Inicio Análisis y Perspectivas “Todo cambió, cambió completamente” – Una nueva era de lucha de clases...

“Todo cambió, cambió completamente” – Una nueva era de lucha de clases y crisis capitalista

447
0
Compartir

8 de junio de 2020

[Imagen: Protesta de “Las Vidas Negras importan”, BLM en Londres. Las protestas antirracistas se han extendido por todo el mundo]

Declaración del Secretariado Internacional del Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT)

Las palabras de W.B Yeats, de su poema “Pascua 1916”, resumen la situación actual del mundo: “Todo cambió, cambió completamente.” El año 2020 es la apertura de una nueva era, como hemos explicado en el anterior análisis del CIT. Se están produciendo cambios fundamentales en la economía mundial, en las relaciones geopolíticas y en una colosal polarización entre las clases a escala global. Todas las tendencias que vemos desarrollarse hoy en día estaban presentes antes del inicio de la crisis de COVID-19. Sin embargo, se han agudizado y acelerado a la velocidad del rayo.

Para los revolucionarios y socialistas, es necesario afrontar con audacia los nuevos desafíos y tareas históricas, tanto en el plano político como en nuestras intervenciones en los trastornos sociales que se están produciendo. Todas las consecuencias de los dramáticos trastornos que se están produciendo no están todavía del todo claras. Sin embargo, es seguro que el capitalismo no podrá volver a la situación anterior al coronavirus, y mucho menos a la situación que existía antes de 2007-2008.

Un período prolongado de recesión o depresión económica marcará la década de 2020. Los altibajos de la economía no erradicarán la pobreza y la pauperización a la que se enfrentan decenas de millones de personas, ni la falta de seguridad laboral para los que trabajan. Los terremotos sociales y políticos no vistos durante décadas, quizás desde los años 30, están a la orden del día, como han demostrado las recientes explosiones sociales en los Estados Unidos y otros países. Lo que ayer se consideraba improbable hoy puede convertirse en probable o posible. Nos enfrentamos a la perspectiva de que la revolución y la contrarrevolución se enfrenten de la manera más aguda durante décadas. Es necesario estar vivo para esto y no quedarse atrás viendo el mundo y las luchas de clases a través del prisma del ayer.

La situación mundial está dominada por la feroz lucha que se desarrolla entre el imperialismo de EE.UU. y China. Esto refleja la prolongada decadencia del imperialismo estadounidense y el rápido ascenso de China como segunda potencia mundial. El ascenso de China se ha acelerado dramáticamente en los últimos años. Mientras que en 2000 representaba el 3,5% del PIB mundial, en 2019 se había disparado hasta el 14,5%. Ahora es el mayor acreedor del mundo y se le debe la asombrosa suma de 5 billones de dólares, y tiene más de 3 billones de dólares en reservas. Las medidas adoptadas para recentralizar la economía incluso antes del inicio de esta crisis les han permitido actuar con rapidez y bastante eficacia tanto en el plano económico como en el de la gestión de la crisis sanitaria. El régimen chino está tomando ahora algunas medidas para tratar de establecer una moneda digital. Esto está plagado de problemas y dificultades, pero pueden intentar utilizarla como contrapeso al dólar. Si pueden tener éxito en esto es otra cuestión. El declive del imperialismo estadounidense se reflejará en un cierto momento en un debilitamiento de la posición preeminente del dólar como principal moneda mundial. El estallido de enfrentamientos entre divisas competitivas es un aspecto probable de la crisis a medida que se desarrolla.

El crecimiento de China y el declive de los EE.UU. está dando lugar a un cambio importante en las placas tectónicas que afectan a las relaciones y alianzas geopolíticas. Los EE.UU., a pesar de seguir siendo la mayor potencia mundial, es incapaz de imponerse como la única potencia mundial. Ha sido empujado hacia atrás económicamente y debilitado en su esfera de influencia. Este declive se refleja ahora en la explosión social masiva que ha sacudido a los EE.UU. en los últimos días. Debemos recordar que el declive del imperialismo británico en la primera mitad del siglo XX provocó grandes batallas de clase y convulsiones revolucionarias. Este proceso se está desarrollando ahora en los EE.UU. donde los acontecimientos se desarrollan a la velocidad del rayo y a menudo de manera violenta. Como Trotsky comentó sobre una huelga en los EE.UU., donde la división de clases es cruda, a menudo puede asumir el carácter de una mini guerra civil.

¿Adiós a los años 90 y a la globalización?

Los años 90, tras el colapso de los antiguos Estados estalinistas de la antigua Unión Soviética y de Europa del Este, se caracterizaron por una fase de globalización e integración de la economía mundial. Este proceso avanzó mucho, lo que se reflejó en la integración de la Unión Europea, el establecimiento de la zona euro, los acuerdos comerciales como el TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) y la integración de la economía mundial. China formó parte de este proceso y vio una gran expansión del comercio, especialmente con los Estados Unidos, formando una parte crucial de la cadena de suministro para los Estados Unidos y Europa. Este proceso tuvo lugar durante un período relativamente estable de crecimiento de la economía capitalista, a pesar de algunas conmociones y crisis.

Esta situación tenía sus límites y, como argumentó el CIT en su momento, este proceso se invertiría con el inicio de una grave recesión en la economía mundial. Otros, incluso algunos de la izquierda marxista, pensaban que el proceso era irreversible e incluso hablaban del desarrollo de una única clase capitalista europea. Sin embargo, incluso en el punto álgido del proceso de globalización, los límites impuestos por el Estado-nación en el capitalismo no se superaron plenamente. Este pronóstico se confirmó tras el crack de 2007-2008 y comenzó un proceso de desglobalización a medida que las clases dominantes trataban de defender sus propios intereses nacionales.

La gravedad de la actual recesión o caída provocada por la crisis de COVID-19 ha acelerado rápidamente esta tendencia. Ha llevado a los Estados Unidos y a China a reanudar las hostilidades en la guerra comercial después de que se negociara una tregua en enero. Los aranceles sobre las importaciones chinas a los Estados Unidos son los más altos desde 1993. La inversión de capital de riesgo chino en los EE.UU. se redujo en un 60% respecto a los niveles registrados hace dos años. Se han introducido controles de exportación que limitan las ventas de semiconductores a China; se ha abierto la puerta para que el fondo de pensiones del gobierno deje de invertir en algunas empresas chinas y se ha movido para limitar las importaciones de equipos eléctricos utilizados en la red eléctrica.

Trump ha denunciado que romperá completamente los vínculos con China. Se está produciendo un desacoplamiento de las dos economías. No está claro hasta dónde llegará este proceso en esta etapa y tiene sus límites; sin embargo, puede llegar muy lejos dada la rivalidad que existe actualmente entre estas dos potencias mundiales. Hay grandes riesgos en esto para la economía estadounidense, por lo que sectores de la clase capitalista estadounidense se resisten a ello. Mientras que la retórica nacionalista de Trump contra China y los pasos que ya ha dado están impulsados por su obsesión casi psicopática de ser reelegido, este conflicto también está impulsado por el declive del imperialismo estadounidense y el ascenso de China. China también puede ser sacudida por los trastornos económicos y sociales que pueden frenar o cortar su crecimiento.

El imperialismo estadounidense está atrapado en la “trampa de Tucídides”, llamada así por el historiador griego que escribió sobre las guerras entre Esparta y Atenas (431-404 a.C.), donde una potencia en declive al enfrentarse a una potencia en ascenso es automáticamente conducida a la guerra. Mientras que una guerra militar total entre China y los Estados Unidos no es deseada por ninguna de las dos naciones ni posible debido a las armas nucleares, son conducidos a una guerra comercial, ya que el imperialismo estadounidense se ve obligado a tomar medidas para protegerse. Al hacerlo, pueden infligir un mayor daño a la economía de los EE.UU. Esto puede limitar lo lejos que Trump está dispuesto a llegar.

Sin embargo, la guerra es una continuación de la política por otros medios y una guerra comercial está sujeta a la misma lógica que la guerra militar. Los eventos tienen su propio impulso y dinámica. Hay algunas similitudes en el choque entre China y los EE.UU. con la situación que existía en el período previo a la guerra de 1914-18, en el sentido de que una serie de enfrentamientos y la formación de bloques rivales tuvo lugar antes del estallido de la guerra. Secciones de las clases dominantes trataron de evitar la guerra y se produjeron protestas masivas contra ella en muchos países. Sin embargo, los acontecimientos y los intereses de la clase capitalista en cada país tenían su propia dinámica, ya que un choque se sucedía a otro, obligando a una respuesta. No está claro hasta dónde llega el proceso de desacoplamiento y será difícil, pero se está produciendo y tendrá grandes repercusiones en la economía y las relaciones mundiales.

Trump ha pedido que se amplíe el G7 para incluir a la India y Rusia con el objetivo de consolidar un bloque o alianza anti-china. Sin embargo, fue suficiente para provocar acalorados intercambios entre la canciller alemana Merkel y Trump, según algunos informes. Incluso si algún bloque se empedrara, una alianza entre Trump, Putin y Modi no es la agrupación de amigos más estable. Sin embargo, puede ser simplemente otro despotricamiento chupado del pulgar de Trump para ser desechado cuando llegue el próximo capricho. Sin embargo, ilustra cómo fuera de esta crisis la aparición de dos o más polos inestables podría desarrollarse a partir del choque entre los EE.UU. y China como parte de un reajuste geopolítico.

China ha fortalecido su posición internacional como consecuencia de esta crisis. Está utilizando la situación actual para afirmar el control sobre Hong Kong y ha sido extremadamente belicosa en relación con Taiwán. Lo que en última instancia será la correlación exacta de fuerzas entre China y los EE.UU. no está claro en esta etapa y estará en flujo. Las perspectivas de trastornos sociales en la propia China y el inicio de una profunda crisis económica en ese país significa que el desenvolvimiento del choque entre estas dos potencias probablemente no se producirá en una línea recta de ascenso y descenso, sino que fluctuará.

En el decenio de 1990, el CIT sostuvo que las instituciones de Bretton Woods sostuvieron que un proceso de desglobalización, proteccionismo y otros pasos seguirían a la globalización e integración de la economía mundial con el inicio de una grave recesión o depresión. Recientemente, la revista británica The Economist publicó un editorial con el título “Adiós a la globalización”, que concluía: “Despídanse de la mayor era de la globalización – y preocúpense por lo que va a tomar su lugar”.

Esto no significa que se plantee una reversión instantánea detrás de las fronteras nacionales a la economía del Estado nación y un colapso total de la economía mundial. Significará estallidos de enfrentamientos por el comercio, el proteccionismo, las guerras arancelarias y la desintegración de bloques como la zona euro o la UE, tal como están constituidos actualmente, y que las distintas potencias capitalistas tomen medidas para defender sus propios intereses.

Comienza una nueva era de recesión o depresión capitalista

Todas estas características de esta nueva era se derivan del estado catastrófico de la economía mundial y de la perspectiva de un período prolongado de recesión o depresión. El virus COVID-19 no se ha controlado y un nuevo peak en cualquier país tendrá consecuencias devastadoras en la salud y también en la situación política y económica. Dentro de este período de recesión o depresión, inevitablemente se producirán pequeños y efímeros repuntes, especialmente cuando el “encierro” se suavice o termine. Sin embargo, estos serán seguidos por más recesiones y caídas. Es probable que el nuevo período en el que hemos entrado esté marcado por una creciente frecuencia de crisis capitalistas. Esto es importante porque no es un auge o una recesión lo que impulsa a los trabajadores y a la clase media a buscar una solución revolucionaria a la crisis. Es el rápido cambio de la recesión a un pequeño repunte y de vuelta a la recesión lo que tendrá un efecto dramático en la lucha de clases, la polarización política y la conciencia.

“La teoría monetaria moderna es una salida o un callejón sin salida”

Los comentaristas capitalistas y algunos de la izquierda están buscando desesperadamente en los almacenes una salida al cataclismo al que se enfrenta el capitalismo en la década de 2020. Algunos piensan que han encontrado una en la “Teoría Monetaria Moderna” (MMT). Hasta hace poco, esto fue apartado en unas cuantas páginas de blog. Ahora está siendo discutido por los comentaristas capitalistas, y es cada vez más defendido por algunos en la izquierda como Alexandria Ocasio-Cortez y la ex asesora de Bernie Sanders, Stephanie Kelton. También han defendido una provisión de trabajo garantizada.

Estas ideas pueden conseguir cierta atracción y apoyo entre los trabajadores y los jóvenes. Pueden ser vistas como una forma “más fácil” de tratar la crisis que el derrocamiento del capitalismo. Secciones de la clase capitalista también pueden tomarlas en un intento desesperado de tratar de encontrar una salida a la crisis. Todas estas ideas se defienden dentro de los límites del capitalismo. La actual dirección de la izquierda no es capaz de contemplar nada fuera del marco del capitalismo. Incluso los reformistas de los años 30 se vieron obligados a hablar del socialismo como un sistema alternativo, aunque en la práctica no desafiaron al capitalismo. Al enfrentarse a la peor crisis desde los años treinta, la gran mayoría de los dirigentes de la “izquierda” ni siquiera están dispuestos a considerar esta posibilidad y temen plantear el socialismo como una alternativa.

Sin embargo, ¿qué significan las ideas de la “Teoría Monetaria Moderna”? Sus defensores se describen a sí mismos como “post-keynesianos”. Sin embargo, habiendo buscado algo nuevo, en esencia, simplemente se han puesto la toga de Keynes. Argumentan que la acumulación de deuda indefinidamente por parte de los gobiernos federales que controlan su propia moneda no es un problema y que no tiene límites siempre que los tipos de interés sean bajos o nulos. El único problema, argumentan, es la inflación. Esto, afirman, puede evitarse siempre y cuando haya suficientes trabajadores para satisfacer la creciente demanda.

Sin embargo, el problema central que enfrenta el capitalismo hoy en día es precisamente la falta de mercado y demanda. Esto se verá masivamente agravado por el tsunami de desempleo que está golpeando a un país tras otro y que va unido a la disminución de los ingresos de los que tienen trabajo, junto con la acumulación de una enorme deuda personal. Además, esta política sería inoperante dentro de la zona del euro, donde cada país querría inevitablemente adoptar diferentes niveles de gastos y niveles de deuda, lo cual está prohibido dentro de la zona monetaria.

La inyección masiva de fondos del gobierno puede evitar un colapso total durante un período. La clase capitalista se ha visto obligada a vomitar sus programas neoliberales y ha inyectado billones en la economía junto con otras medidas de intervención estatal. Es probable que esto continúe para tratar de evitar un colapso total de la economía. Alemania ha anunciado ahora un nuevo paquete de 130.000 millones de euros. Estas medidas pueden conducir a un cierto aumento de la demanda en una capa, pero no lo suficiente para resolver las causas subyacentes de la crisis. Estos paquetes han sido la gestión de la crisis más que una solución a la crisis. Estas políticas pueden continuar durante un período en los países capitalistas industrializados. Pero no es el caso en el mundo neocolonial, donde la masiva polarización de clases tiene consecuencias devastadoras para millones de trabajadores y pobres.

Sin embargo, el bombeo indefinido de una burbuja de la deuda en los países industrializados hará que ésta estalle en algún momento cuando se vea afectada por una conmoción en la economía mundial. Históricamente, la relación entre la deuda y el PIB fue mucho más alta en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial en los países capitalistas avanzados, incluidos los Estados Unidos. Se redujo durante el prolongado período de auge capitalista que siguió a esa guerra, basado en la reconstrucción de los daños de la guerra, especialmente en Europa, la creación de nuevos mercados y el crecimiento masivo del comercio mundial, además de la aplicación de los métodos keynesianos después de la guerra. La situación actual es exactamente la opuesta. El mundo se está hundiendo en la recesión o incluso en la depresión en algunos países. No se vislumbra la perspectiva de un crecimiento importante y sostenido. El empeoramiento de las condiciones de los trabajadores y la caída del poder adquisitivo se reflejará en la economía real, ya que las leyes económicas subyacentes del capitalismo se afirman. El capitalismo está en una crisis sistémica y no es posible una cura dentro del sistema.

El ejemplo señalado por Kelton para justificar el TMM es Japón, que ha intentado todas las aplicaciones imaginables de las políticas económicas capitalistas. Entre 1992 y 2008 se aplicaron no menos de 18 paquetes de estímulo. Ninguno de ellos dio lugar a un retorno del crecimiento económico significativo. Las “Abenomics” ( término se refiere a las políticas económicas propulsadas por el primer ministro de Japón, Shinzo Abe ) han facilitado ahora a los empleadores el despido de trabajadores y ha dado lugar a un dramático aumento del empleo irregular, que alcanzó el 37,5% de la fuerza de trabajo en 2015 y es sustancialmente mayor hoy en día.

Japón tiene una relación deuda/PIB del 240%. La mayor parte de la deuda de Japón está en manos de sus propios ciudadanos y no de acreedores extranjeros, lo que reduce la probabilidad de impago. Esto se ha mantenido durante aproximadamente veinte años pero, ¿con qué resultado? El colapso económico se evitó pero a costa de más de dos décadas de estancamiento con consecuencias para la clase trabajadora. El “empleo de por vida”, que una vez fue considerado como una característica ejemplar del capitalismo japonés en el período de posguerra, es ahora una quimera para millones de trabajadores atrapados en un empleo irregular. La tasa de pobreza infantil entre los hogares monoparentales es del 56%, la más alta de la OCDE antes de la crisis de COVID-19. ¿Es esto lo mejor que estos nuevos defensores de Keynes pueden ofrecer como alternativa hoy en día? Japón no es un ejemplo de una historia de éxito; es una terrible advertencia de un estancamiento prolongado y de un empeoramiento de las condiciones.

La capacidad de Japón para mantener un alto índice de deuda durante un largo período se debe a que es el tercer país imperialista más grande. Mientras que las economías capitalistas industrializadas pueden sostener un alto nivel de deuda por un período, este no es el caso del mundo neocolonial. La amenaza del incumplimiento de la deuda está siempre presente en estos países. Como ha demostrado el aplazamiento parcial de los pagos de la deuda en Argentina y el Líbano, es probable que la crisis de la deuda estalle en el próximo período como un problema importante. Podría desencadenar otra gran crisis financiera mundial y trastornos en los países cargados con deudas insostenibles.

Los partidarios del TMM a menudo lo relacionan con la cuestión de un “Nuevo Acuerdo Verde” como una forma de salir de la crisis. Es posible que en algunos países se invierta en una economía respetuosa con el medio ambiente. Sin embargo, la clase capitalista no será capaz de hacer esto a nivel mundial generalizado, dada la escala de la inversión requerida. No resolverá la cuestión de la falta de un mercado. Al mismo tiempo, el retroceso a las medidas proteccionistas nacionalistas a nivel mundial cortará cualquier paso que se dé en esta dirección, ya que cada clase capitalista toma las medidas necesarias para defender sus propios intereses y reabrir su economía lo más rápidamente posible. Los niveles de contaminación atmosférica en China ya han vuelto a los niveles pre-pandémicos a medida que se reabre la economía, principalmente debido al retorno del uso de combustibles fósiles.

La explosión social sacude a los EE.UU.

Como lo demuestra el drama de la erupción social de amargura e ira en los Estados Unidos y en todo el mundo tras el brutal asesinato de George Floyd por la policía en Minneapolis, se ha entrado en una nueva era de lucha de clases. Este es el mayor movimiento en los EE.UU. desde el movimiento de derechos civiles de la década de 1960. Una diferencia crucial hoy en día es que en la década de 1960 la clase obrera blanca todavía disfrutaba de un aumento en el nivel de vida y la prosperidad. Hoy en día, el nivel de vida se ha reducido y el desempleo masivo amenaza a millones de trabajadores blancos.

El movimiento en los EE.UU. ha desencadenado una maravillosa ola de protestas masivas en todo el mundo, en particular de los jóvenes. Más de 50.000 personas marcharon en Londres y Viena. Londres fue testigo de una posterior marcha de 100.000 y Washington vio a 200.000 salir a las calles. Como vimos en América Latina en los movimientos que barrieron el continente antes de la pandemia, estos movimientos globales ilustran gráficamente un aspecto de la revolución permanente. La composición multirracial, multigénero y de clase de estas protestas es una refutación aplastante para aquellos que capitularon a las ideas de la política de identidad, aunque estas ideas estarán inevitablemente presentes en estos movimientos.

Los acontecimientos en los EE.UU. representan un punto de inflexión en la potencia imperialista más poderosa. Vienen después de un renacimiento del movimiento en Ecuador, Líbano y la primera ola de pequeñas pero significativas protestas en Chile. Las protestas de los trabajadores de Nissan en Barcelona, los trabajadores de Renault en Francia, y los trabajadores del transporte en Argentina y otros lugares son un presagio de lo que va a estallar en muchos países a corto plazo. Estas protestas masivas han tenido lugar a pesar de los cierres parciales que se han mantenido y la amenaza de contraer el virus. La pérdida de miedo reflejada en esto ilustra la amargura, la ira y la polarización de clase que ha estallado.

En un increíble giro de los acontecimientos, se han impuesto toques de queda en más de cuarenta ciudades de los EE.UU. Se han producido manifestaciones masivas en grandes ciudades y pequeños pueblos de todo el país. Cientos, si no miles, han sido arrestados por desafiar el toque de queda. La brutal represión de la policía ha sido utilizada contra aquellos que han tomado las calles. En escenas que casi recuerdan algunos acontecimientos en América Latina, los helicópteros militares volaron a baja altura sobre los manifestantes en Washington, el clásico uso de métodos de contrainsurgencia empleados en otros países por los regímenes militares, incluido el uso de agentes provocadores. Se desplegaron carros blindados militares en las calles de Washington en torno a la Casa Blanca y también en Minneapolis. La policía de Iowa, en el quincuagésimo primer aniversario de los disturbios de Stonewall en Nueva York, irrumpió en un bar gay blandiendo armas mientras ofrecía refugio a los manifestantes.

Trump claramente quiere intentar aplastar el movimiento que ha estallado, usando métodos bonapartistas de represión si es necesario. Le gustaría imponer un régimen autoritario si pudiera. El movimiento de masas y la oposición de la clase capitalista le impedirá hacerlo, lo que se refleja en su retirada de la Guardia Nacional de Washington. Esto representa una humillación y una derrota para él. Sin embargo, como hemos visto, se pueden y se usarán fuertes medidas represivas. La represión ya desplegada no ha hecho más que enfurecer aún más a la gente y atraer a capas más amplias del movimiento. Sin embargo, la aparente demostración de fuerza de Trump es en realidad un reflejo de su debilidad y la caída de los niveles de apoyo. Su comportamiento errático y las acciones que ha tomado son una indicación de su desesperación. Está fuera de control de los sectores más previsores de la clase dirigente. Todas las principales encuestas de opinión apuntan ahora a una ventaja sustancial para Biden. Incluso el republicano Mitt Romney ha dicho que no votará por Trump como lo han hecho George W. Bush y Colin Powell. Es posible que los sectores más previsores de la clase gobernante podrían incluso destituirlo antes de las elecciones si continúa con sus acciones autoritarias y provocadoras.

La escala del movimiento, su carácter multirracial y la amargura reflejada en las protestas han provocado divisiones abiertas y amargas dentro de la clase dominante. Shakespeare advirtió en Hamlet “La locura en los grandes no debe ir sin ser vista”. Secciones de la clase dominante, incluyendo los militares, están en una colisión con él y su dinastía que tiene rasgos del decadente régimen zarista en la Rusia pre-revolucionaria o de Luis XVI en la Francia pre-revolucionaria. En un movimiento sin precedentes, el propio Secretario de Defensa de Trump, habiendo inicialmente tomado la línea de Trump y luego repudiándolo efectivamente. Los jefes militares se han opuesto a él y han estado en discusión con otros líderes en el Congreso, al igual que los demócratas. Incluso George Bush se opuso a él.

Secciones de la policía en algunas ciudades y la Guardia Nacional han bajado sus escudos antidisturbios y porras e incluso se han unido a los manifestantes en algunos casos. Los elementos de una división en la maquinaria del estado son evidentes en la situación. Esto confirma nuestro análisis de que hay elementos de guerra civil y características de una revolución. Las protestas armadas contra las cuarentenas por la derecha, que no fueron tocados por la policía, y algunos intercambios de disparos durante estas protestas, ilustran este proceso.

En esta etapa, la clase obrera como clase aún no ha entrado en acción. Aparte de algunas acciones de algunos conductores de autobús para negarse a transportar a los manifestantes detenidos a las cárceles con el apoyo de su sindicato, en general los sindicatos no han entrado en acción y han estado ausentes del movimiento. Este obstáculo tendrá que ser superado por la clase obrera en el próximo período.

Esta ha sido una característica de todos los movimientos masivos que surgieron antes de la pandemia – Líbano, Chile, Irak, etc. Esto y la falta de organización, son obstáculos que deberán ser superados para que estas luchas tengan éxito. La exigencia de crear comités de acción democrática en todas las comunidades locales, que luego se unan en todos los pueblos y ciudades, vinculándose con las organizaciones sindicales locales y los comités electos en los lugares de trabajo, es una cuestión crucial en los Estados Unidos. Frente a la brutal represión, la cuestión de que estos organismos organicen comités de defensa en las zonas locales y en las protestas es ahora una tarea esencial para el movimiento.

La capitulación de Bernie Sanders en su negativa a separarse de los demócratas y formar un nuevo partido a la luz de lo que ha ocurrido ahora se muestra claramente como una oportunidad criminal perdida. Aparte de algunas declaraciones Sanders y Ocasio Cortez no han jugado ningún papel en el movimiento y no han planteado nada acerca de cómo el movimiento debe ser llevado adelante.

Estos eventos han cambiado dramáticamente la situación en los Estados Unidos. Incluso si el movimiento se detuviera por un período, ha llevado a la superficie todas las contradicciones subyacentes en la sociedad de EE.UU. y la polarización de clase que existe. Esto no se va a resolver. Con 40 millones de personas que han perdido su trabajo y 54 millones en los bancos de alimentos o pasando hambre, la escena está ahora preparada para una mayor polarización y amargas luchas en los próximos meses y años, a pesar de lo que es probable que sea un limitado “rebote” desde las profundidades del confinamiento. La cuestión de la necesidad de un nuevo partido se planteará aún más claramente si Biden y los demócratas ganan las próximas elecciones. A pesar de una capa significativa que desconfía o incluso odia a Biden y a los Demócratas, la presión de unirse a ellos para derrotar a Trump es sin duda un poderoso estado de ánimo en el período previo a las elecciones de noviembre. Aunque el ánimo para asegurar la derrota de Trump es comprensible, los socialistas tendrán que explicar hábilmente y con paciencia cómo Biden y los demócratas no ofrecen ninguna alternativa y qué pasos hay que dar para prepararse para la siguiente etapa de la lucha después de las elecciones.

La necesidad de una alternativa socialista revolucionaria

El fracaso de Bernie Sanders y Alexandra Ocasio Cortez para ofrecer una alternativa en esta crisis se ha repetido internacionalmente durante esta crisis. Recordando lo que hicieron los partidos socialdemócratas de masas al estallar la Primera Guerra Mundial en 1914, cuando capitularon ante sus propias clases capitalistas y apoyaron la guerra, hoy la “izquierda” se ha envuelto generalmente en las banderas de la unidad nacional durante la crisis y ha argumentado que no es el momento de desafiar a sus respectivos gobiernos. Cualquier crítica que hayan hecho ha sido débil y efímera.

DIE LINKE en Alemania votó por el programa del gobierno. El Bloque de Izquierda en Portugal hizo lo mismo y PODEMOS en España está en el gobierno. Ninguno está dispuesto a poner el sistema en el banquillo de los acusados y plantear la necesidad de una alternativa socialista radical. Ahora, ante la catástrofe de la torpe administración de Boris Johnson, Kier Starmer, el nuevo líder laborista, ha encontrado tímidamente su voz para susurrar algunas críticas, pero se niega a liderar una lucha para forzar la salida del gobierno.

El cataclismo en Brasil bajo Bolsonaro, encuentra al P-SoL uniéndose a un frente – “Movimiento Estamos Juntos” – no sólo con el PT sino con los partidos de los capitalistas y la derecha incluyendo al ex presidente Fernado Henrique Cardoso. Este clásico frente popular luchará por “la vida, la libertad y la democracia”, y “dejará de lado las viejas disputas en busca del bien común”. Izquierda, centro y derecha unidos” para derrotar a Bolsonaro.

Al igual que en 1914, los que defienden las ideas genuinas del socialismo revolucionario son relativamente pocos. Sin embargo, los que se destacaron contra la guerra imperialista y defendieron las genuinas ideas socialistas revolucionarias se dispusieron a ganar un apoyo masivo y pudieron llevar a cabo la revolución rusa en noviembre de 1917. Aunque la situación no es, por supuesto, exactamente la misma que la de esta crisis, a medida que se desarrollen las luchas de clases, los socialistas revolucionarios pueden ganar un gran apoyo y crecer en gran número como base a partir de la cual se pueden construir grandes partidos revolucionarios en los próximos años. El surgimiento de nuevos y amplios partidos obreros de masas, que el CIT apoya, también será una parte importante de este proceso.

La juventud, especialmente la juventud de la clase trabajadora que ha tomado las calles en los últimos días, ha traído consigo la ira y la amargura contra el sistema que se ha ido acumulando en el período previo a la crisis de COVID-19. La crisis de COVID-19 ha concentrado esto aún más. Han salido a las calles con la apertura a la idea del socialismo. Esta crisis está polarizando y radicalizando a toda una capa de jóvenes, especialmente. Como en la guerra y la revolución, necesitamos estar preparados para los saltos en la conciencia política mientras la crisis se desarrolla. Este punto de inflexión en los EE.UU. se reflejará en otros países. Múltiples levantamientos y explosiones sociales están a la orden del día.

El CIT y los socialistas revolucionarios necesitan intervenir audazmente en los movimientos que están teniendo lugar y estar preparados para terremotos sociales y políticos aún mayores. Muchas de las demandas presentadas en el “Programa de Transición” de Trotsky son extremadamente pertinentes a la crisis que se está desarrollando actualmente. Cuando sean relevantes, debemos asumirlas con valentía. Al hacerlo, junto con otros aspectos de nuestro análisis y programa, incluso las pequeñas fuerzas revolucionarias pueden hacer importantes y significativos avances, y ayudar a la clase obrera en su lucha por una alternativa al capitalismo decadente en su agonía de muerte.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here