Inicio Guerra Rusia-Ucrania ¿Qué representa realmente el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky?

¿Qué representa realmente el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky?

301
1
Compartir

Niall Mulholland, Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT)

17 de marzo de 2022

[Imagen: El presidente ucraniano Volodymyr Zelensky (Foto: Flikr/dominio público)]

Desde el estallido de la guerra ucraniana, Volodymyr Zelensky, presidente de Ucrania, se ha convertido en un «héroe de guerra». En los medios de comunicación occidentales, ha pasado de ser un cómico televisivo a convertirse en el rostro de la resistencia a la invasión rusa. Al dirigirse a la Cámara de los Comunes británica, Zelensky emuló al Primer Ministro británico de la Segunda Guerra Mundial, Winston Churchill, y se ganó una gran ovación de todos los partidos políticos.

 

En marcado contraste, el presidente ruso Vladimir Putin ha denunciado a Zelensky y a su gobierno como un grupo de «drogadictos» y «neonazis».

 

¿Cuál es la verdad sobre el historial político de Zelensky?

Durante la década de 2000, Zelensky fue un conocido escritor satírico de televisión que atacaba la corrupción de varios gobiernos ucranianos. Sin embargo, a pesar de su cruzada pública contra la corrupción, Zelensky ha mantenido una estrecha relación con el oligarca Ihor Kolomoisky, propietario de una cadena de televisión que acogía a Zelensky.

Comedia «El servidor del Pueblo», que volvió famoso a Zelensky

 Zelensky atacó al gobierno cada vez más impopular de Petro Poroshenko,     que se convirtió en presidente de Ucrania en 2014. Esto se produjo tras las  protestas callejeras a gran escala contra el gobierno prorruso de Víktor Yanukóvich.

En ausencia de un fuerte movimiento obrero que proporcionara una posición de clase independiente, este movimiento pasó a estar dominado por fuerzas prooccidentales y también por elementos de extrema derecha.

El gobierno de Yanukóvich fue finalmente derrocado y se instaló un gobierno prooccidental. El régimen de Putin reaccionó anexionando la península de Crimea, de habla predominantemente rusa, que también cuenta con una importante base naval rusa.

En el este de Ucrania, en la región de Donbás, los rusos étnicos lideraron una insurgencia contra el gobierno ucraniano. A partir de ella, se formaron las «repúblicas» prorrusas de Donetsk y Luhansk.

Desde 2014, se ha producido un brutal conflicto entre las fuerzas estatales ucranianas, por un lado, y las fuerzas respaldadas por Rusia en las repúblicas escindidas, por otro. Más de 14.000 personas, principalmente de etnia rusa, han muerto. Miles de personas han sido desplazadas por el conflicto.

 

Tras años de conflicto en el este del país, y junto a una creciente crisis económica, el régimen de Poroshenko se hizo cada vez más impopular.

La esperanza de vida media en Ucrania es de 71 años, diez menos que la media de la UE. Y la renta media en Ucrania es una fracción de la de la UE, y también inferior a la de los trabajadores de Rusia.

 

Voto aplastante

Zelensky se presentó a las elecciones presidenciales de 2019, respaldado por Kolomoisky. Aunque Zelensky hizo de la lucha contra la corrupción una parte importante de su tema de campaña, los Papeles de Pandora de 2021 (que revelan la riqueza oculta de capitalistas y políticos) alegaron que Zelensky y los miembros de su círculo íntimo escondieron grandes pagos de Kolomoisky en una oscura red de cuentas en el extranjero.

 

Sin embargo, Zelensky fue elegido con un 73% de los votos, sobre una plataforma de lucha contra la corrupción, y pidiendo también la desescalada de las hostilidades con las regiones separatistas prorrusas del este del país.

Triunfo electoral de Zelensky

Además de obtener el apoyo de muchos votantes ucranianos, Zelensky también habría conseguido un importante apoyo de los rusos étnicos, que también querían ver el fin del conflicto en el este y una mejora de su nivel de vida.

El 21 de julio de 2019 se celebraron elecciones parlamentarias anticipadas, y el partido «Servidor del Pueblo» de Zelensky obtuvo la mayoría absoluta, capturando 254 de los 450 escaños.

De manera distorsionada, esto da una indicación del potencial que existía para unir a los trabajadores de toda la división étnica, para encontrar una solución a la crisis de los niveles de vida y la cuestión nacional. Pero esto se habría basado en la existencia de organizaciones obreras fuertes e independientes.

 

Si hubiera existido una fuerza socialista de masas que presentara un programa de unidad de los trabajadores contra los oligarcas y los poderes externos entrometidos, junto con la conversión de los principales pilares de la economía en propiedad pública, con el control y la gestión democrática de los trabajadores, la situación podría haberse transformado.

Una solución obrera habría incluido la garantía de que no se coaccionara a ninguna nacionalidad y el derecho de autodeterminación de las minorías nacionales, al tiempo que se abogaba por una federación socialista de la región, sobre una base verdaderamente libre e igualitaria.

 

Después de obtener un mandato tan amplio, Zelensky dijo que estaba decidido a aplicar la llamada Fórmula Steinmeier, llamada así por el entonces ministro de Asuntos Exteriores alemán, que exigía la celebración de elecciones en las regiones rusoparlantes de Donetsk y Luhansk.

Sin embargo, el nuevo presidente pronto se vio sometido a intensas presiones internas en Ucrania, incluidas las de la extrema derecha y los ultranacionalistas, y también las del imperialismo estadounidense, lo que hizo que Zelensky se apartara de unas conversaciones significativas.

 

Fuerzas fascistas

El neonazi «Batallón Azov», que es un destacamento de las fuerzas armadas ucranianas, lanzó una campaña denominada «no a la capitulación» contra los intentos de Zelensky de iniciar negociaciones con las zonas escindidas.

 

La Brigada Azov se incorporó formalmente al ejército ucraniano a partir de 2014 y desde entonces lucha contra los separatistas prorrusos en la región oriental de Donbás.

Batallón Azov

Bajo el mandato de Zelensky, no se ha hecho nada para deshacer la legislación discriminatoria contra el idioma ruso que se introdujo después de 2014. Esto incluye poner fin a la enseñanza del ruso en las escuelas.

El nacionalismo ucraniano patrocinado por el Estado ha aumentado. Se han nombrado calles con el nombre de Stephan Bandera y otros nacionalistas ucranianos de ultraderecha que colaboraron con los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Mientras que los crímenes del estalinismo en Ucrania -purgas sangrientas, deportaciones masivas y hambrunas debidas a la colectivización forzosa- se conmemoran ampliamente, se resta importancia a la matanza de 1.500.000 judíos ucranianos, que supuso la colaboración de los ultranacionalistas ucranianos con los nazis.

 

Esto no significa que el régimen de Zelensky sea «fascista», como afirma Putin. Un régimen nazi clásico supondría la opresión férrea de toda oposición y la aniquilación de toda la izquierda organizada, los sindicalistas y los grupos minoritarios. Del mismo modo, el régimen autoritario de Putin se apoya en los nacionalistas ultrarrusos, pero esto no lo convierte en fascista.

Sin embargo, está claro que los nacionalistas ultra-ucranianos y los activistas de extrema derecha tienen una influencia considerable en las fuerzas armadas y el aparato estatal de Ucrania. El 1 de marzo, Zelensky sustituyó al administrador regional de Odesa por Maksym Marchenko, antiguo comandante del batallón de extrema derecha Aidar, cuyos crímenes de guerra en el Donbás fueron denunciados por Amnistía Internacional en septiembre de 2014.

 

El Batallón Aidar también fue utilizado para atacar las protestas antigolpistas en Odesa en ese año, que culminaron con el incendio de la Casa de los Sindicatos y la muerte de 46 personas atrapadas en su interior el 2 de mayo de 2014.

El Partido Comunista Ucraniano está prohibido en Ucrania y, desde la invasión rusa, hay informes de que sus miembros han sido secuestrados y asesinados por el Estado. Dos hermanos, Mikhail y Alexander Kononovich, de las Juventudes Comunistas de Ucrania, fueron detenidos por el servicio secreto ucraniano (SBU) acusados de «opiniones pro-rusas y pro-bielorrusas.»

Sin embargo, la influencia más significativa sobre Zelensky ha sido la del imperialismo estadounidense y otras potencias occidentales. Tras la disolución de la Unión Soviética en 1991, las potencias occidentales ampliaron la OTAN hacia el este. Hubristicamente, vieron la caída de la antigua Unión Soviética como una oportunidad de ampliar sus mercados para obtener beneficios y aumentar su influencia, prestigio y poder.

En 2008, Georgia y Ucrania, ambas antiguas repúblicas de la Unión Soviética, fueron invitadas a la antesala de la adhesión a la OTAN. Estados Unidos apoyó el sangriento golpe de Estado contra el gobierno prorruso de Yanukovich en 2014, principalmente porque se había echado atrás en las conversaciones para entrar en la UE y no era cliente de la OTAN.

 

Carta estratégica

Bajo el gobierno de Zelensky, Estados Unidos y Ucrania firmaron una «carta de asociación estratégica» en noviembre de 2021. Esta carta respaldaba el objetivo de recuperar militarmente Crimea y el Donbás controlado por los separatistas.

Esto se opone flagrantemente a los acuerdos de Minsk de 2015, que fueron improvisados por Alemania, Francia, Rusia y Ucrania, como un supuesto intento de resolver el conflicto en el este de Ucrania.

En junio y julio de 2021, las fuerzas de la OTAN realizaron ejercicios militares a gran escala en el Mar Negro. Mientras Putin acumulaba agresivamente fuerzas militares en la frontera rusa con Ucrania y en Bielorrusia durante la última parte de 2021, el gobierno de Biden desestimó todas las conversaciones sobre esfuerzos diplomáticos para intentar llegar a un acuerdo con Rusia.

A medida que se acercaba la guerra, Zelensky se desesperaba cada vez más y discrepaba abiertamente de las predicciones de Estados Unidos y las potencias occidentales de que Rusia estaba a punto de lanzar una invasión a gran escala de Ucrania.

Esto reflejaba el hecho de que Zelensky era plenamente consciente de que las fuerzas armadas ucranianas, si bien se han modernizado desde 2014 y están inundadas de armas procedentes de Occidente, son una fuerza mucho más pequeña que el ejército ruso. Zelensky también temía el gran impacto económico de las predicciones de una conflagración en la débil economía ucraniana.

Sin embargo, desde la invasión, Zelensky se ha visto obligado a liderar la «resistencia». Esto le ha valido los aplausos de las potencias occidentales, pero también la auténtica admiración de los ucranianos y de millones de personas en todo el mundo.

 

Pero el historial de Zelensky demuestra que no es un actor independiente. El pueblo ucraniano está terriblemente sumido en una guerra por delegación entre las potencias imperialistas occidentales y la potencia imperialista regional, Rusia.

Zelensky, en manos de los oligarcas ucranianos, apela continuamente a la OTAN para que imponga una «zona de exclusión aérea» sobre Ucrania. Las potencias occidentales quieren que los ucranianos luchen y mueran por sus intereses, pero desestiman los llamamientos de Zelensky a la «zona de exclusión aérea» porque significaría una guerra directa entre la OTAN y Rusia, ambas dotadas de armas nucleares.

Zelensky tampoco es amigo del movimiento obrero. En julio de 2020, Human Rights Watch condenó el proyecto de legislación laboral presentado ante el parlamento ucraniano que impone «restricciones graves e injustificadas a los derechos de los trabajadores a la libertad de asociación y a organizarse».

Sólo la clase obrera, explotada bajo el capitalismo, al promover de forma independiente sus propios intereses de clase, puede mostrar una salida a la guerra y la pobreza. Para que esto ocurra, es necesaria la unidad de los trabajadores, incluida la autodefensa intercomunitaria y democráticamente organizada sobre el terreno en Ucrania.

Con un programa de cambio social y económico fundamental, estas fuerzas podrían hacer un llamamiento de clase a los soldados y reclutas rusos para que se nieguen a luchar por Putin y su régimen oligárquico.

Es esencial la construcción urgente de una voz política independiente para la clase trabajadora, que cruce todas las divisiones étnicas y nacionales y permita el derecho de autodeterminación de las naciones oprimidas.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here