Inicio Economía A medida que desciende el nivel de vida de los trabajadores, el...

A medida que desciende el nivel de vida de los trabajadores, el largo auge económico de Australia llega a su fin

377
0
Compartir

Imagen: El Primer Ministro australiano y líder del ALP, Anthony Albanese, supervisando la caída del nivel de vida de los trabajadores (Foto: CC)

Durante tres décadas, Australia ha experimentado un crecimiento económico casi continuo, escapando incluso de la crisis financiera y económica mundial de 2008. Aunque en todos los países se ha producido un marcado descenso del nivel de vida de los trabajadores, ahora, por primera vez en una generación, los trabajadores australianos se han visto duramente afectados y siguen en estado de shock. Nuevos datos de la Oficina Australiana de Estadística (ABS) muestran que el coste de la vida creció el año pasado un 9,3%, el mayor aumento del coste de la vida desde 1987.

Se prevé una recesión mundial durante la segunda mitad de 2023, pero todos los datos indican que Australia la evitará. Una recesión se considera generalmente como un periodo de dos cuartas partes de crecimiento negativo acompañado de un aumento significativo de la tasa de desempleo. En 2021 hubo, a nivel mundial, un crecimiento del 6,1%, en 2022 fue del 3,1% y sólo se espera un 2,9% en el primer semestre de 2023. Se prevé que al menos un tercio de la economía mundial esté en recesión en 2023, y para el resto «se sentiría como una recesión para cientos de millones de personas», en palabras del FMI. Así pues, la definición de lo que es una «recesión», aceptada en todos los países capitalistas durante décadas, está siendo sometida a escrutinio.

Hemos visto cómo la crisis capitalista internacional iba acompañada de una grave escasez de mano de obra en casi todos los países. Al mismo tiempo, en muchos países se han producido enormes recortes de la mano de obra y el desempleo puede empezar a aumentar.

La política declarada de todos los bancos centrales, la Reserva Federal en EEUU, el Banco de la Reserva de Australia y el Banco Mundial, ha sido subir cada vez más los tipos de interés y mantener bajos los salarios para evitar un aumento masivo de la inflación, con el objetivo, principalmente, de evitar una depresión en toda regla. Una depresión es una recesión extrema que dura tres o más años o que provoca un descenso del PIB real de al menos el 10%. Pero los tipos de interés elevados también suponen un riesgo de depresión. Su objetivo es ralentizar la economía y conllevan el peligro de ir demasiado lejos y crear una recesión en toda regla.

Estas definiciones son las herramientas de los principales capitalistas del mundo. Pero podemos aplicar las mismas definiciones a las condiciones de las clases trabajadoras. En Australia, la tasa de inflación oficial ha subido durante los últimos tres años del 0,89% a mediados de 2019 al 6,5% en 2022 y ahora es del 7,8%. La tasa de inflación real es superior al 9%. Las tasas salariales no han dejado de crecer, pasando del 2,4% en 2021 al 3,5% en 2023 (ABS). La medida exacta de la caída del nivel de vida es difícil de evaluar, pero sí sabemos que durante 2021 y 2022 se produjeron subidas masivas de la gasolina, los tipos de interés (subidas de las cuotas hipotecarias y de los alquileres) la electricidad, el gas y los alimentos.

Las estimaciones indican que la renta media en Australia ha disminuido alrededor de un 5% en 2020 y 2021, pero un 9,3%, el año pasado, lo que supone un descenso acumulado de casi el 20%. Ese ritmo descendente de los ingresos se acelerará en 2023 y 2024, ya que se prevé que los precios del gas y el petróleo suban en torno a un 20%.

Y se prevé que todos ellos suban a un ritmo más rápido en 2023 que en 2022. Técnicamente, y en realidad, el pueblo australiano, el 98%, ya se encuentra en estado de recesión y podría entrar en estado de depresión durante 2023. La mayoría de la población de muchos países ya se encuentra en estado de depresión. En países como Sri Lanka, la gran mayoría ha estado en un estado de depresión económica severa, durante algún tiempo.

Mientras tanto, a los capitalistas más ricos del mundo les ha ido muy bien en este periodo. Los diez hombres más ricos del mundo han duplicado con creces sus fortunas, pasando de 700.000 millones de dólares a 1,5 billones -a un ritmo de 15.000 dólares por segundo o 1.300 millones al día- durante los dos primeros años de pandemia. Esto ha provocado la caída de los ingresos del 99% de la humanidad y ha obligado a más de 160 millones de personas a caer en la pobreza.

Para una pareja joven media es casi imposible comprar una vivienda. Los tipos de interés son tan altos que ni siquiera con la ayuda de los dos progenitores los jóvenes pueden comprar una casa. El mercado del alquiler, en todos los estados de Australia, es una pesadilla. La presión sobre los jóvenes y las personas de mediana edad es cada vez mayor.

El mercado de la vivienda es el talón de Aquiles

El mercado de la vivienda es desde hace tiempo el talón de Aquiles de la economía australiana. Durante décadas, los asesores financieros han insistido en que el mejor seguro para el futuro es que las familias compren una casa cara y también una segunda vivienda, según lo permitan sus ingresos. Esto se basaba en la falsa suposición de que el nivel de vida seguiría creciendo. Ese consejo se ha convertido ahora en una pesadilla para las familias australianas.

«RateCity dice que la subida oficial de los tipos de interés de esta semana significa que el prestatario medio con un préstamo de 500.000 dólares está pagando probablemente 908 dólares más al mes desde que los tipos empezaron a subir el pasado mes de mayo» (Guardian. Dado que la hipoteca media es de 600.000 dólares, las familias australianas pagan ahora una media de 1.000 dólares al mes más que hace 9 meses. Esto significa que casi un millón de propietarios se verán sometidos a un grave estrés hipotecario.

La situación de los australianos de más edad no es mucho mejor. Los mayores de 60 años dependen de sus pensiones o de su jubilación. Los fondos de inversión se han hundido y muchos trabajadores mayores han perdido decenas de miles de dólares en pensiones.

La tensión está creciendo entre las clases media y trabajadora australianas a un nivel nunca visto desde los años ochenta. Las huelgas siguen creciendo y, aunque no se acercan a los niveles de los años 80, son muy notorias. Uno de los indicios de este proceso son las relativas subidas salariales, muy recientes, que no se notaban desde 2010.

A medida que aumenta la tensión en el seno de la clase trabajadora, la ira puede volverse rápidamente contra el Partido Laborista Australiano (ALP), el partido del Gobierno, y contra la dirección de los sindicatos. Ese proceso tendrá lugar sin duda, pero aún no está presente. Sectores de trabajadores, estresados por el futuro de sus familias, siguen conteniéndose con la esperanza de que el ALP cree las condiciones para aliviar la caída de su nivel de vida. Cuando se desarrolle ese proceso de ira hacia el ALP, los socialistas deben intervenir para dirigir esa energía a la tarea de construir nuevas organizaciones de la clase obrera, incluido un nuevo partido obrero de masas.

Los trabajadores han estado sometidos a crecientes presiones laborales durante varios años, pero ahora, con la rápida caída del nivel de vida, hay un nuevo sentimiento de ira. Hay sectores de la clase obrera que nunca han emprendido acciones sindicales, o al menos no lo han hecho durante décadas. Las enfermeras, los trabajadores del sector público y los transportistas se han movilizado en el último año.

También hay sectores de la sociedad potencialmente explosivos. En el sector minero de Australia Occidental, que ha sostenido la economía australiana durante tanto tiempo, los trabajadores llevan varios años sometidos a presiones laborales cada vez mayores. Pero ahora, con la rápida caída del nivel de vida, hay un nuevo sentimiento de ira. En el sector de la construcción, muy sindicalizado, la CFMEU ha iniciado una campaña para conseguir grandes aumentos salariales.

Los trabajadores australianos están conmocionados e incrédulos. Los dirigentes sindicales impiden que los trabajadores se movilicen porque tienen esperanzas en el ALP a nivel federal y en todos los Estados menos uno. La mayoría de los dirigentes sindicales han presentado reivindicaciones de subidas salariales mínimas, del 5%, en un intento de apoyar al ALP en estos momentos de grave crisis del coste de la vida. Pero la indignación entre los trabajadores va en aumento. Recientemente, en una reunión masiva de enfermeras, cuando los dirigentes propusieron un aumento del 5%, los trabajadores de la sanidad lanzaron gritos pidiendo un 10%, que fueron en aumento. Los dirigentes sindicales se vieron obligados a someterlo a votación, que fue aceptada por abrumadora mayoría.

La explosión de la lucha de clases y la lucha por el socialismo asumida por millones de personas es inevitable, en algún momento. Lo que no es inevitable es el momento ni el resultado. Pero el engranaje más pequeño que la mente humana pueda imaginar puede hacer girar al siguiente engranaje más pequeño y así sucesivamente. Las pequeñas fuerzas del marxismo pueden crecer en el próximo período, sobre la base de ideas y programas políticos correctos, e interviniendo audazmente en el movimiento obrero y en las luchas de masas. Este proceso se desarrollará en el próximo período.

Sólo una sociedad socialista puede resolver esta pesadilla para la clase obrera. Todas las vías capitalistas conducen al fracaso y a una crisis interminable, con auges más largos, y ahora más cortos, y depresiones más catastróficas, para todos los australianos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here