Inicio Internacional Los palestinos necesitan una nueva intifada socialista

Los palestinos necesitan una nueva intifada socialista

107
0
Compartir

Editorial  The Socialist

Periódico de Socialist Party, CIT en Inglaterra y Gales

El bombardeo israelí de Gaza duró once días, con una terrible pérdida de vidas y devastación sobre el terreno. El número de muertos en Gaza fue de 248, más de una cuarta parte de ellos niños. Se destruyeron edificios residenciales, hospitales y escuelas. Las infraestructuras de electricidad, agua y alcantarillado se vieron afectadas, lo que agravó la catástrofe humanitaria.

Aunque aceptó un alto el fuego, el gobierno de Israel, dirigido por Benjamin Netanyahu, no se comprometió a poner fin a sus brutales métodos policiales contra las protestas palestinas, ni a detener los desalojos previstos de familias palestinas de sus hogares en Jerusalén Oriental.

Así que nuevas provocaciones y ataques del tipo escandaloso que precedieron al estallido de la guerra quedan a discreción del régimen israelí, y el conflicto podría volver a empeorar en cualquier momento.

El gobierno israelí había cumplido sus objetivos bélicos inmediatos: azuzar el nacionalismo para tratar de reforzar su posición y la propaganda de que había perjudicado gravemente a los dirigentes de Hamás en Gaza.

Netanyahu está siendo juzgado en los tribunales israelíes por cargos de corrupción y no ha conseguido una mayoría de coalición de gobierno en cuatro elecciones generales sucesivas. Así que tenía muchas razones para fomentar la distracción y el aumento del nacionalismo.

El estado israelí bombardea la franja de Gaza

El fracaso de Oslo

Para los palestinos de los territorios ocupados, la continua expansión de los asentamientos judíos y otras infraestructuras exclusivas para judíos está reduciendo y atomizando la tierra en la que el acuerdo de Oslo de 1993 dio alguna vez alguna esperanza de un Estado palestino.

Pero ninguno de los principales partidos políticos palestinos procapitalistas -incluidos Fatah y Hamás- tiene una estrategia para impedir este proceso. Del mismo modo, las potencias capitalistas de todo el mundo que han participado en los ciclos de conversaciones de “paz” han demostrado su total incapacidad durante décadas para ofrecer un camino a seguir.

Los palestinos sólo pueden confiar en su propia lucha contra la clase dominante israelí y la ocupación, y esto significará inevitablemente también desafiar a su propia élite pro-capitalista. Necesitan una nueva intifada, un levantamiento popular de masas, organizado democráticamente y totalmente bajo su propio control y toma de decisiones.

Las protestas palestinas que surgieron en Jerusalén oriental antes de la guerra -contra los desalojos, la brutalidad policial y el asalto a la mezquita de al-Aqsa- mostraban el tipo de acciones que hay que construir, y lograron algunas victorias.

Pero cuando Hamás y otras milicias de Gaza intervinieron lanzando cohetes contra Israel, la lucha pasó a otro plano, fuera de las manos de los movimientos de protesta. Además, los cohetes, que mataron a 12 israelíes, ayudaron al gobierno israelí con su propaganda de guerra entre los judíos israelíes, ya que los civiles israelíes fueron los más afectados por ellos.

Además de la necesidad de que los palestinos tengan el control democrático de su propia lucha, también necesitan construir su propio partido político obrero de masas, independiente de los intereses capitalistas.

Esto se aplica también a la clase obrera israelí. Necesita su propia representación política, para poder presentar un programa en su propio interés, y porque sólo el movimiento obrero de Israel tiene interés y capacidad para presentar el programa necesario para lograr un auténtico Estado palestino.

Manifestación en Londres contra el terror estatal israelí

Contrarrestar la división

Una tarea urgente en la actualidad para los trabajadores israelíes es contrarrestar el peligro que supone la división entre judíos y palestinos que surgió durante la guerra, organizándose contra la extrema derecha y el sectarismo allí donde se vea amenazado.

El poder potencial de la acción de los trabajadores se demostró en la huelga general del 18 de mayo de los palestinos de todo Israel y los territorios ocupados en apoyo de las protestas contra la represión en Jerusalén Este y la guerra en Gaza. Asimismo, miles de judíos y árabes se manifestaron contra su gobierno y la guerra en Tel Aviv el 22 de mayo, y también hubo protestas en otras ciudades.

Los movimientos obreros de Israel y Palestina tendrán que desarrollar programas socialistas, ya que el capitalismo decadente y podrido sólo puede ofrecer desigualdad e inseguridad a ambos lados de la línea divisoria.

La construcción de una Palestina socialista y de un Israel socialista formará parte de un proceso de movimientos en todo Oriente Medio que se dirigen al mismo objetivo: la eliminación del capitalismo. Esa será la única base para un futuro que pueda satisfacer las necesidades y aspiraciones de todos los pueblos de la región.

Y para las decenas de miles de personas que han salido a la calle en Gran Bretaña durante las dos últimas semanas para protestar contra el terror de Estado israelí y por la autodeterminación palestina, unirse a la lucha para acabar con el capitalismo y por un sistema socialista debería ser el siguiente paso.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here