Inicio Formación Política La sorprendente relevancia de la ‘Teoría de la Revolución Permanente’ de León...

La sorprendente relevancia de la ‘Teoría de la Revolución Permanente’ de León Trotsky

250
1
Compartir

Tony Saunois

Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

Los movimientos revolucionarios que sacuden Sudán y Argelia, y los levantamientos de masas en otras partes del mundo neocolonial, subrayan la relevancia de la ‘Teoría de la Revolución Permanente’ de León Trotsky. Este es particularmente el caso del movimiento obrero internacional y de los socialistas revolucionarios, y de las heroicas masas que luchan por un cambio fundamental en Argelia y Sudán, y en toda África, Asia y América Latina.

La devastadora crisis económica y social en Asia, África y América Latina está produciendo convulsiones sociales y devastando las vidas de millones de personas.

La matanza de millones de personas en guerras en Oriente Medio y África, las consecuencias directas de la intervención de las potencias imperialistas, junto con las miserables condiciones económicas, es la realidad de la vida sobre la base del capitalismo y el latifundismo en estos países. Para millones de personas, el capitalismo significa «horror sin fin».

Rebeliones en Sudán y Argelia

Sin embargo, la cuestión crucial a la que se enfrentan las masas es cómo ponerle fin. Al dar una respuesta en los países del mundo neocolonial, la «teoría de la revolución permanente» de Trotsky proporciona la clave para entender las fuerzas de clase involucradas, y el programa y las tareas que enfrenta la clase obrera.

Tras los acontecimientos de la primera revolución rusa en 1905, Trotsky -que desempeñó un papel dirigente en la capital, San Petersburgo- pudo sacar conclusiones que anticiparon brillantemente las fuerzas de clase implicadas en el resultado victorioso de la revolución rusa en octubre de 1917. Rusia entonces, al igual que la India y otros países hoy, era un sistema semifeudal que significaba esclavitud para la masa de la población, que se veía obligada a subsistir en estrechas franjas de tierra. En los centros urbanos, que habían visto el rápido desarrollo de la industria, la clase obrera industrial era explotada y oprimida sin piedad.

En ese período, Rusia no había completado las revoluciones democrático-burguesas de países como Inglaterra, en el siglo XVI, y Francia, en el siglo XVIII. Las principales tareas históricas de estas revoluciones consistieron en la eliminación de las relaciones feudales y semifeudales sobre la tierra y la unificación del país en un Estado-nación.

El surgimiento de la clase obrera

Estos cambios en las relaciones sociales y económicas allanaron el camino para el eventual desarrollo de la industria y la clase obrera. Junto con estos acontecimientos, se introdujeron los derechos democráticos burgueses básicos, incluyendo el derecho al voto, la libertad de prensa y la elección de un parlamento, que por lo general se ganan como consecuencia de las amargas y largas luchas de las masas. Las tareas de la revolución democrático-burguesa, sin embargo, no fueron completadas por la clase dominante rusa, al igual que aún no han sido completadas plenamente en el mundo neocolonial de hoy.

En la era moderna del capitalismo y el imperialismo, las tareas de la revolución democrático-burguesa también están ligadas a la ruptura de la dominación del imperialismo. En el caso de Rusia en 1917, esto se centró particularmente en el imperialismo anglo-francés, que veía a Rusia como una virtual colonia en ese momento.

Los marxistas habían pensado que era más probable que la revolución socialista se llevara a cabo primero en los países capitalistas avanzados, dado el desarrollo de la industria moderna y una poderosa clase obrera industrial. La pregunta que se planteó en Rusia en 1917 fue: ¿qué pasaría si la revolución rompiera primero allí, y no en Alemania, Francia o Gran Bretaña, donde ya se había llevado a cabo la revolución democrático-burguesa?

La clase capitalista en el mundo neocolonial llegó a la escena de la historia demasiado tarde y estaba demasiado débil y atada al imperialismo para completar las tareas de la revolución burguesa.

El mismo problema se plantea hoy en día en todo el mundo neocolonial. Incluso en países como Argentina, donde no existen relaciones feudales con la tierra, la clase capitalista está atada al imperialismo y es incapaz de desempeñar un papel totalmente independiente.

En otros países, como la India, siguen existiendo relaciones territoriales capitalistas y feudales, e incluso la esclavitud. Esto se puede ver en Brasil, a pesar de tener una clase capitalista y algunos aspectos altamente desarrollados de la industria moderna. Como explicó Trotsky, se trata de un «desarrollo combinado y desigual», que incluye características de una economía capitalista moderna que coexisten, lado a lado, con elementos del feudalismo.

Las ideas de la revolución permanente son cruciales para la clase obrera en el mundo neocolonial. La clase capitalista anticipa el desarrollo de algunos países que combinan las características de una economía capitalista desarrollada con elementos de feudalismo y esclavitud. Sin embargo, a pesar del desarrollo de países como Brasil y la India, no se han liberado de la dominación de las principales potencias imperialistas. No han podido completar plenamente las tareas de la revolución democrático-burguesa. La masa de la población sigue nadando en un mar de miseria

El tan alabado desarrollo industrial de Brasil se ha invertido y se ha debilitado. Ahora depende más de las materias primas, que representan el 65% de sus exportaciones, que hace veinte años. La creciente globalización de la economía mundial ha unido a estos países, aún más, a las principales potencias imperialistas.

La fuerza de la clase obrera

Al mismo tiempo, la clase obrera es mucho más fuerte en todo el mundo neocolonial que cuando Trotsky desarrolló su teoría de la revolución permanente. Esto se refleja en la explosión de centros urbanos y ciudades. Por primera vez en la historia, más del 50% de la población mundial se concentraba en las ciudades en 2014. En África, más del 50% de la población vive en zonas urbanas, frente al 14,7% cuando se desarrollaron los movimientos independentistas en la década de 1950. En América Latina, cuatro quintas partes de la población viven actualmente en pueblos y ciudades. La misma tendencia se repite en Asia, con la explosión de pueblos y ciudades masivas. Estos están poblados por los pobres urbanos, una clase media cada vez más «proletarizada», y sectores potencialmente poderosos de la clase obrera, especialmente en países como México. Esto plantea la perspectiva de una lucha de clases colectiva.

En la Rusia prerrevolucionaria, todas las tendencias de la opinión socialista veían la tarea principal como la culminación de la revolución democrático-burguesa. Sin embargo, los mencheviques -socialistas reformistas de derecha- creían que la tarea de la clase obrera debía estar ligada a los encadenamientos del llamado ala liberal de la clase capitalista, a la que consideraban que desempeñaba el papel principal en la revolución. La clase obrera iba a ser el segundo violín.

Aunque Karl Marx y Friedrich Engels no habían desarrollado las ideas de la revolución permanente como Trotsky pudo hacerlo, en la década de 1850 habían acuñado el término «revolución permanente». Lo usaron como un medio para defender una estrategia para que la clase revolucionaria luchara por sus propios intereses de clase e independencia, y denunciaron enérgicamente el papel cobarde de la burguesía.

Los mencheviques veían la revolución como un asunto puramente ‘ruso nacional’. Estas ideas ‘mencheviques’ tienen eco en todo el mundo neocolonial actual. Ellos relegan la cuestión del socialismo a un futuro lejano y oscuro. En vez de eso, enfatizan primero la «revolución democrática», a la que seguirá un período de desarrollo capitalista y democracia. Los partidos estalinistas y otros de la izquierda se han hecho eco de estas ideas.

A menudo se ha añadido recientemente una nueva ‘etapa’: que es necesario derrotar primero al ‘capitalismo neoliberal’, y sólo entonces proceder a desarrollar un capitalismo más ‘humano’. En Bolivia, la idea de un período de «capitalismo andino» fue defendida por el presidente Evo Morales y otros, antes de que fuera posible comenzar a luchar por el socialismo.

Sin embargo, cuando se trata de promulgar una reforma agraria seria o reformas para la clase obrera, estas ideas siempre han chocado con los intereses de los capitalistas y los terratenientes. Estas clases están vinculadas entre sí; los terratenientes invierten en la industria y los capitalistas en la tierra. Ambos están intrínsecamente ligados al imperialismo a través de los bancos y las empresas multinacionales. Actuarán en sus propios intereses de clase contra los de la clase obrera y el campesinado. Esto se ha visto, una y otra vez, en toda Asia, África y América Latina. También fue una característica de la revolución española y de la guerra civil de los años treinta.

En la teoría de la revolución permanente, León Trotsky pudo anticipar brillantemente cómo se lograría la aparente contradicción de completar las tareas de la revolución democrático-burguesa cuando la burguesía era demasiado débil o cobarde para hacerlo. Su pronóstico se confirmaría en la revolución rusa de 1917.

Rusia 1917

En Rusia, surgió una fuerza recién desarrollada, que no estaba presente en las revoluciones burguesas inglesa y francesa: la clase obrera industrial. Trotsky señaló que la burguesía liberal estaba aterrorizada de que una lucha contra el zarismo y los fundamentos sociales en los que se apoyaba abriera las compuertas para la clase obrera, junto con el campesinado, especialmente los campesinos pobres. Pondrían sus propias demandas en la agenda de la revolución y esto los pondría en conflicto directo con el latifundismo y el capitalismo.

Mitin público durante la Revolución Rusa

Trotsky, junto con Lenin, argumentó que sólo una alianza de la clase obrera y el campesinado podía llevar a cabo la revolución democrático-burguesa. Lenin, sin embargo, expresó esto en su fórmula, «la dictadura democrática de la clase obrera y el campesinado». Esta fue una fórmula «algebraica» que dejó abierta la relación exacta entre la clase obrera y el campesinado, cuya insuficiencia Lenin aceptó más tarde.

Trotsky fue más allá y argumentó que el campesinado nunca había jugado un papel independiente. Por lo tanto, debe ser una de las dos clases principales, la clase obrera o la burguesía, la que dirigió la revolución.

Pero la clase capitalista liberal era incapaz de hacer esto, y por eso el papel recayó en la clase obrera. La clase obrera podría tomar el poder en las zonas urbanas con el apoyo de los campesinos de las zonas rurales.

Habiendo tomado el poder, las demandas de la clase obrera inevitablemente empujarían a la revolución más allá de las tareas de la revolución democrático-burguesa para abarcar las tareas de la revolución socialista. Para que esto tenga éxito, la revolución tendría que extenderse a los países capitalistas industrializados, en particular Alemania, Francia y Gran Bretaña.

Este pronóstico fue plenamente confirmado en los acontecimientos de la revolución rusa y la llegada al poder de la clase obrera en octubre de 1917. A esto le siguió una ola revolucionaria en Europa: Alemania 1918-23, Hungría 1919, Italia 1920 y la huelga general británica de 1926. Desafortunadamente, estos y otros movimientos revolucionarios fueron derrotados como resultado del lamentable papel de la dirección de los partidos socialdemócratas de masas, que los traicionaron. A esto se sumaron las debilidades y los errores de los jóvenes partidos comunistas que habían surgido.

Trotsky pudo formular sus ideas sobre el carácter de la revolución en Rusia a partir de la experiencia de la revolución de 1905 y la lucha de clases. También lo hizo en colaboración con uno de los teóricos marxistas alemanes de finales del siglo XIX, Alexander Israel Helphand, conocido como Parvus. A pesar de su posterior capitulación ante el imperialismo alemán – ¡y su degeneración para convertirse en traficante de armas! – Trotsky reconoció su contribución para ayudar a desarrollar las ideas contenidas en la teoría de la revolución permanente.

Aunque Parvus había contribuido a la mayor parte de estas ideas, no llegó a las conclusiones previsoras de Trotsky. En un momento dado, Parvus pensó que la clase obrera rusa formaría un gobierno como el gobierno laborista reformista de Australia en ese momento. Trotsky planteó la necesidad de que la clase obrera promulgara las medidas de la revolución socialista, como preludio de la revolución socialista en los países capitalistas industrializados.

Las relaciones sociales y de clase en el mundo neocolonial de hoy son tales que, con poderosos partidos socialistas revolucionarios, la clase obrera puede llegar al poder y aplicar de nuevo, en la práctica, las ideas de la revolución permanente en condiciones mucho más favorables que las que existían en Rusia en 1917.

Venezuela: confirmación negativa de la revolución permanente

Los recientes acontecimientos en Venezuela han demostrado que cualquier gobierno que llegue al poder pero que no esté dispuesto a tomar las medidas necesarias para romper con el latifundismo, el capitalismo y enfrentar al imperialismo, estará cautivo de una reaccionaria clase dominante decidida a defender sus propios intereses. La catástrofe social y económica que se está desarrollando en Venezuela es una advertencia para todos los trabajadores y socialistas. En un sentido negativo, confirma las ideas de Trotsky: las consecuencias de no aplicar los métodos e ideas contenidos en la teoría de la revolución permanente.

revolución venezolana
Hugo Chavez durante un mitin público

Cuando Hugo Chávez llegó al poder en 1998, el 60% de las tierras agrícolas eran propiedad de menos del 1% de la población, mientras que el 5% de los terratenientes controlaban más del 75% de todas las tierras rurales. Desafortunadamente, el fracaso en erradicar el capitalismo y el latifundismo, y la ausencia de control y gestión democrática de los trabajadores, ha resultado en un retroceso de la mayoría de las reformas iniciales y de los logros obtenidos por la clase obrera durante la revolución que se desarrolló. Una crisis social y económica envuelve ahora al país.

Si se hubieran aplicado las ideas de Trotsky y se hubieran extinguido el capitalismo y el latifundismo, las tareas de la revolución socialista podrían haber comenzado a llevarse a cabo. Enlazándose con los movimientos revolucionarios de Bolivia y Ecuador, en ese momento, y si hubiera habido la introducción de un sistema genuino de control y gestión democrática de los trabajadores en Cuba, se podría haber formado una federación voluntaria, democrática y socialista de estos países. Esto podría haber actuado como un polo de atracción para las masas de toda América Latina y los Estados Unidos. Desafortunadamente, esta oportunidad se perdió debido a la incapacidad de la dirección del movimiento en estos países para entender y aplicar las ideas contenidas en la revolución permanente.

Un estudio de esta destacada contribución teórica de León Trotsky es una gran ayuda para ayudar a la clase obrera y a una nueva generación de socialistas revolucionarios. Una comprensión profunda de la importancia de las ideas y programas socialistas revolucionarios puede ser aplicada con éxito a las luchas que se desarrollan hoy en día en países como Sudán y Argelia, y en todos los continentes de Asia, África y América Latina.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here