Inicio Capitalismo en Crisis El capitalismo no puede alimentar al mundo

El capitalismo no puede alimentar al mundo

143
0
Compartir

Thea Everett

Artículo de The Socialist, semanario del Partido Socialista Británico (CIT en Inglaterra y Gales)

Se producen más alimentos que nunca, y sin embargo el hambre en el mundo ha aumentado desde 2015 y ha vuelto a su nivel de 2005, con 811 millones de personas desnutridas. Nadie debería pasar hambre. Pero el capitalismo está fracasando estrepitosamente en la alimentación del mundo.

Desde las hambrunas inducidas por el cambio climático en el extranjero hasta la creciente dependencia de los bancos de alimentos en el Reino Unido, en medio de una rápida crisis del costo de la vida, el sistema alimentario está en crisis, ya que la necesidad de los empresarios de obtener beneficios se antepone a nuestra necesidad de sobrevivir.

Largas filas en Bancos de alimentos de Londres

El aumento de los precios de las materias primas como el petróleo, junto con las subidas de los precios del gas y la energía (que han supuesto que el costo de cocinar una pizza al horno se haya duplicado), está resultando catastrófico para los trabajadores de a pie.

La guerra en Ucrania no ha hecho más que agravar el problema. Algunos comentaristas y políticos han defendido la necesidad de la cooperación internacional. Pero en el capitalismo -basado en la competencia por el beneficio- esto es imposible a la escala necesaria. Veintiséis países tienen actualmente restricciones a las exportaciones de alimentos.

Los alimentos: una mercancía bajo el capitalismo

Bajo el capitalismo, los alimentos se reducen a una mercancía, y pueden actuar como una de las imágenes más crudas de la desigualdad.

Un tercio de la mano de obra mundial está empleada en la agricultura: desde la agricultura, pasando por la producción de alimentos en fábricas, los servicios alimentarios y, por último, el sector de la hostelería y la venta al por menor de alimentos. Sin embargo, muchas de las personas cuyo trabajo produce los alimentos que necesitamos apenas cobran lo suficiente para sobrevivir.

Protestas en Argentina ante la crisis económica

Sólo cuatro empresas poseen el 90% del comercio mundial de cereales, y los países se están convirtiendo en superimportadores y superexportadores de mercancías. El comercio viaja a través de unas pocas rutas, como los canales de Suez y Panamá, el estrecho de Turquía y los estrechos de Ormuz y Malaca, que conectan muchos lugares de producción con lugares de consumo.

Si estas rutas se vuelven vulnerables o se bloquean debido a la guerra u otros factores, la escasez de alimentos es inevitable, como la actual escasez del suministro mundial de aceite de girasol (Ucrania).

Si a esto le añadimos la cuestión del cambio climático, no cabe duda de que la precariedad alimentaria no hará más que empeorar.

Las técnicas agrícolas podrían contribuir a reducir e invertir el cambio climático, ya que los suelos contienen el doble de carbono que la atmósfera. Si se emplearan a gran escala métodos agrícolas como la perforación directa y los métodos que reducen la alteración del suelo, se podría conseguir un efecto monumental en las emisiones de carbono. Pero éstos son menos rentables.

Es primordial que rompamos el control que las grandes empresas tienen sobre la industria alimentaria. Necesitamos que las grandes empresas agrícolas, los procesadores y envasadores de alimentos, los mayoristas y los grandes supermercados pasen a ser de propiedad pública para el futuro de nuestro planeta y de la humanidad. Sólo la clase trabajadora organizada tiene el poder de hacerlo.

Para una auténtica cooperación y para eliminar definitivamente el hambre, la pobreza, la guerra y la destrucción del clima, necesitamos la transformación socialista de la sociedad, para reorganizar la sociedad para satisfacer las necesidades de la inmensa mayoría, no de los multimillonarios.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here