Inicio 50 años de la Unidad Popular Chile 1970: un autodenominado marxista llegó a la presidencia

Chile 1970: un autodenominado marxista llegó a la presidencia

124
0
Compartir

Gran Bretaña, December 18, 2023

Berkay Kartav

El 4 de septiembre de 1970, el autoproclamado marxista Salvador Allende fue elegido Presidente de Chile. La victoria de Allende fue un shock para la clase capitalista chilena gobernante y el imperialismo estadounidense.

Esta fue la primera vez en América Latina que una coalición compuesta predominantemente por partidos de trabajadores llegó al poder después de una elección.

Desató un movimiento revolucionario que lamentablemente terminó con un sangriento golpe respaldado por la CIA el 11 de septiembre de 1973.

Hay muchas lecciones que aprender de los tres años del Chile de Allende, pero también hay muchas lecciones del período que precedió a su elección. ¿Cómo llegó un autoproclamado marxista a liderar un estado capitalista?

Aunque los resultados de las elecciones presidenciales de 1970 pudieron haber sido un shock para la clase dominante, los acontecimientos que precedieron a las elecciones indicaron un cambio en la situación. Tuvieron lugar en un contexto de agudización de la polarización de clases y la radicalización de la clase trabajadora y el campesinado en la sociedad chilena.

Los sucesivos gobiernos pro capitalistas, encabezados por los Demócratas Cristianos y el Partido Radical, no habían logrado elevar el nivel de vida de las masas ni llevar a cabo las reformas sociales que alguna vez prometieron. En el momento de las elecciones, los representantes de las grandes empresas y del imperialismo estadounidense estaban divididos sobre cómo gobernar y resolver los problemas de la economía chilena.

Pero eventos como estos no fueron necesariamente exclusivos de Chile. A finales de los años sesenta se produjeron disturbios en todas partes del mundo.

El año 1968 pasó a ser conocido como el año de la revolución internacional. El auge económico global que siguió a la Segunda Guerra Mundial había llegado a su fin, al igual que la relativa estabilidad política del orden internacional en el que Estados Unidos había surgido como la única potencia capitalista dominante.

En todo el mundo estaban surgiendo movimientos revolucionarios y semi revolucionarios que amenazaban los cimientos mismos del sistema capitalista.


Francia ’68
Entre mayo y junio de 1968, Francia se vio azotada por la mayor huelga general de la historia, cuando 10 millones de trabajadores se declararon en huelga. Se ocuparon fábricas y universidades, y el presidente Charles de Gaulle incluso huyó por temor a una revolución. En Estados Unidos hubo movimientos masivos a favor de los derechos civiles y contra la sangrienta guerra de Vietnam.

También en 1968, temiendo lo que podrían desencadenar incluso las limitadas reformas de Alexander Dubcek en Checoslovaquia, la burocracia estalinista desplegó 200.000 tropas del “Pacto de Varsovia” para poner fin a la “Primavera de Praga”. Desde México hasta Pakistán, los movimientos revolucionarios que enfrentaron al capitalismo se extendieron por todo el mundo.

Este fue el contexto internacional de los procesos que se desarrollaron en Chile, que llevaron a la elección de Allende y abrieron las compuertas para la clase trabajadora. Pero también hubo características únicas en Chile.

Los orígenes de la coalición Unidad Popular (UP) de Allende se remontan a 1952, cuando los dos partidos obreros más importantes de Chile –el Partido Socialista (PSCh) y el entonces ilegal Partido Comunista (PCCh)– formaron el Frente Popular, en respuesta a Ataques del Partido Radical. El Frente Popular y más tarde el Frente de Acción Popular fueron los precursores de la coalición UP.

En un país con alrededor de 6 millones de habitantes, el PSCh y el PCCh tenían decenas de miles de miembros y estaban creciendo rápidamente.

Allende, miembro del PSCh, fue el candidato presidencial de estas coaliciones de izquierda en las elecciones de 1958, 1964 y 1970. El PSCh se formó en 1933 y se declaró partido marxista. En efecto, fue fundado en oposición a las políticas estalinistas del PCCh.

El PCCh venía planteando una política desastrosa para la clase trabajadora desde los años 1930. En línea con la teoría estalinista escénica, sostenía que Chile primero tenía que pasar por una revolución democrática capitalista –eliminación de relaciones feudales, introducción de demandas democráticas, etc.– y sólo entonces, después de un período de desarrollo capitalista, una revolución socialista a un nivel más alto. etapa posterior. Como en otros países, los estalinistas veían a los capitalistas “liberales”, vinculados al terrateniente y al imperialismo, como una fuerza progresista.

Revolución rusa
Al analizar la situación social y económica en Rusia antes de la revolución de 1917, León Trotsky, co dirigente de la revolución junto a Vladimir Lenin, desarrolló la teoría de la “revolución permanente”. Identificó correctamente que, en un país semi feudal como Rusia con una clase capitalista interna débil, correspondería a la clase trabajadora llevar a cabo las tareas de la revolución democrática capitalista, y que entonces se vería obligada a avanzar hacia una lucha por el poder mismo y continuar con la revolución socialista.

El ala más revolucionaria del PSCh, los Socialistas Populares, era políticamente mejor que el PCCh. En una conferencia celebrada en 1953, los socialistas populares propusieron la siguiente resolución: “En nuestros países, la burguesía no es una clase revolucionaria. Las clases revolucionarias son los trabajadores industriales, los mineros, los campesinos, la pequeña burguesía intelectual, los artesanos y los trabajadores independientes, y todos aquellos sectores de la población cuyos intereses están en contradicción con el orden establecido. En este marco, la clase obrera organizada juega cada vez más un papel decisivo”.

Aunque la política de los socialistas populares era confusa, entendieron que en países como Chile, sólo la clase trabajadora podía desempeñar un papel revolucionario para emprender las tareas históricas de los capitalistas y derrocar el feudalismo y el terrateniente, y el papel central de los trabajadores organizados. clase en la lucha por el socialismo.

El propio Allende pertenecía al ala reformista del PSCh. Al no comprender el papel del Estado y las fuerzas de la reacción, los reformistas creyeron erróneamente que se puede alcanzar el socialismo mediante reformas graduales bajo el capitalismo. Los acontecimientos de septiembre de 1973, que terminaron con el brutal golpe asesino del general Pinochet, demostraron cuán fatal sería esta posición.

A pesar de estas diferencias entre los dos principales partidos obreros y también dentro de estos partidos, la coalición permaneció intacta, de una forma u otra, durante el tumultuoso período comprendido entre la década de 1950 y el golpe de 1973.

Pero fueron la inestabilidad política y las condiciones económicas las que crearon las condiciones objetivas para que las fuerzas que formaban la UP crecieran y ganaran eco entre la clase trabajadora.

Después de los sorprendentes resultados de las elecciones presidenciales de 1958, cuando Allende quedó segundo con el 28,5% de los votos detrás del candidato de la derecha, Jorge Alessandri, que recibió el 31,6%, la clase dominante en Chile quiso contrarrestar la creciente radicalización de la clase trabajadora. Les preocupaba que un autoproclamado marxista perdiera las elecciones por poco.

Cuba
Con la revolución desarrollándose en Cuba durante la década de 1950, el imperialismo estadounidense no quería otra revolución en un país latinoamericano. Invirtió enormes cantidades de dinero en Chile para aprobar reformas que evitaran la revolución. En 1958, la inversión estadounidense representaba el 80% de toda la inversión extranjera en Chile.

Sin embargo, estaba claro que el gobernante Partido Radical no fue capaz de tomar las medidas necesarias para emprender las reformas que el imperialismo estadounidense consideraba necesarias. La Democracia Cristiana (PDC), que contaba con cierta base en la sociedad de la época, fue la opción del imperialismo estadounidense, que apoyó a Eduardo Frei en las elecciones presidenciales de 1964.

Si bien el PDC defendió el sistema capitalista, apeló a los “marginales” de la sociedad (mujeres, desempleados, campesinos, habitantes urbanos, etc.) y estableció un sistema de clientelismo. Este fue un claro intento de impedir que la UP obtuviera el apoyo de capas más amplias de la sociedad.

El PDC utilizó retórica de izquierda con lemas como “Revolución en libertad” para atraer a las capas oprimidas y a las clases medias. Frei prometió una mayor intervención estatal y reformas agrarias, pero la economía chilena se volvió aún más dependiente de las finanzas estadounidenses. En 1970, la deuda externa había alcanzado proporciones enormes.

La política de “chilenización” de Frei en realidad significó que Estados Unidos tuviera más intereses en las minas chilenas. Estas minas fueron posteriormente nacionalizadas por Allende.

Además, las reformas agrarias que el PDC quería implementar encontraron la oposición de los terratenientes y también aumentaron las divisiones dentro del partido. Sectores de la clase capitalista no estaban contentos con el “populismo radical” del PDC.

Hacia finales de la década de 1960 estaba claro que el gobierno de Frei no era capaz de cumplir sus promesas y su base de apoyo comenzó a reducirse. Si bien inicialmente fue capaz de resolver algunos de los problemas de la economía, hacia finales de los años 1960 la inflación y el desempleo volvieron a ser elevados.

Se estaban profundizando las divisiones entre diferentes sectores de la clase capitalista sobre cómo gobernar. En particular, hubo un conflicto creciente entre los capitalistas industriales y los capitalistas agrarios.

A diferencia de las elecciones presidenciales de 1964, en 1970 la alianza de derecha se rompió y el Partido Nacional y el PDC presentaron sus propios candidatos para las elecciones presidenciales. El candidato del PDC, Tomic, estaba a la izquierda del partido.

Hacia fines de la década de 1960, la sociedad chilena estaba polarizada en líneas de clase, políticas y sociales. Mientras la clase capitalista estaba dividida sobre cómo gobernar, la combatividad de la clase trabajadora y el campesinado iba en aumento. También hubo cambios importantes en las clases medias.

Las falsas promesas de Frei, como una mayor intervención estatal y reformas agrarias, nunca se materializaron y no lograron mejorar los niveles de vida. La decepción con el PDC se reflejó en las elecciones de 1970, cuando su voto cayó del 56% en 1964 al 27,8%.

El año en que Frei llegó al poder se registraron un total de 564 huelgas, pero en 1968 esta cifra había llegado a 1.124. Pero no fue sólo la militancia industrial la que aumentó. También hubo un número creciente de ocupaciones de tierras.

Polarización de clases
La creciente polarización de clases se reflejó en la fragmentación del PDC y del PSCh. Frustrada por la falta de pasos para la reforma agraria, la izquierda del PDC se separó para formar MAPU (Movimiento de Acción Unitaria Popular) en 1969. Esta fuerza se unió más tarde a la coalición de la UP.

También hubo debates en la izquierda sobre la cuestión de la táctica. El ala estudiantil del Partido Socialista estaba desilusionada con el ala reformista del partido. Argumentaba que los reformistas se centraban únicamente en las elecciones y se hacían ilusiones en la “lealtad constitucional” del ejército chileno.

Inspirado por las luchas guerrilleras en otras partes de América Latina, este grupo estudiantil se escindió en 1963 y formó el MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria) en 1965. Pero a pesar de tener buenas intenciones, no logró captar el poder potencial de la clase trabajadora para derrocar al capitalismo y ofreció un programa y tácticas incorrectos.

Antes de las elecciones de 1970, la coalición de izquierda existente se convirtió en Unidad Popular (UP). Si bien los dos partidos más grandes seguían siendo el PSCh y el PCCh, se incluyeron cuatro partidos más pequeños, incluido el debilitado Partido Radical, pro capitalista.

En realidad, Allende estaba en el centro-derecha del Partido Socialista. El fracaso de la izquierda en presentar un candidato de izquierda en el comité central del partido significó que Allende fuera elegido candidato presidencial del partido por 12 votos contra 13 abstenciones.

Este fue el trasfondo de las elecciones de 1970, cuando Allende ganó con un 36,2%, menos que en 1964. Su coalición UP tenía una minoría en la Cámara de Diputados y el Senado.

A pesar de que los líderes de la organización obrera iban a la zaga de la conciencia de la clase trabajadora, los siguientes tres años desataron un movimiento revolucionario fenomenal en Chile.

Respaldado por el apoyo popular de la clase trabajadora –sectores importantes de la cual estaban sacando conclusiones de gran alcance sobre qué tareas eran necesarias para poner fin al dominio capitalista– el gobierno de Allende pudo llevar a cabo reformas significativas.

Sin embargo, en última instancia, el Estado capitalista (las fuerzas armadas, la policía, los tribunales, etc.) permaneció intacto. La clase capitalista utilizó todas las herramientas a su disposición para sabotear el apoyo a las reformas de Allende y, en última instancia, destituyéndolo del poder mediante un golpe militar en el que fue asesinado en el palacio presidencial. Posteriormente, miles de trabajadores y líderes obreros fueron ejecutados.

En Chile existían todas las condiciones para una revolución obrera exitosa. La clase dominante estaba dividida, la clase trabajadora estaba cada vez más dispuesta a enfrentarse al capitalismo y sectores significativos de la clase media miraban hacia el liderazgo de la clase trabajadora.

Pero faltaba el factor más importante, el factor subjetivo: un partido revolucionario marxista, con raíces en la clase trabajadora, que podría haber llevado el movimiento más lejos con el programa, los métodos y la estrategia correctos para la transformación socialista de Chile y el resto del mundo. el mundo.

Las lecciones que el gobierno de la UP de Allende dejó a los socialistas de hoy son valiosas, incluso 50 años después de su final sangriento. Lo central es la necesidad de construir un partido revolucionario de masas con el programa y las tácticas correctas para liderar a la clase trabajadora en la toma del poder.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here