Inicio Formación Política ¿Qué fue de la Revolución Rusa?

¿Qué fue de la Revolución Rusa?

164
0
Compartir

Prefacio

La Revolución Rusa tuvo lugar en octubre de 1917, inspirando revoluciones en toda Europa y el resto del mundo.

Durante 70 años el debate sobre qué tipo de sociedad se había establecido en Rusia se mantuvo entre los socialistas. A pesar del colapso de estos regímenes, el debate continúa – ¿cuál fue el significado de la Revolución Rusa? ¿Surge inevitablemente el estalinismo de cualquier intento de establecer una sociedad socialista?

Poster de propaganda soviética, ‘Proletarios de todos los países uníos!’ del artista Dmitry Moor en 1919.

Los socialistas publicaron una serie de artículos en 1999 para conmemorar el décimo aniversario de la caída del Muro de Berlín. Aquí un informe de testigos oculares sobre la caída del Muro de Berlín:

«La ruptura del Muro de Berlín en noviembre de 1989 ha llegado a ser vista como un momento decisivo en la historia del mundo.

No sólo anunció el colapso del régimen estalinista de Alemania Oriental, sino también el fin de la Unión Soviética y de los demás regímenes que se proclamaban falsamente como socialistas».

                                             The Socialist, 5 de noviembre de 1999.

 

También reproducimos aquí un informe de Rob Jones en Rusia, El ascenso y caída de la burocracia soviética, con una introducción de Jane James. Junto con ¿Qué pasó con Rusia?, de Pete Dickenson, estos artículos proporcionan un maravilloso trasfondo a los escritos de Trotsky, codirector con Lenin de la Revolución Rusa y líder de la oposición a la burocracia soviética, y los actualizan con el análisis sobre estos eventos.

 

El brillante En defensa de Octubre de Trotsky examina las causas de la revolución de octubre y demuestra su justificación histórica, a pesar de su subsecuente desaparición. Basado en un discurso que Trotsky pronunció en Copenhague en noviembre de 1932, En defensa de Octubre es una inspiradora y corta introducción a la Revolución Rusa vista desde una perspectiva marxista. Sin embargo, para 1937, el fracaso de la revolución española aisló aún más a la revolución rusa y llevó a una mayor consolidación del régimen contrarrevolucionario de Stalin. En Estalinismo y bolchevismo, escrito ese mismo año, Trotsky explica cómo el aislamiento en los países económicamente atrasados de la Unión Soviética llevó al inevitable derrocamiento de los genuinos ideales socialistas de la Revolución Rusa.

De hecho, la más detallada y exigente de las obras de Trotsky proporcionada aquí,  Las Lecciones de Octubre, escrita sólo poco después de la muerte de Lenin en 1924, emitió una seria advertencia a los obreros sobre los errores e insuficiencias de la camarilla que ya se estaba formando alrededor de Stalin. Oblicuamente saca lecciones del fracaso de la revolución alemana, «una situación revolucionaria perfectamente excepcional de importancia histórica mundial», debido en parte al fracaso de la dirección del propio Stalin, que dejó aislada a la revolución rusa.

 

Pero es el libro de Trotsky En defensa de Octubre el que más se recomienda al nuevo lector. Trotsky concluye esta notable explicación de las ideas del marxismo (tal como las desarrollaron Lenin y Trotsky) con las palabras:

«La tarea histórica de nuestra época consiste en reemplazar el juego incontrolado del mercado por una planificación razonable, en disciplinar las fuerzas de producción, obligándolas a trabajar juntas en armonía y a servir obedientemente a las necesidades de la humanidad».

                                                                                       [En Defensa de Octubre]

 

 

Introducción

Cuando el Muro de Berlín se derrumbó en 1989, el capitalismo se jactó de que el socialismo había fracasado, demostrando la superioridad del mercado.

Sin embargo, Rusia y Europa del Este no eran socialistas.  Fueron descritos como socialistas para convencer a los trabajadores de todo el mundo de que el socialismo era inviable.

 

Sin embargo, tampoco eran capitalistas. El capitalismo fue derrocado en Rusia en 1917 por la masa de obreros y campesinos, dirigidos por el Partido Bolchevique junto con  Lenin y Trotsky.

 

Las industrias fueron tomadas y dirigidas democráticamente por los trabajadores. El apoyo y el entusiasmo por la derrota del capitalismo y el comienzo de una sociedad socialista tuvo eco entre los trabajadores de todo el mundo.

 

Pero, ¿cómo regresó el capitalismo – con todas sus duras consecuencias?

La heroica dirección del Partido Bolchevique, que había llevado a la victoria de los trabajadores sobre los capitalistas, fue derrotada sin piedad en una contrarrevolución dirigida por Stalin. El poder fue arrebatado a los trabajadores – no por los capitalistas sino por la élite burocrática agrupada en torno a Stalin.

 

Esto sólo ocurrió debido al aislamiento del todavía económicamente atrasado estado soviético, después de que las revoluciones obreras en toda Europa – especialmente en Alemania – habían sido derrotadas.

León Trotsky y sus seguidores en la Oposición de Izquierda libraron una lucha masiva contra la burocratización del Partido Bolchevique y el estado soviético.

 

Economía planificada

Desafortunadamente, la masa de trabajadores en la Rusia soviética había sido abatida después de años de lucha revolucionaria y contrarrevolucionaria, junto con el horrendo atraso económico y social que había sido heredado del antiguo régimen zarista.

 

Lo que quedaba del estado obrero, sin embargo, era una economía planificada; una economía que no era propiedad de individuos privados para obtener ganancias como bajo el capitalismo, sino que era propiedad del estado.

 

El objetivo de Lenin y Trotsky era una economía planificada dirigida democráticamente por comités de trabajadores para el beneficio de todos.

Sin embargo, cuando Stalin y la burocracia tomaron el control, a los trabajadores no se les permitió ningún tipo de aportación sobre cómo se dirigía la economía o la sociedad.

 

A pesar de esta deformación de la economía planificada, Rusia progresó económicamente de un país atrasado a una superpotencia. Esto demuestra lo que podría ser posible si se planifica una economía.

 

Sin embargo, como a la mayoría se le impidió participar en la gestión de la economía, y la burocracia mantuvo el poder con métodos despiadados, estas ganancias se lograron con enormes costos humanos y materiales.

 

Cuando Trotsky analizó esta contrarrevolución dijo que o la clase obrera derrotaría a la burocracia y volvería a asumir el poder o el capitalismo derrotaría a la economía planificada. Los dos elementos se dieron en realidad.

 

Los trabajadores, enojados por el estilo de vida de la burocracia y el empeoramiento de sus condiciones de vida, participaron en levantamientos de masas para exigir democracia y una vida mejor.

 

Esto coincidió con la crisis de la economía planificada que había estado creciendo durante años.

 

Estancamiento

A partir de finales de la década de 1970, la economía se estancó y se redujo. Los métodos burocráticos no eran compatibles con la introducción de nuevas tecnologías y nuevas técnicas productivas.

 

La tarea que enfrentaba la clase obrera era arrebatar el poder a los burócratas y restablecer una sociedad socialista que manejara la economía planificada democráticamente.

 

Tales tareas requieren la existencia de un partido revolucionario, pero ni siquiera existían organizaciones obreras independientes.

 

Aunque inicialmente los levantamientos estaban dirigidos contra la burocracia y a favor de la democracia, la única alternativa que se ofrecía a las masas parecía ser la economía de mercado.

 

El marxismo y el socialismo se equipararon con años de opresión por parte de la casta gobernante. El Comité por una Internacional de los Trabajadores, del que formamos parte, levantó las consignas: «¡No a la burocracia! No a la nueva burguesía!» y «Democracia obrera y socialismo internacional».

 

Los levantamientos de los trabajadores en toda Rusia y Europa Oriental, y su potencial para establecer un socialismo genuino, asustaron tanto a los capitalistas del Oeste como a la burocracia de la Unión Soviética.

 

Estas luchas trajeron consigo el fin del estalinismo, y aunque resultaron en la restauración de la economía de mercado, los trabajadores ahora están luchando contra los horrores del capitalismo y una vez más lucharán por una sociedad socialista.

(Extraído de “Ten years after the collapse of the Berlin Wall», por Jane James, The Socialist, 1 October 1999)

LEER  PRÓXIMO  CAPÍTULO  –  AUGE Y CAÍDA DE LA BUROCRACIA SOVIÉTICA

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here