Inicio Internacional Grietas en el ‘milagro chino’

Grietas en el ‘milagro chino’

303
0
Compartir

Socialism Today 2 octubre, 2023

Los múltiples problemas que enfrenta la economía capitalista de Estado de China han aumentado significativamente durante 2023. La prensa capitalista occidental está llena de análisis, a menudo interesados, que predicen el fin del “milagro chino”. Además, las crecientes tensiones entre China y Estados Unidos han dado lugar a severos embargos comerciales, primero bajo la presidencia de Donald Trump y, más recientemente, durante las llamadas “guerras de chips” de Biden.

El imperialismo estadounidense está decidido a impedir que su principal rival mundial adquiera tecnologías avanzadas en semiconductores que le permitan avanzar hacia una economía avanzada. El Partido Comunista Chino (PCC), por el contrario, está tratando de hacer que China pase de ser una “planta de ensamblaje” a una economía manufacturera de mayor valor agregado. Especialmente en energía verde, atención sanitaria, inteligencia artificial, supercomputación, ciencias de la vida y tecnología militar.

En esta acelerada guerra económica con Estados Unidos, el PCC está realizando denodados esfuerzos para transformar la “moneda popular” –el renminbi chino– en un rival internacional del dólar estadounidense. La reciente expansión del bloque económico BRICS, de influencia china, para incluir a Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Argentina e Irán, entre otros, es otra escalada del conflicto. Ahora que se celebra el décimo aniversario de la iniciativa china “Un cinturón, una ruta”, está claro que, como anticipó el Comité por una Internacional de los Trabajadores, estamos en una era de desorden mundial y conflicto creciente entre bloques económicos rivales.

En medio de una desaceleración económica capitalista global, la confrontación entre Estados Unidos y China está añadiendo otro elemento desestabilizador a la propia economía mundial. China ha tomado represalias contra las prohibiciones de exportación estadounidenses negándose a vender minerales y metales esenciales necesarios para los semiconductores avanzados.

La industria automotriz china es ahora la más grande del mundo y este año superó a Japón. También es líder en vehículos eléctricos y tecnología de baterías. Dado que los vehículos de gasolina y diésel se eliminarán gradualmente en Europa para 2035, las empresas automovilísticas chinas ven una oportunidad de hacerse con una gran parte del mercado.

Cuando se enfrentó a los aranceles estadounidenses sobre los vehículos chinos, el régimen respondió inundando con automóviles gran parte del mercado internacional fuera de Estados Unidos. Sólo este año, hasta julio de 2023, las exportaciones de automóviles chinos aumentaron un 86%. En los últimos tres años las ventas han aumentado un 400%. La propiedad china de las marcas Volvo y MG también está permitiendo que las ventas aumenten en Europa, así como en Asia, Australia y partes de América Latina.

La escala de producción de automóviles en China es enorme. Para ayudar a las exportaciones de automóviles, informó recientemente el New York Times, “los astilleros a lo largo del río Yangtze están construyendo una flota de barcos para transportar automóviles que actúan como estacionamientos flotantes gigantes, capaces de transportar 5.000 o más automóviles a la vez”. Y continuaron: “Los fabricantes de automóviles chinos como BYD y Chery, y las líneas navieras europeas y singapurenses que transportan automóviles para ellos, han realizado casi todos los pedidos pendientes en todo el mundo de 170 buques para el transporte de automóviles. Antes del auge de las exportaciones de automóviles en China, sólo se construían cuatro al año”.

En parte, estas medidas orientadas a la exportación son una respuesta a la desaceleración del mercado interno dentro de China, que ha resultado en un exceso de capacidad de vehículos. La desaceleración económica, y no menos graves problemas para el sector inmobiliario y de la construcción (la construcción representa casi el 30% de la producción económica de China) han afectado el crecimiento económico recientemente.

Entre 1978 y 2019, la tasa de crecimiento anual promedio en China fue del 9,45%. Durante ese período también hubo un aumento de 60 veces en el PIB per cápita. El gobierno chino insiste mucho en la afirmación de que ya nadie vive en la pobreza en China. Sin duda, este crecimiento acelerado y la urbanización masiva de la sociedad han permitido aumentos salariales significativos en comparación con el pasado. Así como el surgimiento de una gran clase media y una burguesía.

Las perspectivas para la economía hoy son completamente diferentes. En los últimos años se ha hecho evidente una desaceleración de la economía. Se espera que el crecimiento del PIB para 2023 esté entre el 3% y el 5%.

Cuando la crisis financiera golpeó a China en 2008, el gobierno chino invirtió aproximadamente cuatro billones de RMB (550 mil millones de dólares) en la sociedad. La mayoría de estas inversiones se destinaron a la industria inmobiliaria y a proyectos de infraestructura que estimularon la industria de la construcción de China e impulsaron la urbanización.

Después de 2016, en particular, los precios de la vivienda se volvieron cada vez más inasequibles. Con el colapso de gigantes inmobiliarios como Evergrande en 2021 y, hoy, Country Garden al borde del abismo cargado de enormes deudas, las gallinas económicas están volviendo a casa para volver a casa.

La urbanización masiva durante las dos últimas décadas había permitido hacer fortunas en el sector inmobiliario y de la construcción. Se llevaron a cabo grandes proyectos de construcción, no sólo de viviendas sino de ciudades enteras, carreteras, ferrocarriles e infraestructuras de transporte.

La urbanización masiva durante las dos últimas décadas había permitido hacer fortunas en el sector inmobiliario y de la construcción. Se llevaron a cabo grandes proyectos de construcción, no sólo de viviendas sino de ciudades enteras, carreteras, ferrocarriles e infraestructuras de transporte.

Ahora la vivienda se ha vuelto inasequible para muchos chinos. En 2019, todavía se consideraba natural que las familias jóvenes pagaran préstamos para la vivienda de forma independiente, pero ahora la mayoría de los jóvenes se niegan a comprar una casa. Para aquellos que lo hacen, la gran mayoría de las familias necesitan “vaciar seis billeteras”, lo que significa que sus padres y dos abuelos de ambos cónyuges de la familia pondrán todo su dinero para reunir el pago inicial de la casa. En los próximos veinte o treinta años, una parte considerable de sus ingresos todavía tendrá que utilizarse para pagar la hipoteca.

La sensación de vivir en una sociedad que ofreció un crecimiento sostenido en los treinta años anteriores también se ha roto, con un gran número de jóvenes optando por abandonar las ciudades desarrolladas y regresar a las zonas rurales con menores niveles de consumo y un ritmo de vida más lento. La mayoría de las parejas jóvenes ya no eligen tener descendencia, lo que provocó un crecimiento poblacional negativo por primera vez en China en 2022, lo que afectó a industrias como las guarderías y los hospitales infantiles.

Según las estadísticas más recientes de 2023, la tasa de desempleo de los jóvenes en China ha superado el 20%, pero desde julio el gobierno chino ya no las publica. En general, los niveles salariales han comenzado a disminuir en varias regiones de China, pero el fenómeno de las horas extras forzadas no ha cambiado. Los trabajadores chinos, tanto manuales como ahora administrativos, son la generación 996: trabajan de nueve de la mañana a nueve de la noche, seis días a la semana, tales son los bajos salarios que se ofrecen. Esto deja poco o ningún tiempo para el consumo de bienes o servicios, lo que, combinado con los bajos salarios, también afecta el crecimiento económico. El desarrollo económico acelerado en China está vinculado a la explotación acelerada de la clase trabajadora.

Junto con niveles colosales de desigualdad de riqueza, esto está preparando las condiciones para que el conflicto de clases estalle ferozmente en un momento determinado. Sólo el 0,03% de las personas más ricas de la sociedad poseen un increíble 67,4% de la riqueza privada nacional. La clase trabajadora y el 94% más pobre de la población poseen sólo el 7%.

El noventa por ciento de los 25 millones de empresas en China son de propiedad privada. Xi dijo que en 2018 el sector privado generó más del “50% de los ingresos fiscales del país, el 60% de la producción económica y el 80% del empleo urbano”.

Sin embargo, está claro que el sector estatal –y el propio Estado dominado por el PCC– desempeña un papel importante en la dirección de la economía de una manera única a nivel mundial. La influencia estratégica del Estado sobre algunos bancos y la construcción, y un fuerte control sobre el comercio y la inversión extranjeros, permiten que el liderazgo del PCC –dentro de los límites de la naturaleza anárquica del mercado capitalista y una economía mundial en desaceleración– actúe como una influencia orientadora.

Esto ha incluido que el liderazgo de Xi haya tomado medidas para reducir, hasta cierto punto, la creciente influencia de la clase capitalista en China. Por ejemplo, desde 2018 se han nacionalizado cientos de empresas, así como una insistencia en que se entreguen algunas ganancias como parte de una campaña por la “prosperidad común” en forma de “retorno de los grupos de capital a las masas”. Este plan de “alivio integral de la pobreza” ha sido una poderosa herramienta de propaganda gubernamental de los chinos.

En ningún sentido se trata de un esfuerzo serio por parte de la dirección del PCC para avanzar en la dirección del socialismo. En el contexto de desaceleración económica y crecientes antagonismos de clase, está tratando de apuntalar su base social haciendo algunas concesiones a la clase trabajadora, mientras al mismo tiempo intenta encontrar un camino hacia la recuperación económica. Además de temer un levantamiento de la clase trabajadora y la juventud, el régimen de Xi también tiene que mirar por encima del otro hombro a sectores de la élite capitalista china, que desearían más independencia e incluso, en el futuro, el propio poder estatal.

Será la entrada de la enorme y joven clase trabajadora china en la arena de lucha contra los capitalistas y la propia dirección del PCC lo que ofrecerá el camino a seguir. Será crucial la construcción de sindicatos independientes y un partido revolucionario de masas que luche por un socialismo genuino, basado en la nacionalización de la economía bajo control y gestión de los trabajadores.

Philip Stott y Lence Law

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here