Inicio Internacional El candidato de izquierdas Mélenchon obtuvo casi el 22% en la primera...

El candidato de izquierdas Mélenchon obtuvo casi el 22% en la primera vuelta de las presidenciales francesas, pero la segunda vuelta es entre Macron y Le Pen

653
0
Compartir

Declaración de la Gauche révolutionnaire (Comité por una Internacional de los Trabajadores en Francia)

[Imagen: Jean Luc Melenchon (Foto: CC/dominio público)]

El presidente de la derecha francesa, Emmanuel Macron, se enfrenta a la candidata de extrema derecha Marine Le Pen en la segunda vuelta de las elecciones francesas del 24 de abril. En la primera vuelta, el 10 de abril, obtuvieron un 27,8% y un 23,2% respectivamente. El principal candidato de la izquierda, Jean-Luc Mélenchon, obtuvo el 21,95%, sorprendiendo a algunos comentaristas de los medios tradicionales.

Aunque el voto de Mélenchon fue alentador para muchos jóvenes y trabajadores y muestra la posibilidad de construir un nuevo partido de masas que luche por las políticas socialistas, muchos otros estarán abatidos ante la perspectiva de otra segunda vuelta de las elecciones presidenciales entre una figura del establishment de derechas y un candidato de extrema derecha.

El hecho de que la izquierda no haya apoyado a Mélenchon como candidato único y combativo, con un programa socialista audaz, ha permitido que el resto de las elecciones estén dominadas por dos aspirantes antiobreros y de derechas.

Sin embargo, quienquiera que gane el 24 de abril encontrará una gran oposición de la clase trabajadora a sus políticas favorables a las grandes empresas, especialmente en lo que respecta a los ataques a los derechos de pensión y al alto coste de la vida.

A continuación publicamos una primera declaración sobre los resultados de la primera vuelta de la Gauche révolutionnaire (CWI en Francia).

www.socialistworld.net

Declaración de Gauche révolutionnaire sobre la primera vuelta de las elecciones presidenciales de 2022


La alta votación de Jean-Luc Mélenchon (21,95%), candidato de France insoumise/Union Populaire, es un verdadero estímulo: más de 7,7 millones de votos (650, 000 más que en 2017).

Mélenchon está ampliamente en cabeza entre los jóvenes (más del 32% entre los 18-34 años), entre los trabajadores, en los suburbios obreros de las grandes ciudades (49% en el departamento de Seine-Saint-Denis). En Lille, Toulouse, Montpellier, Le Havre, Rouen, Amiens, Mulhouse, Nantes, Rennes y Grenoble (y en comparación con 2017) se hizo eco de la opresión y la explotación que sufren los habitantes de las Antillas francesas, de la Guayana y de otras zonas (56% en Guadalupe, por ejemplo).

Durante las dos últimas semanas de la campaña, miles de jóvenes acudieron a las reuniones, mientras que la respuesta a la campaña puerta a puerta fue cada vez más entusiasta.

El aspecto muy militante de la campaña permitió popularizar el programa, con políticas que se hacían eco de las preocupaciones de amplios sectores de la población: aumento del salario mínimo a 1.400 euros, rechazo de la jubilación a los 65 años y vuelta a la jubilación a los 60, defensa de los servicios públicos, rechazo del racismo y a favor de una planificación ecológica de la economía, etc.

Aunque muchos puedan sentirse decepcionados por no haber pasado a la segunda vuelta y encontrarse con el duelo pseudo-Macron-Le Pen, el resultado obtenido debe tomarse como un verdadero estímulo para las luchas que se avecinan. Como dijo Mélenchon: «Se ha creado una fuerza».

¡Ni un solo voto para Le Pen!

En estas elecciones ha aumentado la abstención (+4%) respecto a 2017. Es lógico, ya que a veces prevalecía el disgusto o el sentimiento de impotencia, sobre todo en los barrios populares.

Macron, al que los medios de comunicación capitalistas habían anunciado como el gran vencedor, a veces con encuestas de hasta un 10% por encima de Mélenchon, finalmente obtuvo un 27,8% (1,1 millones de votos más que en 2017). Macron ha captado gran parte del electorado de la derecha «tradicional», de la que ha retomado varias líneas (como la jubilación a los 65 años y elementos de privatización de la educación). El electorado de Macron se encuentra entre los estratos de mayor edad de la población. Pero Macron no está seguro de poder vencer fácilmente a Le Pen. Duda, por ejemplo, sobre las pensiones: «Estoy dispuesto a cambiar, y a decir que no hacemos necesariamente la reforma hasta 2030 (…) si sentimos demasiada ansiedad entre la gente».

Le Pen, la candidata del Rassemblement National, fue desafiada durante un tiempo por el otro candidato de extrema derecha, Zemmour. Este último obtuvo finalmente un 7% tras una campaña a la vez racista y a favor del capitalismo ultraliberal. Le Pen logró el 23,15% (460.000 votos más que en 2017). Ha conseguido sobre todo en las pequeñas ciudades (especialmente las que han sufrido la desindustrialización) y en las zonas rurales, sobre todo en el norte y el este del país. En cambio, entre los jóvenes de 18 a 24 años, Le Pen está muy por detrás de Mélenchon y Macron.

En realidad, aunque ella utilice el lenguaje «del pueblo» y hable de poder adquisitivo, todas sus medidas no hacen más que tomar del salario colectivo (seguridad social, servicios públicos…) mientras devuelve una parte a la patronal y a los ricos suprimiendo las cotizaciones patronales. Ya no está a favor de la jubilación a los 60 años, sino a los 62.

Su programa es, de hecho, una gran estafa para aquellos que puedan creer en él. No es mejor que Macron. Y además, está a favor de prohibir las huelgas en algunos servicios públicos. Le Pen quiere intensificar la discriminación de los extranjeros, privar a los trabajadores extranjeros de las «prestaciones sociales» (aunque coticen y paguen impuestos). Sus dos ejes principales siguen siendo reforzar la política de seguridad y denunciar a los inmigrantes, todo ello para proteger a los multimillonarios e intentar dividir a los trabajadores y a la población.

¡Así que no debe haber ni un voto más para Le Pen! Algunos se opondrán a ella absteniéndose, votando a Macron o votando en blanco.

Los sindicatos, las organizaciones del movimiento obrero, las asociaciones de lucha, deben preparar una jornada de huelga de advertencia ya en mayo, masiva y combativa, para mostrar nuestra fuerza contra Macron, y más aún si es Le Pen quien entra.

La necesidad de un nuevo partido de lucha de los trabajadores y la juventud

El Partido Comunista (PCF), que optó por presentar su propio candidato para poder pactar con el Partido Socialista en las elecciones legislativas, obtuvo un resultado muy bajo, a pesar del compromiso de sus militantes. Con un 2,28%, sólo obtuvo 100.000 votos más que en 2007, cuando obtuvo la puntuación más baja jamás registrada por el PCF. Su declive continúa y su decisión de presentarse ha contribuido sin duda a que Mélenchon no pase a la segunda vuelta.

El partido tradicional de la derecha, Los Republicanos, se hundió hasta el 4,8%; el PS hasta el 1,75%; EELV (los Verdes), que se proclama campeón del ecologismo, apenas alcanzó el 4,6%. La gente está claramente harta de estos partidos encerrados en tácticas electorales.

Millones de personas pueden seguir ganando confianza si la Unión Popular (UP) de Mélenchon ofrece una posibilidad real de ser una herramienta para cambiar la sociedad. Y entre ellos, hay decenas de miles que quieren ir más allá, que quieren tanto debatir la situación para cambiarla como actuar.

Algunos dirigentes de France Insoumise (FI) hablan de estructurar mejor el movimiento, de organizarlo mejor. Esto es bueno. Esto es lo que France Insoumise debería haber hecho ya en 2017, como propuso Gauche révolutionnaire (CIT en Francia). France Insoumise habría sido entonces más eficaz en la campaña presidencial y podría haber conseguido los pocos cientos de miles de votos que le faltaron el 10 de abril.

Debemos abrir este debate ahora, es fundamental para las próximas luchas, tanto como para las elecciones legislativas. La posibilidad de construir un amplio partido de los trabajadores y la juventud, un partido de masas de lucha contra el capitalismo, un partido democrático y militante, es real.

Podremos discutir tanto las acciones como el programa, y cómo sustituir esta sociedad basada en la explotación y sometida a la dictadura del beneficio. Necesitamos un partido que luche contra el capitalismo, para sustituirlo por el socialismo, donde la economía sea de propiedad pública, bajo el control democrático de los trabajadores, para la satisfacción de las necesidades de todos.

Este cambio se producirá mediante un movimiento revolucionario de masas, y organizándose ahora para prepararlo. Por eso, mientras seguimos apoyando a la FI/UP y haciendo campaña por la idea de que lancen un nuevo partido, seguimos construyendo nuestro partido revolucionario, que lucha por acabar con el capitalismo y la toma del poder por los trabajadores para construir el socialismo.

¡Contra Macron y Le Pen! ¡Contacta con nosotros para preparar estas luchas!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here