Inicio Internacional Se avecinan elecciones generales en Gran Bretaña: ¿qué opciones tienen los trabajadores?

Se avecinan elecciones generales en Gran Bretaña: ¿qué opciones tienen los trabajadores?

110
0
Compartir

15 de mayo de 2024

Editorial de El Socialista número 1275 

(Fotos: Paul Mattsson)

En el momento en que El Socialista [semanario del Partido Socialista – CIT Inglaterra y Gales] entra en imprenta, los líderes sindicales británicos se reúnen con los líderes del Partido Laborista para discutir su ‘New Deal for Working People’.

Los detalles de lo que incluirá el nuevo ‘New Deal’ no se han hecho públicos, pero Sharon Graham, secretaria general de Unite the Union, ha declarado: «Este nuevo documento laborista sobre el New Deal, enviado a los sindicatos el lunes [6 de mayo], es un retroceso sobre un retroceso. Es totalmente irreconocible de las propuestas originales elaboradas con los sindicatos».

Sharon Graham añade correctamente: «Todos los sindicatos deben exigir ahora que los laboristas cambien de rumbo y vuelvan a poner sobre la mesa el New Deal para los trabajadores original». El líder de RMT, Mick Lynch, dijo: «Cualquier intento de diluir esta política popular se encontrará con una respuesta contundente de todo el movimiento sindical». Otros líderes sindicales se han mostrado menos combativos o silenciosos.

La última palabra sobre lo que se incluirá en el programa electoral de los laboristas no se tendrá hasta que se convoquen las elecciones y se publique el programa.

Casi todos los líderes sindicales han esgrimido las propuestas del New Deal como razón para apoyar a los laboristas en las elecciones generales. En una entrevista con el Observer, Sharon reconoce: «Cuando fui a la conferencia de normas de nuestro sindicato el año pasado, de lo que más hablé, en cuanto a por qué era importante que siguiéramos apoyando a los laboristas, fue del New Deal para los trabajadores».

Los miembros del Partido Socialista habían hecho campaña a favor de una enmienda al reglamento en esa conferencia para cambiar las normas del sindicato, abriendo la perspectiva de que Unite respaldara a candidatos que apoyaran las políticas del sindicato, incluidos los que no fueran laboristas.

El sindicato de transportes RMT, por ejemplo, ha apoyado a Jeremy Corbyn para que se presente a las elecciones generales, incluso en el caso muy probable de que se presente independientemente de los laboristas.

 

¿Elphicke, o Corbyn y Abbott?

La maquinaria derechista y procapitalista del Partido Laborista ha prohibido a Jeremy presentarse como candidato laborista a las elecciones generales. Una destacada partidaria de su liderazgo, Diane Abbott, sigue suspendida un año después. Muchos otros considerados de izquierdas o susceptibles a la presión de la clase obrera han sido disciplinados o deseleccionados.

Mientras tanto, Natalie Elphicke, una diputada tory de derechas descontenta, es bienvenida al grupo parlamentario laborista. «El martes 12 de marzo de este año, habló en apoyo de las nuevas leyes antisindicales culpando a los bomberos en huelga de la muerte de tres personas durante una pasada huelga nacional de bomberos. Se trata de un vergonzoso ataque a los bomberos, que protegen al público y salvan vidas todos los días, a veces con un gran coste personal», afirmó Matt Wrack, secretario general del Sindicato de Bomberos y presidente del Congreso de Sindicatos, en una carta dirigida al líder del Partido Laborista, Keir Starmer.

«Atacar a los miembros de los sindicatos de esta manera para justificar el apoyo a leyes draconianas contra los trabajadores debería ser incompatible con la pertenencia al Partido Laborista Parlamentario».

El Partido Laborista se formó hace más de 100 años a partir del proceso de los sindicatos que identificaron la necesidad de tener candidatos propios, independientes de los intereses capitalistas. Desde entonces, el partido se ha transformado, y los sindicatos ya no tienen capacidad para determinar democráticamente los candidatos y la política.

 

Candidatos obreros

El Partido Socialista pide una lista de candidatos obreros para las elecciones generales, elaborada por el movimiento sindical. Con el respaldo de unos pocos sindicatos, su existencia arrojaría una sombra sobre los redactores del manifiesto laborista. Un contrapeso a la presión de las grandes empresas.

A falta de una iniciativa de este tipo liderada por los sindicatos a nivel nacional, los miembros del Partido Socialista están participando en debates dentro del movimiento obrero en áreas locales sobre una postura de la clase obrera independiente del Laborismo, defendiendo que los candidatos se unan bajo la bandera de la Coalición Sindicalista y Socialista.

Incluso un pequeño bloque de diputados obreros elegidos podría actuar como delegados sindicales en el parlamento, pidiendo cuentas a los dirigentes laboristas diaria y semanalmente.

Lo que se convierta en ley bajo un gobierno laborista, y con qué rapidez, vendrá determinado por la presión que el movimiento obrero y los sindicatos sean capaces de ejercer.

 

100 días para cumplir

Los dirigentes laboristas han fijado un calendario para su «nuevo acuerdo»: 100 días desde su toma de posesión. Independientemente de las advertencias que se añadan sobre las consultas o los plazos legislativos, millones de sindicalistas esperan que los cambios se lleven a cabo. El papel de las direcciones sindicales debería ser organizar a los afiliados para exigir a los laboristas que cumplan esas expectativas en el poder, lo que incluye popularizar el apoyo a las políticas sindicales ahora.

 

Por ejemplo, exigiendo a los laboristas que se comprometan, en los primeros 100 días de gobierno, a:

-Aumentar el salario mínimo hasta las 15 libras la hora acordadas por el TUC, sin exenciones y con subidas salariales reales a prueba de inflación para los trabajadores.

-Renacionalizar toda la industria ferroviaria, Royal Mail, la siderurgia, la energía y el agua.

-Prohibir los contratos de cero horas y «despedir y volver a contratar».

-Derogar la legislación sobre niveles mínimos de servicio, la Ley de Sindicatos de 2016 y todas las demás leyes conservadoras antisindicales.

El gobierno laborista liderado por Starmer entrará en funciones dos años después de una oleada de huelgas que llevó la acción sindical a niveles nunca vistos en una generación. Nuevas capas de trabajadores se han afiliado a los sindicatos y se han convertido en representantes y organizadores, y aún más han visto cómo los trabajadores en huelga han sido capaces de obtener concesiones de un gobierno tory, por no hablar de un gobierno laborista que promete un «New Deal for Working People».

La conferencia de la National Shop Stewards Network (NSSN), que se celebrará en Londres el 22 de junio, pretende reunir a esos sindicalistas para debatir cómo construir y reforzar las huelgas, y cómo luchar por un «manifiesto de los trabajadores». En esencia, cómo pueden los sindicatos luchar por los intereses de los trabajadores antes, durante y después de las elecciones generales.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here