Inicio Análisis y Perspectivas ¿Qué hay detrás de la agitación de Kazajistán?

¿Qué hay detrás de la agitación de Kazajistán?

321
0
Compartir

CIT 21 de febrero de 2022

por Clare Doyle, de Socialism Today, marzo de 2022 (revista mensual del Partido Socialista de Inglaterra y Gales)

Imagen: Fuerzas de «mantenimiento de la paz» de la OSC en Kazajistán, 12 de enero de 2022 – Soldados de Tayikistán en la central eléctrica Almaty-1 (foto: Ministerio de Defensa de la Federación Rusa/Wikimedia Commons)


La revuelta masiva en Kazajistán a principios de este año no tiene precedentes en este vasto país de Asia Central. Pero la explosión de ira no surgió de un cielo azul claro. En los últimos años, las luchas obreras y las protestas masivas contra la caída del nivel de vida se han vuelto más audaces y frecuentes. Son inevitables nuevas explosiones de ira contra la élite oligárquica que gobierna este país rico en minerales.

El actual presidente de Kazajistán, Kassym-Jomart Tokaev, fue una figura gris designada en 2019 por el veterano dictador Nursultan Nazarbaev para sucederle. En general, se entendía que Tokaev era poco más que una marioneta del «viejo». Pero los acontecimientos de enero iban a abrir profundas divisiones en la cúpula.

Enfrentado a una ola de protestas masivas contra la duplicación de los precios de los carburantes que recorrió el país, Tokaev actuó rápidamente para revertir la medida. Cuando no hubo señales de que el movimiento de masas disminuyera, cambió de rumbo. El 5 de enero, Tokaev declaró el estado de emergencia. Destituyó al primer ministro, suspendió el gobierno y detuvo al jefe de seguridad, acusándolo de traición.

Ese mismo día, Tokaev pidió a su antiguo «camarada», Vladimir Putin, que acudiera en su ayuda con contingentes armados de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva dirigida por Rusia. Tokaev alegó que la revuelta había sido provocada por decenas de miles de «terroristas internacionales» (implícitamente vinculados con el Estado Islámico) y dio la espeluznante orden a sus fuerzas de «disparar a matar» sin previo aviso.

Se desató el infierno: palizas, disparos a manifestantes pacíficos y tortura de prisioneros. Se incendiaron edificios, se saquearon tiendas y almacenes, se destrozaron oficinas, quién sabe por quién. Y aun así los manifestantes salieron a la calle. Muchos policías, bomberos e incluso miembros de las fuerzas especiales se negaron a ser utilizados contra ciudadanos furiosos y desarmados.

Sin embargo, la ausencia de una organización con una idea clara de cómo llevar adelante el movimiento significaba que el dominio de una camarilla capitalista oligárquica se había restaurado brutalmente.

Nada resuelto

El 11 de enero, Tokaev pronunció un dramático discurso ante el Parlamento de Kazajstán. Arremetió contra la banda de «cleptócratas» en la cima de la sociedad kazaja, la misma camarilla en cuyo nombre ha gobernado Tokaev desde 2019.

Tokaev prometió una renovación «cualitativa» de las políticas sociales y laborales y una revisión del sistema de seguridad del país, al que se culpó de no tomar el control de la situación. Parece muy posible que las divisiones en la capa dirigente ya se hayan desarrollado y abierto aún más durante la crisis de enero, con elementos de la élite dirigente que aspiran a derrocar a Tokaev.

Pero por ahora, tras haberse comportado de forma bonapartista, haciendo equilibrios entre las clases y utilizando tanto la represión como la concesión, Tokaev sólo ha movido una o dos sillas en la cubierta de su Titanic. Ha nombrado a Alikhan Smailov como primer ministro sustituto y está procediendo a juzgar al antiguo jefe de seguridad. Por lo demás, ha dejado prácticamente a todos los miembros del gobierno en funciones. Les pide que contribuyan con parte de su patrimonio a un nuevo fondo nacional: «Para el pueblo de Kazajstán».

A principios de este año, no se había visto a Nazarbaev ni a su séquito, y se rumoreaba que estaban abandonando el país con destino a Dubai. Ahora parece que el ex presidente de Kazajstán sigue en el país, viviendo con su habitual lujo y rodeado de familiares muy ricos.

Menos de dos semanas después de las protestas, tras cientos de muertos, un número incalculable de heridos y «desaparecidos» y decenas de miles de detenciones, prácticamente el mismo gobierno volvía a estar en funciones y las nuevas reformas prometidas se posponían ya hasta el otoño.

Los manifestantes de todo el país habían reclamado cosas como la elección de gobernadores regionales y el derecho a organizar partidos políticos independientes. Pero las nuevas propuestas de Tokaev no incluyen reformas democráticas ni nuevas elecciones libres, a ningún nivel.

El Financial Times de Londres comentaba tras el discurso de Tokaev que «el hecho de no abordar las causas subyacentes del malestar… no hace más que ahondar en él». «Y entonces puede surgir, potencialmente con más fuerza en el futuro. A medida que los regímenes gobernantes se vuelven más duros, se vuelven más frágiles».

En Kazajstán hay muchas cuentas pendientes. No es casualidad que los heroicos trabajadores del petróleo de Zhanaozen, donde se produjo una masacre gubernamental de huelguistas en 2011, fueran los primeros en salir a protestar el 2 de enero. En pocas horas les siguieron cientos de miles en todo el país.

Las quejas de los trabajadores se han ido enconando. El número de huelgas se multiplicó por seis en 2019 y se duplicó de nuevo en 2021. Esto ocurre en un país en el que organizar sindicatos independientes del Estado y emprender acciones de huelga puede suponer el riesgo de ser detenido y encarcelado.

El levantamiento de enero y su brutal represión nunca serán olvidados por las masas. El movimiento puede estar aturdido durante un tiempo y tener que sacar lecciones en términos de qué programa, organización, partido y liderazgo son necesarios para derrotar al brutal régimen.

Escalada

Los relatos de los participantes en la escalada de las manifestaciones masivas indican que fueron espontáneas y en gran medida no organizadas. Tanto en la capital, Astana, como en Almaty -la mayor ciudad de Kazajstán, con tres millones de habitantes- reinaba la confusión sobre dónde se reunían las principales fuerzas de la oposición, quién las organizaba, si es que había alguien, y cuáles eran los objetivos expresados, si es que los había. Tampoco estaba claro quiénes eran algunas de las fuerzas desconocidas en las calles y quiénes estaban detrás del vandalismo y los saqueos. Abundaban los rumores de que se habían organizado agentes provocadores para desacreditar el movimiento; otros decían que era de esperar tras décadas de pobreza y desesperación.

Sin embargo, hubo unanimidad en todo el vasto país sobre la necesidad de deshacerse de Nazarbaev y limpiar los establos de Augean del podrido gobierno del país. La organización de investigación empresarial KPMG calculó que sólo 162 personas (el 0,001% de los 19 millones de habitantes de Kazajstán) poseen el 55% de la riqueza del país.

The Economist del 27 de enero comentó: «La ira por la desigualdad desempeñó un papel importante en las protestas. En 2021, el 1% de la población más rica poseía el 30% del total de la riqueza personal neta; el 10% más rico tenía el 60% y el 50% más pobre sólo el 5%». Como señaló incluso este diario pro-capitalista: «Esto resulta especialmente chirriante en las sociedades que proceden de la cultura política soviética, donde el igualitarismo era un valor importante».

En pocos días quedó claro, a pesar del estado de excepción, que existía una voluntad generalizada de enfrentarse al régimen. En el transcurso de los enfrentamientos, hubo numerosos casos en los que las fuerzas del Estado se solidarizaron con los manifestantes. Los bomberos se negaron a lanzar sus mangueras contra los manifestantes. Miembros de la policía, de las fuerzas de seguridad e incluso soldados se pusieron de su lado.

Se trataba claramente de una revuelta de los trabajadores y los pobres de Kazajstán, dispuestos a arriesgarlo todo en la lucha por deshacerse de la dictadura de Nazarbaev/Tokaev. Reveló divisiones en la cúpula y una fractura en facciones y un presidente que zigzaguea rápidamente de la concesión a la represión. Por parte de grandes franjas de trabajadores y jóvenes quedó claro que su miedo había desaparecido. Se desenterraron los adoquines, se construyeron barricadas.

La clase obrera no fue capaz de poner su sello en el movimiento. No había organización, ni líderes que articularan las demandas de los luchadores. Ninguna organización había estado a la cabeza de la revuelta y no se habían desarrollado comités de lucha. Si hubiera habido una vinculación de comités elegidos democráticamente a nivel local, regional y nacional, habría sido posible una lucha más organizada para derrocar la dictadura en Kazajistán.

Cuando la intervención de la OTSC puso fin rápidamente al levantamiento, el ministro de Asuntos Exteriores de Cuba expresó su pleno apoyo a Tokaev. El líder de China, Xi Jinping, también se mostró claramente a favor de Tokaev, aunque en un principio se mostró receloso de que Putin se «entrometiera» en su patio trasero. Kazajistán tiene una frontera de 1.000 millas con China y es el hogar de muchos musulmanes uigures, incluidos los refugiados de la persecución estatal en la vecina Xinjiang. El país de Xi Jinping realiza enormes inversiones en Kazajistán, especialmente desde el lanzamiento en Astana en 2013 del proyecto chino «Belt and Road». China ha invertido más de 30.000 millones de dólares en tierras, minerales y transporte en Kazajistán, un centro comercial y de transporte vital.

Kazajistán es un país con enormes riquezas: vastas reservas de petróleo, gas natural, metales preciosos y de tierras raras, uranio y litio. Esta enorme riqueza natural ha sido explotada por la famosa cleptocracia del país junto con grandes empresas extranjeras. Estas empresas han invertido cientos de miles de millones de dólares e ignoran el abuso generalizado de los derechos de los trabajadores.

Entre los asesores, consultores y amigos del dictador Nazarbaev se encuentran el ex primer ministro británico, Tony Blair, y su esposa abogada, Cherie, así como el desgraciado hijo playboy de la reina británica, el príncipe Andrés. La empresa de consultoría de Blair firmó un lucrativo acuerdo con el gobierno de Kazajstán sólo unos meses después de que Nazarbaev fuera reelegido presidente con un 96% de los votos claramente amañado. Esto ocurrió apenas unas semanas antes de la masacre de trabajadores petroleros en Zhanaozen, llevada a cabo por orden de Nazarbaev.

El puñado de riquísimos oligarcas del país, al igual que en el resto de la antigua Unión Soviética, debe su enorme riqueza a la utilización de sus antiguos cargos como burócratas del Partido «Comunista» para saquear la antigua economía estatal cuando la URSS se derrumbó y Kazajistán se independizó en 1991.

El movimiento de este mes de enero expresaba la convicción generalizada de que «se acabó el tiempo» para estos rapiñeros oligarcas, pero carecía de una idea clara de cómo eliminarlos y con qué sustituirlos.

Perspectiva y programa

La rápida operación de Putin en Kazajstán, incluida la retoma del aeropuerto de Almaty, fue de gran ayuda para Tokaev. Putin habrá intentado utilizar esta breve intervención para aumentar su apoyo en el país y en el extranjero en un momento en que la popularidad de los rusos decae y con el enfrentamiento con las potencias de la OTAN por Ucrania.

La intervención rusa también podría provocar el desarrollo de un estado de ánimo antirruso en Kazajstán, donde la población de etnia rusa es de unos cuatro millones de personas de una población total de diecinueve millones. Los desplantes de Tokaev sobre terroristas «extranjeros» también podrían abrir tensiones entre musulmanes y no musulmanes en la comunidad mixta. El poderoso movimiento reunió a todos los que querían poner fin a la brutal dictadura del país, independientemente de la etnia o las creencias. Los activistas del país luchan por los derechos de todos. Pero no se puede descartar que las divisiones étnicas se amplíen, azuzadas por los políticos.

En Kazajstán hay activistas que luchan por conseguir apoyo para las ideas socialistas, por crear sindicatos independientes del Estado y por fundar un partido obrero con un programa socialista. Han dado cuenta del horrible grado de represión utilizado contra un movimiento de protesta pacífico. Entre ellos, la famosa orden de Tokaev de «disparar a matar» a los manifestantes sin previo aviso, la brutal tortura de las personas detenidas y la imposición de severas penas de prisión sin representación legal. En un momento dado, parecía que se iba a llevar a cabo una masacre al por mayor, pero las divisiones en la cúpula y el miedo a provocar una contraofensiva más decidida contra el régimen debieron detener la mano de Tokaev.

Una vez roto el movimiento, el Financial Times comentó: «El hecho de que el régimen kazajo haya capeado esta tormenta política estaba en consonancia con nuestro análisis… Pero es poco probable que las protestas kazajas sean algo excepcional». (13 de enero) Un líder sindical independiente de Astana coincide: «Esta ‘salida del armario’ es sólo el principio».

Podría pasar tiempo hasta que los trabajadores recuperen la confianza o hasta que un nuevo golpe de palacio abra las compuertas de un movimiento desde abajo. Pero este movimiento ha sacudido a los oligarcas y a otros gobiernos corruptos de la región, como ningún otro. Muchos inversores extranjeros han vendido y se han marchado antes de perderlo todo.

Los trabajadores de Kazajstán, decididos a intensificar la lucha contra la patronal y sus representantes en el falso parlamento, se dedican a crear sindicatos independientes. Están impulsando la creación de un partido obrero que pueda luchar por una alternativa socialista.

La solidaridad se ha expresado en protestas en todo el mundo, sobre todo en países que también son antiguos miembros de la URSS. Para construir el movimiento obrero en esta región es importante aclarar lo que ha ocurrido en el pasado bajo el estalinismo y cómo las ideas del socialismo genuino son las más válidas para un movimiento que cambie el mundo y lo libere de todos los tiranos y oligarcas y falsos amigos de los trabajadores y los pobres.

Al igual que en el pasado, sería imposible construir el socialismo en un solo país, incluso en uno tan grande como Kazajistán (del tamaño de Europa Occidental). El hecho de que tantas antiguas repúblicas de la URSS limiten con el país y que China sea un poderoso vecino significa que un derrocamiento exitoso del capitalismo oligárquico en Kazajstán tendría que extenderse, mediante un claro llamamiento de clase, a los trabajadores de toda Asia, Rusia y más allá.

Cualquier nuevo movimiento debe estar armado con un programa de reivindicaciones democráticas: libertad de expresión, liberación de los detenidos y presos políticos, libertad para organizar partidos y sindicatos, libertad para protestar y hacer huelga. Teniendo en cuenta las demandas que se expresaron en el levantamiento de este año, es necesario llevar a cabo campañas para la celebración de elecciones verdaderamente democráticas a los órganos representativos locales, regionales y nacionales, con la estipulación de que ningún representante reciba un salario superior al de un trabajador ordinario o beneficios y privilegios que no estén al alcance de los demás, y que estén sujetos a la destitución inmediata por mayoría de votos.

En el transcurso de cualquier nuevo movimiento de masas, habría que establecer organismos democráticos a nivel local, regional y nacional para coordinar la lucha, debatir y decidir las demandas y ser la base de una asamblea de representantes elegidos democráticamente para forjar y decidir el futuro del país. En ese parlamento del pueblo, los socialistas abogarían por la ruptura con el capitalismo y el establecimiento de un gobierno de representantes de los trabajadores y de los pobres basado en órganos de elección popular.

La aparición de un partido obrero socialista en Kazajstán es vital para conseguirlo. Ese partido tendría que inscribir en su bandera un programa de reivindicaciones que incluyera un salario mínimo decente que cubriera el coste de la vida y una escala móvil de salarios que se mantuviera al ritmo de la inflación. Exigiría empleo y vivienda para todos, una educación gratuita de calidad a cualquier edad, un servicio de salud sin tasas y un transporte público gratuito.

Para poner en práctica todas estas reivindicaciones, un partido así tendría que defender la propiedad pública de los bancos y las finanzas, de las industrias extractivas y manufactureras y de la tierra, y que la planificación y el control fueran ejercidos por representantes de los trabajadores elegidos democráticamente.

Estas ideas no son nuevas; provienen del programa del Partido Bolchevique que llevó a cabo la eliminación del capitalismo en Rusia en octubre de 1917. Sin un retorno a estos principios básicos, muchas más luchas de masas terminarán en la derrota del pueblo trabajador y pobre y en la victoria de los ladrones y explotadores que han gobernado durante demasiado tiempo, no sólo en Kazajstán sino en todo el mundo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here