Inicio Economía El Coronavirus infecta la economía mundial

El Coronavirus infecta la economía mundial

465
1
Compartir

La mayor caída en un día en los mercados bursátiles desde la crisis financiera, una guerra de precios del petróleo entre Arabia Saudita y Rusia; así como la caída más rápida del costo del petróleo en 30 años. El impacto del coronavirus en una economía mundial ya frágil está creando una enorme volatilidad, agravando una desaceleración, y corre el riesgo de sumir al mundo en una recesión que podría ser incluso tan profunda como la de 2008/9. 

Editorial de The Socialist.

Periódico semanal del  Socialist Party, CIT en Inglaterra y Gales.

 

Las cadenas de suministro se han visto afectadas, inicialmente como resultado del cierre temporal de fábricas en China. Esto, a su vez, ha reducido el comercio mundial, mientras el transporte marítimo se ha hundido a su nivel más bajo desde 2008. Esto se combina con una caída de la demanda de viajes aéreos, hoteles, conferencias y espectáculos al aire libre. El turismo se ve afectado, que es una de las principales industrias en Italia, un país muy afectado por el virus Covid-19.

El impacto económico es un efecto tijera desde dos direcciones: el “shock de la oferta” de la interrupción de los bienes y el “shock de la demanda” de la gente que se queda en casa más, por lo que gasta menos dinero de lo habitual. Cada vez más personas han sido aconsejadas a aislarse o simplemente no quieren arriesgarse a salir mucho. Algunas empresas han dicho al personal que trabaje desde casa, incluyendo algunas de las principales empresas de tecnología en los Estados Unidos.

Todo esto ha llevado a la volatilidad del mercado de valores, incluyendo en un momento dado la mayor caída de un día en los mercados de valores de EE.UU. durante más de 10 años. Los mercados bursátiles no reflejan el valor real de los activos de las empresas, sin embargo, se está produciendo una reducción real del crecimiento económico mundial.

Aún no se sabe cuán ampliamente se propagará el virus y la escala de tiempo. Pero desde su inicio, la OCDE ha escrito que el crecimiento mundial podría incluso reducirse en el primer trimestre de 2020. Ha pronosticado una caída mínima en el crecimiento del PIB del 0,5% este año, o del 1,5% si hay una pandemia grave. Otros han sugerido que podría haber una caída potencial mucho peor, más cercana al 5%.

Lunes negro en la Bolsa de Wall Street, Nueva York. El Dow Jones, cayó más de 1.600 puntos en medio de la guerra de precios por el petróleo y la crisis del coronavirus.

Debilidad subyacente

Cualquiera que sea el impacto económico eventual, no se deberá únicamente al Covid-19, ya que la economía mundial ya era muy vulnerable a las conmociones. En el decenio transcurrido desde la crisis financiera de 2007-08, los gobiernos de todo el mundo han estado luchando por mejorar el débil crecimiento económico. Las medidas de estímulo nunca se detuvieron del todo, incluso los tipos de interés se mantuvieron en niveles históricamente bajos, actualmente negativos en el Japón y la zona del euro. Luego, más recientemente, aparecieron señales de una nueva recesión en el horizonte.

Los niveles de deuda nunca han sido tan altos. La deuda total – gubernamental, empresas y hogares – es ahora más de tres veces el tamaño de la economía mundial. El virus podría convertirse rápidamente en un factor que incline algunas de estas deudas hacia la insostenibilidad.

La inversión y, en algunos países, los niveles de productividad, siguen siendo bajos. Dada la fragilidad de la economía mundial y su etapa actual en el ciclo de auge y caída, el brote del virus podría desencadenar un rápido descenso a la recesión en todo el mundo.

Los gobiernos y los bancos centrales están tratando desesperadamente de evitarlo inyectando más medidas de estímulo. La Reserva Federal de los Estados Unidos hizo un recorte de emergencia del 0,5% en los tipos de interés, el mayor desde 2008, y varios otros bancos centrales también recortaron los tipos. El FMI, el Banco Mundial y el Congreso de los EE.UU. emitieron paquetes de financiación de emergencia, que en conjunto suman más de 70.000 millones de dólares.

China y Japón también se encuentran entre las principales economías que han inyectado dinero adicional en las instituciones financieras.

Sin embargo, los instrumentos financieros que todos ellos pueden utilizar se agotaron en parte durante y después de la crisis de 2007-08, especialmente la capacidad de reducir los tipos de interés. Y como señaló la revista The Economist: “Ninguna cantidad de crédito barato puede evitar que la gente se enferme”. Así que los gobiernos y los bancos se tambalean sin ninguna forma cierta de lograr un aterrizaje seguro.

Otro factor que limita su respuesta es el aumento de las tensiones entre las potencias mundiales en comparación con hace una década, que afecta a la cooperación en la lucha contra el virus y sus efectos secundarios.

Tiendas de campaña cerca del Hospital de Padua, Italia. Usado para pacientes infectados por Coronavirus.

Los servicios públicos

La alarma proviene de las clases capitalistas sobre lo débiles que son los servicios de salud pública en general, ahora que economías enteras se enfrentan a consecuencias que podrían afectar directamente a sus intereses. En los EE.UU., una cuarta parte de los trabajadores no tienen licencia por enfermedad pagada y 28 millones no tienen seguro médico. El semanario de derecha The Economist, admitió que un mayor derecho al pago por enfermedad reduciría la propagación del virus y ayudaría a “suavizar el golpe a la demanda que, junto con un schok  de oferta y un pánico general, está golpeando a las economías”.

La OCDE también escribió: “Este episodio de crecimiento débil refuerza la necesidad de una mayor inversión pública en muchos países, definida en términos generales para incluir el gasto en educación y atención de la salud, a fin de apoyar la demanda e impulsar los niveles de vida a mediano plazo”.

También se ha tomado conciencia de que las enormes inyecciones de estímulo pueden acabar en los bolsillos de los ricos, como ha ocurrido principalmente desde la última crisis. Así lo argumenta The Economist: “Es mejor apoyar la economía directamente, ayudando a la gente y a las empresas a pagar las facturas y a pedir dinero prestado si lo necesitan”.

La alarma es lo suficientemente alta como para que se anuncien algunas de estas medidas limitadas en todo el mundo, pero exigimos que vayan mucho más allá para evitar que la clase trabajadora y la clase media asuman el costo de la crisis del coronavirus. No se debe perder ningún trabajo ni salario y todos deben tener acceso a la mejor atención médica posible. Cuando sea necesario, para mantener los puestos de trabajo y los salarios, las grandes empresas deberían ser nacionalizadas, y las compensaciones sólo se pagarían en caso de necesidad comprobada. Los sindicatos deben exigir que los libros de las empresas se abran a la inspección, y que el gobierno ayude a las pequeñas empresas que realmente lo necesiten.

Estas demandas y otras más deben aplicarse también cuando, una vez más, los trabajadores se enfrentan a pagar el precio de la próxima crisis.

Es comprensible que haya rabia hacia los gobiernos por las respuestas ineptas a la propagación del Covid-19 y la falta de transparencia. Este ya es el caso en China, pero también en los países occidentales, incluidos los EE.UU., donde Trump ha sido peligrosamente desdeñoso y ha mostrado una falta de preparación.

Como el capitalismo es un sistema basado en las ganancias y no en el bienestar humano y se encuentra ahora en un declive económico a largo plazo; se resistirá a dar suficiente protección y ayuda básica a la mayoría de la sociedad cuando ocurran desastres, ya sean relacionados con el clima, las enfermedades o los fenómenos geológicos. Esto sólo será posible mediante una planificación socialista en todos los países, coordinada a escala mundial y utilizando los inmensos recursos que se obtendrían de la propiedad pública de las principales industrias.

 

Gran Bretaña

Ninguna de las modestas medidas que se esperan en el presupuesto del Reino Unido para contrarrestar el Covid-19 cambiará fundamentalmente el hecho de que el Sistema Nacional de Salud (NHS) no puede hacer frente a una epidemia importante. El financiamiento inadecuado durante muchos años ha significado una escasez de personal devastadora y la falta de camas y equipos. Los graves recortes en la financiación de las autoridades locales también quedarán aún más claramente expuestos, ya que se supone que los municipios pueden desempeñar un papel clave en la respuesta a las emergencias de salud pública.  

Ninguno de los intentos de medidas “para sentirse bien” en el presupuesto – diseñado para recompensar a los votantes por devolver al gobierno de Johnson al poder con una mayoría – compensará los salarios largamente estancados y el hecho de que en los últimos años las familias más pobres se han empobrecido aún más.

Con la economía apenas creciendo, el nuevo canciller de Hacienda, Rishi Sunak, no podrá acercarse a la solución de las múltiples crisis en materia de salud, atención social y nivel de vida en general, dentro de las limitaciones que su partido y las instituciones financieras tratan de imponer.

Luego están los agudos problemas del gobierno Tory con respecto al Brexit, con la primera ronda de conversaciones comerciales con la Unión Europea (UE); terminando con el jefe negociador de la UE (Michel Barnier) subrayando “muy graves y serios” desacuerdos en el camino de un acuerdo.

Los consejos a Boris Johnson sobre este tema han venido de Simon Nixon, uno de los principales escritores del Times, quien escribió que el gobierno podría utilizar la crisis del coronavirus como una oportunidad para extender el período de transición, suavizar algunas de sus líneas rojas o, entre otras sugerencias, “proporcionar una cobertura para salir del período de transición al final del año sin un acuerdo comercial”. Después de todo, en medio de una crisis, será más fácil culpar al virus de las consecuencias económicas del Brexit”.

Esto da una idea de las discusiones dentro del establishment capitalista que normalmente se ocultan a la vista del público. El Partido Socialista (CIT en Inglaterra y Gales) continuará exponiendo sus deliberaciones anti obreras y ayudando al movimiento de trabajadores  a construir una fuerza que pueda defender el nivel de vida y sacar a los Tories del poder lo antes posible, a la vez que se construye un apoyo a las ideas socialistas.

 

 

 

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here