Inicio Internacional El lado oscuro de la “energía limpia”

El lado oscuro de la “energía limpia”

76
0
Compartir

[Imagen: La mina de tierras raras de Mountain Pass, al norte de Mountain Pass, California, Estados Unidos. La mina, propiedad de Molycorp Inc., llegó a suministrar la mayor parte de los elementos de tierras raras del mundo (Foto: Creative Commons)]

Clare Wilkins

Socialism Today (Abril de 2021)

 

¿Son las tecnologías “verdes” y digitales respetuosas con el medio ambiente? La transición a las tecnologías verdes y digitales se presenta como la forma de pasar a las emisiones de carbono cero y a un medio ambiente limpio, reduciendo nuestra dependencia de la energía nuclear y los combustibles fósiles. Las fuentes de energía renovables se promocionan como limpias, respetuosas con el medio ambiente y sostenibles. Las fuentes de energía renovables constituyen una proporción cada vez mayor de la energía que utilizamos. Las tecnologías digitales maximizan la eficiencia de la producción y el consumo de energía renovable. Sin embargo, la historia completa es más compleja.

El libro de Guillaume Pitron, La guerra de los metales raros: el lado oscuro de las energías limpias y las tecnologías digitales, rellena algunas de las lagunas de esta historia de la tecnología verde y digital. Pitron es un periodista de investigación y documentalista francés. El libro es el resultado de seis años de investigación en una docena de países. Fue escrito en 2018 y traducido al inglés y publicado en 2020.

 

Afirma que el impacto medioambiental de los metales de las tierras raras “podría resultar mucho más grave que el de la extracción de petróleo”.

 

Metales de tierras raras

Las tecnologías verdes y digitales dependen de los “metales de tierras raras”. El término se acuñó a finales del siglo XVIII cuando se empezaron a descubrir estos metales. Hay 17 metales raros (clasificados como “pesados” y “ligeros”). Estos metales corresponden al escandio, itrio y los 15 elementos del grupo de los lantánidos (lantano, cerio, praseodimio, neodimio, prometio, samario, europio, gadolinio, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio y lutecio).

Un vehículo eléctrico utiliza cantidades mínimas de diez de ellos. Aunque no todos son raros, como todos los recursos naturales, son finitos. Algunos se utilizan desde hace mucho tiempo, pero su uso ha crecido exponencialmente desde la década de los 70 con el desarrollo de la tecnología. Ahora están en prácticamente todos los dispositivos. Han permitido la producción de pequeños “super” imanes que han permitido la miniaturización. Muchos se utilizan para producir aleaciones.

En su mayor parte, existen en cantidades ínfimas en minerales metálicos con metales más abundantes que hay que extraer. Su extracción es difícil y requiere mucha mano de obra, productos químicos, agua y tierra. Una tonelada de roca produce de cuatro a siete gramos de platino, por ejemplo. Otros metales raros tienen cantidades similares o menores en los minerales. Los metales raros representan una fracción ínfima del mercado de los metales, pero su importancia, debido a nuestra dependencia de la tecnología que los contiene, es enorme. Al refinarlos siempre se producen radiaciones y otras toxinas. Instalar una mina puede llevar de 25 a 30 años.

Metales raros

Aunque varios países almacenan residuos de tecnología digital (“e-waste”) para reciclar algún día los metales raros, actualmente no existe ningún proceso industrial para hacerlo. Japón está liderando la investigación al respecto. Hasta ahora, los elementos reciclables oscilan entre el 0 y el 10 %, según el metal. El reciclaje puede ser la clave de la sostenibilidad de los metales raros, pero aún no ha llegado.

Se están dando pasos para persuadir a los fabricantes de que hagan artículos reparables y más duraderos, pero son tímidos e informales. Mientras tanto, hay un acaparamiento de los fondos marinos y sus minerales. Los países pueden reclamar como suya una determinada cantidad de fondos marinos frente a sus costas. Hasta ahora, la única “minería” que se ha llevado a cabo ha sido la realizada por buzos con tanques de compresión. Sin embargo, hay una carrera por invertir en este futuro. China está desarrollando naves sumergibles y construyendo islas artificiales para reclamar los fondos marinos. El impacto medioambiental de intentar explotar los fondos marinos es incalculable.

Otros miran al espacio y a los asteroides como futuro suministro de metales raros. El hecho de que esto esté aún más lejos que la explotación de los fondos marinos no disuade a los aventureros capitalistas y a los compradores de futuros.

 

Subcontratación de la contaminación

En 1991, un memorando de Lawrence Summers, entonces economista jefe del Banco Mundial (y posteriormente secretario del Tesoro del presidente Bill Clinton), recomendaba que las economías desarrolladas exportaran industrias contaminantes a los países pobres, especialmente a “países infrapoblados de África (que están) enormemente infrautilizados”, ya que la “lógica económica es impecable”. A pesar de alegar “sarcasmo intencionado” cuando se le cuestiona, sus comentarios resumen perfectamente la realidad de la externalización de todo tipo de actividades industriales desde Europa, Estados Unidos y otros lugares.

Las consecuencias de esto no sólo han sido enormemente perjudiciales para las comunidades locales por la explotación y la contaminación, sino que han provocado enormes preocupaciones geopolíticas. De hecho, las preocupaciones medioambientales planteadas por Pitron parecen casi secundarias frente a la preocupación de que China haya desarrollado un monopolio sobre la extracción y el suministro de metales raros. A partir de ahí, ha adquirido las tecnologías para fabricar los productos, así como para proporcionar las materias primas.

Resulta revelador que el prólogo del libro esté escrito por Hubert Vedrine, que fue ministro de Asuntos Exteriores con el presidente conservador francés Jacques Chirac y asesor diplomático de su predecesor socialdemócrata del Partido Socialista, François Mitterand: “Pitron da la voz de alarma sobre un grave problema geopolítico: la creciente dependencia del mundo de los metales raros para su desarrollo digital… El primer problema es que la mayor parte de estos recursos está en manos de China… Otros países con esos recursos subterráneos han abandonado por diversas razones sus explotaciones mineras”.

China se encargó del “trabajo sucio” de extraer los componentes de la tecnología verde y permitir a lo que Pitron describe como “Occidente”, el mundo desarrollado, comprar el “producto prístino”. Describe el orden mundial como “los sucios y los que pretenden ser limpios”. Preguntado por esta deslocalización de la contaminación, un industrial europeo le dijo a Pitron que “lo único que importa es tener el precio más bajo posible”.

Pitron cree que el capitalismo puede ser persuadido por la ética y la presión de los consumidores sobre las empresas y los gobiernos para que “se olviden de la cuenta de resultados” y extraigan los metales raros de forma más limpia, a diferencia de China. Dice que los chinos podrían haber optado por una minería limpia, pero “eligieron no hacerlo”. Sin embargo, los ejemplos que da de la minería fuera de China, como en la República Democrática del Congo, Australia, Francia y Estados Unidos, desmienten esta afirmación. Su libro también muestra que esas técnicas de minería limpia aún no se han desarrollado en ningún lugar. Mejorar la técnica cuesta dinero. Al capitalismo sólo le interesa la “cuenta de resultados” a corto plazo -el beneficio- en esto, como en todo lo demás.

 

El costo real de los metales raros

En Baotou, Mongolia Interior, se ha creado una ciudad en auge en torno a las refinerías de metales raros.  La zona cuenta con el 40% de las reservas mundiales de metales raros. La ciudad se está acercando a las refinerías y a la presa de Wekuang, un lago artificial que cubre diez kilómetros cuadrados y al que llegan las aguas negras tóxicas de las refinerías cercanas a través de tuberías. Estos efluentes se desbordan a veces en el río Amarillo. Pitron afirma que Baotou es también el “corazón palpitante de la transición energética y digital”, con empresas construidas y atraídas allí para fabricar los productos de “valor añadido” que utilizan las materias primas.

Contaminación en Baotou, Mongolia

Dalahai era una comunidad cercana a este “inmenso paisaje lunar en desintegración” de refinerías de metales raros. Cuando Pitron la visitó en 2010, la llamaban “la aldea del cáncer”. El pelo de los jóvenes se volvió blanco. Los niños crecían sin desarrollar ningún diente. Sesenta y seis residentes habían muerto de cáncer. La tierra se estaba volviendo demasiado tóxica para cultivar. Un hombre le dijo: “Sabemos que el aire que respiramos es tóxico y no nos queda mucho tiempo de vida”. El régimen chino quería trasladar a los agricultores a los altos edificios de la ciudad, pero sin ninguna ayuda para poder permitirles vivir allí. Las refinerías se expandieron en 2019 eliminando y obligando a los habitantes a trasladarse.

El funcionario encargado de la Zona Comercial Empresarial dice que acogen a las industrias tecnológicas y que “pueden suministrarles prácticamente todos los minerales que necesitan”. Hay 300 fábricas, 50 de ellas de propiedad extranjera. Vivian Wu, experta china en medio ambiente, dijo: “El pueblo chino ha pagado un alto precio por suministrar tierras raras al mundo. En última instancia, el precio de desarrollar nuestra industria es demasiado alto”.

Pitron describe el emplazamiento de la mina de Mountain Pass, en Estados Unidos, como un “páramo industrial corroído”. Hay una balsa de decantación circular a 20 kilómetros de distancia, en el desierto de Mojave, donde el agua contaminada se filtra en el suelo. El oleoducto ha tenido 60 vertidos en 15 años que han contaminado el suelo, la arena y las aguas subterráneas. Se cerró en 2002 debido a las demandas por los efectos de la contaminación, los costos de reparación de los daños medioambientales y los costes de modernización, pero sobre todo debido a que China hizo bajar los precios de los metales. Debido a la preocupación por la dependencia de los metales raros de China, se están tomando medidas para reanudar la extracción allí.

Hay historias sobre los efectos perjudiciales de la extracción de metales raros en los trabajadores y las comunidades de todo el mundo, desde Kazajstán hasta Francia, pasando por el Congo y Bolivia.

Pitron sugiere que es posible adoptar un enfoque ético de la minería fuera de China si se deja de lado la búsqueda de beneficios económicos. Su propia evidencia no muestra ninguna señal de que esto ocurra. Y es imposible en un sistema capitalista.

 

China y los metales raros

Tras el colapso de la Unión Soviética, los países vendieron los metales raros que habían almacenado para usos militares como “dividendo de la paz”. China, en cambio, acumuló reservas y compró otras y desarrolló su monopolio de sobreproducción y suministro de muchos metales raros.

Mineria de tierras raras en China

Como los metales raros se utilizan cada vez más en la tecnología digital, la cuota de China y de otros países en la producción mundial fue lo suficientemente alta como para provocar escasez temporal y fuertes oscilaciones de precios. China produce el 45% de los metales del mundo y el 95% de ciertos metales raros. También es ahora el mayor consumidor de metales del mundo. El número de minas se multiplicó. El proyecto  de la Nueva Ruta de la Seda (Belt and Road) se diseñó en parte para facilitar el acceso de China a los metales raros de otros países.

Deng Xiaoping dijo en 1992: “Oriente Medio tiene petróleo; China tiene metales de tierras raras”. La Organización Mundial del Comercio informa de que, durante dos décadas, China ha diseñado una política de restricciones sistemáticas a las exportaciones de minerales raros. Un diplomático japonés dijo a Pitron que “cada vez que planteamos la cuestión de las tierras raras, los chinos nos dejaron claro que podían cerrar el grifo (de las exportaciones) en cualquier momento”.

China ha mantenido los precios bajos a nivel nacional mientras organizaba una escasez artificial y cuotas de exportación para aumentar los precios a nivel internacional. Ha utilizado la oferta de metales raros para atraer u obligar a las empresas a instalarse en China y “compartir” su tecnología. Los fabricantes de imanes que no se habían trasladado se vieron privados de materias primas hasta que lo hicieron. China produce ahora un tercio de los imanes del mundo. Hasta ahora, esto ha dado lugar a guerras comerciales y a la retórica, pero el aumento de las fuerzas militares en el Mar de China Meridional muestra la posibilidad de un conflicto real.

Otros países productores han seguido el ejemplo de China en lo que Pitron llama “nacionalismo de los metales raros”. Quieren controlar lo que producen. Esto ha sido así desde que comenzaron los movimientos de independencia en el mundo colonial. Con los metales raros los capitalistas pueden ver que la relación de subordinación a la que Summers se refería en su memorándum de 1991 ya no se mantendrá.

 

No hay forma de avanzar bajo el capitalismo

El mercado de los metales raros es opaco, informal y volátil. La aparición o desaparición de unos pocos gramos de un metal puede dar lugar a burbujas, pánicos y fluctuaciones salvajes de los precios.

Dado que es la base del futuro tecnológico hacia el que nos dirigimos excluyendo cualquier voz de alarma, Pitron afirma que necesitamos un reparto justo de los minerales; “una causa en la que las instituciones internacionales están ahora unidas”. Cree que “devolver la minería a Occidente” forma parte de esto y que si vemos los efectos medioambientales de nuestro consumo se producirá un cambio.

Esto es imposible bajo el capitalismo, donde la clase trabajadora no tiene control sobre lo que se produce y cómo se produce y distribuye. El sistema capitalista no puede ser un sistema ético, por mucho que algunos deseen que lo sea. Incluso las concesiones que se ha visto obligado a hacer a los trabajadores en épocas de bonanza están retrocediendo en esta crisis económica, sanitaria y social.

Sólo una transformación socialista y un plan socialista mundial pueden resolver el problema de los costos medioambientales de los metales raros y, por tanto, de la transición ecológica y digital. Sólo entonces se podría desarrollar la ciencia y la técnica para resolver el enigma de una minería más limpia y un reciclaje eficiente. ¡Nuestro futuro y un planeta sostenible dependen de ello!

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here