Inicio Nacional “AFP Ladrones devuelvan la plata”

“AFP Ladrones devuelvan la plata”

799
0
Compartir

Patricio Guzmán S.

En una manifestación convocada por No + AFP un letrero que portaba una señora escrito por ella misma, simplemente decía: “AFP Ladrones devuelvan la plata”.

El Mercurio otra vez

Nuevamente El Mercurio se ha puesto a la cabeza de una ofensiva de los grandes grupos económicos y bancos para impedir que se apruebe la ley que nos permitiría retirar el 10% de nuestros fondos de las AFP. En un titular de este diario hoy 10 de julio de 2020 señala: “OCDE alerta que eventual retiro del 10% del ahorro previsional profundizará el problema del monto de las pensiones”

El titular de El Mercurio es una falacia, el impacto de este retiro sobre el grueso de nuestras pensiones no será significativo. Las pensiones son muy bajas y si se produce el retiro seguirán siendo muy malas, y eso será así mientras siga el sistema de capitalización individual de las AFP. Para mejorar las pensiones de verdad necesitamos recuperar la Seguridad Social y que la previsión esté basada en un sistema de reparto, solidario y con financiamiento tripartito de trabajadores, empresas y Estado.

De acuerdo con cifras oficiales tenemos cerca de 2 millones 300 mil cesantes, y probablemente muchos más si consideran los trabajadores por cuenta propia que no pueden trabajar por las medidas para frenar el contagio masivo del coronavirus.

Oponerse a que retiremos una parte de nuestros propios fondos es mezquino, especialmente cuando estamos en medio de una catástrofe económica cuyo fin no se avizora y tantas familias necesitan ese dinero que ahorraron para mantenerse por un tiempo.

Sobre endeudamiento

De acuerdo con el Banco Central los hogares tienen más del 75% de sus ingresos comprometidos en deudas.  En esta situación el gobierno acaba de vetar una ley para impedir el corte de los suministros básicos como luz, agua, y gas. En medio de una pandemia invernal en que higiene y calefacción son tan necesarios el veto del gobierno de Sebastián Piñera es francamente criminal.

La solución que nos ofrece el ejecutivo son bonos de $60 mil pesos, una caja de mercadería, y que la clase media se endeude. ¡Más deuda todavía! Parece que no son capaces del mínimo de empatía para comprender que las deudas tienen al borde de la desesperación a nuestro pueblo trabajador.

Estamos en una crisis mayor, comenzando una depresión económica, con cientos de miles de hogares con necesidades económicas serias, muchos de ellos en una situación francamente desesperada. El dinero ahorrado y depositado en las AFP nos puede permitir salir a flote al menos por un tiempo, y de paso dinamizar el consumo y las ventas minoristas.

El dinero es de los afiliados

El dinero es de los cotizantes como a las AFP y al Mercurio le gustaba repetir desde hace años, tratando de esta manera de contrarrestar la campaña NO + AFP e implicando implícitamente que alguien quería arrebatarles su dinero a los afiliados. Bueno, el dinero es nuestro y lo necesitamos ahora. Lo que la gente exige es su dinero, aunque el Senador Allamand haya dicho que “quieren que les regalen la plata”. 

Es intolerable que las grandes empresas y bancos que acceden a los mercados financieros pretendan quedarse con nuestro dinero ahora que lo necesitamos con desesperación en medio de la depresión económica.

Las pensiones del sistema de AFP son muy malas

La pensión promedio actual incluido el aporte previsional solidario es de $257.583, pero la mitad de la gente recibe menos de $169.712

En la mayoría de los casos retirar el 10% de los fondos previsionales en las AFP no tendrá ningún efecto en el monto de la pensión futura o tendrá un resultado marginal.

Si la pensión autofinanciada con el ahorro forzoso en la AFP no llega a la pensión mínima garantizada que ahora, según la edad, está entre $142.452 y $166.191, entonces da lo mismo cuanto sea el monto que el trabajador tenga acumulado. A condición que cumpla los requisitos para acceder al subsidio del Estado, como estar en el 60% de menores ingresos de la población.

En la crisis económica mundial de 2008 – 2009 los fondos de pensiones perdieron un tercio de todo lo acumulado. ¿Cuánto dinero de nuestros fondos desaparecerá en esta depresión? Lo razonable en estas circunstancias es retirar el dinero si se puede.

Sabemos que el retiro del 10% no es una solución definitiva a los problemas que enfrentamos los trabajadores producto de la depresión económica en la que estamos, pero tampoco son soluciones duraderas las ayudas del gobierno de Sebastián Piñera; la modesta caja de mercadería, el bono de 60 mil pesos, o la gran idea que los hogares se endeuden más todavía, simplemente son ridículas.

Hablemos de soluciones en serio

Esta depresión económica global que recién se inicia, nos obligará a replantearnos la sociedad y la economía en la que vamos a vivir. Si vamos a hablar de soluciones en serio, entonces:

Para mejorar las pensiones necesitamos recuperar la Seguridad Social en la previsión con un sistema de reparto, solidario y financiamiento tripartito de trabajadores, Estado y empresas.

Para mejorar las remuneraciones necesitamos terminar con la precariedad laboral empezando por poner fin al abuso con las boletas de honorarios, tenemos que establecer negociaciones colectivas eficaces empoderando sindicatos con control democrático de sus bases. Terminar con la dispersión sindical estableciendo el criterio de negociación del sindicato más representativo y negociaciones por rama económica.

Para contrarrestar la caída del empleo necesitamos un plan nacional de obras públicas, infraestructura, mejora de las conectividades, viviendas sociales y equipamiento en los barrios, hospitales, centros de atención primaria, complejos deportivos…  Un plan para frenar la destrucción del medio ambiente y promover las industrias de baja contaminación. En fin, planificar una economía discreta y respetuosa con el medio, la biodiversidad y los seres humanos.

Para disminuir la desigualdad social brutal de nuestro país tenemos que promover la propiedad social en la economía, nacionalizar las riquezas básicas y las grandes empresas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here