Inicio Internacional Kanaky/ Nueva Caledonia | ¡No al estado de emergencia! ¡No al “descongelamiento”...

Kanaky/ Nueva Caledonia | ¡No al estado de emergencia! ¡No al “descongelamiento” del electorado! ¡Derecho a la autodeterminación!

104
0
Compartir

16 de mayo de 2024

Gauche Révolutionnaire (CIT en Francia)

¡Macron incendia Kanaky!
¡Basta de política colonialista y represiva de Francia en Nueva Caledonia!
¡Por el pleno y total derecho a la autodeterminación de los canacos!

Los medios de comunicación parisinos pretenden descubrir la situación en Kanaky/Nueva Caledonia informando de «disturbios» e ignorando el hecho de que es Macron quien dirige una política particularmente desastrosa. Tanto la derecha local y los diputados locales macronistas como el gobierno (con el pleno apoyo del Frente Nacional, RN y los Republicanos, LR) han decidido entrar en confrontación contra el movimiento independentista, en particular desde 2021.

El objetivo: impedir a toda costa la posibilidad de la independencia, pero también la posibilidad de una mayoría duradera en torno a los separatistas canacos en el gobierno territorial de Caledonia. El último paso es, por tanto, la aprobación forzosa de la «ley sobre el deshielo electoral» (ley elaborada a petición de los partidos electos LR y Renacimiento en Nueva Caledonia y de Darmanin, ministro del Interior). El derecho de voto en las elecciones provinciales se ha «congelado» a los residentes en Kanaky/Nueva Caledonia antes de 1998, impidiendo que los canacos se conviertan en una minoría electoral en su propia tierra. El «deshielo» electoral, ampliando el derecho de voto a los inmigrantes recientes, principalmente de Francia, tendrá el efecto de desposeer a los caledonios. Fue esta última provocación la que encendió la pólvora a pesar de las advertencias de las organizaciones nacionalistas, independentistas y autonomistas – Partido de la Liberación Canaca (PALIKA), Unión Sindical de Trabajadores Canacos y Explotados (USTKE), Frente Canaco y Socialista de Liberación Nacional (FLNKS), etc.

Por ello, el gobierno de Macron decidió reformar el proceso electoral mediante un cambio constitucional. Evidentemente, los europeos instalados más recientemente, que a menudo van allí a hacer negocios, animados a instalarse en Nueva Caledonia para «poblar» frente al aumento demográfico natural de la población canaca y oceánica, podrían votar sobre el estatuto del territorio en las elecciones locales, del mismo modo que los habitantes autóctonos.

A pesar de las movilizaciones pacíficas en curso, la votación en la Asamblea Nacional siguió programada, y el gobierno de Macron recibió el apoyo de la RN y de LR. Esta decisión llena de desprecio colonial sólo podría echar más leña al fuego en Kanaky y fortalecer las movilizaciones y disturbios que están en marcha allí. En la noche del 14 al 15 de mayo, tras la votación de la Asamblea Nacional, que siguió los pasos del Senado para validar la revisión constitucional del cuerpo electoral, los disturbios continuaron. Por el momento hay cuatro muertos y centenares de detenidos. El GIGN, el RAID, el CRS 8 (especialistas en represión urbana) y los gendarmes móviles son enviados al lugar. El Estado colonial favorece una vez más la represión. Macron declara el estado de emergencia.

¿De dónde viene esta ira?

Desde 1988, debe desplegarse un proceso institucional para que los habitantes voten sobre el futuro de Kanaky y puedan decidir, a través de tres referendos sucesivos, sobre su relación con Francia y su autonomía o independencia.

Este proceso, para determinar la relación de Kanaky con Francia, se decidió tras una década de movilizaciones y luchas de masas en Kanaky por la independencia en los años ochenta contra la dominación francesa.

La represión de los gobiernos franceses había sido feroz. Pero las fuerzas políticas, sindicales y asociativas del movimiento nacionalista e independentista nunca han cedido al miedo. Pero para frenar la violencia y las muertes, se firmaron los acuerdos de Matignon en 1988, y luego los de Nouméa en 1998, entre los partidos, sindicatos y asociaciones del movimiento nacionalista e independentista, los antiindependentistas y el Estado francés. En 1998 se decidió el cuerpo electoral, fijando quién podía votar y, en particular, quiénes de entre los europeos podían votar: los caldoches, familias descendientes de colonos de Kanaky que llevaban allí mucho tiempo, y los europeos llegados e instalados desde hacía más de veinte años.

Divide y vencerás

Sin embargo, desde 2018, Macron y sus gobiernos han hecho todo lo posible para frenar y limitar el peso político de los canacos: ¡dificultades para inscribirse en las listas electorales aunque siempre hayan estado ahí…! Los tres referendos se llevaron a cabo.

La primera se organizó el 4 de noviembre de 2018. Obtuvo una victoria del “No” con un 56%. Pero el voto de independencia fue fuerte. En el segundo referéndum, el 4 de octubre de 2020, el voto independentista aumentó al 46%. En cuanto al tercero y último, tuvo lugar el 12 de diciembre de 2021. Este último referéndum estuvo especialmente marcado por la abstención (56%), ya que los separatistas pidieron un boicot tras un desacuerdo sobre la fecha… porque tuvo lugar a mediados de de la crisis del Covid allí; los cierres han impedido cualquier reunión pública y actividad activista.

Este referéndum sigue siendo impugnado porque no cumplía las condiciones de “reequilibrio” previstas en los acuerdos de Numea. Pero Macron y su gobierno optaron por abrirse camino para apoyar a la derecha y a los macronistas de Nueva Caledonia, que ven que su dominio se está erosionando. Este referéndum truncado se organizó tras las elecciones provinciales, en las que los partidos antiindependentistas pasaron a ser minoría. El gobierno territorial, elegido en febrero de 2021, estaba formado por seis miembros de las coaliciones independentistas y nacionalistas, cuatro de la derecha y los macronistas y uno independiente.

Quiso la suerte que, dos meses después del anuncio de que se presentaría al Parlamento una ley sobre el deshielo electoral si los partidos neocaledonios no llegaban a un acuerdo sobre el proceso electoral, la derecha procolonial abandonó el gobierno y se negó a sentarse. . Cuando Macron dice que la ley aprobada por la Asamblea Nacional en Francia no se aplicaría si se alcanzara un acuerdo local en Nueva Caledonia, podemos ver claramente la estafa, ¡ya que los antiindependentistas rechazan cualquier acuerdo!

Desde 2021, la misma lógica continúa, tanto en el gobierno de Macron como en los partidos de descendientes de colonos. Porque la mayor parte de la economía del archipiélago todavía está en manos de los caldoches o europeos que llegaron para hacer negocios, mientras que la población canaca se mantuvo mayoritariamente en un estado de subdesarrollo. Por ejemplo, en Nueva Caledonia no existió una verdadera universidad hasta 1999.

Prevenir la independencia

Por eso el diputado macronista Metzdorf llegó a pedir al Gobierno que apruebe este deshielo del electorado lo antes posible para intentar mantener su dominio durante un tiempo más. Este último habla de una “deriva totalitaria de los separatistas” (entrevista radiofónica de Rhythme bleu), pero también revela la razón subyacente de la maniobra orquestada desde París: la población europea que cumple los criterios de 1998 para votar está disminuyendo (Nueva Caledonia está perdiendo habitantes en general). mientras que la población canaca sigue creciendo.

La integración de los europeos recién llegados al electorado permitiría a Metzdorf y sus amigos mantener su dominación colonial durante algún tiempo.

Pero tal política significará una mayor represión contra las demandas canacas.

Además, está claro que Macron está manipulando las cartas para preservar importantes intereses económicos en esta zona del sudeste asiático-Pacífico: una cuestión geopolítica importante para China y Gran Bretaña, Estados Unidos y Australia, que son aliados en la región. . Francia no quiere perder su territorio y su zona de influencia sin tener en cuenta los derechos de los pueblos del Pacífico.

¡Solidaridad con Kanaky!

La política de Macron, reforzada por una votación en el Senado y la Asamblea en Francia, está provocando una enorme ira en el lugar. El envío de tropas por parte de Macron y su amenaza de mantener el congreso en junio de 2024 para ratificar la revisión de la Constitución, incluso sin un acuerdo local entre separatistas y leales, dice mucho.

Macron está jugando con fuego. Su objetivo no es sólo mantener a los canacos en minoría electoral en su propio territorio durante algún tiempo más. Parece estar presionando por una especie de reparto que ya existe en cierta medida en Nueva Caledonia/Kanaky, redistribuyendo los poderes de las regiones y los del gobierno de Numea: el Norte tradicionalmente bajo el control de los partidos independentistas, y el Sur bajo el control de los partidos independentistas. Europeos. Esto ya es problemático y elude la cuestión del derecho de los habitantes de Kanaky a la autodeterminación.

Pero también es muy peligroso desde el punto de vista político. Una gran parte de los colonos se oponen ideológicamente a compartir el poder con los separatistas. Y en vista de las tensiones sociales, los problemas económicos y el control de los recursos minerales de Kanaky, son particularmente virulentos, testarudos (y racistas), como suelen ser los colonos. Macron tampoco está lejos de correr el riesgo de una partición del territorio, lo que sin duda sería la solución más estúpida posible y fuente de futuras guerras civiles.

No en vano los acontecimientos más violentos se están produciendo en Numea y en la provincia del Sur: aquí es donde las desigualdades sociales, el dominio de los descendientes de los colonos y el racismo son más fuertes. Una capa de jóvenes exasperados está harta del desprecio colonial y de las maniobras de la derecha y de los macronistas, al igual que quieren venganza por la represión sufrida sobre todas las acciones pacíficas desde enero, donde se han producido numerosas detenciones de activistas.

Las principales organizaciones, organizadas en la Célula de Coordinación de Acción en el Campo (CCAT), anunciaron una escalada de acciones de protesta en respuesta a las provocaciones del gobierno. La CCAT nunca ha convocado a saqueos y destrucción, recuerdan, pero sí a una huelga (que afecta a muchos sectores, de la que los medios no hablan…) y a bloqueos y piquetes en casi toda la isla. De hecho, es por este camino que debemos continuar y todo el movimiento obrero debe brindar solidaridad.

También necesitamos un verdadero debate dentro del movimiento sobre la organización democrática de la sociedad en Nueva Caledonia para que la independencia o la autonomía no sean asumidas por los depredadores capitalistas del Pacífico (China, Australia, EE.UU.), sino mediante la construcción de una sociedad socialista, libre de el capitalismo y su ley del lucro, donde la economía sea de propiedad pública en manos de los trabajadores y de la población de todo el archipiélago, para permitir el desarrollo socialista, democrático y ecológico de la región en beneficio de los habitantes.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here