Inicio Internacional Las elecciones en Estados Unidos

Las elecciones en Estados Unidos

204
0
Compartir

por Jeff Booth.
4 de noviembre de 2020.
Grupo Socialista Independiente, CIT en Estados Unidos.


El día después de las elecciones nacionales, 4 de noviembre, el recuento de votos aún no finaliza. Las protestas contra Trump comenzaron en algunas ciudades durante la noche, incluyendo Washington D.C., Los Ángeles, Oregon y Seattle. El reciente movimiento Black Lives Matter (BLM) contra el racismo y la brutalidad policial está dinamizando las protestas en torno a los resultados de las elecciones.

Los encuestadores corporativos y los medios corporativos predijeron una victoria del Partido Demócrata de Biden para la presidencia y posiblemente para el Senado. Biden, con una ligera ventaja en los votos populares y “votos” electorales, está ahora tratando de asegurar a los partidarios que esto no ha terminado hasta que se termine. Está haciendo hincapié en los votos que aún no han sido contados. Los “analistas” de los medios liberales y los operadores del Partido Demócrata, como en 2016, están sorprendidos por lo estrecha que está la carrera.

Trump está afirmando que ha “ganado”. Ha estado exigiendo que se detenga el conteo de votos, llamando a la elección un fraude, y apostando a la Corte Suprema como una forma de “ganar”. Ambos partidos corporativos están amenazando con desafíos legalistas a los resultados de la elección.

Reclamaciones de fraude y esquemas de supresión de votantes, como la manipulación y el corte del servicio postal y la perturbación de las boletas de voto por correo en las zonas dominadas por los republicanos también fueron parte del período preelectoral. Los republicanos también fueron los primeros en limitar aún más los lugares de votación y los buzones de votación anticipada para las papeletas, y el Partido Republicano de Texas trató de impedir la votación directa en el área de Houston. Pero ambos partidos corporativos son culpables de la supresión de votantes ya que los demócratas forzaron la campaña del Partido Verde de Howie Hawkins/Angela Walker a salir de algunas boletas estatales.

Este ciclo electoral fue promovido como “el más importante de la historia”. El habitual bombo electoral es alimentado por miles de millones de dólares de los súper ricos y las grandes empresas para controlar y legitimar una dictadura de las grandes empresas sobre la política electoral. El masivo dinero gastado en las elecciones y la propaganda que centraba el sistema bipartidista corporativo como la única “opción” se intensificó en estas elecciones por la pandemia de COVID, la profundización de la recesión económica y el aumento de las protestas sociales, sobre todo la de Black Lives Matter y las protestas conexas. Los “líderes” liberales también hicieron todo lo posible por desviar y desmovilizar la mayoría de estas protestas para hacer campaña y votar por los demócratas, a menudo los mismos demócratas que presidieron la brutalidad policial y el encarcelamiento masivo en primer lugar.

También quedó claro en esta ocasión que la mayoría de la clase capitalista apoyaba a Biden en la campaña presidencial. La imprevisibilidad de Trump, ejemplificada en sus ataques políticos personalizados y racistas contra cualquier oposición política, significa que los súper ricos son más cautelosos a la hora de apoyarlo, viendo a Biden como un líder más estable del capitalismo americano. Y las políticas de Trump y de los republicanos en general son vistas actualmente por los propietarios de las empresas como demasiado provocativas para impedir que los movimientos de protesta social y económica crezcan antes y después del día de las elecciones.

Los 14.000 millones de dólares gastados en las elecciones por las corporaciones y el gobierno parecen haber dado lugar a una participación de votantes mayor de lo normal, calificada de “histórica” por los medios de comunicación corporativos. Sin embargo, la energía de las campañas en público fue inexistente en muchas áreas. La pandemia fue un factor limitante, pero la falta de entusiasmo visible se debió en gran medida a que muchos trabajadores percibieron que los partidos corporativos no estaban proponiendo soluciones serias. Las promesas vacías, las campañas electorales basadas en la personalidad y la falta de un partido político para la gente trabajadora no sumaron mucha actividad de campaña real, aparte de la lucha a nivel de superficie en los medios sociales y la marcación de una votación para “el menor de dos males”.

No es una buena elección para los trabajadores

Los medios de comunicación corporativos destacaron que había una enorme y marcada diferencia entre Biden y Trump. Trump utilizó gran parte de su tiempo como Presidente para hacer campaña para la reelección y sus discursos y arrebatos en los medios de comunicación social fueron egoístas y llenos de racismo descarado o codificado, y de mentiras populistas de derecha sobre la economía.

Biden se postuló mayormente contra Trump en lugar de a favor de políticas significativas. Atacó a Trump por no ser lo suficientemente presidencial. Los discursos de la campaña de Biden tendían a centrarse en volver a la “normalidad” – pre-Trump, y pre-COVID-19. Los puntos de discusión de Biden se centraron mucho en las débiles respuestas de la administración Trump a la pandemia. Biden sacaba a relucir charlas generales y vagas sobre empleos y la economía, pero generalmente sin detalles o sinceridad.

Como de costumbre, los dos partidos corporativos tienen mucho en común, a pesar de que los medios de comunicación corporativos subrayaron las diferencias en esta campaña electoral. Ni las campañas de Biden ni de Trump propusieron soluciones reales a la pandemia. No se mencionó ni siquiera un indicio de un programa gubernamental para una vacuna o tratamientos efectivos, incluyendo tomar las grandes farmacéuticas y la atención médica bajo control público. Ambas campañas, y los dos partidos en general, se opusieron a la iniciativa “Medicare para todos” en medio de una pandemia global. Tanto los republicanos como los demócratas culpan al fracaso de producir un segundo paquete de “estímulo” durante una profunda recesión. Tanto los candidatos corporativos como los partidos hicieron campaña para obtener más fondos para la policía (a pesar del movimiento BLM) y más gasto militar, además de un gasto militar récord. Tanto Biden como Trump atacaron constantemente las ideas socialistas y progresistas, demostrando el miedo que la clase dominante tiene a una clase trabajadora organizada.

Existen diferencias de estilo entre Biden y Trump. Hay diferencias en algunas políticas, en su mayoría enterradas en letra pequeña y sin responsabilidad para asegurar su seguimiento. La campaña del Partido Demócrata usó frases liberales y capitalistas sobre la economía, similares en tono y promesas vacías al populismo económico conservador y capitalista de Trump. Biden escondió su larga carrera como político corporativo profundamente ligado a la corporación Dupont/DOW y a la industria de las tarjetas de crédito y la banca. Mientras que Trump vendía intolerancia, Biden escondió su historial de apoyo a las políticas segregacionistas y se alió con políticos de Jim Crow como Strom Thurmond. Biden trató de enterrar su papel de líder en las políticas de encarcelamiento masivo como el Proyecto de Ley del Crimen de 1994.

¿Qué sigue?

Ni Biden, ni Trump, ni los partidos Demócrata y Republicano fueron una opción para la gente trabajadora, incluyendo activistas progresistas o de izquierda. La izquierda perdió esta oportunidad de usar las elecciones para ayudar a sostener, construir y unir los movimientos de protesta progresistas como BLM, las protestas por el derecho a la vivienda y la campaña de Howie Hawkins/Angela Walker como un paso hacia la organización de un partido obrero de masas, progresista y de izquierda. Parte de las protestas anti-Trump que están surgiendo ahora deben incluir la renovada organización para un nuevo partido político alternativo para la gente trabajadora.

El Grupo Socialista Independiente (ISG) apoya las protestas contra Trump que trata de robar las elecciones.

Ya sea que Biden o Trump sean declarados “ganadores”, llamamos a los activistas y organizaciones a:

Protestar contra la supresión de los votantes y contra cualquier intento de tirar los votos en esta elección.


Protestar y organizarse para obtener más recursos para las elecciones, días festivos estatales y nacionales para votar, abolir el colegio electoral, poner fin a la manipulación y ampliar aún más los derechos democráticos.


Organizar y unificar las renovadas protestas contra la represión policial, el racismo y la brutalidad policial.


Conectar las protestas contra la Trump y las protestas por más democracia con las condiciones económicas y sociales: sin desalojos ni embargos, sin despidos, nacionalizar el desarrollo y distribución de la vacuna COVID-19 y el tratamiento, atención médica universal y gratuita ahora, ¡por un salario mínimo nacional de 20 dólares por hora!


Organizarse contra el mal menor y construir un partido político de masas, progresista y de izquierda para la gente trabajadora.

Grupo Socialista Independiente

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here