redactada por la Junta, se enfrenta ahora a una cuestión mayor, que no es sólo la abolición del poder militar, sino también los intereses de las diversas minorías étnicas de la región, especialmente en las zonas fronterizas.

La Carta Federal de la Democracia fue redactada y movilizada por el Consejo Consultivo de la Unión Nacional (NUCC), que incluye representantes de algunas de las minorías étnicas, pero también elementos de la burguesía que se opondrán a los intereses de la clase obrera en general. La fuerte representación capitalista en el NUCC priorizará la armonía del sistema capitalista y la continuidad de su dominación en Myanmar. La ausencia de una organización independiente y revolucionaria de la clase obrera obstaculizará la lucha del pueblo y no proporcionará un camino para lograr una constitución y un sistema estables para que la clase obrera viva en paz y prosperidad.

Al mismo tiempo, tampoco es imposible que se llegue a un compromiso entre la NUG y el Tatmadaw, como ya ha hecho la NLD en otras ocasiones. La dirección de la NUG, formada en gran parte por antiguos dirigentes de la LND, es un grupo que ha trabajado anteriormente con el Tatmadaw y se regodea en la ilusión de la reforma sin cambiar los fundamentos que son la base del poder y la dominación del Tatmadaw. El Congreso Popular propuesto por el NUG debería estar representado por la clase trabajadora, las minorías étnicas y los oprimidos. También debería estar centrado en las líneas de clase y dirigido por la clase obrera para garantizar que los intereses del pueblo puedan distinguirse de los intereses de las élites procapitalistas.

Además, la desintegración de la unidad y las posiciones opuestas entre los líderes de las minorías étnicas y las organizaciones armadas también está planteando un reto para unir una fuerte oposición contra el régimen del Tatmadaw. Actualmente, la superpotencia china, con sus propios intereses geopolíticos en el norte de Myanmar, está tratando de organizar un proceso de alto el fuego para garantizar una situación estable para la continuación de su Iniciativa de la Franja y la Ruta, que abarca las zonas fronterizas. Inevitablemente, la compleja cuestión nacional de Myanmar requiere un liderazgo obrero que movilice a toda la población de las minorías étnicas. Esto los uniría bajo un programa que pueda garantizar realmente sus derechos democráticos basados en líneas de clase. Diferenciaría sus intereses de los intereses de los actuales dirigentes, que están atados a las ventajas conservadas durante mucho tiempo bajo los acuerdos tradicionales.

¿Hacia dónde se dirige el movimiento obrero en Myanmar?

Según se informa, casi la mitad de los empleados del gobierno, más de medio millón, se han involucrado en el Movimiento de Desobediencia Civil (MDC). El número de trabajadores que se oponen al golpe es una señal de que el régimen no ha conseguido consolidar su poder y ya ha perdido la legitimidad para dirigir el país. A la desesperada, para evitar el colapso de su aparato, la Junta está enviando a sus oficiales a los hogares de los trabajadores en huelga para obligarlos a volver al trabajo. Todas las demás amenazas e intimidaciones han fracasado hasta ahora para obligar a la clase obrera a cumplir con su objetivo de estabilizar la nación.

Sin embargo, la fuerza del CDM no ha llevado a la creación de un movimiento obrero independiente y combativo. La ausencia de un partido revolucionario de masas ha hecho que el movimiento obrero se enfrente a una crisis de liderazgo en términos de una perspectiva y un programa claros para hacer avanzar el movimiento. Las tácticas de boicot llevadas a cabo por el movimiento obrero, que exigen el cese de las inversiones internas en Myanmar, no fortalecerán por sí solas el poder político que necesita la clase obrera. La situación revolucionaria actual es un punto de inflexión importante para cambiar la dinámica existente, y es necesario fortalecer el movimiento obrero independiente y avanzar hacia el socialismo revolucionario con premura. La perspectiva de la toma de los medios de producción debe ser adoptada y dirigida por los principales movimientos obreros de Myanmar y, por tanto, proporcionar un programa para arrebatar el poder gubernamental a los capitalistas, así como al régimen del Tatmadaw.

El internacionalismo y la solidaridad del movimiento obrero mundial

El poder de la clase obrera en Myanmar debe reforzarse y ampliarse con llamamientos a la solidaridad de la clase obrera de toda la región y del mundo. Los trabajadores de Myanmar que se encuentran en Tailandia y otros países tienen que trabajar juntos y llevar a cabo actos de solidaridad. Pueden hacer campaña contra la violencia y la dominación del brutal régimen del Tatmadaw y su continua opresión del pueblo.

La solidaridad internacional que conduzca a una acción unida entre los trabajadores ejercerá una presión real sobre los capitalistas de Myanmar. Confiar en las grandes potencias del mundo para salvar la situación en Myanmar sólo hará que continúe el orden del sistema capitalista a favor de los capitalistas y sus intereses. Mientras tanto, las relaciones diplomáticas del régimen con China y Rusia seguirán aumentando, ya que ambos países aún no han condenado las acciones del golpe militar del Tatmadaw del pasado febrero. Un año después del golpe, las relaciones entre los tres países son más fuertes y están más decididos a rechazar cualquier interés geopolítico de las potencias occidentales en Myanmar.

La condena del golpe por parte de los imperialistas estadounidenses, que recientemente han visitado varios países de la región, también ha presionado a la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) para que aumente su implicación en la situación que se vive en Myanmar. Ahora que Camboya se ha convertido en el presidente de la ASEAN y está intentando conseguir un puesto para el general Ming Aung Hlaing de Myanmar en la próxima conferencia de la ASEAN, las acciones y recepciones de los líderes dentro de la ASEAN no están claras por el momento. Países como Malasia, Indonesia y Singapur están dispuestos a adoptar una postura más firme contra el golpe de Estado, mientras que Camboya y Vietnam se inclinan por la conciliación y el diálogo.

La incapacidad de las grandes potencias para intervenir de forma significativa, como parte de una táctica geopolítica de «esperar y ver», no tiene nada que ver con el número de personas que han sido asesinadas y torturadas, sino todo lo que tiene que ver con el afán de lucro de las grandes corporaciones capitalistas. Hay que oponerse al máximo a los representantes del capitalismo, tanto fuera como dentro del país, y desenmascarar sus intereses mediante una agitación centrada en la lucha objetiva hacia el socialismo.

El énfasis en el poder político que necesita la clase obrera para dirigir es una cuestión crítica para el pueblo de Myanmar. Los revolucionarios y las organizaciones de izquierda deben estudiar y aprender de las revoluciones anteriores, especialmente de los acontecimientos de la Revolución Rusa. El programa bolchevique consiguió unir a las diversas minorías étnicas y abordar las cuestiones nacionales. Fueron capaces de unir al campesinado bajo la dirección de la clase obrera (los trabajadores de la tierra siguen siendo una gran parte de la población en el mundo neocolonial). Los regímenes opresores brutales pueden ser derrocados bajo la bandera del socialismo.

La situación que se desarrolla en Myanmar también desempeñará un papel vital en relación con la cuestión del cambio hacia el socialismo para la región y el mundo entero.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here