Inicio Análisis y Perspectivas Estados Unidos: Victoria de Ocasio Cortez conmociona al establishment político

Estados Unidos: Victoria de Ocasio Cortez conmociona al establishment político

78
0
Compartir

Leon Pinsky, Patrick Ayers y Tom Crean.

Alternativa Socialista, CIT en Estados Unidos

En lo que solo puede describirse como un terremoto político, la insurgente de izquierda Alexandria Ocasio-Cortez derrotó al titular y al jefe del Partido Democrático de Queens , Joe Crowley, por un 15 por ciento en la primaria del 14 ° Distrito de Nueva York. Ocasio-Cortez es miembro de los Socialistas Democráticos de América (DSA) y la cobertura de los medios nacionales destacó que esta fue una victoria sorprendente para un “socialista democrático”, así como una sorprendente derrota para el establishment político. Este dramático resultado plantea muchas preguntas sobre la estrategia política necesaria para derrotar a Trump y la agenda derechista, pero en términos más generales sobre cómo crear una fuerza política que sirva a los intereses de los trabajadores y no a la élite corporativa.

Ocasio-Cortez organizó la campaña presidencial de Bernie Sanders en 2016, y en su propia campaña se mantuvo en una plataforma similar que incluye Medicare para todos, educación superior gratuita, sacar al dinero corporativo de la política, reforma migratoria, reforma de la justicia penal (incluido el cierre de prisiones), solidaridad con Puerto Rico, y más. En las últimas semanas de su campaña, su postura prominente contra la odiosa política de Trump de separar a las familias de refugiados y su apoyo al llamado a abolir la política del  ICE (Servicio de Inmigración y Aduanas) jugó un papel clave para impulsarla a la victoria.

Protestas contra las leyes migratorias de Trump

The New York Times describió este resultado en las primarias demócratas para el Congreso como “la pérdida más significativa para un titular demócrata en más de una década, y que repercutirá en todo el partido y el país” (26/06/2018).

Crowley es el presidente del Partido Demócrata de Queens y el cuarto demócrata más fuerte de la Cámara. Fue visto como el reemplazo principal de Nancy Pelosi como Presidenta de la Cámara si los demócratas volvían a tomar la cámara en noviembre. Esta derrota no le pertenece únicamente a él, sino también al establishment político en general y al establishment demócrata en particular; a las grandes empresas, especialmente a aquellas que intervinieron con fuerza con su dinero y apoyo para Crowley; y a los principales medios de comunicación que se mantuvieron sólidamente detrás del titular con la esperanza de detener el desafío al dominio corporativo de la política. Igualmente importante, esta es una gran lección para aquellos de la izquierda que apoyaron escandalosamente a Crowley, particularmente al liderazgo de muchos sindicatos locales y del Partido de las Familias Trabajadoras (pequeño partido creado en 1998 en base a algunos sindicatos y organizaciones comunitarias).

Socialist Alternative se enorgullece de haber trabajado con la campaña Ocasio-Cortez para derrotar a Crowley y sus partidarios corruptos. Esta victoria ha inspirado a la gente trabajadora e impulsará a otros candidatos insurgentes como Cynthia Nixon (que compite contra el Gobernador del 1%, Andrew Cuomo), que apoyó a Ocasio-Cortez, y Julia Salazar, que se postulará para el Senado estatal en Brooklyn. Salazar, quien también es miembro de los Socialistas Democráticos de América, ha visto un aumento instantáneo en sus donaciones.

Este resultado produjo escalofríos a todos los demócratas corporativos del país. Pero el establishment lo verá como una fuerte advertencia, y tienen una variedad de herramientas para contra atacar. Necesitamos tomar urgentemente medidas para preparar a las fuerzas de izquierda y socialistas y usar esta victoria como una plataforma de lanzamiento  no solo para  dar más golpes electorales al establishment,  sino también para construir un movimiento vibrante y bien organizado desde abajo para ganar las demandas que Ocasio-Cortez y Cynthia Nixon han planteado en campaña.

Si Ocasio-Cortez se mueve expeditamente para ampliar y unir a su amplia y creciente capa de seguidores, esto daría un gran impulso al movimiento socialista emergente en la ciudad de Nueva York y en los Estados Unidos,  con anclajes de poder en barrios y lugares de trabajo de la clase trabajadora a nivel nacional que podrían servir para unificar y dar voz a  movimientos sociales empoderados. Inmediatamente Ocasio-Cortez y Nixon deben convocar reuniones masivas en toda la ciudad de Nueva York para discutir cómo intensificar la lucha por Medicare para todos, un salario mínimo federal de $ 15 dolares la hora, educación superior gratuita, poner fin a la criminalización de los  inmigrantes y abolir el ICE, así como terminar con el  encarcelamiento masivo.

Una etapa nacional

La impresionante victoria de Ocasio-Cortez la ha llevado al centro de atención nacional. A excepción de un retador independiente repentino en julio, lo cual es poco probable, seguramente ganará las elecciones generales e ingresará al Congreso el próximo año como líder de alto perfil de una izquierda socialista reactivada.

Los líderes del establishment  del Partido Demócrata como Nancy Pelosi han tratado de minimizar el significado de su victoria. Pero para millones de personas en los Estados Unidos su victoria creará esperanzas de que se puede ganar un cambio progresivo y de que los demócratas pueden empujarse más hacia la izquierda.

Como Alternativa Socialista hemos argumentado consistentemente que las divisiones agudas entre la base del Partido Demócrata y el ala corporativa dominante de la dirección  reflejan la profunda crisis social del capitalismo, la pérdida de fe en sus instituciones y la ira creciente entre la clase trabajadora y los jóvenes personas contra la  desigualdad es cada vez mayor. Creemos que el único camino a seguir es un nuevo partido que represente los intereses de los trabajadores y los pobres. Siempre hemos instado a Bernie Sanders, como la figura de izquierda más prominente del país, a ayudar a lanzar este partido, y hace dos años hicimos circular una petición que reunió más de 120,000 firmas que exigían que Bernie siguiera su campaña hasta las elecciones de noviembre. Los trabajadores pagaron un precio enorme en las elecciones presidenciales de 2016 por permitir que Hillary Clinton fuera el único candidato importante que enfrentara el populismo de derecha de Trump.

Pero también reconocemos la realidad de que, a pesar de la furia de los partidarios de Sanders en las primarias democráticas manipuladas, la energía dominante de la izquierda en el momento actual sigue siendo la reforma de los demócratas. La victoria de Ocasio-Cortez en la primaria, reforzará esto.

Pero incluso dentro del marco del Partido Demócrata se podría hacer mucho más para emprender una lucha política decisiva contra el liderazgo corporativo. Sanders, Nuestra Revolución (Organización creada por ex candidato) y Demócratas por la  Justicia, quienes apoyaron a Ocasio-Cortez, debieron haber pasado los últimos 18 meses construyendo y liderando el movimiento en las calles contra Trump y la agenda derechista, y deberían haber construido una organización de membresía democrática masiva. El propio Sanders está mejor posicionado que nadie para exigir el tipo de lucha masiva activa y sostenida desde abajo que se necesita. Si bien Nuestra Revolución ha logrado algunas victorias en las elecciones primarias, la izquierda podría haber lanzado al Congreso a muchos más candidatos antisistema y pro-trabajadores en torno a un programa de lucha y con una fuerza organizada a sus espaldas.

¿Una oposición de izquierda?

Ocasio-Cortez ha dicho en entrevistas que puede comenzar un nuevo caucus en el Congreso. La formación de incluso un pequeño grupo en el Congreso que rechace el dinero de las empresas y luche por políticas audaces sería, sin duda, un cambio bienvenido en la política de los Estados Unidos, si es que realmente sucede. Millones esperarían que se hicieran responsable del liderazgo del Partido Demócrata. Sin embargo, si Ocasio-Cortez y otros están seriamente preparados para luchar por los intereses de los trabajadores, necesitarán una estrategia para hacer frente a la feroz resistencia de los líderes del establishment de los Republicanos y el Partido Demócrata, junto con las grandes empresas.

Las presiones del cargo elegido son reales. El Congreso es un entorno hostil que puede aislar a los representantes genuinos de la clase trabajadora y rodearlos de políticos sucios y mentirosos y cabilderos fanáticos. Desafortunadamente, hay demasiados ejemplos en la historia de los políticos progresistas elegidos sobre la base de políticas audaces a favor de los trabajadores, pero que se adaptan y se agotan bajo las presiones del cargo.

Compañeras y compañeros de Socialist Alternative , movilizándose por un salario de 15 dólares la hora

Para enfrentar a las grandes empresas y al ala derecha, así como a la dirección corporativa del Partido Demócrata, Ocasio-Cortez tendrá que contar con el movimiento de personas trabajadoras fuera del Congreso. Este es el enfoque adoptado por Kshama Sawant y  Alternativa Socialista en Seattle. Cuando Sawant fue elegida en 2013 por primera vez en el Concejo Municipal de Seattle como una socialista independiente en una campaña que se centró en el llamado a un salario mínimo de $ 15 dólares por hora, ni un solo miembro del consejo apoyó la campaña. Ayudamos a lanzar 15 Ahora como una organización en la que cualquiera podía unirse y el movimiento decidió democráticamente hacer campaña para una iniciativa electoral si el ayuntamiento de la ciudad no cumplía. Dentro de los seis meses posteriores a la toma de posesión de Sawant, Seattle se convirtió en la primera ciudad importante en establecer un camino hacia los $ 15 dólares por hora.

Con una presunta congresista como su miembro de más alto perfil, DSA ahora tiene el potencial de movilizar apoyo nacional detrás de Ocasio-Cortez y otros candidatos socialistas que toman posesión del cargo -como los tres miembros del DSA que recientemente ganaron primarias para la oficina estatal en Pensilvania- y construir un movimiento más amplio para luchar por un programa radical pro-clase trabajadora.

Una forma fundamental para que un representante de la clase trabajadora siga siendo responsable ante las personas que representan es solo tomar el salario promedio de los trabajadores. El salario de un congresista es de $ 174,000 dólares, sin incluir los beneficios como el seguro de salud. Esto coloca a los representantes públicos muy por encima de la mayoría de las personas a las que representan, especialmente en un área abrumadoramente de clase trabajadora e inmigrante como el 14 ° Distrito de Nueva York. Este cambio en el nivel de vida significa que los representantes públicos no sienten el mismo dolor que los trabajadores. No necesitan preocuparse por el alquiler, la atención médica y la educación. Por esa razón, Alternativa Socialista cree que cada representante de la clase trabajadora debe ganar el salario promedio de las personas que representan. El ingreso promedio en el Distrito 14 de Nueva York es de $ 53,000 dólares. Con el fin de tener los mismos niveles de vida que sus electores, instamos a Ocasio-Cortez a que solo reciba el ingreso medio, excluyendo los gastos relacionados con el trabajo. El resto del dinero debería ser donado nuevamente al movimiento.

Necesitamos una organización

Ocasio-Cortez llevó a cabo una fuerte campaña completamente independiente del dinero corporativo y los recursos del partido. Como dijo en su reunión pública con Socialist Alternative el mes pasado, su campaña fue un vehículo que ella y sus seguidores tuvieron que construir por sí mismos sin ayuda del Partido Demócrata. Como se muestra con la campaña de Bernie Sanders para presidente en 2016, con las campañas de Kshama Sawant en 2013 y 2015 para el Ayuntamiento de Seattle, y nuevamente con Ocasio-Cortez para el Congreso, los candidatos socialistas y de clase trabajadora pueden obtener un resultado sólido o incluso ganar, confiando solo en pequeñas donaciones de la gente trabajadora. Esto apunta hacia un bosquejo de un partido independiente de la clase trabajadora.

En nuestra opinión, un nuevo partido es tanto posible como necesario para derrotar al establishment capitalista y a los políticos de su propiedad. No estamos de acuerdo con aquellos que dicen que el Partido Demócrata puede transformarse. Como escribimos anteriormente, “convertir realmente a los demócratas en un ‘partido popular’ requeriría crear estructuras democráticas responsables ante los miembros, rechazar el dinero corporativo y construir activamente movimientos de masas para luchar por un cambio real para los trabajadores y los oprimidos. El liderazgo corporativo aprovecha cualquier oportunidad para desmovilizar movimientos genuinos y preferiría dividir o destruir a la parte antes que someterse a tal destino. Una estrategia mucho más realista es comenzar ahora a sembrar las semillas para un nuevo partido de masas de la clase trabajadora, utilizando campañas como la de Ocasio-Cortez como el primer paso “.

En la ciudad de Nueva York, hemos pedido a DSA que ayude a lanzar un nuevo partido socialista como una herramienta para construir movimientos y hacer que los candidatos socialistas y los representantes electos rindan cuentas. Después de la emocionante victoria de Ocasio-Cortez, es posible ir más allá y llamar a Ocasio-Cortez, Cynthia Nixon, el Partido de las Familias Trabajadoras, las Enfermeras Nacionales Unidas, DSA y otros para comenzar a discutir el lanzamiento de una nueva organización de membresía masiva que rechace el dinero corporativo, luche por un programa radical y levante candidatos contra el establishment del Partido Demócrata e independientemente de ellos.

Lucha por el socialismo

La oposición a las demandas progresistas y socialistas en el Partido Demócrata es solo una expresión de la clase que representa el liderazgo corporativo: la clase multimillonaria. El capitalismo se encuentra en una grave crisis, como lo demuestran la enorme disparidad de ingresos y la falta de sostenibilidad. Con el aumento de conflictos militares y guerras, inseguridad alimentaria, falta de agua potable y aire, crisis habitacionales, crisis ambiental y mayores ataques a la clase trabajadora, personas de color, mujeres, inmigrantes y personas LGBTQ, el capitalismo ha demostrado ser incapaz de satisfacer incluso las necesidades más básicas.

Los representantes socialistas deben usar sus posiciones como una plataforma para convocar a luchas masivas que van más allá de lo que es aceptable para este sistema y apuntan hacia la necesidad de una sociedad socialista.  Socialist Alternative (Alternativa Socialista) exige tomar posesión pública de las 500 principales corporaciones y gestionarlas democráticamente por los trabajadores y el público; luchamos por un planificación  socialista democrática de la economía, basado en los intereses de la abrumadora mayoría de las personas y el medio ambiente; por un Estados Unidos socialista y un mundo socialista.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here