Inicio Internacional Día Internacional de la Mujer – La lucha de las mujeres en...

Día Internacional de la Mujer – La lucha de las mujeres en tiempos de covid, guerra y crisis capitalista

101
0
Compartir

Clare Doyle

Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

El Comité por una Internacional de los Trabajadores saluda de corazón a las mujeres trabajadoras y pobres de todos los países en el Día de la Solidaridad Internacional de la Mujer Trabajadora.

Este día especial en el calendario de los socialistas, establecido por los pioneros de nuestro movimiento, llega en un momento de crisis creciente a escala mundial. A la catastrófica incapacidad del capitalismo para controlar la mortal pandemia de Covid, le ha seguido una inflación galopante que golpea con más fuerza a los trabajadores y a los pobres. Ahora, el horror absoluto de la devastadora guerra en Ucrania.

El jueves 2 de marzo, Lyudmila, una profesora de 45 años, habló por teléfono con el CIT. Se encontraba en un sótano de Kharkiv, la segunda ciudad de Ucrania, asediada por las fuerzas rusas. Suplicaba ayuda y describía las condiciones de pesadilla a las que se enfrentaban ella y sus ancianos padres. En el sótano que compartían con otras 27 personas, no había servicios higiénicos y unos pocos trapos con los que limpiarse. Estaban aterrorizados y no sabían si sobrevivirían un día más.

A la mañana siguiente, el 3 de marzo, Lyudmila envió un mensaje de texto: «… Los proyectiles no dejan de llover sobre nosotros. Seguimos todos sentados en el sótano, sin mirar en general al exterior. Es realmente aterrador. Miles de personas en la estación. Todos tratan de huir. Pero primero hay que llegar a la estación, con un tiroteo constante.

«En las tiendas, ya no queda nada. Los voluntarios están trayendo pan. En las farmacias se han agotado los medicamentos para las personas con problemas de corazón. Da miedo incluso salir a la calle.

«Tiene que haber un alto el fuego y el fin de la guerra. Seguro que todavía hay palancas de influencia que se pueden mover contra esta locura. ¡Detengan esto, se los imploro! La gente pacífica está muriendo por nada. Les agradezco enormemente que piensen en nosotros».

El capitalismo significa guerra

Por supuesto, como socialistas, deploramos esta guerra. Exigimos su fin inmediato y la retirada de todas las fuerzas rusas. No apoyamos las máquinas de guerra y las alianzas militares construidas por los gobiernos capitalistas. Mientras despotrican contra los oligarcas rusos, ninguno de ellos se ha movido contra los riquísimos capitalistas de sus propios países.

Esta pesadilla llega en un momento en el que la vida de millones de personas en todo el mundo ha sido devastada por la pandemia de Covid. Los trabajadores y los agricultores pobres han sufrido dificultades cada vez mayores y la vida de las mujeres se ha vuelto insoportablemente dura. Sin embargo, los diez hombres más ricos del mundo han duplicado sus enormes fortunas. Deben cada dólar de su riqueza al trabajo de los trabajadores, en la tierra y en las fábricas.

Queremos el fin de la guerra y la explotación. Luchamos por organizar a los trabajadores y a los campesinos pobres en sindicatos y partidos que saquen a los bancos y a las grandes empresas de las manos privadas, en nuestros países y a nivel internacional. Estamos a favor de la propiedad pública y de la planificación democrática bajo el control y la gestión de los representantes elegidos.

Como siempre, durante las guerras, al igual que con las catástrofes naturales y la hambruna, son las mujeres con sus hijos las más vulnerables y constituyen la mayoría de los refugiados. Pero las mujeres también han estado en las calles de las ciudades asediadas de Ucrania, preparándose para luchar, con las armas en la mano. Se las ha visto apelando a los soldados rusos -muchos de ellos reclutas en bruto- para que se pasen a su lado.

Las mujeres rusas también sufren: las madres, tías y hermanas de los reclutas enviados a Ucrania. Temen no volver a verlos con vida. Muchas mujeres -jóvenes y mayores- se están uniendo a las protestas masivas en toda Rusia contra la guerra de Putin y piden cada vez más su dimisión. Todos los hogares de la clase trabajadora se ven afectados por la subida de los precios y la escasez de alimentos y combustible.

Finlandia

Los socialistas de la cercana Finlandia se han unido a las manifestaciones contra la guerra de Putin. Existe el temor de un ataque a través de la frontera común y un aumento del apoyo a la idea de unirse a la alianza militar capitalista, la OTAN.

Un corresponsal del CIT en Finlandia escribe: «La prensa de todo el mundo aclamó a los partidos del gobierno de Finlandia por estar todos dirigidos por mujeres. Pero el año 2021 demostró una vez más cómo estos líderes son, ante todo, fieles servidores de la clase dominante. Puede que el porcentaje de mujeres directivas haya aumentado, pero la diferencia salarial entre hombres y mujeres se ha mantenido en general.

«Durante los continuos bloqueos y restricciones a la actividad pública, el acoso a las mujeres y la violencia contra ellas ha vuelto a aumentar. La pérdida de puestos de trabajo también ha afectado en mayor medida a las mujeres, especialmente a las inmigrantes.

«El gobierno de la primera ministra Sanna Marin se ha apresurado a debatir la entrada de Finlandia en la alianza militar, la OTAN, mientras retrasa un año más cuestiones con fuerte apoyo popular. Entre ellos, la propuesta de ampliar la definición de violación (con el objetivo de defender a más mujeres de la violencia masculina) y la prometida reforma en relación con los derechos de las personas trans.

«Con el aumento del gasto militar, la aparente guerra del capitalismo finlandés contra las mujeres va a abrir un nuevo frente. Si el gobierno sigue un informe interpartidista de 2021, el papel de las mujeres en las fuerzas armadas finlandesas, en su mayoría conscriptas, va a aumentar sustancialmente.»

Asia

Mientras las manifestaciones callejeras contra la guerra en Ucrania se multiplican en todo el mundo, la tradición de las mujeres de la clase obrera de celebrar su día de solidaridad internacional y manifestarse el 8 de marzo no se ha perdido del todo.

Las fuerzas que rodean al CIT en Pakistán están comprometidas con la sindicalización de las trabajadoras de la salud y las empleadas domésticas o «Housemaids». Están organizando una marcha del Día Internacional de la Mujer -una iniciativa independiente del CIT de Sindh- con el CIT con banderas al frente de la marcha. Las reivindicaciones se elaboraron en una reunión celebrada el 5 de marzo entre las principales compañeras, en la que se debatieron todas las cuestiones que afectan a las mujeres trabajadoras y pobres y se elaboraron las reivindicaciones que se presentarán en la manifestación.

El CIT de Sri Lanka siempre ha considerado el 8 de marzo como una fecha importante en el calendario del movimiento obrero. Pero aquí, como en otros lugares, las fuertes restricciones a la actividad pública han limitado gravemente las actividades de campaña.

Srinath Perera, del Partido Socialista Unido, escribe: «Las mujeres de Sri Lanka son el sector de la sociedad más gravemente afectado en el período reciente bajo el impacto de la pandemia del Covid 19. Las que están empleadas en el extranjero, en Oriente Medio, las que trabajan en el sector de las plantaciones y las trabajadoras de la industria de la confección, que son las que sostienen la economía del país en un sentido muy real, han sido abandonadas por la inacción y la apatía del régimen y se han dejado explotar por empleadores sin escrúpulos.

Un gran número de trabajadoras en el extranjero, principalmente empleadas de hogar de familias ricas, han sido a menudo despedidas sumariamente por sus jefes al amparo de la pandemia. En los canales de televisión se emitieron muchos vídeos de muchas de esas mujeres llorando y suplicando al gobierno de Sri Lanka que las trajeran de vuelta a Sri Lanka sin demora. Como estas mujeres fueron desalojadas por sus empleadores, no tenían un refugio adecuado ni siquiera dinero suficiente para sus necesidades básicas. Algunas se vieron obligadas a mendigar en las calles e incluso a prostituirse. El régimen del presidente Gotabhaya Rajapaksha tardó mucho en conseguir su repatriación y sólo se vio obligado a actuar debido a la creciente indignación de la población.

Las trabajadoras de las plantaciones y de la industria de la confección también quedaron a merced de la explotación patronal. En las plantaciones, se les obligó a trabajar durante el apogeo de la pandemia sin que se les proporcionara ningún tipo de asistencia sanitaria ni se tomara ninguna precaución. Los trabajadores de la confección también se vieron obligados a ir a trabajar y las instalaciones sanitarias que se les proporcionaron fueron mínimas. Fue a partir de estos trabajadores que se propagó la segunda ola de Covid 19.

Al igual que en otras partes del mundo, durante la epidemia se hizo recaer sobre las mujeres gran parte de la carga adicional de las tareas domésticas. Como los hombres y los niños se quedaron en casa, las mujeres tuvieron que ocuparse del trabajo adicional relacionado con la cocina, el lavado, la limpieza y el cuidado de los niños. Al mismo tiempo, a medida que los nervios se crispaban, los informes policiales indican que tuvieron que soportar mayores niveles de violencia doméstica por parte de sus maridos y parejas.

En la India, como escribe Rashme Madhavan, «la condición de las mujeres trabajadoras siempre ha sido angustiosa. Este vasto país, con sus restos de régimen feudal, ha intentado sistemáticamente mantener a las mujeres en sus tareas tradicionales. Tienen que trabajar más duro en comparación con sus homólogos masculinos sólo para mantener lo que tienen – trabajo, posición.

La pandemia de Covid tuvo sus peores efectos en las condiciones de trabajo en todo el mundo. Como la Nueva Alternativa Socialista (sección india del CIT) ha denunciado una y otra vez, el régimen de Modi aprovechó la oportunidad para introducir cambios draconianos en el código laboral. Sin duda, empujó a las trabajadoras a una condición infrahumana. Un gran número de la enorme población de trabajadores en la India no está organizado y las mujeres en estos sectores han pagado el precio de la mala gestión del gobierno y la codicia capitalista.

El empeoramiento de las condiciones de trabajo, la crisis económica, la inflación, los recortes salariales, etc., han provocado que los niños se vean privados de servicios educativos, la mayoría de ellos niñas. Un estudio reciente muestra que, a lo largo de la pandemia, la mayoría de las adolescentes de los barrios marginales urbanos se han visto privadas de los servicios básicos de salud y educación. «Muchas no pueden permitirse asistir a las clases en línea, y las que se beneficiaban del plan de comidas del mediodía sufren ahora desnutrición».

Otro ataque a las mujeres ha sido la prohibición del uso del hiyab en las aulas de Karnataka. La postura de las administraciones universitarias creó una controversia. Los terroristas «azafranes» (hindúes progubernamentales) aprovecharon la ocasión para atacar a las mujeres de la comunidad musulmana. Siempre hemos apoyado el derecho de las mujeres a elegir su propia ropa. Pero esto es también un ataque al derecho de las mujeres musulmanas a la educación.

La sociedad capitalista y el autoritarismo religioso están destrozando la vida de las mujeres de todas las generaciones. Ellas han demostrado ser capaces de librar batallas heroicas por sus derechos en el pasado y lo volverán a hacer.

Los derechos de las mujeres

Una parte fundamental del programa de todas las secciones del Comité por una Internacional de los Trabajadores ha sido el derecho de todas las mujeres a elegir si quieren tener hijos y cuándo.

Esto significa no sólo el derecho a la anticoncepción gratuita y segura, al aborto y al tratamiento de la fertilidad. Significa salarios adecuados, iguales para mujeres y hombres, servicios sanitarios y sociales gratuitos y educación gratuita para todos a cualquier edad. Significa que un programa de construcción de viviendas de choque sólo es posible mediante la nacionalización bajo control y gestión democrática de los trabajadores de las empresas de construcción y de la tierra.

Un artículo publicado en el periódico El Socialista -el semanario del Partido Socialista de Inglaterra y Gales (CIT)- con motivo del Día Internacional de la Mujer, ofrece más detalles sobre cómo las mujeres se ven especialmente afectadas por los recortes en el gasto de los gobiernos locales y nacionales y cómo luchar contra ellos [https://www.socialistparty.org.uk/articles/92033/02-03-2022/international-womens-day-build-a-working-class-political-alternative-to-inequality-oppression-and-austerity/].

Angelika Teweleit, de Sozialistische Organisation Solidaritaet -el CWI de Alemania-, describe cómo el bloqueo ha hecho retroceder la posición de las mujeres trabajadoras.

Un estudio de WSI (instituto socioeconómico) muestra que en enero de 2022 una de cada cinco mujeres con hijos redujo su jornada laboral para poder cuidarlos. Sólo en 2020, en pleno primer cierre, habían sido tantas, a pesar de que las escuelas y guarderías estaban abiertas. Esto había sido por el alto número de infecciones.

El 60% de las mujeres también dijo que soportaba la carga principal de las tareas domésticas y la crianza de los hijos. El estudio dice que esta cifra es mucho mayor que antes de la pandemia. No dice la cifra exacta, pero afirma que al principio de la pandemia había más padres que reducían sus horas de trabajo para quedarse en casa. Ahora son principalmente las mujeres, probablemente debido a la diferencia de ingresos de alrededor del 20%.

El periódico Süddeutsche Zeitung afirma: «Los antiguos modelos de conducta que se creían superados vuelven a arrastrarse». Aunque los trabajadores, tanto hombres como mujeres, afirman que las condiciones de trabajo y de vida han empeorado, el número de mujeres que lo dicen es el más alto.

En general, aumenta el número de trabajadores que están preocupados por su situación económica. Hay una alta inflación en los precios de la energía, pero cada vez más también en los precios de los alimentos (se espera que suban un 7% en los próximos meses). Esto significa que los que tienen menos ingresos son los más afectados. A muchas mujeres les afectará más. Ya el 43% de las familias monoparentales en Alemania están en riesgo de pobreza real y el 88% de ellas son mujeres. Pero también para las mujeres que viven con su pareja, la cuestión de la independencia económica se convierte en un problema aún mayor, sobre todo con el trasfondo de los alquileres de los pisos en constante aumento.

Como nota positiva, la revista Spiegel informa de un sondeo entre jóvenes de 16 a 29 años que están perdiendo la fe en la economía social de mercado: el 58% dice que la economía social de mercado no funciona o «no es real». De ellos, dos tercios son mujeres jóvenes. Menos de la mitad de este grupo de edad piensa que el capitalismo es un buen sistema, de los cuales sólo el 39% de las mujeres jóvenes tiene esa opinión.

El Día Internacional de la Mujer Trabajadora fue promovido por las mujeres socialistas de Alemania a principios del siglo pasado. Este 8 de marzo habrá huelgas especiales de advertencia en todo el país de las trabajadoras de las guarderías y de la asistencia social, en demanda de mayores salarios y mejores condiciones de trabajo. El 80% de esta mano de obra son mujeres; en las guarderías llega al 95%, según su sindicato «ver.di». Se unirán a las marchas organizadas para este martes 8 de marzo.

En varios hospitales se ha anunciado otra amenaza de huelga en su lucha por unas mejores condiciones de trabajo. Eran malas antes de la pandemia, pero ahora se han deteriorado completamente.

Sol apoyará estas huelgas, planteando la necesidad de una lucha generalizada. Pedimos una inversión masiva en la educación, en el sistema sanitario y, en general, en el sector público. Defendemos la superación del capitalismo como única forma de proporcionar lo necesario para una vida digna y la independencia económica de las mujeres trabajadoras. Esta es una condición previa para vivir una vida sin discriminación ni represión. También es la única manera de proporcionar un futuro adecuado a la próxima generación.

Francia

Virginie Pregny, de Gauche Revolutionnaire (CIT en Francia), recuerda que Macron declaró que la lucha contra la desigualdad de género sería «una gran causa» de su quinquenio. Sin embargo, toda su política pro-empresarial ha significado exactamente lo contrario para todas las trabajadoras.

Mientras el gobierno ha hablado de la violencia contra las mujeres y de las desigualdades de género (y ha organizado un debate nacional sobre la cuestión), los presupuestos de los centros de acogida, de la sanidad, de la justicia, de la educación, han sido recortados. En su plan de recorte de los derechos de los trabajadores, han suprimido los comités de seguridad y salud laboral donde los sindicatos podían denunciar todos los problemas relacionados con las condiciones de trabajo y los riesgos psicosociales. También se han recortado los presupuestos destinados a la inspección de trabajo. Ahora es más difícil denunciar el acoso y las agresiones sexistas en el trabajo.

La pandemia ha demostrado cómo la sociedad depende de las trabajadoras. En los sectores de la sanidad, la asistencia social y la educación las mujeres son mayoría, pero su salario y sus condiciones laborales no han mejorado bajo el gobierno de Macron, sino más bien lo contrario.

Son las trabajadoras las que han estado al frente de las luchas en el último periodo, ya que trabajan mayoritariamente en empleos mal pagados y precarios. Las audaces huelgas de las trabajadoras de las escuelas que acompañan a los alumnos con discapacidad han sacado a la luz sus escandalosas condiciones salariales y laborales. En su mayoría trabajan a tiempo parcial y ganan una media de 760 euros al mes.

Este año, los principales sindicatos han convocado a todas las trabajadoras a participar en una «huelga feminista» el 8 de marzo para conseguir que se satisfagan nuestras reivindicaciones en materia de salarios, servicios públicos, sanidad gratuita, etc. Esto le da a la jornada una perspectiva más combativa. Luchar por la satisfacción de las reivindicaciones salariales de las trabajadoras sirve para construir la unidad de nuestra clase social, de los trabajadores, contra los explotadores.

América del Norte y del Sur

Claire Bayler, del Grupo Socialista Independiente de Estados Unidos, escribe: «Este Día Internacional de la Mujer – 8 de marzo de 2022 – ¡Trump está fuera y Biden está dentro! Pero las condiciones para las mujeres en los Estados Unidos han caído en picado en los últimos dos años. Tres millones y medio se vieron obligadas a dejar sus trabajos durante la pandemia porque estaban cuidando a los niños en casa o a familiares enfermos. La prohibición del aborto en Texas indica otra ola de ataques a los derechos de las mujeres.

«Ninguna de las reivindicaciones del movimiento feminista -el fin de la violencia sexista, el derecho a elegir, el fin de la brecha salarial, o el cuidado de los niños a precios asequibles, etc. – se ganará sin un movimiento de masas bien organizado que vuelva a las calles».

Las grandes batallas por los derechos de las mujeres han sido constantes en los últimos tiempos en América Latina. Este año se ha producido un gran avance del derecho al aborto en Colombia y luchas similares en todo el continente. Pamela Meza, del Socialismo Revolucionario de Chile, escribe sobre los problemas particulares de la violencia y la discriminación contra las trabajadoras.

«A pesar de los avances en los derechos de las mujeres en el trabajo, sigue habiendo discriminación, malos tratos y desigualdad. Los contratos de duración determinada son más frecuentes para las mujeres que para los hombres y sigue existiendo una importante brecha salarial en contra de las mujeres.

«Los contratos precarios (de duración determinada) se asocian, por supuesto, a la inestabilidad laboral y al miedo al despido, lo que aumenta la tolerancia a la injusticia y a los malos tratos y reduce la capacidad de afrontamiento. Además, un porcentaje importante de trabajadoras son cabezas de familia y sin la existencia de una organización sindical fuerte que las defienda, el miedo a perder el empleo hace que ellas mismas toleren los malos tratos más que los hombres.

«Es urgente y necesario que las trabajadoras nos organicemos para defender nuestros derechos. Si los dirigentes sindicales no se comprometen realmente a enfrentarse a la patronal cuando sea necesario, deben ser despedidos por las bases y sustituidos por nuevos dirigentes honestos y luchadores.

«Es necesario apoyar a las mujeres trabajadoras que tienen hijos mediante la creación de guarderías y jardines de infancia en todas las empresas y un apoyo financiero especial para las mujeres con hijos. Se necesita una verdadera lucha por la igualdad de salarios por el mismo trabajo, junto con la paridad de género en la cima.

«Nuestra tarea es luchar por una sociedad más justa, una sociedad socialista».

Irlanda

«En Irlanda, en enero de este año», escribe Carah Daniel de Militant Left (CIT Irlanda): «El asesinato de una profesora de 23 años llamada Ashling Murphy provocó una gran conmoción en todo el país. Desencadenó una enorme indignación sobre el tema de la violencia hacia las mujeres. Inmediatamente después se celebraron vigilias en ciudades y pueblos de todo el país, a las que asistieron decenas de miles de personas.

«Aunque la indignación es evidente, todavía no se ha manifestado en un movimiento de protesta organizado contra la violencia hacia las mujeres, pero sigue bullendo bajo la superficie.

«En general, las mujeres de clase trabajadora de Irlanda siguen estando en desventaja económica en todos los ámbitos. Las familias monoparentales, en su mayoría mujeres, y sus hijos, constituyen actualmente más de la mitad de las familias sin hogar. Irlanda tiene uno de los costes de guardería más caros de Europa. A pesar de las victorias de los derechos reproductivos en el norte y en el sur, las mujeres siguen topándose con servicios infrafinanciados e inaccesibles.

«En el norte, hemos asistido a una serie de acciones industriales protagonizadas por mano de obra mayoritariamente femenina. Las trabajadoras de las guarderías de la Universidad de Queens de Belfast iniciaron el año pasado una prolongada huelga en el Día Internacional de la Mujer que terminó con una victoria. Las funcionarias de educación continúan con su huelga para lograr la paridad salarial con otros trabajadores.

«En el sur, el conflicto de Debenhams llegó a su fin el pasado mes de abril. Se trataba de una plantilla predominantemente femenina que participó en una acción industrial durante más de un año en todo el país, luchando por un paquete de despidos justo. Aunque no consiguió el resultado deseado, demostró la determinación y la voluntad de lucha que caracterizan a las luchas de las mujeres. Estos ejemplos muestran los inicios de la militancia entre las trabajadoras que predominan en los empleos mal pagados y precarios».

Bajo el capitalismo, en todo el mundo, las mujeres tienen muchas historias de discriminación y opresión y también de lucha y victoria. El CIT seguirá publicando más informes sobre las luchas de las mujeres trabajadoras en curso desde lugares tan distantes como Nigeria y Escocia. Únase a nosotros en la lucha para acabar con toda la explotación y para construir un mundo socialista y pacífico.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here