Inicio Historia y Teoría China: La masacre de Tiananmen, 30 años después

China: La masacre de Tiananmen, 30 años después

197
1
Compartir

Clare Doyle.

Junio  de 2019.

Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT)

 

Días antes del 30º aniversario de la masacre, los días 3 y 4 de junio de 1989, de cientos, posiblemente miles, de manifestantes desarmados en la Plaza de Tiananmen, el Ministro de Defensa de China, el General Wei Fenghe, sostuvo que la represión estaba absolutamente justificada.

«Ese incidente», dijo en Singapur el 2 de junio, «fue una turbulencia política y el gobierno central tomó medidas para detener la turbulencia, que es una política correcta».

Los acontecimientos de mayo-junio de 1989 en China constituyen una ilustración dramática y horrorosa de lo que una camarilla gobernante hará para mantener su dominio y sus privilegios. Hace cuarenta años que Mao Tse Tung, a la cabeza del Ejército Popular, presidió la aniquilación del capitalismo y el latifundismo de ese vasto país, en lo que los marxistas describen como el segundo acontecimiento más grande de la historia mundial después de la Revolución Rusa. En 1989 un movimiento de masas se estaba desarrollando desde abajo y comenzaba a tomar la forma de una revolución política contra la dictadura maoísta.

Desde el principio, China había sido un estado obrero deformado, sin elementos de control obrero ni de democracia obrera que proporcionasen el oxígeno vital para desarrollar los elementos de un estado obrero democrático. Sin ella, como en la Unión Soviética tras el ascenso de Stalin, la camarilla gobernante zigzaguearía de una forma de dirigir la economía a otra: centralización, descentralización y vuelta. Esto incluyó el «Gran Salto Adelante» iniciado en 1958 y la infame «revolución cultural» de Mao en 1966, en la que perecieron cientos de miles de jóvenes y trabajadores talentosos.

En la primavera de 1989, trece años después de la muerte de Mao, los estudiantes, algunos inspirados por el «reformador» Hu Yaobang, comenzaron a desafiar a la élite gobernante bajo Deng Xiaoping. Sus demandas eran simples y modestas, como la libertad de prensa, la libertad de expresión, las elecciones libres, la libertad de organización, etc., pero desafiaron el control y los privilegios del llamado Partido Comunista que dirigía la «República Popular» de China.

 

Objetivos

Había, y sigue habiendo, opiniones divergentes sobre si los objetivos de las protestas eran avanzar hacia el capitalismo de mercado y la llamada democracia de los EE.UU. y otras grandes potencias o intentar tomar el control de la economía y del Estado en manos de representantes democráticamente elegidos del pueblo trabajador: una revolución política. Antes de finales de 1989, esa misma pregunta se planteó en toda la Unión Soviética y Europa Oriental.

Como en todos los movimientos revolucionarios, en China, en abril y mayo de ese año histórico, hubo una profusión de ideas y teorías sobre lo que se necesitaba. Lo que faltaba era un partido, incluso embrionario, con líderes que tuvieran una idea clara de cómo los trabajadores y los jóvenes podían canalizar esa energía revolucionaria hacia el derrocamiento del viejo régimen.

Como en Hungría en 1956 o en cualquier otro lugar, una revolución puede comenzar sin un partido revolucionario y recorrer nueve décimas partes del camino hacia la victoria. Los trabajadores y los jóvenes estaban dispuestos a luchar hasta el final, hasta el punto de sacrificar sus vidas. En estas condiciones, se puede construir rápidamente un partido revolucionario. Pero sin este, y sin organismos de lucha elegidos como los soviéticos, las situaciones más favorables pueden convertirse en lo contrario y puede producirse todo un período de reacción.

Cualesquiera que fueran los objetivos de los participantes en 1989, está claro que la erupción de un movimiento de masas en la capital y en pueblos y ciudades de toda China estaba amenazando el gobierno dictatorial de los burócratas del Partido en Pekín. Una señal segura de la naturaleza revolucionaria del levantamiento fue la participación de los estudiantes de las escuelas así como de los estudiantes universitarios. El viento de la revolución soplaba en las copas de los árboles.

Masivas manifestaciones en la Plaza de Tiananmen

The Guardián dice que millones de personas «incluyendo policías, jueces y oficiales navales» fueron atraídos, «motivados por la ira hacia la corrupción y la inflación, pero también por el hambre de reforma y libertad» (1 de junio de 2019). Una vez que los trabajadores comenzaron a prestar apoyo a las protestas estudiantiles y a tomar medidas, y las fuerzas del estado comenzaron a rechazar las órdenes, comenzó la represión asesina del levantamiento.

 

Huelgas

Tanto antes como después de la masacre de la Plaza de Tiananmen, hubo protestas masivas en cientos de ciudades de todo el país. Según documentos gubernamentales filtrados y recogidos en los «Documentos de Tananmen», se registraron protestas en 341 ciudades chinas entre abril y junio de 1989.

Wikipedia señala: «Después de la restauración del orden en Pekín el 4 de junio, continuaron las protestas de diversa magnitud en otras 80 ciudades chinas….En Shangai, los estudiantes marcharon por las calles el 5 de junio y levantaron controles de carretera en las principales vías de comunicación. Los trabajadores industriales se declararon en huelga general y también salieron a la calle; el tráfico ferroviario también fue bloqueado. El transporte público también fue suspendido e impidió que la gente llegara al trabajo». Las protestas en Shanghai continuaron durante más de una semana.

Las autoridades llevaron a cabo detenciones masivas. Vieron la amenaza de los trabajadores que actuaban como una amenaza para su futuro más que por la acción de los estudiantes; se informó de que «muchos» habían sido sumariamente juzgados y ejecutados. Los estudiantes y el personal universitario implicados fueron estigmatizados políticamente de forma permanente y muchos de ellos no volvieron a ser contratados.

Muchos países asiáticos guardaron silencio durante las protestas. El gobierno de la India no quiso poner en peligro las relaciones con China. Los gobiernos de Cuba, Checoslovaquia y Alemania Oriental, temiendo levantamientos similares en sus países, denunciaron las protestas. Estudiantes chinos se manifestaron en muchas ciudades de Europa, América, Oriente Medio y Asia.

Después de estos acontecimientos, la burocracia se movió en una dirección de restauración más pro-capitalista. Esto condujo a un capitalismo híbrido de estado. Es este régimen el que ha vuelto a tomar medidas drásticas contra todas las protestas y a ejercer una represión masiva.

 

Hoy

La economía china es hoy en día más de treinta veces mayor que en 1989. The Economist señala que a finales de los años 80, en términos nominales el comercio entre la Unión Soviética y Estados Unidos era de 2.000 millones de dólares al año. Ahora, el comercio entre Estados Unidos y China es de 2.000 millones de euros al día! En junio de 1989, el Presidente de los Estados Unidos, George H. W. Bush, escribió a Deng Xiaoping instándole a realizar esfuerzos conjuntos para garantizar que los «trágicos acontecimientos recientes» no perjudicaran las relaciones.

 

Hoy en día, General Motors vende más coches en China que en los Estados Unidos. China compite con EE.UU. en términos de superioridad económica y militar, pero The Economist señala el dilema de que las relaciones comerciales no están en cuarentena frente a «cuestiones difíciles sobre si los países son socios, rivales o enemigos». Philip Stevens en el Financial Times comentaba el 17 de mayo que China es vista en Estados Unidos «no sólo como un competidor económico peligroso sino como una amenaza existencial inminente. Pekín no tiene las mismas ambiciones ideológicas que la Unión Soviética, pero amenaza la primacía de EE.UU.».

Ma Jian, autor de un libro titulado ‘Beijing Coma’ y activista en 1989, escribe que, «A los pocos meses de la masacre de Tiananmen, los líderes mundiales se apresuraban a volver a Pekín para llegar a acuerdos, afirmando que la colaboración ayudaría a lograr el cambio», pero «Mientras el terror de Tiananmen se revive en los gulags del Tíbet y Xinjiang, los líderes occidentales estrechan la mano al Presidente Xi y miran para otro lado». (Guardian Review 1 de junio 2019).

Un editorial del mismo periódico habla de un «silencio que comenzó en casa» que se extendió internacionalmente sobre el millón de la etnia uigures y otros musulmanes encarcelados en campos de detención en Xinjiang y obligados a someterse a adoctrinamiento político». Comenta que «la construcción del gigantesco aparato de seguridad interna hace imposible un movimiento masivo como el de 1989″. Pero incluso este diario de la burguesía añade: ¡»Lo inesperado e inverosímil sucede»!

Los niveles de vida en China han mejorado indudablemente y las enormes industrias modernas se han desarrollado rápidamente. Pero el régimen de Xi Jinping es, en todo caso, más monolítico que los anteriores.

 

Capitalismo

Dentro de China no ha habido un desarrollo directo hacia el establecimiento de relaciones plenamente capitalistas. El colapso del estalinismo y el tratamiento capitalista de «terapia de choque» que sumió en la crisis a las economías de la antigua Unión Soviética a principios de los años 90 quedaron en manos de la burocracia china. Así también, probablemente, noticias del destino de los generales ‘comunistas’ que intentaron recuperar su poder en agosto de 1991 (¡y duró menos de tres días!).

Todavía hoy en día existe un gran elemento de propiedad estatal y control estatal en la ya masiva economía china. La prensa capitalista fuera del país todavía usa la misma frase que el CIT para describir la economía china – ¡una «especial del capitalismo de estado»! El Financial Times cita a analistas que sostienen que el partido «comunista» «controla las palancas con las que Trump sólo puede soñar». The Economist de mayo lamenta el hecho de que cualquier acuerdo comercial entre EE.UU. y China haga poco «para alejar el modelo de China del capitalismo de estado». Sus vastos subsidios para los productores sobrevivirán».

Xi Jinpeng es un dictador y parte de una élite muy rica. Pero sigue utilizando la fraseología marxista y maoísta para encubrir la autocracia, mientras reprime cruelmente a la oposición y a todos los derechos civiles y sindicales.

En un momento en que las relaciones económicas y políticas del mundo están en crisis y la austeridad y la superexplotación alcanzan nuevas profundidades, en casi todos los países pueden estallar explosiones de cólera desde abajo y adquirir dimensiones inesperadas. El régimen chino sabe muy bien que las lecciones extraídas del pasado pueden conducir a desafíos más exitosos para su poder en el futuro. Esto es lo que hay detrás de su omnipresente censura de todos los medios de comunicación y de la prohibición total de cualquier mención de la fecha del 3 de junio.

El CIT tiene que esforzarse por llegar a capas cada vez más amplias de trabajadores y jóvenes en China y en toda Asia a fin de construir las fuerzas necesarias para obtener victorias reales y duraderas en el camino hacia el establecimiento de un mundo socialista.

 

 

Plaza Tiananmen 1989: La contrarrevolución aplasta al movimiento democrático chino – Trabajadores y estudiantes oponen una resistencia heroica

 

Los días 3 y 4 de junio de 1989, Deng Xiaoping y otros ancianos dirigentes del llamado partido «comunista» de China ordenaron a 200.000 soldados que aplastaran un movimiento de trabajadores y estudiantes de dos meses de duración contra el gobierno burocrático y a favor de la democracia obrera. Al menos 1.000 personas fueron asesinadas en el centro de Beijing y 40.000 arrestadas en las semanas siguientes.

A continuación, reimprimimos un extracto de la editorial de Militant en Inglaterra (el precursor de The Socialist) escrito en su momento:

Miles de personas han sido arrestadas y encarceladas. Miles más se han escondido. Líderes estudiantiles y obreros han sido acorralados, incluyendo a los fundadores de la organización sindical autónoma.

Represión brutal contra los manifestantes

Se han establecido líneas telefónicas directas para los informantes. Todos los días los prisioneros desfilan en la televisión, encadenados y obviamente golpeados, para crear una atmósfera de miedo y desesperación.

En un verdadero estilo burocrático, Deng Xiaoping, Li Peng y sus secuaces están denunciando a sus oponentes como «contrarrevolucionarios». Extraños contrarrevolucionarios que cantaban la Internacional mientras los tanques se estrellaban contra ellos en la Plaza de Tiananmen!

Los de línea dura están reviviendo el lenguaje estalinista de la llamada Revolución Cultural, durante la cual el propio Deng fue denunciado como contrarrevolucionario y purgado por la facción maoísta.

Según la vieja guardia, el movimiento contra ellos era un complot liderado por «un número muy pequeño de gamberros políticos y malhechores».

Al igual que en la Revolución Cultural, los líderes también señalan la «mano negra» del imperialismo estadounidense, y están tratando de incitar a la xenofobia y el odio hacia los extranjeros, para reforzar su régimen. Sin embargo, día tras día, el `pequeño grupo de hooligans’ contaba con cientos de miles en la Plaza de Tiananmen.

Una ola tan poderosa de oposición sólo puede surgir de profundas raíces sociales.

Fue desencadenada por la acción audaz de los estudiantes. Pero el movimiento, que atrajo a amplios sectores de los trabajadores y otros estratos, fue estimulado por la aceleración de la inflación y el desempleo, la creciente desigualdad entre una élite próspera y la mayoría de los trabajadores y campesinos; además de la corrupción desenfrenada entre los gerentes y los jefes de los partidos.

La protesta expresaba un profundo odio a la burocracia. La sangrienta represión del 4 de junio no evocó ninguna celebración de un pueblo salvado de la «contrarrevolución». Por el contrario, la masacre provocó protestas y enfrentamientos masivos en toda China.

Durante toda una semana, 15 grandes ciudades fueron convulsionadas por manifestaciones masivas, un bloqueo de carreteras y ferrocarriles, extensas huelgas y enfrentamientos con la policía y el ejército, con la virtual parálisis de los principales centros industriales.

Paso a paso el régimen ha tomado medidas drásticas. Sin embargo, en Shangai, el mayor centro industrial del país, donde ha habido un movimiento extraordinario de estudiantes y trabajadores, el alcalde ha sido hasta ahora muy cauteloso a la hora de llevar a cabo la represión, aunque no descarta medidas más drásticas, ya que el movimiento se debilita.

 

Los de línea dura están ahora firmemente de vuelta en posición de mando. Están pisoteando el movimiento de masas con botas de acero. Esta es su venganza contra un movimiento que sacudió a la burocracia hasta su podrido núcleo.

Desde el principio, la burocracia estaba dividida. Los comandantes del 38º Ejército con base en Beijing se negaron a actuar contra los estudiantes y los trabajadores. Durante dos semanas, a puerta cerrada, Deng, Li y la vieja guardia libraron una amarga lucha por el control de las palancas clave del aparato estatal y del ejército. Estaban suspendidos en el aire, impotentes para hacer cumplir su mandato.

El llamado de los estudiantes a la democracia y el fin de la burocracia y la corrupción atrajo a cientos de miles de trabajadores a las calles. Incluso sectores de la burocracia y miembros del partido [comunista] se vieron afectados. Cuando el ejército se movilizó por primera vez contra ellos, las barricadas humanas fraternizaron con los soldados y el ejército se quebró, y muchos soldados se despojaron de sus uniformes y algunos entregaron sus armas.

Si los estudiantes y los trabajadores hubieran organizado comités de obreros, soldados y estudiantes y campesinos… para el derrocamiento de la burocracia y la introducción de la democracia obrera, el ejército podría haberse dividido de arriba abajo.

Las secciones decisivas podrían haber sido ganadas a los trabajadores. Todas las condiciones estaban ahí, aparte de un programa marxista claro, para el derrocamiento de la burocracia. Pero como en todas las situaciones revolucionarias, el movimiento llegó al punto de derrocar a la burocracia, con el poder en manos de los trabajadores, o a una contrarrevolución sangrienta, con la burocracia restableciendo su dominio por medio de la represión. Sin la victoria decisiva de las tropas, la mayoría de los comandantes militares, frente a un desafío al gobierno de la burocracia, se alinearon con los de línea dura. …

Los partidarios de la línea dura están estrechando su control sobre el régimen y sobre la sociedad. El jefe del aparato de seguridad, Qiao Shi, parece ser una figura clave en la nueva dirección.

Deng, una vez aclamado como el gran reformador, ha abandonado las reformas y a sus aliados reformistas como Zhao Ziyang, que ha desaparecido. Zhao y el ala reformista de la burocracia pueden haber favorecido una mayor liberalización económica y una relajación del control político dentro del partido y del Estado. Pero su posición se vio fatalmente socavada por el caos económico resultante de sus políticas de reforma.

 

Más represión

Significativamente, la primera aparición de Deng en televisión fue con los generales, «la gran muralla de hierro del Estado», agradeciéndoles con gratitud por su éxito en la supresión de la ‘contrarrevolución’.

Pero de la misma manera, los generales se han acercado al centro del poder. Los burócratas militares querrán tener voz y voto en la administración del estado. Las facciones dentro del ejército se verán envueltas en nuevas luchas dentro de la dirección que inevitablemente estallarán de nuevo en el futuro. … Su única política ahora es la represión, la represión y más represión.

Pero la economía está en crisis, a pesar del rápido crecimiento del período reciente. Las reformas, que abrieron la puerta a las empresas extranjeras y liberaron un elemento de la empresa privada en el campo, han producido una inflación de más del 35%, escasez de productos alimenticios básicos y desempleo masivo….

Aunque Deng sigue diciendo que la política de reforma continuará, en realidad habrá un período de re-centralización. Habrá una nueva centralización y se pondrán trabas a la empresa privada, en un esfuerzo desesperado por controlar la inflación y reducir el desempleo.

Pero esto a su vez producirá nuevos problemas. En condiciones modernas, el sector industrial no puede desarrollarse de forma aislada, sin la importación de tecnología y productos especializados del mercado mundial. Por otra parte, los recortes a la inversión extranjera socavarían el desarrollo que ha tenido lugar recientemente, especialmente en los centros industriales de la costa este….

Pero las inevitables contradicciones producirán tarde o temprano otro zig-zag, cuando la burocracia, con nuevos líderes en primer plano, se tambalee en la otra dirección….

 

Testimonio en China: Los acontecimientos en la Plaza de Tiananmen de mayo-junio de 1989.

*Por Steve Jolly.

Testigo presencial de la masacre

En vísperas de la sangrienta masacre del 3-4 de junio de 1989 en la Plaza de Tiananmen, Steve Jolly, testigo y participante en los acontecimientos de abril-junio en China (que entonces estaba de visita desde Australia), fue invitado a hablar sobre la formación del sindicato autónomo de Pekín.

 

Debido a los arrestos previos de un número de activistas obreros, la reunión fue cambiada a la Plaza de Tiananmen y Steve terminó hablando en una reunión de 500,000 personas!

«Expresé la solidaridad de los trabajadores y estudiantes de Gran Bretaña… con el movimiento en China y cómo habían capturado la imaginación de los trabajadores, estudiantes y campesinos internacionalmente.

«Dije: ‘Te están llamando contrarrevolucionario y pro-capitalista. Pero cualquier gobierno que se autodenomine comunista, que arreste a los líderes sindicales y que se oponga a los derechos democráticos no es un verdadero gobierno comunista: ustedes son los verdaderos comunistas, ustedes son los que llevan la bandera de la revolución, no este gobierno».

Más tarde, Steve relata los momentos en que el régimen de Deng Xiaoping lanzó su contrarrevolución.

Durante el transcurso del día [3 de junio] 3.000 soldados se trasladaron a uno de los edificios junto a la plaza de Tiananmen…».

«Los obreros y estudiantes estaban tan seguros de que podían persuadir al 27º ejército para que no se moviera en su contra. Pero a medianoche empezó todo. Llegaron primero con gas lacrimógeno, seguidos por tropas con porras eléctricas. Después de eso fueron las tropas a pie, luego los tanques y los vehículos de transporte de tropas del ejército.

«Los estudiantes iluminaron las barricadas por toda la ciudad y tuvieron batallas callejeras. Pero como no se habían armado y se habían negado en ocasiones anteriores a tomar las armas de los soldados que se las habían ofrecido, sufrieron las consecuencias». (Militant 16/6/89)

  • Testimonio ocular en China, Los eventos en la Plaza de Tiananmen Mayo-Junio de 1989′, por Steve Jolly, está incorporado en ‘Tiananmen 1989 – Seven Weeks that Shook the World’ compilado por chinaworker.info

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here