Inicio Nacional El movimiento social no ha sido derrotado

El movimiento social no ha sido derrotado

420
0
Compartir

Patricio Guzmán S.

Socialismo Revolucionario, CIT en Chile.

El levantamiento social de masas que comenzó en octubre de 2019 abrió una situación pre revolucionaria en Chile, cuestionando el modelo social y económico, junto con el régimen político que le da sustento. Ni las campañas de desinformación, la dura represión a un nivel que no se veía desde la dictadura, ni el frustrado intento de controlar la rebelión con los militares en las calles, pudieron poner fin a la rebelión. Recién la llegada del Covid-19 a nuestro país permitió al gobierno retomar el control parcial, y el movimiento social entró en reflujo.

Con el objeto de reconducir la crisis por canales institucionales y retomar el control, las elites dominantes habían consensuado un Acuerdo para una nueva Constitución que no pusiera en riesgo lo fundamental del capitalismo chileno. Cierto que sectores de la extrema derecha en el gobierno no se embarcaron en esto con mucha convicción e incluso luego llamaron a votar rechazo en el plebiscito del 25 de Octubre que era el primer paso del acuerdo, asustados que el proceso se pueda salir de control. Los que hicieron esto salieron trasquilados porque el 80% de los votantes aprobó elaborar una nueva nueva Constitución y terminar con la herencia de a dictadura cívico militar encabezada por Pinochet, validada luego por los sucesivos gobiernos de la Concertación.

Parece claro que la Convención Constitucional, en la que la derecha conservara el derecho a veto con un tercio de los delegados y con un plebiscito de salida de difícil aprobación, hará imposible la aprobación de una nueva Constitución avanzada, que garantice los derechos sociales y privilegie el bien común por sobre el derecho de propiedad.

El Movimiento de masas no ha sido derrotado

Sin embargo a pesar de los efectos de la pandemia, del reflujo y de la dura represión el rasgo central del periodo es que hasta ahora el movimiento de masas no ha sido derrotado. Está listo para retomar la iniciativas como demostró la reacción indignada tras el asesinato del joven malabarista Francisco Martínez por Carabineros en Panguipulli.

Lo central es no someternos a las instituciones y los acuerdos de la podrida casta política. Si relanzamos las iniciativas por fuera de las maniobras y sus instituciones descompuestas, fortaleciendo el poder popular desde las Asambleas Populares y la movilización, coordinamos estas iniciativas locales a nivel de las comunas, ciudades, regiones e incluso a nivel nacional podemos levantar un poder alternativo al de las elites burguesas, poner fin a los abusos e impedir la impunidad de los crímenes policiales, y levantar una nueva sociedad para terminar con el capitalismo y la injusticia social. Entendemos que aunque podamos tener voz en los temas que surjan de la Convención Constitucional, ese nunca será nuestro terreno privilegiado. Para nosotros que queremos transformar de verdad la sociedad, la salida como demostró el pueblo movilizado desde octubre de 2019, está en la movilización y la organización propia de jóvenes y trabajadores.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here