Inicio Internacional Finlandia: El triunfalismo ante el Covid cubre la traición de la austeridad

Finlandia: El triunfalismo ante el Covid cubre la traición de la austeridad

115
0
Compartir

[Imagen: La presidenta del Partido del Centro, Katri Kulmuni, que renunció a su cargo de Ministra de Finanzas de Finlandia tras las acusaciones de malversación de fondos públicos (Wikimedia/CC)]


por Edmund Schluessel, CIT Finlandia

Los socialdemócratas gobernantes de Finlandia están en la cima de las encuestas mientras el país emerge de la primera ola de coronavirus, no intacto, pero mucho menos afectado que sus vecinos, Suecia y Rusia. Los socialdemócratas y sus socios en el gobierno, especialmente el segundo socio de coalición, el Partido del Centro, están aprovechando la oportunidad para impulsar una agenda de recortes que perjudicará a los más vulnerables a una segunda ola de brotes.

Los socialdemócratas lograron una estrecha victoria de un escaño en las elecciones de 2019, en gran parte gracias a la promesa de un aumento de 100 euros/mes en la pensión estatal básica. El pasado domingo 14 de junio, el Primer Ministro Sanna Marín anunció que el Gobierno rompería esa promesa, alegando que el impacto de la crisis del coronavirus en la economía hacía imposible las propuestas de 2.000 millones de euros.

El anuncio se produjo pocos días después de que la ministra de finanzas y presidenta del Partido del Centro, Katri Kulmuni -que hizo su última declaración como ministra de finanzas tras su dimisión tras las acusaciones de malversación de fondos públicos- anunciara una revisión para aumentar la edad de jubilación de Finlandia. La edad de jubilación para las personas nacidas en 1995 o más tarde, ya es de 68 años.

Estos dos cambios por sí solos representan un ataque a los pensionistas, que sufrieron de manera desproporcionada de la corona en Finlandia, como lo han hecho en Suecia y en otros lugares. El hecho de tener que trabajar más tiempo y estar en peor situación material hace que los ancianos sean más vulnerables a graves problemas de salud. El debilitamiento de los pensionistas por parte del gobierno se ve agravado por sus políticas hacia el sistema de salud.

La HUS, la junta médica del área de Helsinki, proyecta con una deuda de 200 millones de euros para el año 2020, habiendo proporcionado tratamiento gratuito para la mayoría de los casos de coronavirus en Finlandia. La HUS dice que tendrá que recortar los servicios cotidianos como las consultas médicas durante los próximos años para compensar la deuda. Dicen que tendrán que financiar gran parte del resto pidiendo a la ciudad de Helsinki un aumento de impuestos a tanto alzado, porque el gobierno central se niega a cubrir totalmente las deudas del sistema de salud.

“Sote” – privatización de la salud

En cambio, el gobierno sigue adelante con una nueva versión de “Sote”, el reajuste del sistema nacional de salud. Los dos gobiernos anteriores se derrumbaron por el fracaso de acordar el Sote y el último intento fracasó porque la propuesta del Partido del Centro fue declarada inconstitucional. Bajo el realineamiento de Sote, los pueblos de Finlandia perderían el control directo del sistema de salud a favor de autoridades regionales mal definidas, con espacio creado para que los proveedores privados se beneficien de la atención médica y presión para cerrar los hospitales locales.

El impacto sería probablemente similar al de los recortes de la asistencia sanitaria en el Reino Unido: tiempos de respuesta de emergencia más largos, menos acceso a servicios especializados y menos camas de hospital. Sin embargo, es la relativa abundancia de éstas lo que salvó a Finlandia del desastre total durante el brote – a diferencia de Suecia, donde los recortes sanitarios y la privatización han estado en marcha durante varios años, Finlandia no necesitó apresurarse a abrir nuevas camas de hospital ni a racionar el tratamiento. En lugar de aprender las lecciones del brote, el gobierno “de izquierda” de Finlandia está haciendo recortes, arriesgándose a obtener peores resultados la próxima vez por unos pocos centavos.

Mientras tanto, el acuerdo de los 15.000 millones de euros para los aviones de combate que ha estado pendiente del presupuesto finlandés durante años continuará a toda costa, según el gobierno.

La tacañería de Finlandia es internacional. Bajo el nuevo ministro de finanzas Matti Vanhanen -quien renunció en 2010 en medio de acusaciones de recibir fondos de campaña indebidamente de los lobbies de las grandes empresas- Finlandia se ha alineado con los “cuatro frugales” (Dinamarca, Austria, Suecia y los Países Bajos) en la lucha contra los rescates sin condiciones para los países de la UE más afectados por el coronavirus, España e Italia. En cambio, Finlandia insiste en que la asistencia financiera debe depender de la privatización y la desregulación, utilizando los poderes de la UE para hacer a España e Italia lo que la UE hizo a Grecia en el decenio de 2010.

Nosotros decimos:

Doblar la pensión estatal. Reajustar la edad de jubilación a 60 años.
Financiación pública completa y funcionamiento de la asistencia sanitaria, pagada por los impuestos sobre el patrimonio y los impuestos progresivos sobre la renta y las empresas.

¡Sin recortes, no hay privatización!
Cancelar los acuerdos con los aviones de combate y los barcos de guerra. Usar el dinero para ayudar a la clase obrera.
Apoyo integral a los ingresos de todos los trabajadores. Repartir el trabajo sin pérdida de salario. ¡Para una semana laboral de 28 horas y la creación de empleo para acabar con el desempleo!

Romper con la Unión Europea de los empresarios. Por una federación nórdica socialista como paso hacia una Europa y un mundo socialista!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here