Inicio Guerra Rusia-Ucrania El ataque terrorista en Rusia provoca mayor inestabilidad y tensiones

El ataque terrorista en Rusia provoca mayor inestabilidad y tensiones

247
0
Compartir

26 de marzo de 2024

Niall Mulholland

Secretariado Internacional del Cómite por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

(Imagen: Bomberos de Moscú en el Ayuntamiento de Crocus – CC)

Los horrendos ataques terroristas perpetrados en las afueras de Moscú el 22 de marzo conmocionaron y rechazaron a los rusos y a la población de todo el mundo. En el momento de redactar este informe, el número de muertos es oficialmente 139 y sigue aumentando. Más de 180 personas han recibido tratamiento hospitalario por las heridas provocadas por el peor ataque terrorista perpetrado en Rusia en 20 años. Se espera que se encuentren más cadáveres entre los escombros del Ayuntamiento de Crocus quemado.

El CIT condena estos ataques indiscriminados contra civiles, sin importar quiénes sean los perpetradores.

El ataque comenzó cuando hombres armados abrieron fuego dentro del Ayuntamiento de Crocus antes de que tuviera lugar un concierto de rock. Los asaltantes prendieron fuego al edificio y parte del tejado se desplomó. A las pocas horas, una rama del grupo Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad. La matanza es el peor ataque de este tipo en Europa y Rusia desde el ataque de 2004 a una escuela en la ciudad de Beslan, en el sur de Rusia.

Horas después del ataque, el servicio de seguridad ruso, el FSB, afirmó haber detenido a varios de los atacantes mientras intentaban huir de Rusia a Ucrania. Cuatro presuntos atacantes fueron llevados a la sede del Comité de Investigación en Moscú el 25 de marzo, mostrando signos de palizas y tortura. En las redes sociales circularon videos de lo sucedido.

A las pocas horas de la atrocidad, Rusia, Ucrania y Occidente comenzaron a acusarse mutuamente sobre la verdadera identidad y los motivos de los atacantes. El grupo Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad, pero el Kremlin vinculó el ataque con Ucrania. Los cuatro presuntos pistoleros proceden supuestamente de Tayikistán, país de Asia central, un estado empobrecido que hace frontera con Afganistán, base del grupo Estado Islámico Khorasan, también conocido como ISIS – Khorasan (IS-K), que afirmó haber llevado a cabo la atrocidad. . El grupo publicó fotografías de los atacantes antes de que lanzaran su asalto y imágenes de cámaras corporales tomadas por los atacantes de la masacre.

Sin embargo, en su primera declaración televisada sobre el ataque, el presidente Vladimir Putin no mencionó al EI-K. Afirmó que los atacantes fueron capturados mientras “se dirigían hacia Ucrania donde, según información preliminar, se les preparó una ventana desde el lado ucraniano para cruzar la frontera estatal”.

Kiev negó furiosamente las afirmaciones de Putin. “Putin y otros sinvergüenzas simplemente intentaron culpar de todo a otra persona”, comentó Volodymyr Zelensky, presidente de Ucrania.

Ciertamente, ISIS tiene motivos para querer atacar a Rusia. La intervención militar rusa fue fundamental para salvar al régimen de Assad en Siria durante la guerra civil, atacando a menudo objetivos del ISIS. ISIS ha llevado a cabo ataques mortales contra los talibanes gobernantes en Afganistán, a los que ISIS considera un aliado de Moscú. Los ataques terroristas islámicos provenientes de Asia central contra objetivos rusos tuvieron lugar en los años 1990 y principios de los años 2000, cuando Putin aplastaba sin piedad los movimientos independentistas en Chechenia y otras partes de la región. Sin embargo, desde hace algún tiempo no se producen ataques terroristas islámicos en suelo ruso.

Ucrania y los políticos occidentales alegan que Putin está utilizando la atrocidad para avivar aún más la indignación nacionalista rusa contra Ucrania, preparar el camino para una movilización más amplia de tropas en la guerra contra su vecino y proporcionar un pretexto para una legislación interna más represiva que acabe con cualquier lucha contra -guerra y voces opositoras. Argumentan que Putin busca responsabilizar falsamente a Ucrania, ya que ha quedado gravemente expuesto por los ataques, visto como incapaz de brindar seguridad al pueblo ruso y al mismo tiempo llevar a cabo una guerra en Ucrania que involucra a cientos de miles de soldados rusos. Algunos políticos en Ucrania han llegado incluso a culpar directamente a Moscú de orquestar la masacre del Ayuntamiento de Crocus.

A cambio, Moscú ha indicado que los ataques fueron trabajo sucio del régimen de Zelensky respaldado por Estados Unidos y otras potencias occidentales. Putin ha admitido ahora que el ataque fue llevado a cabo por “islamistas radicales”, pero reafirmó las afirmaciones de que Ucrania podría haber estado involucrada en los tiroteos. “Estamos interesados en saber quién lo ordenó”, dijo Putin a funcionarios del gobierno. “Esta atrocidad puede ser sólo una parte de toda una serie de intentos de quienes han estado en guerra con nuestro país desde 2014 a manos del régimen neonazi de Kiev”.

Fuentes del Kremlin señalan que la CIA ha estado involucrada durante mucho tiempo con grupos terroristas islámicos en Asia Central y partes de Medio Oriente, y no está fuera de su alcance haber utilizado al EI-K como tapadera o «bandera de conveniencia» para llevar a cabo ataques. para desestabilizar al gobierno de Putin. En las últimas semanas se han informado tiroteos entre paramilitares neonazis rusos pro Ucrania y la policía rusa. Apenas la semana pasada Putin surgió como el claro ganador de las elecciones presidenciales, que no encontraron una oposición real, y la guerra en Ucrania se ha ido inclinando constantemente a favor de Putin. Fuentes de Moscú dan a entender que los agresores del EI-K fueron manipulados por Ucrania y Occidente, y el FSB afirma que uno de los cuatro atacantes detenidos confesó que le pagaron para llevar a cabo la masacre.

Ninguna de las afirmaciones hechas por cualquiera de las partes puede descartarse como completamente inverosímil dada la historia de tácticas sucias y asesinas utilizadas durante décadas por las potencias occidentales en muchas partes del mundo, y también por el régimen de Putin contra sus oponentes. Se cree ampliamente en Rusia y en otros lugares que el FSB participó en la voladura de cuatro bloques de pisos en Moscú y otras dos ciudades rusas en septiembre de 1999 para proporcionar el pretexto para la invasión militar rusa de Daguestán, lo que desencadenó la Segunda Guerra Chechena, y consolidar el gobierno de Putin. Pero también los imperialismos estadounidense, británico y francés tienen una larga historia de actividades encubiertas en muchos países, incluida la ayuda a crear y dirigir grupos terroristas y la infiltración en paramilitares para sus propios fines.

Queda por ver si surgen hechos concretos sobre la masacre del Ayuntamiento de Crocus en las próximas semanas y meses y del juicio de los cuatro sospechosos, aunque es muy poco probable que sea un juicio justo. Las autoridades rusas ya han anunciado que estará “cerrado”.

Al mismo tiempo, se han planteado dudas sobre la relativa lentitud de las fuerzas de seguridad rusas para responder a este ataque que tuvo lugar en las afueras de Moscú, no en algún remanso provincial. Putin podría intentar utilizar esto como excusa para un mayor endurecimiento de los controles en Rusia. La bienvenida popular que recibió el intento de levantamiento militar de Prigozhin en junio pasado entre sectores de la población de Rusia fue una advertencia de la base potencialmente frágil de Putin y de que el régimen intentará utilizar esta masacre para fortalecer su posición interna.

Para los socialistas, está claro que quienquiera que esté detrás de la matanza masiva en el Ayuntamiento de Crocus actuó con motivos completamente reaccionarios. Los ataques aumentarán las tensiones étnicas en Rusia y la región. En respuesta a la masacre del viernes pasado, tanto Putin como Zelensky enfrentan a trabajadores contra trabajadores con su retórica y propaganda nacionalista de derecha. Las potencias occidentales condenan hipócritamente los ataques a las salas de conciertos y también la maquinaria de guerra de Putin, pero han armado e instigado el bombardeo israelí de Gaza que dura seis meses.

La masacre del Ayuntamiento de Crocus es un síntoma del impacto devastador de la guerra en Ucrania, ahora en su tercer año, y de los conflictos étnicos y nacionales latentes en toda la región y, en última instancia, del sistema de capitalismo bárbaro impuesto tras la disolución de la Unión Soviética. Sólo una lucha unida de masas del pueblo trabajador contra el gobierno de los oligarcas y por la transformación socialista de la sociedad puede traer paz y prosperidad duraderas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here