Inicio Guerra Rusia-Ucrania Se necesita la unidad y la acción internacional de los trabajadores para...

Se necesita la unidad y la acción internacional de los trabajadores para detener la guerra de Ucrania

286
0
Compartir

8 de marzo de 2022

Editorial de The Socialist (número 1170), periódico semanal del Partido Socialista (CIT Inglaterra y Gales)

(Imagen: Miembros del Partido Socialista (CIT Inglaterra y Gales) en la manifestación contra la guerra del STWC en Londres, 6 de marzo de 2020)


El horror de la guerra, de las familias que huyen por sus vidas mientras las bombas caen sobre sus ciudades y pueblos, está dominando las noticias. La brutal invasión de Ucrania por parte de Putin se observa con miedo y repulsión. Su absurda propaganda afirma que se trata de una «operación militar especial», diseñada para luchar contra el «fascismo ucraniano». Sin embargo, Ucrania está siendo pisoteada para tratar de afirmar el poder del capitalismo ruso y para advertir al imperialismo estadounidense y a las potencias occidentales que no avancen más hacia el este.

La guerra es la consecuencia inevitable de un sistema capitalista internacional basado en el beneficio, la explotación y la opresión, en el que los derechos nacionales de las naciones más pequeñas o más débiles pueden ser pisoteados por los intereses a corto plazo de las «grandes potencias».

Las acciones criminales de Putin han sido atacadas como «locas». Resultarán ser un enorme error de cálculo, pero se derivan de la lógica del capitalismo. Son «locas» de la misma manera que lo fue el presidente estadounidense George Bush en 2003 cuando, respaldado por el primer ministro británico Tony Blair, invadió Irak, justificándolo con la mentira de que el régimen tenía «armas de destrucción masiva», creyendo que demostraría el poder del imperialismo estadounidense y le proporcionaría petróleo barato. Esa ocupación creó una pesadilla para los pueblos de Oriente Medio. Su arrogancia también socavó enormemente al imperialismo estadounidense, como lo hará para Putin y su régimen.

A la clase obrera rusa no se le permite ver el horror de Ucrania en sus pantallas de televisión, al igual que los medios de comunicación capitalistas en Gran Bretaña no mostraron a la clase obrera de aquí el horror creado por 30 días de bombardeo «shock y pavor» de Bagdad antes de esa invasión. Sin embargo, a pesar de esto, en ciudades y pueblos de toda Rusia un número considerable de personas se ha arriesgado a ser arrestadas para participar en manifestaciones contra la guerra.

Ese ánimo antibélico irá en aumento. Dado el enorme número de vínculos entre rusos y ucranianos, además de las experiencias de los soldados rusos, muchos de los cuales son jóvenes reclutas a los que no se les había dicho nada de lo que iban a enfrentar, ninguna censura impedirá indefinidamente que se conozca la situación real. Se plantea un movimiento de masas para derrocar a Putin y su podrido y autoritario gobierno gángster-capitalista en el próximo período.

El primer ministro británico, Boris Johnson, y los conservadores están tratando cínicamente de utilizar la guerra en Ucrania para reforzar su propia posición. Pero la clase trabajadora no puede confiar en que los gobiernos capitalistas de ningún país defiendan sus intereses. Johnson se presenta ahora como un hombre que se enfrenta a los oligarcas, pero hace sólo dos años hizo caso omiso de las preocupaciones de los servicios de seguridad para conseguir que el multimillonario ruso Evgeny Lebedev recibiera el título de «Lord Lebedev de Hampton y Siberia». Lebedev es uno de los nueve oligarcas rusos de los que se sabe que han dado dinero al partido tory, junto con multimillonarios vinculados a muchos otros países, como Arabia Saudí, Kazajistán y Ucrania.

Los trabajadores de todo el mundo no tienen nada en común con estos saqueadores capitalistas. Tenemos que construir la unidad de los trabajadores y la solidaridad internacional en una lucha para echar a todos los belicistas y aprovechados y por una sociedad democrática y socialista.

  • Detener la guerra. Retirar las tropas rusas y poner fin a los bombardeos.
  • Por la unidad de los trabajadores, por la autodeterminación y los plenos derechos democráticos para todas las minorías.
  • No confiar en la OTAN ni en los políticos capitalistas. Por un movimiento obrero independiente.
  • Luchar por una alternativa socialista al capitalismo y a la guerra..

El capitalismo crea la guerra

No es casual que, como parte del intento de justificar esta invasión bárbara, Putin sintiera la necesidad de atacar el legado de Lenin, uno de los líderes clave de la revolución rusa de 1917, donde el capitalismo fue derrocado con éxito por primera vez. Los pasos hacia la construcción de un estado obrero democrático que siguieron a la revolución fueron la única vez -hasta ahora- en que la posibilidad de una auténtica liberación nacional para todos los pueblos de Ucrania estaba en la agenda, en lugar de los siglos de guerra y represión a los que se han enfrentado antes y después.

En 1919 Lenin enfatizó que el estado obrero ruso sostenía «la opinión de que se reconozca la independencia de la República Socialista Soviética de Ucrania» y que «en vista de que la cultura ucraniana (lengua, escuela, etc.) ha sido suprimida durante siglos por el zarismo ruso y las clases explotadoras» tenían que «utilizar todos los medios para ayudar a eliminar todas las barreras en el camino del libre desarrollo de la lengua y la cultura ucranianas». Esta era la posición constante de Lenin y Trotsky, los principales líderes de la revolución rusa.

Sin embargo, la degeneración de la Unión Soviética, como resultado de su aislamiento y pobreza, y la consolidación del poder por parte de una brutal dictadura estalinista, vino acompañada de una nueva ola de nacionalismo gran ruso, y de nuevo de una brutal represión contra otras nacionalidades. Cuando el estalinismo se derrumbó finalmente a principios de los años noventa, la restauración del capitalismo no trajo paz y prosperidad a los pueblos de la región, sino un «capitalismo de gánsteres», es decir, una caída masiva del nivel de vida de la mayoría y el robo de los recursos del Estado por unos pocos que se convirtieron en los oligarcas. Tanto si miran hacia el capitalismo occidental como hacia el ruso, a estos saqueadores sólo les mueve la maximización de sus propios beneficios.

Pero no es sólo la oligarquía la que es incapaz de hacer avanzar la sociedad. A nivel mundial, el capitalismo es un sistema en crisis, que preside cada vez más una dieta implacable de descenso del nivel de vida, de aumento de los conflictos y de crisis medioambiental. El imperialismo estadounidense, aunque sigue siendo la potencia imperialista más fuerte, ya no es capaz de dominar el mundo. En su lugar, cada vez hay más conflictos entre las principales potencias, ya que se disputan una mayor parte del botín.

La guerra de Putin por el prestigio y el poder

En la actualidad, Rusia es una pequeña potencia económica a escala mundial -del tamaño de los Países Bajos y Bélgica juntos- y depende en gran medida de la exportación de energía y materias primas. Sin embargo, es el país dominante en la región y una superpotencia militar.

Al depender en parte de la ayuda económica de China, Putin imaginó obviamente que podría fortalecer aún más su régimen mediante esta invasión. Posiblemente incluso imaginó ridículamente que los ucranianos darían la bienvenida a las tropas rusas, estableciendo una comparación con Crimea. Es cierto que cuando Putin se anexionó Crimea en 2014, si hubiera habido un verdadero referéndum libre sobre la cuestión, una mayoría de allí probablemente habría votado por formar parte de Rusia. Sin embargo, Crimea, que no pasó a formar parte de Ucrania hasta 1954, no es lo mismo.

Por el contrario, está claro que la gran mayoría de los ucranianos, incluidos muchos rusos étnicos, están horrorizados por la invasión, y muchos están dispuestos a luchar. Por tanto, el ejército ruso parece enfrentarse a mayores obstáculos de los que esperaba y ha intensificado los bárbaros bombardeos de ciudades en un intento de ganar.

Es comprensible el temor generalizado de que Putin no se detenga ante nada y que, en el peor de los casos, pueda incluso utilizar armas nucleares en el conflicto. Sin embargo, aunque hay una clara «lógica» en las amenazas de Putin de usar armas nucleares, como medio para evitar que las potencias occidentales se involucren directamente en la guerra, usarlas en una guerra justo al otro lado de la frontera rusa no serviría para nada y significaría la aniquilación de Putin y del capitalismo ruso.

La «Destrucción Mutua Asegurada» que mantuvo las manos de Occidente y Rusia durante la «guerra fría» todavía se aplica a los diferentes bloques capitalistas que compiten hoy en día. Los informes sobre la creación de «canales secundarios» para tratar de garantizar que accidentes como la entrada de aviones rusos en el espacio aéreo polaco no conduzcan a una escalada, son una indicación de que todas las partes son conscientes de ello.

La guerra mundial no está en el orden del día, pero este conflicto sigue siendo espantoso. Aunque la fuerza militar de Rusia es mucho mayor, eso no significa que haya un camino hacia una verdadera «victoria» para Putin. Cualquier intento de ocupar partes de Ucrania, o de instalar un gobierno títere, se enfrentaría inevitablemente a una oposición sostenida de tipo guerrillero por parte de gran parte de la población. Una empresa tan terriblemente costosa -en términos económicos y de vidas humanas- crearía una oposición masiva en Rusia, lo que con toda probabilidad supondría la muerte política de Putin.

Incluso ahora hay informes de que elementos de la élite gobernante de Rusia están muy preocupados por la invasión y sus consecuencias para sus intereses. Esto no significa, sin embargo, que sea más probable que se muevan contra Putin a corto plazo. Una vez que un Estado capitalista entra en guerra, el prestigio de toda la clase capitalista está en juego, lo que hace que la retirada sea extremadamente difícil y costosa. Al final, la única manera de evitar las guerras es que la clase obrera arrebate el poder de las manos de la élite capitalista y comience a construir una nueva sociedad socialista. Sin embargo, el desarrollo de los movimientos de masas de la clase obrera rusa exigiendo el fin de la guerra son el medio más eficaz para derrotar a Putin.

Por un llamamiento de clase independiente a la clase obrera rusa

No es de extrañar que, en estos momentos, muchos ucranianos se unan al presidente Zelensky, que se enfrenta a un invasor extranjero. A finales del año pasado, sus índices de popularidad en las encuestas habían descendido hasta un 25%, pero ahora parece muy popular, ya que su dependencia de los oligarcas y su incapacidad para hacer frente a la corrupción han quedado temporalmente relegados por la guerra. Sin embargo, un llamamiento de clase independiente por parte de las organizaciones de trabajadores ucranianos a los trabajadores y soldados rusos podría tener un efecto mucho mayor que los de Zelensky, quien, como presidente, no cumplió sus populares promesas electorales de 2019 de acabar con la corrupción e iniciar conversaciones serias para poner fin al conflicto en el Donbás que ha causado la pérdida de 14.000 vidas.

En su lugar, su gobierno ha continuado con el bombardeo de Donetsk y Luhansk -que Putin reivindica como justificación de la guerra-. Los pueblos de estos empobrecidos estados tienen derecho a determinar su propio futuro, aunque esto no se conseguirá bajo la sombra de la invasión rusa. Zelensky también ha presidido la continua prohibición del ruso en las escuelas ucranianas.

Está claro que ya ha habido casos en los que los trabajadores ucranianos han discutido con las tropas rusas, exigiendo que se vayan a casa. Un llamamiento de los trabajadores ucranianos diciendo «volved a casa y echad a Putin, que os ha enviado aquí con falsos pretextos, y dejadnos construir un movimiento contra nuestros propios oligarcas, y luchar juntos por gobiernos que respondan a nuestros intereses» sería muy poderoso.

El movimiento obrero internacional también puede ayudar. Los impresionantes casos que hemos visto de «sanciones obreras», como la negativa de los estibadores a descargar el petróleo ruso, son ejemplos del poder potencial de la clase obrera. Son muy diferentes a las sanciones introducidas por los gobiernos capitalistas, que afectarán más a la clase trabajadora rusa y pueden dar temporalmente a Putin un medio para conseguir apoyo para su régimen. Las sanciones de los trabajadores, dirigidas a lo que más golpeará al régimen de Putin, y combinadas con llamamientos de clase a la clase obrera rusa, pueden tener un efecto diferente.

¡No confiar en las élites capitalistas!

En la situación actual, ante esta horrible invasión, es inevitable que muchos trabajadores de Ucrania y de los estados cercanos miren hacia el imperialismo estadounidense y hacia Occidente en busca de cierta protección. Sin embargo, como pueden atestiguar la clase obrera y los pobres de Siria, Afganistán, Palestina y muchos otros países, ninguna de las principales potencias capitalistas ofrece un verdadero camino a seguir, y todas están dispuestas a pisotear los derechos democráticos nacionales siempre que les convenga hacerlo.

Los medios de comunicación occidentales destacan ahora la desolación causada por las pasadas acciones militares rusas en Chechenia y Siria, pero no incluyen a Faluya, en Irak, devastada por la acción de Estados Unidos en 2004, en su lista de ciudades recientemente destrozadas por la guerra. La expansión de la OTAN hacia el este durante los últimos 30 años, que Putin intenta ahora contrarrestar con esta invasión, no ha tenido nada que ver con la protección de los derechos democráticos, sino que está motivada por la defensa de los intereses del imperialismo occidental, especialmente de Estados Unidos.

Por supuesto, las potencias capitalistas de EE.UU., Reino Unido, Francia, etc., están tratando de utilizar la crisis actual para aumentar su apoyo interno. Johnson, que estuvo a punto de ser expulsado, ha conseguido temporalmente un pequeño respiro. En términos más generales, están tratando de conseguir apoyo para su sistema.

Frances Fukuyama, el filósofo que predijo célebremente que el colapso del estalinismo significaría «el fin de la historia», con el capitalismo entregando la paz y la prosperidad al mundo, vuelve a pontificar. Tras haber tenido que admitir hace tiempo que el capitalismo no puede ofrecer paz y prosperidad para todos, ahora utiliza esta guerra para hacer un llamamiento de retaguardia para que el mundo se una a la bandera del capitalismo «liberal», amenazado por la dictadura y la guerra. En realidad, la dictadura y la guerra son un producto del sistema capitalista que Fukuyama defiende.

Keir Starmer, líder pro-capitalista del Partido Laborista, también ha aprovechado la situación para infligir nuevas derrotas a los restos de la izquierda laborista. Once diputados laboristas de izquierda que habían firmado una declaración muy débil de la Coalición Stop the War fueron amenazados con ser obligados a unirse a Jeremy Corbyn, sin poder seguir siendo diputados laboristas. Inmediatamente se retractaron y retiraron sus nombres.

El diputado John McDonnell fue más allá y se retiró de hablar en una manifestación de Stop the War diciendo: «Mi respuesta es que la gente está muriendo en las calles de las ciudades ucranianas. No es el momento de distraerse con argumentos políticos. Ahora es el momento de unirse». Pero lo peor que podría hacer el movimiento obrero -tanto para la clase obrera de Ucrania como de Gran Bretaña- es «unirse», es decir, apoyar acríticamente a nuestra élite capitalista.

Vean la cuestión de los refugiados ucranianos. La respuesta inicial del ministro de Inmigración tory dejó clara su verdadera actitud de ayudar a los ucranianos de a pie cuando sugirió que podían obtener visados para trabajar como recolectores de fruta. Ni los tories ni los laboristas están dispuestos a ofrecer asilo a más de un número muy limitado de personas que huyen de la guerra en Ucrania, por no hablar de los que huyen de otras guerras en todo el mundo. Sin embargo, bajo la presión desde abajo, Dominic Raab ha pedido ahora retóricamente el alojamiento de los refugiados en las mansiones de los oligarcas rusos. El movimiento obrero debería tomar eso y exigir más: ¿por qué detenerse en las mansiones de los oligarcas rusos? ¿Por qué no expropiar las mansiones vacías de todos los superricos para alojar a todos los sin techo?

Y a pesar de los cínicos intentos de Johnson, Biden y compañía de utilizar esta guerra para reforzar su apoyo interno, no hay ninguna perspectiva de fortalecimiento a largo plazo del capitalismo occidental o de sus gobiernos. No sólo el régimen de Putin se verá debilitado por estos acontecimientos, sino también las potencias de la OTAN. No hace mucho tiempo, el imperialismo estadounidense ni siquiera hablaba de la unión con las otras potencias de la OTAN, al contrario, Biden se retiró de Afganistán sin ni siquiera consultarlas. Ahora hay un acercamiento temporal, pero las crecientes divisiones dentro de las potencias de la OTAN reflejan en última instancia el declive del imperialismo estadounidense y la crisis del sistema capitalista, lo que significa que están destinadas a encontrar una nueva expresión.

Al mismo tiempo, la guerra de Ucrania está profundizando la crisis de la economía mundial. Los precios de la energía y los cereales se están disparando, y los precios generales de las materias primas están en su nivel más alto desde 2008. La escasez de semiconductores está creciendo de nuevo, como resultado de que el 50% del gas neón del mundo -un componente vital- se produce en Ucrania. El nivel de vida, que ya se encuentra bajo los efectos de la «austeridad inflacionaria», va a sufrir aún más.

Cada vez más trabajadores tienen que elegir entre «calentarse o comer». Es necesario ampliar la racha de huelgas para que los salarios se mantengan al menos al nivel de la inflación. La acción nacional para conseguir aumentos salariales decentes, incluyendo una huelga coordinada, es urgente en la agenda. Johnson y los demás políticos capitalistas utilizarán cínicamente la guerra para intentar distraer a los trabajadores de estas cuestiones, pero no lo conseguirán.

La lucha sindical es vital, pero no es suficiente. Esta guerra de pesadilla pone de relieve la necesidad -en Rusia, Ucrania, Gran Bretaña y todos los países- de que la clase obrera tenga sus propios partidos de masas, independientes de todas las élites capitalistas podridas. Dichos partidos deben luchar por arrebatar el poder a las grandes corporaciones y a los bancos que dominan la economía, para que la sociedad pueda ser dirigida democráticamente en interés de la mayoría, sobre la base de la planificación y la cooperación, en lugar de la despiadada búsqueda de beneficios del capitalismo que conduce a la pobreza, la destrucción del medio ambiente y la guerra.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here