Inicio Internacional Pakistán: Estalla la crisis al ser destituido Imran Khan

Pakistán: Estalla la crisis al ser destituido Imran Khan

437
0
Compartir

Tony Saunois, Secretario del Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT)

[Imagen: Imran Khan (Foto: Wikipedia Commons)]

Pakistán es el último país del sur de Asia sumido en la confusión política, social y económica. Tras un intento desesperado de aferrarse al poder, la coalición de partidos de la oposición -la Liga Musulmana de Pakistán-Nawaz (PML-N) y el Partido Popular de Pakistán- se unió al reaccionario partido fundamentalista de derechas, Jamiat-ulema-e-Islam, y llevó a cabo una moción de censura contra el primer ministro, Imran Khan, con 174 votos de los 342 escaños del Parlamento.

El gobierno de Khan, encabezado por su partido Pakistan Tehreek-e-Insaf (PTI), llegó al poder en 2017, prometiendo acabar con la corrupción y el dominio de la dinastía bipartidista del PML-N y el PPP, que han gobernado durante décadas. El gobierno de Khan no ha cumplido ninguna de sus promesas y ha recurrido cada vez más a las fuerzas fundamentalistas islámicas para mantener el poder. Llegó al poder con el respaldo de los militares. La fuerza de los militares en Pakistán significa que para que cualquier gobierno se mantenga en el poder necesita el consentimiento de los generales. Khan parece haber perdido el respaldo de los militares. Ha presidido una situación económica desesperada y se ha embarcado en un programa de privatización masiva.

Millones de personas viven en la más absoluta pobreza, soportando desesperadas privaciones económicas y sociales. La vecina Sri Lanka ha dejado de pagar su deuda. Pakistán también se enfrenta a una enorme crisis de deuda. Representa más del 80% de su PIB. El gobierno del PTI de Khan ha sido incapaz de hacer frente a las consecuencias de esta enorme carga que soportan las masas. La crisis de la deuda va a estallar en una serie de países de Asia, África y América Latina. La reacción del gobierno, incluido el PTI, es atacar todos los servicios públicos y pasar a una ofensiva neoliberal. El gobierno no tiene respuesta para la espiral de inflación y la escasez de alimentos y el hambre que están surgiendo. Es uno de los factores de la desaparición política de Khan.

Cualquier esperanza de estabilidad que su gobierno esperaba tras la victoria de los talibanes en Afganistán se ha evaporado claramente. Khan intentó desesperadamente aferrarse al poder. Disolvió el Parlamento para evitar una moción de censura. Esta decisión fue anulada por el Tribunal Supremo. Entonces pareció dirigirse a los militares en busca de apoyo y planeó la introducción de la ley marcial y, de hecho, llevar a cabo un golpe militar. Los militares no querían asumir directamente el gobierno, en esta etapa, y se negaron a apoyar a Khan. Las divisiones entre Khan y los militares habían surgido a raíz de los recientes intentos de nombramiento de un militar de alto rango. Al parecer, las fricciones llegaron a su punto álgido después de que Khan intentara destituir al jefe del ejército, el general Qamar Javed Bajwa, el pasado fin de semana.

Khan ha afirmado que es víctima de una «conspiración estadounidense» para destituirlo. Aunque no está claro si esto es cierto, Khan se ha enfrentado al imperialismo estadounidense en los últimos tiempos, incluso por la guerra de Ucrania, durante la cual ha atacado a Estados Unidos y al imperialismo occidental.

Acosado por la crisis

El gobierno de Khan se ha visto perseguido por la crisis de la deuda que sufre el país. Recurrió a China para que reprogramara el acuerdo de deuda que tiene con Pakistán y solicitó un cambio en el acuerdo previamente negociado. China se negó, queriendo claramente demostrar que el régimen chino decidirá los términos de cualquier acuerdo. Khan se dirigió entonces al FMI en busca de apoyo y se iniciaron las negociaciones, pero exigen unas duras condiciones que el gobierno de Khan no puede tragar. Los recortes y más privatizaciones que impondrá el FMI significarán que las masas de Pakistán pagarán un precio aún peor por esta crisis.

Estos acontecimientos son un reflejo de la inestabilidad que se está desarrollando como consecuencia del choque de intereses entre el imperialismo estadounidense y China en Asia. El ejército de Pakistán también depende en gran medida de China para obtener suministros y equipos militares.

La nueva coalición de gobierno está encabezada por Shahaz Sharif, hermano del ex primer ministro encarcelado, Nawaz Sharif. Este gobierno de ladrones corruptos, al igual que el régimen del PTI de Khan, será incapaz de resolver ninguna de las profundas crisis a las que se enfrenta Pakistán, ni económica, ni política, ni socialmente. El nuevo gobierno se convertirá rápidamente en otro gobierno de crisis y agitación.

El PTI ha convocado ahora protestas en todo el país. Aunque miles de personas están participando en las protestas, hasta ahora no se ha conseguido movilizar a la mayor parte de la población. A Khan le gustaría repetir la forma en que llegó a la fama, llamando a la protesta contra la corrupción (las masas no suelen ver a Khan como parte de esta élite dinástica corrupta). Surgirá más descontento, ya que es probable que el nuevo gobierno continúe con los ataques al nivel de vida que Khan había iniciado. Ningún partido en Pakistán tiene un camino claro para manejar la crisis, ya que se dirige hacia una profunda depresión económica y un posible incumplimiento de la deuda.

La necesidad de construir un nuevo partido para la clase obrera y los pobres con un programa socialista para romper con el capitalismo y el feudalismo en Pakistán, y vincularse con los trabajadores de la India, Sri Lanka y Bangladesh, es más urgente que nunca. Esta es la única manera de salir de la crisis en la que están sumidos estos países.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here