Inicio Internacional Irán: La caída del nivel de vida se enfrenta a protestas y...

Irán: La caída del nivel de vida se enfrenta a protestas y huelgas

265
0
Compartir

12 de julio de 2023 Lukas Zöbelein, Sozialistische Organisation Solidarität (CIT Alemania)

Imagen: Estudiantes protestan en la universidad Amir Kabir, Irán, 20 de septiembre de 2022 (foto: Darafsh/CC)

Poco antes del Año Nuevo iraní, el 23 de marzo, el Ministerio de Trabajo iraní decidió aumentar el salario mínimo en un 27%. Suena grande, pero con esta decisión, el gobierno violó su propia ley. Según el párrafo 41 de la Ley del Trabajo, el salario mínimo debe incrementarse anualmente de acuerdo con la inflación y el costo de una canasta básica. Según cifras oficiales, esto habría significado un aumento de al menos un 54,3%, dado que la tasa de inflación oficial es actualmente muy alta.

Sin embargo, se puede suponer que el régimen dictatorial teocrático de Irán subestima sistemáticamente el aumento real. Los activistas en Irán asumen una tasa de inflación de entre el 75% y el 100%, incluso la Oficina de Estadística oficial de Irán ha informado que los precios de los alimentos aumentaron un 80% en el último año.

Pero independientemente de cuán alta sea la tasa de inflación en este momento, el llamado aumento del salario mínimo muestra que este régimen no tiene nada bueno que ofrecer a la clase trabajadora, cuyo nivel de vida sigue cayendo. Con esta decisión, los agentes políticos del régimen teocrático empujaron a una parte aún mayor de los trabajadores iraníes a la pobreza, cuando al menos el 75% de la población ya vive por debajo del umbral de la pobreza.

Esto es parte de los antecedentes del poderoso movimiento “Mujer, Vida, Libertad”, encabezado por mujeres y jóvenes, que estalló después del asesinato de Jina Mahsa Amini el año pasado por parte de la llamada “policía de la moralidad”. Ese movimiento sacudió al régimen, mostrando su relativo aislamiento. El régimen sobrevivió gracias a una combinación de esperar a que el movimiento subvencionara y una feroz represión, incluido el asesinato de manifestantes y la ejecución de prisioneros, cuando consideró que era necesario. Si bien esa represión ha tenido un efecto, contribuyendo a la disminución actual de las protestas masivas, no ha hecho que el régimen sea más popular.

Ciertamente, no impidió que los trabajadores de muchos sectores decidieran protestar contra un aumento del salario mínimo que, de hecho, significó un recorte salarial real. Por ejemplo, el 25 de marzo, un grupo de trabajadores de la fábrica de caña de azúcar Haft Tappeh, un lugar de trabajo con un historial de lucha, declaró que haría campaña en contra de esta decisión y llamó a todos los trabajadores a unirse a las protestas y huelgas propuestas.

El paso más ampliamente organizado en esa dirección lo dio el “Consejo para la Organización de las Protestas de los Trabajadores Contratados de la Industria Petrolera”, que logró organizar y movilizar a los trabajadores de 21 empresas y empresas de la industria petroquímica el 21 de abril. A esta huelga se sumaron trabajadores de al menos 100 empresas con trabajadores de todo tipo de sectores. También mostró cómo las demandas de un salario mínimo con el que los trabajadores puedan vivir y mejores condiciones de trabajo, como la regulación de 20 días de trabajo y 10 días libres al mes, son compartidas fundamentalmente por trabajadores de todos los sectores de la clase trabajadora de Irán. Claramente, dada la rápida inflación, estas demandas deberían ampliarse para incluir el ajuste regular del salario mínimo a la tasa de inflación y también un sistema de seguridad social bien financiado.

Al inicio de su campaña de protestas y huelgas por el aumento del salario mínimo y por mejores condiciones de trabajo, el Consejo de Organización de las Protestas de los Trabajadores Subcontratados en la Industria Petrolera expresó lo siguiente:

“Declaramos que continuaremos con nuestras huelgas mientras nuestra demanda salarial y nuestra demanda de veinte días de trabajo y diez días de descanso, que son una necesidad física y social, queden sin respuesta. El Consejo para la Organización de las Protestas de los Trabajadores de Contratos Petroleros llama a todos los compañeros de proyecto que trabajan en los centros de petróleo, gas y petroquímicos a unirse a las huelgas, en unidad y solidaridad con quienes las iniciaron.

“Los compañeros en huelga y los mítines son dos componentes complementarios del movimiento. Tenemos la experiencia de los últimos dos años.

“La experiencia de la Asamblea General de Hefeshjan el año pasado es una buena lección y un modelo para preparar nuestras asambleas y construir un consenso duradero sobre cómo continuar nuestras huelgas”.

Es crucial que la declaración señale que las huelgas y las protestas son los pilares comunes de la resistencia y las campañas. Debido al hecho de que no existen estructuras sindicales genuinas en muchos lugares de trabajo iraníes que puedan llevar a cabo huelgas, es importante involucrar también a los trabajadores no organizados. Esto es posible precisamente a través de protestas que pueden utilizarse para promover el surgimiento de estructuras sindicales independientes basadas en la clase trabajadora. Dada la debilidad actual de los sindicatos genuinos y que no hay pago de huelga en Irán, esto significa que las protestas son vistas como la única forma en que los trabajadores pueden hacer que sus demandas políticas y económicas sean audibles y visibles, especialmente si tienen poco tiempo de preparación. Además, tales protestas también pueden usarse para preparar huelgas en empresas y negocios cuya fuerza laboral aún no está lista para tomar medidas. Tal preparación es necesaria considerando que organizar y realizar una huelga general sigue siendo una de las principales acciones que la clase obrera iraní puede tomar para construir un movimiento contra el régimen.

Sector petrolero

En el sector petrolero de Khuzestan y Busher, la élite gobernante y los capitalistas intentaron nuevamente dividir a los trabajadores sobre la base del origen étnico, métodos que se han utilizado en huelgas anteriores. Para contrarrestar estos métodos rompehuelgas, los trabajadores subcontratados de la industria petrolera en estas áreas respondieron con la siguiente declaración:

“El paro de los trabajadores del proyecto petrolero sigue fuerte y afortunadamente cada día se suman más compañeros al paro.

“Pero mientras tanto, como en ocasiones anteriores, se están utilizando métodos retrógrados y propaganda reaccionaria para distorsionar el ambiente de las protestas y crear una división en las filas de los trabajadores que protestan, quienes deben estar atentos a tales esfuerzos. Los ejemplos incluyen la dispersión de piquetes en algunas áreas en nombre de Bakhtiari [un grupo étnico], Bumi [locales], etc.

“Mientras tanto, todos nosotros, los trabajadores de todas partes del país, sufrimos un dolor común y tenemos enemigos comunes. Todos protestamos contra la pobreza, el aumento de los costos de la vida diaria y el deterioro de las condiciones de trabajo y de vida todos los días. Lo que nos une hoy son las demandas urgentes comunes en torno a las cuales nos hemos reunido, como un aumento salarial del 79 por ciento, veinte días de trabajo y diez días de descanso.

“Al mismo tiempo, nos enorgullecemos ante la tiranía de los empresarios y las leyes de esclavitud en las zonas económicas especiales, y queremos desempoderar a los empresarios y liberarnos de las leyes de esclavitud que prevalecen en estas regiones. Si hoy somos capaces de cumplir con nuestras dos demandas urgentes a través del poder de nuestra unidad, seremos mucho más poderosos si decidimos continuar la lucha para aplastar a los patrones.

“Mientras los trabajadores llevamos mucho tiempo preparándonos para las huelgas y hemos alzado nuestras voces de protesta por el deterioro de nuestras condiciones de trabajo y de vida, hay movimientos que hablan de ‘campañas’ tratando de contener nuestras protestas y sofocar nuestro enfado con los patrones y el gobierno Dicen que tras esta “campaña” no habrá más huelgas de verano, como hemos visto en los últimos años. Está claro que detrás de tales declaraciones están las fuerzas antes mencionadas. Declaramos enfáticamente que no seremos esclavos de nadie que pretenda hablar con nuestra voz.

“Estamos presionando por estas demandas, que anunciamos hoy, mientras que nuestras otras demandas aún no han sido respondidas, pero continuamos persiguiéndolas. Nos defenderemos de cualquier agresión, en cualquier momento, si es necesario. Advertimos a nuestros camaradas que tengan cuidado con este tipo de intrigas”.

Es importante que la declaración anterior señale el peligro de dividir las huelgas en líneas étnicas y enfatice que todos los trabajadores en el conflicto tienen los mismos intereses. Pero también es necesario que el movimiento obrero luche contra toda opresión étnica y por el derecho de los pueblos a la autodeterminación. Esto es especialmente importante en un estado multiétnico como Irán, ya que los gobernantes de Irán intentan repetidamente enfrentar a los diferentes grupos de población entre sí.

Sin embargo, como marxistas, creemos que es al menos igual de importante que los huelguistas no se enamoren de los «falsos amigos» en el país y en el extranjero que pretenden evitar que el movimiento contra el régimen desafíe al capitalismo.

Poco antes del 1 de mayo, el Consejo Organizador publicó el siguiente comunicado:

“Nos acercamos al 1 de mayo, Día Internacional de los Trabajadores.

“Este es el día de la solidaridad y la unidad, y el día de la lucha contra el sistema que ciegamente nos lleva a una guerra desigual por la supervivencia.

“Es un sistema que ha destruido la vida y el sustento de nosotros y nuestras familias, con salarios bajos, pago atrasado de salarios, ambientes de trabajo inseguros, seguro de salud insuficiente, contratos temporales y docenas de otros medios inhumanos.

“Este año, el Día Internacional de los Trabajadores tiene un significado especial en comparación con años anteriores. Esta diferencia es por la continuación del movimiento, y de la revolución por ‘Mujer, Vida, Libertad’. Esta es una revolución de liberación, en la que nosotros, los trabajadores, somos un pilar.

“Nuestras palabras son las de la sociedad. Siempre hemos dado seguimiento a nuestras demandas. Hemos llamado a gritos los deseos de la sociedad y el dolor del pueblo. Nuestro énfasis permanece en las importantes disposiciones de la carta de exigencias mínimas de veinte organizaciones, de la cual fuimos uno de los signatarios.

“Nosotros, los trabajadores, siempre hemos presionado por la libertad de expresión, para protestar y hacer huelga sin restricciones. Hemos exigido el fin de toda opresión, humillación y discriminación contra la mujer. Hemos llamado al hiyab un medio para reprimir a toda la sociedad. Hemos expresado nuestra oposición a la pena de muerte. Consideramos que los derechos de todos los ciudadanos son iguales, independientemente de su género, etnia o creencias religiosas. Hemos dejado claro que no nos someteremos al ejercicio del poder sobre nuestras cabezas de ninguna forma, ya sea en el lugar de trabajo o en la vida y en la sociedad.

“Para cumplir nuestros deseos, consideramos que la mejor forma de administración comunitaria es la administración del consejo y el ejercicio de la voluntad colectiva. Estos son todos nuestros puntos en común con el movimiento Mujer, Vida, Libertad, que se opone completamente a cualquier discriminación, explotación, subyugación u opresión de clase. Anunciemos juntos, con motivo del Primero de Mayo ahora más que nunca, nuestra determinación de poner fin a más de cien años de esclavitud y opresión de los trabajadores y de toda la sociedad.

«¡Amigos! Actualmente, una gran parte de nuestros socios del proyecto están comprometidos en una huelga poderosa y generalizada. Entraremos al paro con fuerza. Ahora, miles de nosotros estamos en huelga en cerca de 100 centros, empresas, talleres y complejos. Hemos iniciado un movimiento amplio y generalizado por los salarios: un movimiento contra la pobreza, la discriminación y la explotación que nos ha obligado a vivir una vida por debajo de la dignidad humana. Este movimiento no debe permanecer en este nivel. La demanda que proponemos nosotros, como trabajadores en este proyecto, es la demanda de todos los trabajadores. Nuestro llamado a todos los sectores ya todos los trabajadores del petróleo y otras industrias es a sumarse a este gran movimiento de lucha por los salarios, a través de poderosas protestas a nivel nacional.

“Terminaremos con esta supresión del salario de los trabajadores, tal como lo aprobó el Consejo Superior del Trabajo. Además del hecho de que nuestros compañeros oficiales y de terceros tienen demandas pendientes sin respuesta, en la búsqueda de nuestras demandas, la huelga puede ser la base para que los trabajadores petroleros se unan en una huelga nacional para sacar a estos contratistas arrogantes y terminar con la atmósfera de los cuarteles petroleros. Salgamos a la plaza con mayor fuerza y ​​seamos la voz de protesta de todos los trabajadores y de todo el pueblo contra la pobreza, la esclavitud y la inseguridad.

“Los trabajadores sufrimos dolores a nivel nacional. Démosle un golpe más efectivo a las raíces de la opresión imperante con nuestros medios de huelgas a nivel nacional. Otro punto importante, con motivo del Día Internacional de los Trabajadores, es enfatizar las demandas de liberación inmediata de los trabajadores encarcelados y arrestados durante la revolución de ocho meses, y de todos los presos políticos. Con nuestro grito de liberación de los presos políticos, debemos enfatizar la liberación inmediata e incondicional de todos y cada uno de ellos. El 1 de mayo, Día Internacional de los Trabajadores, es el día de protesta nacional de todos los trabajadores y de todos los pueblos. En vísperas de este día, todos los sectores de la sociedad deben gritar sus demandas para poner fin a toda esclavitud y explotación mediante la celebración de reuniones apasionadas. Debemos dar la bienvenida al amanecer de este gran día.

“Viva el 1 de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores”

El hecho de que este documento enfatice la centralidad de la clase obrera en el proceso revolucionario que se está llevando a cabo actualmente en Irán y para una exitosa “revolución de liberación” es un importante paso adelante. Esto también distingue esta declaración del Primero de Mayo de la ‘Carta de demandas mínimas’, publicada en febrero pasado y mencionada en este documento, que evitó muy claramente el papel central de la clase obrera en la lucha contra la opresión y la explotación, es decir, el capitalismo, algo que el El Sindicato de Conductores de Autobuses de Teherán ha comentado críticamente.

No nos detendremos allí en la Carta, como ya la hemos comentado. Sin embargo, también debe señalarse que el Consejo que organiza las huelgas y protestas va más allá del contenido de la Carta en varias ocasiones en su propio documento. Este llamamiento del Primero de Mayo, además de argumentar la centralidad de la clase trabajadora como fuerza de cambio, exige tanto la organización como la acción conjunta, algo que no está en la “Carta de demandas mínimas”.

Además, esta declaración del Primero de Mayo formula correctamente una alternativa concreta al gobierno de la República Islámica y, a través de ella, al gobierno del capital iraní. Sin embargo, lo que el documento anterior no hace es esbozar cómo esta perspectiva puede traducirse en realidad. Para ello, las huelgas y una huelga general, por importante que sea, no serán suficientes. Para lograr un cambio fundamental se requiere una organización socialista revolucionaria con una masa de seguidores en la clase obrera. Esto podría combinar programáticamente las huelgas y movimientos individuales entre sí y así desarrollarlos en una revolución socialista completa que sea capaz de romper el dominio tanto de la élite religiosa como de los capitalistas y, como condición básica para esto, ante todo, consignar la teocrática. régimen de Irán al basurero de la historia.

Está claro que Irán está presenciando diferentes oleadas de luchas. Después de las huelgas de abril, mayo y junio fueron testigos de protestas de jubilados por la caída del nivel de vida, que, como muchos otros iraníes, se han visto gravemente afectados por la inflación.

Reactivación de las luchas obreras

Esto se da en el contexto de que Irán ve, desde 2017, un resurgimiento de las luchas y organizaciones de los trabajadores que han ganado algunas concesiones pero que aún no han socavado fundamentalmente al régimen. Pero cada vez es más claro para muchos que simplemente protestar no es suficiente. El castigo cada vez más brutal de quienes participaron en las protestas desatadas por el movimiento Mujer, Vida Libertad con penas de cárcel y ejecuciones muestra los temores del régimen y su determinación de seguir gobernando.

Pero a pesar de ello el régimen no puede silenciar por completo a la oposición y es consciente de su débil base popular, algo que se demostró en las elecciones de 2021. Un resultado son las divisiones públicas dentro del régimen y su impulso para disminuir su aislamiento internacional mediante su acuerdo con Arabia Saudita, los intentos de revivir el tratado nuclear de 2015 con el Consejo de Seguridad de la ONU y Alemania, además de sus recientes negociaciones directas con los EE. UU.

Declaraciones como estas de organizaciones de trabajadores y grupos de oposición reflejan claramente las discusiones y debates que tienen lugar para extraer lecciones de las luchas de los últimos años y encontrar un camino a seguir. La importancia es que, tarde o temprano, se desarrollarán nuevos movimientos que, a pesar de sus características individuales, enfrentarán los mismos problemas generales que las luchas anteriores y así podrán aprender de la experiencia pasada tanto en Irán como internacionalmente.

En octubre pasado, cuando el movimiento Mujer, Vida y Libertad tuvo un impulso real, resumimos cuáles son los problemas políticos que el CIT cree que el movimiento de los trabajadores enfrentó tanto entonces como ahora:

“Está claro que tarde o temprano este régimen desaparecerá, ya sea siendo derrocado o socavado por sus propias divisiones. Pero eso plantea inmediatamente la pregunta de qué sigue.

“El movimiento actual tiene una composición interclasista en el sentido de que abarca diferentes elementos que se oponen a los gobernantes actuales, sin embargo, una vez que el régimen sea derrocado o incluso severamente debilitado, se planteará la cuestión de quién asumirá el poder.

“Inevitablemente en toda revolución surge esta cuestión de quién gobierna. Puede haber poderosos llamados a la unidad, o al menos a la unidad contra las fuerzas del antiguo régimen, que se hacen como argumentos para la formación de un gobierno ‘temporal’, ‘provisional’, de ‘unidad’ para ‘asegurar’ la revolución, organizar elecciones, etc Ciertamente, puede haber unidad de acción contra la contrarrevolución, pero eso es muy diferente a la cuestión de las organizaciones de trabajadores que colaboran con las fuerzas pro capitalistas en un gobierno que mantiene el sistema capitalista.

“El movimiento obrero necesita marcar su propia agenda, una agenda socialista que combine las demandas inmediatas con la necesidad de romper con el capitalismo para que la clase obrera y el poder puedan iniciar la reconstrucción socialista de la sociedad. Hoy, la revolución necesita aprovechar la oportunidad para hacer esto y no limitarse a poner fin a la represión de décadas de la contrarrevolución que hizo a un lado a las masas trabajadoras y tomó el poder después de la revuelta de masas que terminó con el gobierno dictatorial del Shah.

“Entre los burgueses-liberales que se oponen al liderazgo del país, o incluso a todo el régimen, habrá quienes quieran un sistema capitalista más ‘normal’ sin las limitaciones de los principales líderes religiosos y burócratas del Estado Islámico. Pero la continuación del capitalismo significa que los problemas fundamentales que enfrenta Irán no tendrán respuesta. Inevitablemente estallarán las luchas de clases, cuando los intereses de los capitalistas y la clase trabajadora entren en conflicto. Si no se rompe el poder capitalista, esto plantearía el peligro de una contrarrevolución, probablemente no en la misma línea que en 1979/80, pero posiblemente como en Egipto en 2013, cuando la clase dominante avanza para asegurar su posición.

“Es necesario que la clase obrera y la juventud iraníes no se hagan ilusiones sobre el papel del imperialismo occidental. Conscientes de la fuerza potencial de la clase obrera iraní, las potencias occidentales han intentado durante mucho tiempo cultivar vínculos con los opositores y líderes obreros iraníes, con miras a atraerlos a una órbita pro-capitalista. Estos son falsos amigos; ahora pueden pretender apoyar los derechos democráticos en Irán, pero no lo hicieron en la época del Sha y han apoyado durante mucho tiempo a otros regímenes dictatoriales en Arabia Saudita, Egipto y otros lugares de la región.

“La alternativa que debe defender el movimiento obrero es la sustitución del régimen actual por un gobierno provisional integrado por representantes de la clase trabajadora, la juventud y los pobres que tome medidas inmediatas para implementar las demandas básicas de la revolución. Al mismo tiempo, debe alentar el desarrollo de organismos democráticos locales que puedan convertirse en la base de un nuevo régimen. Dichos órganos podrían ser la base para la elección de una Asamblea Constituyente Revolucionaria para decidir el futuro del país.

“Para lograr esto, es necesario que haya una fuerza socialista, un partido revolucionario, que pueda defender estas ideas. Este fue el caso en Rusia en 1917, cuando los bolcheviques, dirigidos por Lenin después de la revolución de febrero, se negaron a unirse al gobierno provisional pro capitalista y, en cambio, hicieron campaña para ganar el apoyo mayoritario de la clase trabajadora para la revolución socialista. Ese es el ejemplo que deben seguir los socialistas iraníes. Tal política, la base de la revolución socialista de octubre de 1917 en Rusia, contrasta con los muchos gobiernos de “todos los partidos” establecidos después de las revoluciones en otros países, que dieron como resultado que se perdieran las oportunidades socialistas y que el capitalismo siguiera gobernando.

“La nueva revolución iraní en desenvolvimiento es un desarrollo tremendo; ya está comenzando a inspirar a jóvenes y trabajadores en otros países. Si tiene éxito, tendrá un efecto electrizante en el Medio Oriente y más allá. La energía y la valentía de los jóvenes son un ejemplo para todos. Lo que se necesita ahora es la ampliación del movimiento y la clarificación de los pasos concretos necesarios para derrotar la represión y abrir el camino a la liberación real de la opresión y todos los males del capitalismo”.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here