Inicio Internacional Sri Lanka: Las masas irrumpen en la capital forzando la salida del...

Sri Lanka: Las masas irrumpen en la capital forzando la salida del presidente

100
0
Compartir

11 de julio de 2022

TU Senan, Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT)

 

El 9 de julio se marcó un día histórico en Sri Lanka, cuando las masas entraron con decisión en las páginas de la historia. Personas de todo el país descendieron a la capital, Colombo, para hacer oír su voz con fuerza. La gente vino, y vino, y siguió viniendo.

El 9 de julio fue elegido por los líderes de las protestas como día para deshacerse del infame presidente Gotabaya Rajapaksa (apodado Gota). El movimiento de masas que estalló a raíz de la crisis del costo de la vida alcanzó su punto álgido el 9 de mayo, día en que el primer ministro Mahinda Rajapaksa se vio obligado a dimitir. Éste organizó un ataque contra los manifestantes antes de dejar su cargo. Este latigazo de la contrarrevolución había desatado la primera erupción de ira: más de 100 casas de miembros del parlamento fueron incendiadas. La clase dirigente reaccionó ante esto y cooptó al ex primer ministro y al líder del derechista Partido Nacional Unido (UNP) para ocupar el palacio de Mahinda.

 

Esto provocó cierta fractura en el movimiento. Sin embargo, la ocupación «Gota Go Gama» continuó su protesta. Esta continuación, aunque a un nivel bajo, forzó la salida de otro Rajapaksa el 9 de junio, el infame Basil Rajapaksa, que fue nombrado antidemocráticamente ministro de Finanzas.

Pero la familia Rajapaksa sigue fingiendo que no ha hecho nada malo, y se niega a abandonar el crucial puesto de la presidencia ejecutiva. Basil ha declarado que volverá pronto. Todos los parlamentarios han subestimado por completo la enorme ira y el odio que se ha desarrollado en todo el país. A pesar de los muchos obstáculos, hay un sentimiento unánime de que el 9 de julio debe ser el fin de Gotabaya y de la familia Rajapaksa en su conjunto.

 

La familia Rajapaksa ha hecho todo lo posible para continuar su gobierno. Ha reforzado la seguridad en lugares clave, como la residencia oficial del presidente, la secretaría presidencial y Temple Trees (Arboles del Templo), que es la residencia oficial del primer ministro. Los servicios de inteligencia del Estado, junto con la policía, empezaron a detener a los principales activistas. Se pusieron en marcha diversas medidas represivas. También se desató la propaganda patrocinada por el Estado en los medios de comunicación progubernamentales.

 

Una vez más, parecía que Gota volvía a tener el control del parlamento. La mayoría de los parlamentarios temían el movimiento y se alinearon con Gota. El 9 de julio parecía que Gota había conseguido sobrevivir a la presión. Como último recurso, se lanzaron amenazas indirectas y se declaró el toque de queda la noche anterior a la jornada de protesta. Pero tras la condena generalizada y la determinación mostrada por quienes apoyaron la protesta el 9 de julio, el toque de queda se levantó por la mañana.

 

También se desconvocó la huelga de los trabajadores del transporte para que hubiera suficientes servicios que permitieran a los manifestantes viajar a Colombo. Para los que no podían permitirse viajar, otros pagaron. Las pequeñas empresas también patrocinaron los billetes en algunos lugares. Finalmente, trenes y autobuses llenos de gente llegaron a la capital. Sólo hay una cosa en la mente de todos: deshacerse de Gota.

 

Decenas de miles de personas marcharon hacia la casa del presidente y a Árboles del Templo con esta intención y se enfrentaron a varias barricadas que fueron instaladas por la policía, las fuerzas especiales y el ejército. No sólo una, sino muchas capas. Las masas las atravesaron. El ejército disparó balas reales contra los manifestantes. Un par de manifestantes fueron abatidos frente a la casa del presidente y posteriormente declarados muertos. Los manifestantes se enfrentaron a ataques violentos y despiadados por parte de las fuerzas especiales y la policía. Pero ni siquiera esto fue suficiente para detenerlos.

[El ejército dispara munición real contra un muro de cemento tras el que se escondían manifestantes desarmados]

En ese momento, también estaba claro que los soldados no estaban dispuestos a arriesgarse a cometer asesinatos en masa sólo para proteger al presidente. Teniendo en cuenta lo que había ocurrido el 9 de mayo, todos temían el movimiento de masas y las repercusiones si decidían enfrentarse a ellas.

Cuando finalmente las masas entraron por la fuerza en la residencia del presidente, ésta estaba vacía. Gotabaya había huido en secreto con antelación y, mientras escribimos, aún se desconoce su paradero. Al parecer, muchos miembros de su familia han abandonado el país en secreto. En las redes sociales han circulado algunos vídeos en los que se ve cómo algunos partidarios de Gotabaya corren hacia un barco. Muchos funcionarios de inmigración del aeropuerto también anunciaron que bloquearían cualquier intento de la familia Rajapaksa de salir por el aeropuerto. A través de sus vínculos locales en el ejército y la marina, la familia Rajapaksa logró encontrar algún rescate secreto.

 

La dimisión inmediata exigida por los manifestantes fue ignorada por el presidente, que los calificó de «extremistas». Tanto él como el primer ministro declararon que «considerarían la posibilidad de dimitir». Finalmente, Gota se vio obligado a aceptar la dimisión, pero incluso entonces la retrasó hasta el 13 de julio. El primer ministro Ranil Wikramasinge, por su parte, mantuvo que no dimitirá hasta que se forme un nuevo gobierno. También se enfrentó a periodistas y manifestantes. Poco después, una de sus residencias privadas fue incendiada. Cabe señalar que la principal protesta fue pacífica. Aunque muchos asaltaron la residencia del primer ministro y otras residencias, no se produjeron daños en estas propiedades. No se registraron saqueos. Los manifestantes también encontraron cerca de 18 millones de rupias en efectivo dentro de la residencia del presidente. Para evitar cualquier acusación de saqueo, los manifestantes contaron el dinero y lo entregaron al gobierno.

Los manifestantes han desafiado ahora la falsa dimisión de Gotabaya y han continuado su ocupación del Árbol del Templo. Han declarado que la ocupación continuará hasta que el presidente dimita y se vaya para siempre. El Árbol del Templo se ha convertido en un museo. Decenas de miles de personas visitan constantemente este palacio, recorriendo la alta vida que tenían estos funcionarios mientras se les pedía que pasaran hambre. Estos lugares -que se supone que son oficinas públicas- se mantienen en secreto detrás de grandes puertas y están fuertemente protegidos para mantener alejada a la gente corriente. Esta es la primera vez que los empobrecidos pueden echar un vistazo. Algunos incluso han publicado vídeos de visitas a las casas en las redes sociales.

 

Tras esta crisis, los gobiernos occidentales y la India habían instado a una solución rápida: cubrir los puestos vacantes con otros parlamentarios y formar un gobierno de unidad nacional de todos los partidos. Por supuesto, esto es rechazado categóricamente por el movimiento de masas que exige la dimisión de todo el gobierno.

 

Algunos de los que apoyan el movimiento y han participado hasta ahora han pedido que se cree un gobierno provisional. El Partido Socialista Unido (USP), la sección de Sri Lanka del Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT), sostiene que el gobierno interino, incluso a muy corto plazo, no cumplirá en nombre de las masas que luchan. A continuación, la declaración que publicó el USP:

 

Declaración del Partido Socialista Unido (CIT en Sri Lanka):

Un tremendo movimiento de masas que el país no ha visto antes ha invalidado el corrupto parlamento capitalista. La promesa de dimisión del presidente y del parlamento no es suficiente. Muchos han comprendido instintivamente que el presidente está tratando de ganar tiempo para recuperarse o incluso reagruparse. De ahí que el movimiento haya decidido correctamente continuar la ocupación del Árbol del Templo hasta que el presidente dimita y se vaya.

 

Hay que rechazar a todos los sectores del antiguo régimen y de la clase dirigente. Occidente, India y otras potencias imperialistas ya están trabajando con sus aliados locales para impulsar algún tipo de representación de todos los partidos para mantener los fundamentos del sistema y, por tanto, su control del poder. Están tratando de reinventar a los «viejos» políticos corruptos como «nuevos».

 

Ninguno de ellos tiene idea de cómo abordar la crisis actual desde el punto de vista de las masas que luchan. Hasta el 9 de julio, la mayoría de ellos se han acurrucado junto a Gotabaya y Ranil, y han aceptado que no hay otro camino que ser duros con los trabajadores, los jóvenes y los pobres. Todos ellos trabajan juntos para vender la tierra y los recursos del país a los capitalistas buitre para seguir llenando sus bolsillos.

¿Qué ha cambiado ahora? ¿En qué han cambiado? ¿Presentan ahora algo diferente? Son enemigos del pueblo. Por eso ahora son despojados de su poder por las masas. ¿Por qué devolverles el poder para revivirlos?  Pero no se trata sólo de destituir a los viejos dirigentes. Hay «nuevos» políticos que sólo esperan su «turno» para hacerse con el poder.

Sri Lanka necesita un nuevo futuro. La propuesta de un gobierno interino con el objetivo de devolver el poder a estos enemigos del pueblo -o incluso de compartir el poder- sólo puede ayudarles a recuperarse. Los miembros de la élite que aún no han huido, hablan ahora de «unidad» y de un gobierno «de todos los partidos». Sí, queremos la unidad, la unidad de las masas trabajadoras, pobres y explotadas para ganar un futuro mejor, ¡pero no la ‘unidad’ con los explotadores y opresores! Hay una alternativa, las masas han demostrado tener poder, y este poder puede ser coordinado y organizado fuera de los muros del parlamento y del Árbol del Templo.

Sigamos construyendo comités en los lugares de trabajo y en las ciudades y en cada pueblo y fortalezcámoslos. Deben organizar inmediatamente la distribución democrática de los suministros a la población. Estos organismos pueden enviar a sus representantes a un organismo nacional. Formemos la Asamblea Nacional de estos organismos. Este órgano provisional también puede tomar el control de los asuntos del Estado, mientras se prepara la elección democrática de una asamblea constituyente revolucionaria. Reflejará verdaderamente las aspiraciones de todos los sectores de la sociedad.

 

Un gobierno interino no tiene por qué tener elementos del antiguo régimen dentro de él. Tampoco es necesario que incluya a políticos capitalistas corruptos. Inmediatamente puede estar formado por representantes elegidos democráticamente de los sindicatos, líderes de la Aragaliya (lucha), líderes de los campesinos y aquellos activistas socialistas que están en la lucha junto con las masas, y luego ser responsable ante una Asamblea Nacional de comités.

 

Es este órgano el que aplicará las demandas de la Aragaliya y se desarrollará a partir de ahí. Si un gobierno interino incluye elementos antiguos, su principal objetivo no será satisfacer las demandas de las masas, sino dar una patada a la lata en el camino, y ganar tiempo para permitir que los representantes de la clase dominante se reagrupen y se reinventen – eventualmente derrotando las demandas principales de las masas.

Es posible que acepten hacer algunas concesiones en esta etapa después de ver lo que las masas pueden hacer. Pero no les interesará cumplir con la totalidad de las demandas. No demos vida a los cadáveres corruptos haciéndolos volver al cuerpo interino.

 

Debemos exigir la anulación inmediata de toda la deuda, el pago de la macrodeuda debe cesar inmediatamente. También hay que detener a los capitalistas que se llevan su riqueza y huyen en secreto. Debemos confiscar inmediatamente la riqueza saqueada e implementar controles de capital más estrictos que los que hay ahora. Estas acciones por sí solas darán suficiente dinero y recursos para hacer frente a los problemas inmediatos de escasez de alimentos, combustible y otros artículos esenciales. Deben crearse inmediatamente comités de planificación de emergencia para aplicar un plan económico de emergencia.

Hacemos un llamamiento a todos los que están en la lucha para que rechacen el organismo de coalición de todos los partidos que se está creando a partir del parlamento existente y otras fuerzas pro-capitalistas. Incluso si intentan incluir a representantes del movimiento de protesta en el gobierno interino, debemos preguntarnos ¿qué poder se nos dará? ¿Qué papel jugamos? ¿Está el parlamento totalmente de acuerdo con las demandas que avanzamos? No debemos entrar en ningún acuerdo sobre una base comprometida y que utilice un gobierno de «unidad» como cobertura para un intento de mantener el sistema capitalista que ha fallado al pueblo de Sri Lanka, y a miles de millones en todo el mundo.

Nota:

En solidaridad con el movimiento de masas en Sri Lanka, Tamil Solidarity también organizó una protesta en Londres. Cerca de un centenar de tamiles, cingaleses y musulmanes participaron en la protesta celebrada ante la embajada de Sri Lanka el 9 de julio, al mismo tiempo que la protesta de Sri Lanka.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here