Inicio Internacional Sudán: ¡No al gobierno de los generales!

Sudán: ¡No al gobierno de los generales!

172
0
Compartir

Reporteros del CWI/CIT, de The Socialist (Semanario del Socialist Party  en Inglaterra y Gales)

Después de 30 años de dictadura en Sudán, las históricas protestas masivas han logrado la caída del presidente Omar Al-Bashir en un’golpe de palacio’ forzado por los generales. A continuación, se estableció un «consejo militar de transición», con el ministro de Defensa Amhed Awad Ibn Auf como presidente. Este formaba parte del antiguo régimen y es un brutal general del ejército buscado por la Corte Penal Internacional por genocidio en Darfur. Pero las protestas continuaron, con cánticos de los manifestantes: «¡Revolucionarios, continuaremos nuestro camino!»

Un día después, Auf se vio obligado a dimitir, reemplazado por un general supuestamente «menos controvertido», Abdel-Fattah Burhan. Esto no satisfizo a las masas, que exigen el fin total del control militar.

Las masas en Sudán han derrocado a tres ‘líderes’ del viejo régimen en otros tantos días, y aun así las protestas masivas continúan. Miles de manifestantes bailan y cantan «¡libertad!» Los manifestantes quieren un «Nuevo Sudán». Pero la pregunta clave a la que se enfrentan es ¿cómo es posible? ¿Qué fuerza de la sociedad sudanesa puede lograrlo? ¿Qué tipo de nuevo Sudán queremos crear?

Primavera Árabe

Estas son preguntas que se plantean en muchas partes de África. Justo una semana antes, vimos la caída de Bouteflika en Argelia. Los regímenes de la región temen una nueva «Primavera Árabe», una nueva ola de levantamientos revolucionarios.

Este es un momento crítico en el desarrollo de la revolución en Sudán y la discusión sobre su dirección es vital.

Burhan se presenta como uno de los generales que fue a reunirse con los manifestantes y escuchó sus opiniones. Los militares claramente esperan crear ilusiones de que quieren un «diálogo» con los manifestantes.

Pero los manifestantes saben que en realidad este es el régimen que trata de salvarse a sí mismo. Declaran que continuarán protestando hasta que logren un «gobierno civil».

La interacción inicial de los manifestantes con los militares es con los oficiales de bajo rango y los soldados que vinieron a protegerlos contra la brutalidad de los servicios de inteligencia y seguridad nacionales.

En ningún momento las masas tuvieron la ilusión de que el control militar del país sería el mejor resultado.

El régimen ha estado en pánico y está dividido, pero también está decidido a mantenerse en el poder. Los períodos de emergencia de tres meses y de transición de dos años anunciados son un intento de ganar tiempo. Saben que las masas de gente no pueden quedarse en las plazas para siempre.

Un alto oficial del ejército dijo en la televisión estatal que «nuestra principal responsabilidad es mantener el orden público» y que «tendremos cero tolerancia para cualquier fechoría en cualquier rincón del país». Sigue existiendo un grave peligro de una brutal represión del movimiento.

El poder potencial en este momento reside en las masas en las calles. Pero un movimiento de masas en las calles por sí solo no tomará el poder. Si los trabajadores y los jóvenes no dan los siguientes pasos para tomar y consolidar el poder, entonces lo perderán.

Los trabajadores y los pobres de Sudán se han enfrentado a condiciones salvajes de deterioro de su nivel de vida. Con una inflación de alrededor del 70%, cientos de personas hacen cola para obtener combustible y alimentos. En las ciudades, la gente sufre hacinamiento, vivienda deficiente, violencia y delincuencia. La gente dice que «los gobiernos han robado nuestro dinero y han huido».

El 19 de diciembre comenzaron las protestas masivas contra la triplicación nocturna de los precios del pan. Comenzando en Atbara, donde históricamente comenzó el movimiento sindical sudanés, las protestas se extendieron en los días siguientes a otras zonas, incluida la capital, Jartum.

Los estudiantes protestaron por el aumento de los costos de las comidas escolares. Los manifestantes incendiaron las oficinas del gobernante Partido del Congreso Nacional, las sedes de los gobiernos locales y atacaron las oficinas de los servicios de seguridad. Al parecer, los imanes partidarios del régimen fueron expulsados de las mezquitas en algunas zonas.

Los médicos y el personal médico lanzaron una huelga general el 27 de diciembre, a la que se sumaron más tarde los periodistas. Las protestas se intensificaron el 6 de abril, cuando, en respuesta a un llamamiento a una huelga general, miles de personas iniciaron un sitting frente al ministerio de defensa en Jartum.

Rápidamente, el movimiento de masas cobró fuerza. Es esta fuerza la que ahora está logrando exigencias impensables en el pasado, incluida la liberación de los presos políticos, que fue el resultado de la marcha de la gente hacia las cárceles.

Los trabajadores y la juventud han demostrado un coraje heroico frente a un régimen brutal que lleva a cabo detenciones, torturas y asesinatos; donde si se va a la huelga se pierde el trabajo. Mostrando un gran desafío, los jóvenes han eludido el cierre de los medios de comunicación social.

Una asociación de médicos sudaneses dijo que 26 personas habían muerto y más de 150 habían resultado heridas desde que comenzó el sitting, después de muchas muertes en los meses anteriores.

En otras señales del potencial revolucionario, hay soldados entre los muertos, muertos protegiendo a los manifestantes del ataque.

Los manifestantes están muy conscientes de la Primavera Árabe de 2011 y dicen conscientemente que este movimiento no es el mismo – en otras palabras, están conscientes de que después de esas poderosas revoluciones, elementos de los antiguos regímenes volvieron al poder, y no quieren que eso ocurra en Sudán.

Esto significa que es esencial aprender las lecciones. La Primavera Árabe no condujo, en esa etapa, a que los trabajadores y los pobres tomaran el poder, debido a la falta de un partido de masas independiente de la clase obrera con una dirección revolucionaria, luchando por los siguientes pasos para tomar el poder, con un programa independiente de la clase obrera.

El principal grupo de oposición en Sudán es la Asociación de Profesionales Sudaneses (SPA), en la que participan los sindicatos, la Unión de Mujeres y otros grupos. La SPA ha mostrado una valiente resistencia. Incluso el plantear reivindicaciones democráticas básicas y declarar que seguirán luchando hasta que ganen es extremadamente valiente. Dicen «Nuestro esfuerzo por deshacernos del régimen continuará hasta que el legado de la tiranía sea liquidado y sus líderes llevados ante la justicia.»

Pero para lograrlo deben ir más allá de su actual «Declaración de Libertad y Cambio». Elaborado por la SPA el 1 de enero, ha sido firmado por una larga lista de organizaciones y grupos de protesta, incluidos los partidos pro-capitalistas.

La declaración pide la sustitución de Bashir por un gobierno nacional de transición de cuatro años de «personas cualificadas basadas en méritos de competencia y buena reputación, que representen a varios grupos sudaneses y reciban el consenso de la mayoría», para gobernar hasta que «se establezca una estructura democrática sólida y se celebren elecciones».

Exigencias

Si bien hay muchas buenas demandas -como el fin de las guerras civiles, la caída libre de la economía, la discriminación y la opresión de la mujer, y la garantía de la salud, la educación, la vivienda y el bienestar social y ambiental-, esta declaración no distingue entre los diferentes intereses de clase. Es importante adoptar una posición de clase, ya que la convocatoria de elecciones democráticas por sí sola no dará como resultado el cumplimiento de las exigencias que ahora se plantean.

¿Quién se presentará a las elecciones y con qué políticas? Sigue existiendo el peligro de que el partido gobernante de Bashir, el Partido del Congreso Nacional, se reagrupe para volver al poder si se le da la oportunidad y el tiempo.

No debe haber ilusiones en los partidos y líderes pro-capitalistas. Aunque dicen que quieren democracia, no llegarán muy lejos. Cualquier nuevo gobierno capitalista se enfrentaría a las mismas presiones que el régimen de Bashir. Al final sólo significaría reemplazar un grupo de explotadores por otro.

Sudán se enfrenta a una grave crisis económica. El desencadenante inmediato de este levantamiento fue la eliminación de los subsidios estatales a la harina, lo que llevó a una triplicación de los precios del pan. Esto fue l dictado por el FMI. Sudán tiene 55.000 millones de dólares de deuda externa. Habrá presión para devolver la deuda pendiente de 8.000 millones de dólares al FMI.

En realidad, mientras el nuevo gobierno no esté preparado para hacer frente a los poderes capitalistas, y mientras las principales partes de la economía se dejen en manos de los especuladores, ¿qué haría un gobierno capitalista de manera diferente?

¿Qué harían con los paramilitares que aterrorizan el país y amenazan con una guerra civil? ¿Qué harían con respecto a las divisiones religiosas en el país, con grupos sectarios que cuentan con el apoyo de poderes regionales, dispuestos a explotarlas en su propio interés? ¿Qué harían con el conflicto que existe por compartir la riqueza petrolera del sur de Sudán?

No es un accidente que el gobierno de Estados Unidos haya dicho que el gobierno sudanés debería «ejercer moderación y dejar espacio para la participación civil dentro del gobierno». El portavoz del Departamento de Estado dijo a los periodistas: «El pueblo sudanés debe determinar quién los dirige…. y el pueblo sudanés ha sido claro y exige una transición dirigida por civiles». Del mismo modo, la UE y el Reino Unido han instado al ejército a llevar a cabo un «rápido» traspaso al gobierno civil.

Las potencias occidentales están a favor de un régimen cooperativo que pague las deudas, impida el desarrollo de la revolución y reduzca las posibilidades de que los levantamientos se extiendan por toda la región. Los trabajadores pronto encontrarán que un nuevo gobierno capitalista reprimirá nuevas acciones masivas por precios más bajos o trabajos y salarios decentes – como ha sido la experiencia en Túnez y Egipto.

La única manera de unir a la clase obrera y a los pobres de todo el país y de lograr los deseos de un nivel de vida decente, empleos y hogares, una democracia genuina, libertad para seguir su religión, etc., es que el movimiento de los trabajadores, los jóvenes y los pobres se hagan con el control por sí mismos.

Las organizaciones obreras necesitan establecer urgentemente un partido obrero de masas y luchar por un gobierno basado en la clase obrera.

Las protestas en el centro de Jartum han sido poderosas hasta ahora, pero ahora los sindicatos deberían convocar una huelga, llevar la batalla a los lugares de trabajo y plantear la cuestión de quién controla las fábricas y los medios de producción. Es esencial luchar para reconstruir los sindicatos y destituir a los líderes, a cualquier nivel, que son partidarios del régimen.

En algunas zonas, como Atbera, se han creado comités de acción. En el campamento han comenzado los pasos básicos de organización, con comités para alimentar a la gente, para la seguridad, para controlar el tráfico, incluso una clínica. Pero esto tiene que ser más organizado, sobre una base política.

Estos comités deben incluir sindicatos locales, obreros y otras fuerzas de la revolución con el fin de continuar hasta que todas las reivindicaciones se hagan realidad. Enlazados entre sí, a nivel local, estatal y nacional, los comités de trabajadores pueden proporcionar la base para una estructura estatal alternativa que pueda arrebatar el poder a los militares.

Programa

El programa es esencial. Para conseguir precios asequibles para los alimentos y el combustible, aumentos salariales y una semana laboral más corta, es necesario luchar por la nacionalización de las grandes industrias y de la tierra de los grandes terratenientes, bajo el control y la gestión democrática de la clase obrera.

Un plan socialista podría empezar a invertir en creación de empleo, vivienda digna, atención sanitaria y educación. Sobre esta base, un gobierno obrero podría hacer un llamamiento a los movimientos de masas de la región para que tomen la misma acción y se reúnan en estrecha cooperación económica, incluso con el sur de Sudán.

Por lo tanto, abogamos por la creación de un Sudán socialista democrático, ya que es la única forma en que las masas pueden hacer realidad su esperanza de crear el nuevo Sudán que desean.

Un estado democrático de los trabajadores y los pobres también podría garantizar los derechos religiosos y nacionales, y una justicia real para los viejos opresores. Por ejemplo, el consejo militar de transición ha anunciado que no enviará a al-Bashir a la Corte Penal Internacional, sino que lo juzgará en Sudán.

Esto se debe a que en realidad todos ellos son culpables de los mismos crímenes de guerra. Pero un sistema de justicia democrático dirigido por y en interés de los trabajadores y los pobres de Sudán podría realmente juzgar a los criminales de guerra y administrar justicia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here