Inicio Economía ¿Son las criptodivisas activos innovadores para el capitalismo?

¿Son las criptodivisas activos innovadores para el capitalismo?

80
0
Compartir

Robin Clapp

Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

Las criptomonedas han sido aclamadas como activos innovadores y rompedores que pueden tener un efecto transformador en la economía mundial. ¿Es esto cierto? (Imagen: dominio público)


Las criptomonedas han sido aclamadas como activos innovadores y rompedores que pueden tener un efecto transformador en la economía mundial. En el segundo artículo de nuestra serie «Rompiendo mitos económicos», el miembro del Partido Socialista (Comité por una Internacional de Trabajadores en Inglaterra y Gales) Robin Clapp examina la realidad que se esconde tras esta propaganda
.


En vísperas del gran crac financiero, Lynn Walsh comentaba en el número de mayo de 2007 de Socialism Today que la economía mundial se asemejaba cada vez más a un gigantesco «esquema Ponzi «*, en el que «los ejecutivos de las empresas y los especuladores súper ricos están mucho más interesados en jugar con los activos financieros y los títulos de papel existentes, que en la inversión de capital real para desarrollar nuevas fuerzas productivas… El fenómeno de las burbujas, sin embargo, sólo puede posponer las crisis, no eliminarlas. …La idea de que la inversión especulativa está ahora prácticamente libre de riesgos, que el ciclo económico capitalista ha muerto, son los delirios de personas intoxicadas por los efervescentes beneficios del período reciente».

Desde 2009 han surgido muchas nuevas formas de especulación como hierbas exóticas, entre las más significativas y controvertidas se encuentran las criptoactivos como Bitcoin y Ethereum. En la actualidad hay más de 10.000 criptomonedas en circulación con una capitalización de mercado combinada de 1,6 billones de dólares, lo que equivale aproximadamente al PIB nominal (es decir, la producción económica total) de Canadá.

Aunque la mayoría de ellas tienen poca influencia en el mercado, salvo entre los pequeños inversores dedicados, el Bitcoin, especialmente, ha comenzado a convertirse en un actor potencialmente más disruptivo en el sector financiero más amplio establecido.

Un activo de cobertura

Las monedas digitales no desempeñan todas las funciones que el socialista revolucionario Karl Marx, en su obra fundamental sobre la economía capitalista, «El Capital», atribuía al dinero. No son ni un equivalente universal, ni un depósito de valor fiable y estable.

Sin embargo, con los inversores luchando por encontrar campos lucrativos para la inversión rentable, dados los tipos de interés históricamente bajos desde 2008, el atractivo de Bitcoin es que aparentemente promete ganancias instantáneas a la vez que proporciona una cobertura contra la inflación.

La primera subida de su precio, hasta unos 1.000 dólares en 2013, creó millonarios de la criptomoneda de la noche a la mañana y, desde entonces, los inversores se han lanzado a la aventura. Su precio subió hasta unos 19.000 dólares en diciembre de 2017, para caer más del 80% durante el año siguiente.

En abril de 2021 el precio de un Bitcoin se disparó hasta los 63.000 dólares. El mes de abril anterior había cotizado a solo 7.000 dólares. Ahora el precio ha caído a 33.250 dólares, quemando los dedos de muchos inversores que creían que el cripto era un billete de ida a la riqueza.

Las criptodivisas se han promocionado como monedas digitales que permitirían a la gente eludir la desconfianza de los bancos y los métodos de pago tradicionales.

Las «monedas» no existen de forma tangible, sino que son «minadas», es decir, creadas por ordenadores, y almacenadas en un monedero digital o en la plataforma de la nube digital, es decir, en Internet y no en ordenadores individuales.

Después se intercambian y se utilizan para realizar transacciones. Según sus creadores, sólo se pueden suministrar 21 millones de Bitcoins y actualmente hay 18 millones en circulación. Más del 50% de la oferta total se generó en 2014 y el 93,75% se minará antes de 2024.

Las criptomonedas dependen de la «tecnología blockchain», que es una tecnología digital fundacional que, según sus defensores, rivalizará con Internet en sus posibilidades de transformación.

En manos de un estado obrero, el blockchain podría tener, en efecto, inmensos usos en el desarrollo de un plan de producción, pero tal como se utiliza actualmente, su propósito se limita a lubricar en gran medida la especulación.

Los bloques están segregados y enormes paquetes de datos se comunican permanentemente entre sí, de modo que cada bloque sabe cuál es el contenido del resto de la cadena. Sin embargo, sólo el propietario de un bloque concreto tiene la clave digital para acceder a él. Todas las entradas en el bloque deben ser confirmadas y encriptadas.

La red, asegurada por «mineros» individuales, utiliza ordenadores de gran potencia para verificar las transacciones, ofreciendo Bitcoins como recompensa. Todos estos mineros compiten por ser los primeros en resolver un problema informático de dificultad arbitraria, que requiere enormes cantidades de ciclos de procesador y que se reduce principalmente al azar.

El ordenador que resuelve el enigma en primer lugar, cada diez minutos, recibe un Bitcoin, pero todos los ordenadores, no sólo el ganador, dedican ese tiempo de procesamiento a realizar los cálculos.

En consecuencia, las cadenas de bloques consumen cantidades voraces de energía. Cuanto mayores sean las posibilidades de los mineros de ganar la lotería, más tendrán que invertir en capacidad de computación. El consumo de electricidad de Bitcoin se acerca ya al de Italia. Si Bitcoin fuera un país, estaría entre los 30 mayores consumidores de energía del mundo.

Después de que China prohibiera las criptomonedas en septiembre de 2021, los mineros de Bitcoin se trasladaron a la antigua república soviética de Kazajistán, convirtiéndola de la noche a la mañana en el segundo país con mayor minería de criptomonedas después de Estados Unidos.

Rusia, antes de la guerra en Ucrania, también había anunciado proyectos de propuestas que buscaban prohibir todo el criptocomercio y la minería.

Enorme huella de carbono

Los vastos bancos de ordenadores, que consumen mucha energía, consumen tanta electricidad que las centrales eléctricas de carbón de Kazajstán están bombeando enormes cantidades adicionales de dióxido de carbono a la atmósfera, contribuyendo significativamente al calentamiento global.

El constante aumento del precio de la electricidad en Kazajstán, junto con las subidas de los precios de la gasolina/gasóleo y el gas, fue un factor que contribuyó al levantamiento de los ciudadanos contra el régimen autoritario del país en enero de este año.

En un intento de desviar los disturbios, el régimen del presidente Tokayev ha amenazado con un aumento del 335% en las tarifas de la electricidad, específicamente para las criptomonedas.

Nouriel Roubini, profesor de economía de la Universidad de Nueva York, que ha criticado el despilfarro energético del Bitcoin, calcula que si se impusiera un nivel estricto de impuesto sobre el carbono contra la minería de blockchain, el precio de las criptodivisas se evaporaría de la noche a la mañana.

Los fondos de cobertura, que son vehículos de inversión destinados a personas con un elevado patrimonio y a inversores institucionales, se han introducido en el mercado de las criptomonedas deseosos de promover sus imprevisibles oscilaciones de precios como señal de una nueva clase de activos en ciernes. Los fondos de cobertura centrados en las criptodivisas generaron rendimientos del 194% en 2020, según el proveedor de datos Eurekahedge.

Pero el intercambio de Bitcoin no se ha convertido en la corriente principal y en EE.UU. sólo unas 2.300 empresas lo aceptan como pago, de un total estimado de 32,5 millones de negocios.

En junio de 2021, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, convirtió el Bitcoin en moneda nacional legal junto al dólar estadounidense. Dijo que así se digitalizaría la economía, se reduciría la dependencia del dólar estadounidense, disminuirían las tasas de envío de remesas y se impulsaría la inversión. Sin embargo, muchos usuarios -particulares y empresas- se han quejado de sufrir pérdidas en las transacciones con Bitcoin y, según una reciente encuesta de la Cámara de Comercio e Industria, el 86% de las empresas dijo que nunca había utilizado Bitcoin.

Debido a la constante volatilidad de los precios, las criptomonedas no pueden sustituir al oro como depósito estable de valor, que en períodos de crisis geopolítica como el actual se convierte en el refugio seguro.

Además, los precios de las criptomonedas tienden a seguir la trayectoria del mercado bursátil, por lo que cuando la actual burbuja especulativa febril finalmente estalle, el precio de Bitcoin podría caer precipitadamente. Puede que los fondos de cobertura, que prosperan con las inversiones arriesgadas, se apunten, pero el extremo sólido de Wall Street, que incluye los fondos de pensiones, sigue siendo cauteloso.

El comercio de criptomonedas sigue siendo un salvaje oeste en el que proliferan el fraude y el robo, y que facilita delitos como la venta de drogas en línea. En Estados Unidos, el Southern Poverty Law Centre ha identificado más de 600 direcciones de criptodivisas utilizadas por grupos de extrema derecha, deseosos de camuflar su recaudación de fondos y el blanqueo de dinero.

Se cree que los oligarcas de Putin, que se enfrentan a duras sanciones, también se están introduciendo en el mercado de las criptomonedas como medio para ocultar su riqueza.

Algunos financieros de primer orden, e incluso gobiernos, han empezado a considerar tímidamente los criptoactivos, y en este último caso incluso han contemplado la posibilidad de crear equivalentes soberanos. Morgan Stanley, el banco de inversión global con sede en EE.UU., ha dicho que su fondo de inversión de 150.000 millones de dólares está examinando una gran compra de Bitcoins, mientras que otros bancos de inversión globales, Goldman Sachs y JP Morgan, que se han mostrado recelosos de participar hasta ahora, se están preparando para anunciar inversiones cautelosas.

En el Reino Unido, los bancos tienen inversiones mínimas en este mercado. Pero el Banco de Inglaterra ha advertido que aún podrían estar expuestos, si alrededor del 20% de los hogares y las empresas trasladaran sus depósitos al dinero digital. Esto elevaría los costes de los bancos de la calle, ya que perderían una fuente de financiación clave. A su vez, el coste y la disponibilidad de los préstamos se verían afectados. El Banco de Inglaterra ha advertido que, en caso de que esto ocurra, el Bitcoin tendrá que ser regulado de la misma manera que los pagos gestionados por los bancos.

Según el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB), el número de personas de 45 años o menos que poseen criptoactivos se ha duplicado en un año, pasando del 6% al 12%, lo que hace temer que muchos hayan invertido su dinero en un sector de riesgo del que apenas saben nada.

En la actualidad, el uso de los criptoactivos no está tan extendido como para causar problemas graves en la economía real. Pero si siguieran creciendo al ritmo actual, los riesgos «aumentarían rápidamente», según el FSB. El valor de mercado de los criptoactivos se disparó 3,5 veces en 2021, hasta alcanzar los 1,9 billones de libras. El Congreso de Estados Unidos está convocando una audiencia sobre el tema.

Los criptoactivos y el blockchain no desaparecerán en la próxima crisis, pero al igual que los dudosos instrumentos financieros que se adoraban como árboles mágicos del dinero antes de 2007, no pueden proporcionar un antídoto a los males del capitalismo. Los trabajadores pueden ganar dinero de vez en cuando, ya sea en Las Vegas en una mesa de juego o con criptodivisas u otras empresas de riesgo. Pero en general, el sistema patronal está permanentemente cargado contra los trabajadores, que es precisamente por lo que tenemos que luchar por la alternativa socialista.

*Un esquema Ponzi es un fraude de inversión que paga a los inversores existentes con los fondos recaudados de los nuevos inversores.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here