Inicio Nacional CHILE EN LLAMAS

CHILE EN LLAMAS

409
0
Compartir

por Jano Ramírez, CIT en Chile.

Ya es más que evidente el profundo daño que producen los monocultivos para la naturaleza y para la vida de las personas, existe una infinidad de estudios que así lo demuestran y que han sido publicados desde hace bastantes años, estos han denunciado lo que puede provocar seguir con esta forma de producción, esta forma de explotación de áreas donde antes existían una  gran diversidad de especies nativas que daban equilibrio al ecosistema de bosques, la mayoría milenarios.

Al contrario, el poder del dinero, la codicia de grandes grupos empresariales sin escrúpulos pudo más que las advertencias que hicieron desde el mundo científico y ambientalista.

Lo que estamos viendo es la verdadera cara del modo de producción capitalista, la total indiferencia por la naturaleza y para la vida de las personas.

No podemos permitir que esto siga sucediendo, ya está claro que si seguimos dejando en manos privadas y con leyes perversas que los enriquecen en forma grosera, estamos destinados a un futuro Chile en llamas.

Tampoco podemos esperar la buena voluntad de los grupos económicos responsables de estos incendios, para que se llegue a un acuerdo con ellos, dado los gigantescos intereses económicos comprometidos que los han enriquecido a costa del sufrimiento de miles de personas, animales y la destrucción de la naturaleza

No permitamos que nos engañen nuevamente, si nos hablan de una mesa de expertos o una mesa de diálogo para solucionar este problema ya sabemos que es una mentira, que lo único que se conseguirá es mantener exactamente igual el modo de producción, para que un futuro cercano tengamos una nueva catástrofe, esta vez mucho mayor.

Si empezamos a profundizar, solo un poco, nos daremos cuenta que este problema comenzó en sus inicios con la llegada de colonos Europeos al sur del país incentivado por los gobiernos de la época, desde aquellos tiempos comenzaron con la quema de bosques nativos, milenarios en la mayoría de los casos para despejar la tierra y explotarla para siembras, ganadería etc.

También podemos evidenciar que avanzada la explotación de la tierra primero terminando con los bosques, hubo denuncias del daño que se estaba provocando, sin embargo las elites cómo siempre hicieron caso omiso de estás advertencias.

Solo en un periodo de la historia, se intentó cambiar esta forma de explotar la tierra y los bosques, intentando incluir la sustentabilidad, dando otra mirada con el objetivo de ser compatible con la naturaleza y no destruirla, era uno de los planes del gobierno de la unidad popular, pero ya sabemos cómo terminó, este plan no le convenía a las elites más adinerada, por tanto, a sangre y fuego fueron exterminadas tales intenciones y en su lugar durante la dictadura militar de Pinochet está política de exterminio de los bosques nativos llegó su máxima expresión con la creación del decreto ley 701 y que aún está vigente, que en resumen incentiva el monocultivo de pinos y eucaliptos, además subvenciona con grandes cantidades de dinero a las grandes empresas forestales por la plantación de estas especies y como si esto fuera poco, se crean leyes perversas cómo la de seguros también en dinero en caso de que por accidente los monocultivos se incendien, se han dado muchos casos que debido a la contaminación con plagas en los pinos o eucaliptos, que no han podido solucionar y para no perder dinero generan intencionalmente los incendios para cobrar estos seguros.

Si a alguien le quedan dudas del daño que provocan las empresas forestales en manos privadas, solo debemos mirar el Sur de Chile quemándose. Esas imágenes apocalípticas son el resultado de años de explotación sin límite de los grupos empresariales cómo la familia Matte y Angelini

La única solución para salvar lo que queda de nuestra naturaleza y comunidades que viven allí es quitarles la facultad de explotar la tierra a las empresas depredadoras del gran capital Forestal y bajo control público y con una planificación de las comunidades forjar una nueva administración del futuro inmediato, mediano y largo plazo de los sectores que hoy han sido devastados por las llamas y de las extensiones que aún no han sido arrasadas.

Lo anterior obviamente es imposible esperar a que lo concrete el gobierno que más bien se transformó en un nuevo administrador de las políticas neoliberales como los anteriores gobierno, si queremos salvar Chile de las llamas, debemos movilizarnos la gente de a pie, las comunidades vivas, las y los trabajadores, las y los estudiantes, cómo sabemos hacerlo, con el mismo ejemplo de Octubre del 2019, pero está vez con un objetivo claro, terminar con las Forestales privadas y que sean las comunidades que viven año a año estos incendios los que determinen el futuro de los bosques y se hagan cargo del cuidado de la naturaleza.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here