Inicio Internacional Finlandia: Lucha contra el aumento del apoyo a la OTAN

Finlandia: Lucha contra el aumento del apoyo a la OTAN

510
0
Compartir

2 de mayo de 2022

Edmund Schluessel, CIT en Finlandia

La invasión rusa de Ucrania ha provocado un rápido aumento del apoyo de la opinión pública finlandesa a la adhesión a la OTAN. Los partidos políticos de derecha de Finlandia están aprovechando la oportunidad para apresurar al país en el pacto militar; el gobierno de «centro-izquierda» de Finlandia parece feliz de capitular. Corresponde a los trabajadores finlandeses rechazar las aventuras militares extranjeras y resistir las alianzas militares imperialistas.

El plan que se está desarrollando para empujar al país a unirse a la alianza militar implica una maniobra sin precedentes para evitar las normas democráticas bajo la constitución actual. Durante décadas nunca hubo un apoyo mayoritario a la adhesión a la OTAN en Finlandia. En el último mes se ha producido un salto hasta cerca del 60% de apoyo, impulsado por la invasión rusa de Ucrania, pero ya hay indicios de que esta popularidad está disminuyendo. Por lo tanto, un referéndum sobre la adhesión, una opción prevista en la constitución del país, tendría muchas posibilidades de mantener a Finlandia fuera de la OTAN. En su lugar, la thatcherista Coalición Nacional y el Partido Finlandés populista de extrema derecha se están preparando para una votación parlamentaria apresurada que requeriría una mayoría de dos tercios, mientras que un número mayoritario de diputados «no sabe» o se niega a decir públicamente qué piensa votar.

El ingreso en la OTAN, y en general una política agresiva contra Rusia, son objetivos de los conservadores finlandeses desde hace mucho tiempo. Superficialmente, se considera que la causa es la invasión estalinista de Finlandia en 1939 y los 30 años de influencia soviética de posguerra sobre la política exterior finlandesa. Aunque estos temas son dolorosos, centrarse en ellos excluye otros aspectos más destacados de la historia.

Apenas unos meses después de que los bolcheviques, liderados por Lenin, reconocieran la independencia de Finlandia de Rusia a finales de 1917/18, el reaccionario Movimiento Blanco lanzó expediciones militares expansionistas al noroeste de Rusia: cuatro entre 1918 y 1920. Además, algunos de estos mismos líderes declararon abiertamente en 1941 que se unieron a la Segunda Guerra Mundial contra la URSS junto a la Alemania nazi, ni siquiera para recuperar el territorio perdido, sino para conquistarlo. Sólo cuando en 1944 quedó claro que los nazis estaban perdiendo, el gobierno finlandés aceptó un armisticio con la URSS.

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, Finlandia y la URSS (y posteriormente Rusia) comparten una frontera fuertemente vigilada de más de 1.300 km. Finlandia sigue siendo uno de los países más militarizados de Europa, con 900.000 reservistas y el reclutamiento universal masculino. Tanto la Coalición Nacional como la extrema derecha finlandesa siguen celebrando hoy la herencia del Movimiento Blanco, envolviéndose en los símbolos de la organización. En privado, muchos siguen expresando deseos expansionistas hacia la región rusa de Carelia Oriental.

Impulso a la entrada en la OTAN

Así, los conservadores finlandeses tienen claramente una agenda nefasta al impulsar el ingreso en la OTAN. Los socialdemócratas, los verdes y la Alianza de la Izquierda, por su parte, están mostrando su tradicional defecto: la ausencia total de columna vertebral. Mientras que la Alianza de la Izquierda y sus predecesores se han opuesto sistemáticamente a la adhesión a la OTAN, la líder Li Andersson ha anunciado que ya no es una cuestión que les haga abandonar el gobierno. La posición de los Verdes se desplazó hacia la derecha incluso antes de que comenzara la crisis de Ucrania, y ahora piden el ingreso en la OTAN.

El Primer Ministro de Finlandia, que inicialmente intentó retrasar toda la cuestión hasta después de las próximas elecciones, ha dicho ahora que debe tomarse una decisión esta primavera -es decir, en los próximos dos meses-, aunque sigue negándose a pronunciarse sobre el tema. Parece que la cuestión se resolverá a puerta cerrada a través de la bizantina maquinaria política del Partido Socialdemócrata.

Las grandes instituciones empresariales finlandesas no muestran una «neutralidad» tan cerril. La Cámara de Comercio finlandesa, el presidente conservador «no partidista», Sauli Niinistö, y los principales medios de comunicación, como el Helsingin Sanomat, están normalizando de forma educada pero firme -y rápida- la idea de que Finlandia renuncie a sus casi ocho décadas de paz y neutralidad para entrar en la OTAN.

La precipitación del debate evita el diálogo público sobre lo que significa la OTAN. Hoy la OTAN se presenta como una alianza de «democracias» pero la antigua dictadura portuguesa fue uno de sus miembros fundadores de la que la OTAN no se quejó, sólo la revolución de abril de 1974 conquistó los derechos democráticos en Portugal. En la actualidad, Turquía, miembro de la OTAN desde 1952, es un Estado autoritario que encarcela a los opositores e invade repetidamente los países vecinos. Durante mucho tiempo se ha afirmado que la OTAN mantenía la paz; pero en cambio, y especialmente desde el final de la URSS, la OTAN ha sido un gran exportador de guerra. La intervención de la OTAN en la desintegrada Yugoslavia no salvó ninguna vida, sino que supuso la muerte de civiles serbios y empujó al país a los brazos de los nacionalistas de extrema derecha, al tiempo que lo alejaba del resto de Europa.

La campaña de bombardeos de la OTAN contra Libia en 2011 contribuyó a sumir a ese país en un caos permanente y mortal de pequeños señores de la guerra y mercados de esclavos. Una larga intervención de la OTAN en Afganistán la vio servir como un adjunto pasivo a los EE.UU. mientras el país fue devastado de manera similar.

La complicidad escandinava

Finlandia y Suecia, como miembros de la OTAN, compartirían la responsabilidad de infligir el mismo tipo de terror a otros países que Rusia está infligiendo ahora a Ucrania.

Pero incluso si se deja de lado ese odioso historial, ¿la pertenencia a la OTAN protegería a Finlandia de una Rusia expansionista? En absoluto. En 2007 Estonia llevaba más de cuatro años como miembro de pleno derecho de la OTAN cuando se lanzaron una serie de ciberataques contra el país en 2007, y la OTAN no hizo nada hasta que terminaron.

De hecho, siempre ha estado claro que la estrategia de «defensa colectiva» de la OTAN considera a los países más pequeños de Europa oriental y central como prescindibles. El denunciante y ex planificador nuclear estadounidense, Daniel Ellsberg, escribió sobre las consecuencias de las políticas de la OTAN si estallaba una guerra nuclear entre Estados Unidos y la URSS. «Finlandia», escribió, «…sería aniquilada por la lluvia radiactiva de las explosiones terrestres estadounidenses en los corrales de submarinos soviéticos en Leningrado».

Comentando la «Guerra de Invierno» de 1939-40 entre Finlandia y la URSS, sólo dos semanas después de que terminara, León Trotsky escribió que los países pequeños eran simplemente «peones en manos de las grandes potencias. La única libertad que aún conservan -y sólo de forma limitada- es la de elegir entre los amos».

Hoy, Finlandia, como miembro de la OTAN, no ganaría en seguridad. Por el contrario, entraría en un pacto para respaldar las aventuras militares cada vez más desesperadas de unos Estados Unidos con un poder menguante. La independencia -incluso la «neutralidad» del tipo más armado, como muestra Suiza- sólo puede proporcionar un respiro temporal y parcial. El capitalismo continúa con su mortal rivalidad nacional y su destrucción del planeta y de todos sus habitantes.

Sólo una derrota global definitiva del capitalismo y su sustitución por el socialismo internacional puede traer la paz y la prosperidad para los que viven hoy y para las generaciones venideras.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here