Inicio Internacional Segun Sango – Reconocimiento a un destacado revolucionario

Segun Sango – Reconocimiento a un destacado revolucionario

79
0
Compartir

[ Imagen: Según Sango  hablando en un mitin sindical en Lagos, Nigeria 2013]

Segun Sango (7 de mayo de 1958 – 23 de mayo de 2022) – miembro fundador y Secretario General del Movimiento Socialista Democrático,  CIT en Nigeria.

Robert Bechert, Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT)

 

Muchos de los obituarios y recuerdos de Segun Sango se han centrado en sus cualidades personales, su capacidad y su confiada dedicación de toda la vida a la lucha por un futuro socialista.

Ciertamente, al conocer a Segun Sango, a menudo conocido popularmente como SS, por primera vez en 1985, uno quedó rápidamente impresionado por sus amplios conocimientos, su perspectiva internacional, su disposición a escuchar, a sacar conclusiones, pero también, y esto es lo más decisivo, por su determinación de luchar para lograr el objetivo de construir una fuerza, un partido, que pudiera acabar con el capitalismo y liberar a los nigerianos de la opresión y los males del subdesarrollo.

 

Estas cualidades nunca le abandonaron

Los compañeros de Segun Sango se han referido al papel clave que desempeñó en la construcción del Movimiento Socialista Democrático, la sección nigeriana del CIT, desde 1985 hasta 2016, cuando su mala salud le obligó a apartarse cada vez más de la actividad política de primera línea. En esas tres décadas, Segun ayudó a construir la que se convirtió en la mayor organización marxista de Nigeria, pero también ayudó a desarrollar nuevas generaciones de activistas, lo que significó que, cuando él no pudo continuar con su propia actividad, el DSM no cesó su trabajo.

 

Segun Sango hablando en una reunión del Comité Nacional del DSM, 2014

El compañero Sango, era, sobre todo, un revolucionario, cuyo punto de vista marxista era la clave tanto para entender lo que estaba sucediendo como una guía para la acción. Entre los fundadores del CIT en Nigeria, desempeñó un papel clave para ayudar a la clarificación de las ideas y los métodos, al tiempo que comenzó a construir un equipo que pudiera desarrollar lo que inicialmente era un grupo muy pequeño.

Construir una organización de tamaño considerable, genuinamente revolucionaria y activa en la lucha no es sencillo, especialmente en los países neocoloniales. Segun asumió esa tarea cuando, con un puñado de personas más, en 1985, decidieron construir una sección del Comité por una Internacional de los Trabajadores en Nigeria.

Al igual que los demás fundadores del CIT en Nigeria, Segun ya llevaba un tiempo de actividad política. Era un periodo tenso, Nigeria estaba de nuevo bajo el régimen militar. Mientras estudiaba en la Universidad de Ife, ahora Universidad Obafemi Awolowo, Segun formaba parte de una agrupación estudiantil que había conseguido la elección de uno de ellos, y compañero fundador del CIT en Nigeria, Lanre Arogundade, como Presidente de la Asociación Nacional de Estudiantes Nigerianos (NANS) en 1984/85. Durante su presidencia de la NANS, Lanre lideró las protestas contra los ataques económicos y la represión del entonces gobierno militar dirigido por Buhari, lo que provocó la prohibición de la NANS.

En aquella época, el movimiento socialista en Nigeria estaba, como en muchos países, muy influenciado por las ideas del estalinismo, en particular, su «teoría de las etapas», y el énfasis en la construcción de alianzas multiclasistas «progresistas», cuyo programa se limitaba a trabajar dentro del capitalismo. Su atractivo se basaba en la oposición al imperialismo, en los fracasos y las crisis periódicas del capitalismo y en la idea errónea de que los dirigentes de la Unión Soviética, China, etc. se situaban en la tradición de Marx, Engels y Lenin. Los éxitos de las economías planificadas que desarrollaban la Unión Soviética, China, Cuba, etc. contrastaban con la difícil situación de muchos países neocoloniales y parecían justificar la autoridad de los estalinistas que declaraban que estos regímenes eran socialistas. El CIT, aunque estaba de acuerdo en que estos países no eran entonces capitalistas, argumentaba que como no había democracia obrera en ellos, y que estaban gobernados por una élite burocrática, no podían ser considerados socialistas, una posición que Sango entendía. Esta comprensión permitió ver por qué estos regímenes se derrumbaron después de 1989 y se restauró el capitalismo en estos países, lo que no fue el resultado de ningún «fracaso» del socialismo.

 

Ya antes de conocer al CIT, Segun, al no estar convencido de las ideas estalinistas, había empezado a acercarse al marxismo genuino, es decir, al trotskismo, después de leer los artículos de Trotsky escritos durante el ascenso de Hitler al poder en Alemania. El análisis de Trotsky sobre lo que era el fascismo, sus argumentos a favor de un «Frente Unido» contra el fascismo y de un programa revolucionario, tuvieron un impacto en Segun en el contexto de la crisis que había llevado al derrocamiento de la Segunda República y al retorno del gobierno militar a finales de 1983.

 

A mediados de 1985, el material escrito por el CIT comenzó a circular de forma organizada en Nigeria y esto preparó el terreno para los primeros debates directos en Nigeria entre el CIT y los activistas nigerianos a finales de 1985. Sango fue uno de los que rápidamente se alineó con el análisis, el programa y los métodos del CIT. Esta alineación no sólo se refería al reto de construir organizaciones independientes de la clase trabajadora con programas socialistas claros, sino también a cuestiones internacionales. Estas discusiones dieron lugar a la formación, en noviembre de 1985, de un grupo del CIT, que acordó trabajar para construir una sección del CIT. En 1986, el grupo se afilió formalmente al CIT y al año siguiente se convirtió en una sección completa del CIT.

 

Inicialmente, los compañeros que se unieron al CIT eran también miembros del pequeño Partido Socialista de los Trabajadores, los Campesinos Pobres y la Juventud (SWFYP), dirigido por el conocido socialista Ola Oni, y lo habían animado a comenzar la producción regular de un periódico, Workers Vanguard, en 1986. Hubo discusiones entre Ola Oni y el CIT, pero aunque Ola simpatizaba con muchas de las posiciones del CIT, no estaba dispuesto a sacar todas las conclusiones sobre lo que había que hacer en Nigeria. Después de un tiempo, esto condujo a una separación política entre los camaradas del CIT y el resto del SWFYP y los camaradas del CIT fundaron el periódico Labour Militant en 1987.

 

Pero esto fue sólo un punto de partida. Construir una organización revolucionaria no es sólo cuestión de gritar algunas consignas y publicar algún material. Se trata, sobre todo, de construir una organización viva, con equipos de pensadores individuales, capaces de discutir y actuar colectivamente, que pueda echar raíces entre los trabajadores para estar luego en condiciones de luchar por ganar el apoyo mayoritario a su programa. Esto es un reto en todas las circunstancias, pero el reto es mayor cuando se enfrenta a las condiciones a veces caóticas de la vida en los países neocoloniales y a veces, como en los primeros 13 años de actividad del CIT en Nigeria, siendo políticamente activo bajo el régimen militar.

 

Esto significó que los compañeros del CIT en Nigeria, desde casi el comienzo de su trabajo, se enfrentaron a obstáculos tanto del Estado, como de los opositores dentro del aparato sindical y en muchos campus universitarios.

 

Segun Sango hablando en el Congreso del Frente de Acción Conjunta de 2014

Especialmente durante el gobierno militar, hubo vigilancia y acoso. Femi Aborishade, el primer trabajador a tiempo completo de Labour Militant, el primer nombre público del CIT en Nigeria, asumió este papel tras ser despedido por el Nigerian Labour Congress (NLC) y posteriormente pasó gran parte de 1989 detenido bajo el régimen de Babangida. Al mismo tiempo, a finales de la década de 1980, los compañeros y compañeras del CIT en el Sindicato de Ferroviarios de Nigeria fueron acosados por sus dirigentes sindicales, temerosos de enfrentarse a la oposición dentro del sindicato. Más tarde, en 1989, los dirigentes sindicales contribuyeron a impedir que el efímero Partido Laborista de Nigeria celebrara una conferencia en el estado de Lagos, porque temían la influencia del Labour Militant y la posibilidad de que incluso éste obtuviera una mayoría para sus ideas en dicha conferencia.

 

Los disturbios y las protestas masivas tras la anulación por parte de los militares de la victoria de MKO Abiola en las elecciones presidenciales del 12 de junio, hicieron que Labour Militant desempeñara un papel importante en la oposición. En el periodo previo a la votación, Labour Militant no apoyó a ninguno de los dos millonarios a los que los militares permitieron presentarse, y defendió la necesidad de unas elecciones plenamente democráticas y de un partido laborista independiente. Pero la anulación del resultado de las elecciones por parte de Babangida cambió toda la situación, desencadenando todo un periodo de lucha en el que participaron más personas de las que habían votado en las elecciones. El Labour Militant desempeñó un papel importante al defender la acción independiente de la clase trabajadora para derrotar a los militares y permitir que Abiola se convirtiera en presidente. Este enfoque fue un ejemplo de cómo Segun y los compañeros del CIT fueron capaces de reaccionar ante una situación cambiada y sacar conclusiones. Labour Militant sostenía que una democracia capitalista es preferible a un régimen militar procapitalista, al tiempo que afirmaba que los laboristas no debían establecer una alianza política con Abiola ni unirse a su gobierno, ya que los laboristas debían defender un gobierno de los trabajadores y los pobres que derrocara al capitalismo, en lugar de participar en el intento de dirigirlo.

 

Durante el periodo de gobierno militar, los compañeros del CIT en Nigeria trabajaron de forma semiabierta hasta julio de 1998, cuando, por iniciativa de Segun, se lanzó el Movimiento Socialista Democrático (DSM) como organización abierta, justo después de la muerte de Abacha, el dictador militar. Durante el periodo de semilegalidad, el CIT en Nigeria se identificaba principalmente por el nombre de su periódico, Labour Militant (1987-1994), más tarde denominado Militant (1994-1998).

 

El crecimiento bastante rápido de Labour Militant y Militant no se debió únicamente a la situación objetiva, especialmente durante la creciente oposición al gobierno militar y el atractivo del programa del CIT; también fue el resultado del trabajo en equipo y uno de los puntos fuertes de Sango fue su capacidad para crear equipos. No equipos de hombres y mujeres que fueran obsecuentes, sino equipos auténticos, en los que los diferentes talentos se unían para construir algo más grande que las partes. Como seguidor del deporte, sobre todo del fútbol, Segun era muy consciente de ello.

 

Sango siempre daba a la gente la oportunidad de desarrollarse. Durante mucho tiempo, diferentes compañeros de DSM dormían en la oficina principal de DSM, a veces porque no tenían hogar o porque acababan de llegar a Lagos. Segun vio esto como una oportunidad para conocer a estos compañeros, discutir con ellos y darles la oportunidad de desarrollarse políticamente a través de la discusión y la actividad. A menudo se invitaba a estos camaradas a asistir al Comité Ejecutivo del DSM como visitantes.

 

En general, Segun quería ver qué papeles podían desempeñar las distintas personas. Al mismo tiempo, solía tener una evaluación clara de los puntos fuertes y débiles de las personas. Está claro que no era alguien que se dejara llevar por las apariencias o las palabras; a veces resumía a alguien de repente en unas pocas palabras o una frase, como mucho.

 

Pero no era vengativo. A menudo intentaba calmar los pequeños celos y rivalidades, creyendo que el tiempo y la experiencia resolverían las cosas. Era muy consciente de la necesidad de evitar lo que consideraba conflictos innecesarios.

En un país como Nigeria, la cuestión de las visitas internacionales podía provocar conflictos. Mientras que muchos camaradas del DSM viajaban a reuniones o giras de conferencias en diferentes países, Sango, como secretario general, empezó a asistir regularmente a las reuniones de la dirección del CIT. En 1998, en una situación en la que había cierta presión para que diferentes camaradas asistieran a las reuniones de la dirección del CIT, Sango propuso que Rotimi Ewebiyi, el entonces organizador nacional y editor del periódico del DSM, que había estado asistiendo a las reuniones del CIT como visitante, no fuera elegido formalmente como miembro de la Ejecutiva Internacional del CIT para permitir que otro miembro del Comité Ejecutivo del DSM se presentara. Yo me opuse debido al papel político y organizativo clave de Rotimi, pero tanto Segun como Rotimi dijeron que era necesario para evitar una disputa innecesaria, y Segun añadió que, en realidad, no habría ninguna diferencia. Así es como resultó. El camarada que fue elegido para la dirección del CIT dejó la actividad política antes de finalizar su mandato y Rotimi fue elegido para la dirección del CIT en su Congreso Mundial de 2002, pero esta experiencia demostró que los viajes a las reuniones eran una cuestión política.

La capacidad de Segun para ayudar a construir una organización que pueda reponer y refrescar su liderazgo se vio después de la trágica e inesperada enfermedad y muerte de Rotimi, en 2004, y se demostró de nuevo después de que Sango se viera obligado por su mala salud a retirarse de la actividad diaria en 2016.

 

Sango  fue decisivo. A veces, sobre todo en las reuniones más importantes, Segun podía parecer que se implicaba solo parcialmente, la gente que no le conocía podía pensar que no estaba escuchando. Pero esa impresión superficial desaparecía cuando hablaba, ya que demostraba que no solo había seguido de cerca lo que ocurría, sino que también era capaz de exponer sus argumentos con gran claridad.

Sango no solo acumulaba conocimientos y experiencia, tanto a nivel internacional como nacional, sino que siempre buscaba la manera de construir el DSM y el apoyo a su programa. Desde luego, no era una persona rutinaria y siempre estaba dispuesto a considerar iniciativas. Así, desde su lanzamiento, Segun vio el potencial del Partido de la Conciencia Nacional (PCN), ya que atraía a capas radicales entre la juventud y la clase trabajadora a pesar de no ser un partido basado en la clase trabajadora. La actividad del DSM en el PCN no fue un paso más allá de su impulso para establecer un partido de trabajadores, algo que se resume en la colección de artículos de 2013, titulada «El DSM y la lucha por una alternativa política de los trabajadores». Más bien fue un intento exitoso de comprometerse con las capas radicalizadas que dieron lugar a que el DSM disfrutara de un crecimiento significativo a principios de la década de 2000, cuando se convirtió en la segunda sección nacional más grande del CIT.

La actividad de los camaradas del CIT en el PCN, entre su lanzamiento en 1994 y 2007, también demostró la capacidad y el sentido del trabajo de masas de Sango, especialmente después de que asumiera la presidencia del PCN de Lagos de manos del primer presidente que abandonó el PCN. El DSM había estado muy implicado en el lanzamiento del PCN y otro camarada del DSM, Adewale Barshar, fue secretario y principal organizador del PCN de Lagos antes de que tuviera que trasladarse fuera de Lagos por motivos de trabajo. Otros pueden describir mejor la actividad del PCN de Lagos, pero fue gracias a las actividades de Segun y de todos los camaradas del DSM en el partido, lo que permitió obtener los mejores resultados electorales del PCN en 2003. Entonces, el PCN ganó oficialmente, a pesar del amaño, el 14% de los votos en la circunscripción federal de Ifako-Ijaiye, Lagos, y el 9% en el distrito senatorial de Lagos Oeste.

 

Tras la captura del PCN por parte de la derecha y la imposibilidad de que los camaradas del DSM se presentaran como candidatos del PCN debidamente seleccionados en las elecciones de 2007, el DSM intentó, durante un tiempo, construir el Partido Laborista, fundado en 2002, para convertirlo en un auténtico partido de trabajadores. Este paso, a pesar de tener cierto potencial, no funcionó en gran medida porque la dirección del Partido Laborista de entonces, especialmente en Lagos, hizo casi imposible que los trabajadores se afiliaran al partido, temiendo claramente que se repitiera lo ocurrido en 1989, cuando los camaradas del CIT reunieron un gran apoyo entre los miembros de Lagos del anterior Partido Laborista nigeriano.

 

Ante esta situación, Sango, en 2012, propuso que el DSM lanzara y se dirigiera a otros para que se involucraran en el proyecto de formar el Partido Socialista de Nigeria (SPN), como un amplio partido de socialistas que haría campaña de forma independiente y seguiría pidiendo a los laboristas que iniciaran la formación de un auténtico partido democrático de los trabajadores. De nuevo, la historia de la lucha para formar y registrar el SPN y la campaña que éste emprendió ha sido bien documentada en otros lugares.

 

Cuando estaba en el extranjero, Sango expresaba a veces su enfado por el hecho de que la clase dominante nigeriana no fuera capaz, a pesar de las enormes riquezas del país, de desarrollar las infraestructuras de Nigeria al nivel de las existentes en los países imperialistas. En particular, sufriendo los efectos de viajar por Lagos, deseaba que éste tuviera el equivalente al sistema de metro de Londres, pero, al mismo tiempo, no dudaba de la opresión de clase, la pobreza y la inestabilidad subyacente en Gran Bretaña y los demás países imperialistas. Así, sin tener ninguna expectativa de que el capitalismo pudiera desarrollar Nigeria o proporcionar una vida mejor a la humanidad, Segun estaba absolutamente decidido a construir una fuerza socialista que pudiera cambiar la sociedad y buscó todas las oportunidades para avanzar en ese objetivo. Para ello, Sango trató de reunir a diferentes talentos y darles espacio para que se desarrollaran y contribuyeran a la construcción de las fuerzas del marxismo. Su entusiasmo y sus argumentos convencieron a muchos, no sólo en Nigeria, sino también en los Estados Unidos y en los países europeos que tuvo la oportunidad de visitar.

 

Familiares, compañeros y amigos despiden a Segun Sango

Como muchos otros, Sango fue vigilado y sufrió acoso, especialmente durante el gobierno militar, aunque siempre se defendió con fervor. Segun tuvo la suerte de que la repentina muerte de Abacha, en 1998, lo pusiera en libertad, ya que desde su primer interrogatorio quedó claro que el servicio de seguridad SSS tenía una buena idea de sus actividades.

Nadie podía dudar de la fuerza de las ideas de Según Sango ni de su determinación y dedicación, en los buenos y en los malos momentos. En su adolescencia, sufrió un grave accidente de tráfico que le dejó una pierna dañada que nunca se curó del todo y que a veces le provocaba importantes dolores. Pero este accidente también cambió su vida en otros aspectos. Me contó que, mientras se recuperaba del accidente, se vio obligado a permanecer inmóvil durante muchos meses y que durante ese tiempo pensó en lo que quería hacer con su vida y llegó a la decisión de luchar por el cambio. Al principio se sintió atraído por el Partido de la Unidad de Nigeria (UPN) de Awolowo y ayudó a distribuir el «Nigerian Tribune» antes de pasarse al marxismo.

La preparación de la revolución socialista era el trabajo de la vida de Sango, pero no era unilateral, de ninguna manera. Discutir con Segun no estaba limitado, sino que podía abarcar una amplia gama de temas. Tenía un amplio conocimiento de la literatura británica, generalmente devoraba novelas y seguía el deporte, en particular el fútbol. La música también era algo vital, no sólo seguía a Fela Kuti musicalmente, sino que veía la música en su entorno cultural y político más amplio. Cabe destacar que cuando, en sus años mayores, acudía al Shrine, el local de Lagos dirigido por los hijos de Fela, siempre era saludado personalmente por algunos de los más jóvenes que allí se encontraban, sobre todo los que procedían claramente de un entorno más obrero.

Segun era, en muchos sentidos, un individuo completo. Como todos nosotros, no estaba exento de defectos, pero su determinación de luchar por un programa, de construir una organización y, sobre todo, de promover la causa de la clase obrera y de los pobres, de acabar con el atraso y de utilizar todos los recursos y la técnica en interés de la humanidad, fueron los rasgos distintivos de su vida.

Lo que los camaradas del CIT están construyendo hoy en Nigeria se basa en gran medida en su legado y es un testimonio de su vida y del movimiento internacional del que formó parte.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here