Inicio Crisis económica mundial COVID-19 desencadena el tan esperado colapso económico

COVID-19 desencadena el tan esperado colapso económico

233
0
Compartir

Por Nicholas Wurst.

Grupo Socialista Independiente, Estados Unidos.

www.independentsocialistgroup.org

En Estados Unidos para millones de trabajadores, el 1 de abril de 2020 significó solicitar el desempleo, perder el seguro médico y tener que pagar el alquiler, mientras que las empresas de todas partes despedían a los trabajadores. Para millones más, tenemos que trabajar, sin la protección y las precauciones de seguridad apropiadas, para continuar produciendo y distribuyendo productos y servicios que, muy pronto, muchos no podrán permitirse.

A medida que la economía capitalista se hunde más en la recesión, el gobierno federal y los bancos centrales están produciendo billones de dólares que convenientemente no pudieron encontrar para aumentar el salario mínimo federal u otros beneficios sociales necesarios. Los billones de dólares que se están liberando durante la crisis de COVID-19 se están volcando en su mayoría en los bolsillos de los ricos y las corporaciones en un esfuerzo fallido por apuntalar el mercado de valores. Para aquellos de nosotros que realmente mantenemos la economía en marcha, y que producimos y compramos más del 70% de los bienes y servicios, tenemos un insultantes US$1,200 más de un mes después de que esta crisis comenzó! La masa de exenciones y la letra pequeña excluyeron a muchos de nosotros mientras que más de 43.000 millonarios recibirán un “estímulo” de un promedio de 1,6 millones de dólares cada uno!

COVID-19 expone la debilidad económica del capitalismo

Las debilidades de la economía de los Estados Unidos son anteriores a la pandemia y van desde cuestiones específicas en los EE.UU. hasta problemas fundamentales del sistema capitalista que no pueden ser resueltos.

Desde la crisis energética de los años 70, los dos principales partidos políticos capitalistas, los demócratas y los republicanos, han llevado a cabo un asalto neoliberal a los niveles de vida de la mayoría de los estadounidenses en un intento de aumentar masivamente las tasas de ganancias  de las empresas a expensas de los niveles de vida de los trabajadores y el medio ambiente. Estos ataques han llegado, en parte, en forma de desregulación de los principales sectores de la economía, atacando a los sindicatos y permitiendo que las empresas mantengan bajos los salarios y las prestaciones para aumentar sus márgenes de ganancia. La desregulación del sector financiero y los recortes masivos de impuestos para los millonarios y multimillonarios han llevado a enormes cantidades de riqueza acaparadas en cuentas bancarias: dinero que nunca será reinvertido o utilizado para financiar programas sociales. Los acuerdos de libre comercio han permitido a las corporaciones suprimir los salarios amenazando con enviar empleos al extranjero si los trabajadores americanos no aceptan salarios bajos. Incluso los salarios bajos y estancados no son suficientes para muchas corporaciones estadounidenses que subcontratan la fabricación y los servicios en una constante búsqueda alrededor del mundo de mano de obra más barata. Los programas sociales ganados por las luchas laborales en el siglo XX -aunque escasos en el mejor de los casos- se han enfrentado a recortes presupuestarios masivos y algunos incluso han sido subastados a empresas privadas que se benefician de los que necesitan programas sociales. Las pensiones y otras formas de compensación para los jubilados han sido demolidas. Todo esto ha resultado en un aumento del PIB del 79% desde 1980, sin embargo el 20% de los más pobres sólo ha visto aumentar sus ingresos en un 20%. El 1% superior ha visto sus ingresos explotar en un 420%. Desde enero de 2011, una familia del 90% inferior ha dado a cada miembro del 1% superior más de 100.000 dólares.

Los partidos republicano y demócrata, y las fuerzas corporativas que representan, han trabajado incansablemente en contra de las demandas de algún tipo de programa nacional de salud uniforme durante décadas, y han cortado los sistemas de hospitales en todo el país. Se han resistido a aumentar el salario mínimo a pesar del crecimiento masivo de la productividad y las ganancias corporativas. Se han negado a expandir la vivienda pública asequible o incluso a usar medidas de control de alquileres. Todas estas políticas, y más, han resultado en múltiples generaciones de trabajadores americanos que carecen de seguridad económica incluyendo la falta de acceso a la atención sanitaria básica. Antes de que el Coronavirus atacara, la mayoría de los americanos no tenían suficientes ahorros para cubrir un gasto de emergencia de $400 dólares, como un procedimiento médico, reparación de autos, reparación de casas, etc. Ahora el neoliberalismo está volviendo a casa a dormir, ya que la clase capitalista se enfrenta a una profunda recesión, apoyándose en una base de fuerza laboral y de consumo con decenas de millones reducidos a un salario digno.

Personas sin hogar duermen en un estacionamiento en Las Vegas, con espacios marcados para el distanciamiento social.

¿Cuál es la naturaleza de esta nueva recesión?

En los últimos años, varias debilidades han apuntado hacia una próxima recesión, incluyendo cantidades masivas de deuda corporativa, deuda de consumo, guerras comerciales, y la falta de una recuperación real de la “gran recesión” de 2007-2008. Esta falta de recuperación puede verse en la reducción del poder adquisitivo de la clase trabajadora debido al lento crecimiento de los salarios y a la continua inflación, especialmente en la atención sanitaria, la vivienda y la educación. Los millones de puestos de trabajo obtenidos desde la recesión han sido predominantemente de bajos salarios y a tiempo parcial, y el crecimiento de los puestos de trabajo disponibles ha sido ahora eliminado a través de despidos masivos. El desencadenante de esta recesión reside en que sectores enteros de la fuerza de trabajo pierden sus empleos o no pueden trabajar debido al cierre de empresas por motivos directos de salud y seguridad pública, o por la falta de demanda debido a las regulaciones de cuarentena.

Las empresas también están utilizando la crisis de COVID-19 para hacer recortes de personal en previsión de la reapertura con menos trabajadores. La magnitud de esta perturbación económica, ya que algunas estimaciones prevén que 49 millones de trabajadores quedarán desempleados, apunta a una recesión más profunda y prolongada que la crisis de 2007/2008, que tendrá efectos de gran alcance en todo el mundo.

Los marxistas han argumentado durante mucho tiempo que el trabajo realizado por la clase obrera crea todo el valor, y esta crisis actual sólo refuerza esa idea. Incluso los medios corporativos saludan a los “trabajadores esenciales”, incluyendo a los trabajadores de almacenes, entregas y supermercados que normalmente eran ridiculizados en los medios corporativos por su supuesta “falta de habilidades”. Los despidos y el desempleo generalizados están contribuyendo a una crisis tanto de la oferta como de la demanda. Por ejemplo, el lunes los precios del petróleo cayeron por debajo de 0 dólares, ya que la sobreproducción de petróleo se ha vuelto más extrema porque la demanda de gas y otros productos petrolíferos ha caído por el suelo. No hace falta decir que esto tendrá un impacto en todo el mundo. El colapso del mercado de valores se debe en última instancia al hecho de que secciones enteras de la economía están produciendo menos de lo que estaban, si es que todavía están produciendo. Los consejos de administración y los equipos de gestión de las empresas no cuentan para nada si los trabajadores no están en el trabajo. Con tantos de los que no trabajan y tampoco reciben cheques de pago, lo que se está produciendo no puede ser comprado en la misma escala que antes.

Esta es una excelente ilustración de uno de los problemas fundamentales del capitalismo. Todo el valor de la economía descansa en los trabajadores que producen bienes y servicios, como lo demuestra la situación actual. Sin embargo, después de la venta de los bienes, los ingresos se dividen de manera desigual entre los trabajadores (como salarios) y los patrones (como salarios corporativos, primas, dividendos de acciones y otras formas de ganancias). A medida que los salarios aumentan, las ganancias disminuyen; y a medida que los salarios caen o se estancan, las ganancias aumentan. Como clase, los trabajadores nunca podrán volver a comprar los bienes que producimos porque la mayor parte del valor que creamos se desvía hacia las ganancias. Esto significa que el consumo siempre irá a la zaga de la producción, dando lugar a la sobreproducción o el exceso de capacidad y productos no vendidos, servicios no utilizados.

En última instancia, la ganancia o plusvalía producida  es un agujero negro que absorbe el valor, incluyendo el poder adquisitivo, de la clase obrera. Este arreglo conduce a una tendencia de una clase obrera cada vez más empobrecida, cada vez menos capaz de comprar la totalidad de la cantidad o el valor de los bienes y servicios que producen como clase. Al mismo tiempo, la clase capitalista busca mantener sus ganancias fomentando el consumo, todo mientras acapara la riqueza que el trabajo de la clase obrera crea. A pesar de que los trabajadores están tratando de sobrevivir con el desempleo y el gobierno sólo nos está dando (a algunos de nosotros) 1.200 dólares, se espera que sigamos consumiendo como lo hacíamos antes. Basar una economía en el consumo y las ganancias lleva a crisis y booms cíclicos. Estas crisis, como la que estamos viviendo, podrían evitarse por completo si tuviéramos un sistema económico socialista.

Los lamentables cheques de ayuda son sólo una pequeña fracción de los salarios perdidos por los trabajadores sin trabajo, y la cadena de suministro depende de menos trabajadores para proporcionar productos y servicios para todos. Como resultado, Trump y el resto del gobierno, que una vez denunciaron el gasto social del gobierno como “limosnas” y “cosas gratis”, han empezado a soltar sumas míseras para tratar de mantener a flote a suficiente cantidad de la clase trabajadora durante la crisis. Varios niveles del gobierno han actuado para suspender los desalojos y han obligado a algunos hoteles, viviendas vacías y otras propiedades privadas a ser utilizadas como instalaciones médicas y viviendas para algunas personas sin techo. El gobierno incluso ha resucitado la legislación de tiempos de guerra que le da más poder para dirigir y coordinar la actividad de los sectores de la economía, especialmente en lo que respecta a la fabricación de equipos de protección personal. El hecho de verse obligados a dar pequeños pasos hacia una producción y distribución planificadas centralmente no es lo ideal para los partidos políticos capitalistas, ya que han pasado los últimos 10 años argumentando en contra de la creciente popularidad del “socialismo”.

Debemos tener claro que estas medidas no son suficientes, ni tampoco se asemejan al socialismo. Los partidos y la clase capitalista quieren minimizar las intrusiones en el sistema de libre mercado, y podemos estar seguros de que revertirán estas medidas y nos harán pagar la cuenta tan pronto como puedan. Les preocupa que si van demasiado lejos, revelarán que siempre ha habido la riqueza necesaria para resolver la pobreza, la falta de vivienda, la crisis ambiental, para proporcionar asistencia sanitaria, alimentos y un salario digno para todos; y que la cooperación, en lugar de la competencia, de los expertos técnicos de nuestra sociedad puede resolver incluso pandemias masivas.

Joe Biden y Donald Trump, líderes del Partido Demócrata y Republicano; respectivamente.

Los dos partidos capitalistas  (Republicano y Demócrata) y el capitalismo en general corren el peligro de tener que hacer frente a una larga recesión o depresión desde una posición de debilidad económica y política. Incluso antes de esta crisis, la recesión de 2007/2008 y la “recuperación” que dejó atrás a los trabajadores, la administración pro-gran empresa de Obama, el circo de las elecciones de 2016; y ahora la administración Trump y las elecciones de 2020 han revelado cómo funciona el sistema. Ambos partidos eran cada vez más impopulares, mientras la popularidad de las ideas socialistas iba en aumento.

Esta nueva recesión, desencadenada por la crisis de COVID-19, deja aún más claro que el capitalismo nunca podrá ofrecer buenos niveles de vida en tiempos normales, y seguirá dando lugar a crisis y a una preparación y respuestas inadecuadas a los desastres naturales y otros desafíos. En todo el país, Trump y otras fuerzas capitalistas están presionando para que se vuelva a trabajar el 1 de mayo, dispuestos a sacrificar vidas en un intento de evitar lo peor de la crisis económica y política.

 

Por un plan de los trabajadores para la crisis, y una economía planificada democráticamente para preparar el futuro!

Llamamos a una conferencia de sindicatos, organizaciones de izquierda y otros grupos progresistas de Estados Unidos para desarrollar un plan obrero para la crisis económica y adoptar métodos de lucha para ganarla. Esto debería incluir controles de precios de los bienes esenciales, congelación de alquileres e hipotecas, y un salario digno para los que sean despedidos del trabajo, así como trabajo garantizado y pago por riesgos para los trabajadores esenciales. También debería incluir una legislación que nacionalice la fabricación, reorientando la industria para producir Equipos de Protección Personal (EPP) y otros bienes necesarios. Debería facultar a los gobiernos locales para que asuman el control de las viviendas y habitaciones de hotel vacías para atender a los que no tienen hogar o están atrapados en situaciones abusivas debido a la cuarentena. También debería trabajar en pro de la nacionalización y centralización de los hospitales y las instalaciones de investigación médica para permitir una respuesta cooperativa y coordinada al brote de pandemia.

Los trabajadores de muchos sectores de la economía han intensificado su lucha contra los patrones durante la crisis, y sus huelgas y otras acciones en el lugar de trabajo han obtenido numerosas concesiones. Estas acciones militantes son el camino a seguir. Debemos hacer una huelga por lo que necesitamos.

Este tipo de medidas de emergencia deben hacerse permanentes mediante la aplicación de una economía planificada, en la que las principales empresas de los principales sectores de la economía sean nacionalizadas y dirigidas por órganos elegidos democráticamente e integrados por trabajadores, con el fin de ajustar la producción a las necesidades de todos, asegurando que los bienes y servicios se entreguen a todos, y no en función de las ganancias de unos pocos. La crisis actual ha demostrado que la economía de mercado no puede proporcionar lo que necesitamos. El desarrollo humano y la igualdad ya no deben ser frenados por un puñado de multimillonarios y su afán de lucro por encima de todo.

 

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here