Inicio Internacional Alemania: Die Linke (Partido de la Izquierda) al borde del abismo

Alemania: Die Linke (Partido de la Izquierda) al borde del abismo

414
0
Compartir

 

Sascha Staničić

Sozialistische Organisation Solidarität (SOL, CIT en Alemania)

 

[Imagen:Susanne Hennig-Wellsow, la más reformista de los dos copresidentes de DIE LINKE, renunció repentinamente a su cargo dando así un nuevo giro a la crisis interna del partido (Foto: Wikipedia Commons)]

 

En Alemania, el Partido de Izquierdas ( DIE LINKE) se encuentra en una crisis creciente desde el desastroso desplome de sus votos en las elecciones generales del pasado septiembre. El partido experimentó una caída de apoyos desde el inicio de la crisis de Covid en 2020, que se aceleró de cara a las elecciones de 2021. Al mismo tiempo, continuaba su participación en coaliciones de gobierno con partidos pro-capitalistas, actualmente está en coaliciones de gobierno en 4 de los 16 estados federales de Alemania. Uno de los temas principales de la campaña electoral de DIE LINKE para las elecciones de 2021 fue su voluntad de unirse al SPD (Partido Socialdemócrata) y a los Verdes en el gobierno, a pesar de que estaba claro que estos partidos no tenían intención de desafiar al capitalismo. Desde esas elecciones su posición en las encuestas ha seguido cayendo y en febrero su voto en las elecciones estatales de Saarland cayó del 12,8% en 2017 al 2,6%.

 

La guerra en Ucrania se ha sumado a la crisis de DIE LINKE con divisiones abiertas en su seno respecto a la OTAN, mientras que la clase dominante está aprovechando la guerra para atacar en general a la izquierda. Esto se sumó al conflicto en DIE LINKE y el 20 de abril, Susanne Hennig-Wellsow, la más reformista de los dos copresidentes de DIE LINKE, renunció repentinamente a su cargo, dando así un nuevo giro a la crisis interna del partido.

 

www.socialistworld.net

 

El partido de izquierdas DIE LINKE va tropezando de desastre en desastre. La causa subyacente radica en que en estos tiempos de crisis cada vez más profunda y dramática del sistema capitalista, el partido no se ha desarrollado en una clara dirección anticapitalista, sino que ha capitulado política e ideológicamente a las ideas y métodos burgueses. Así, la contradicción entre las aspiraciones y la realidad crece cada día.

 

Los que ahora quieren contrarrestar esto con más fórmulas de compromiso sólo están preparando el próximo desastre. Lo que se necesita es un cambio de rumbo socialista: alejarse de la participación en el gobierno con el procapitalista SPD y los Verdes y del cuestionamiento de los principios de la izquierda, y dirigirse en cambio hacia la lucha de clases y el anticapitalismo. Lamentablemente, no hay señales de que esto vaya a ocurrir. Esto plantea la cuestión de si este partido perderá completamente su eficacia y utilidad para la clase obrera y la izquierda.

 

¿Qué se necesita?

Se necesita urgentemente un partido socialista de izquierdas. Un partido que represente consecuentemente los intereses de los asalariados y de los socialmente desfavorecidos, de los oprimidos y discriminados. Un partido que no sea una plataforma para hacer carrera política, sino un punto de resistencia contra las condiciones imperantes. Un partido que no tiene miedo de meterse con los ricos y poderosos y que no tiene como objetivo ser aceptado por ellos.

 

Cuando DIE LINKE se formó hace quince años mediante la fusión de la «Alternativa Electoral para el Trabajo y la Justicia Social» (WASG) y el Partido del Socialismo Democrático (PDS), los actuales miembros de SOL advirtieron que el esperanzador paso hacia la formación de un partido obrero que representaba la WASG podría ser destruido por la influencia del aparato del PDS y la aceptación de la estrategia del PDS de participar en el gobierno con partidos pro-capitalistas. Desgraciadamente, estas advertencias parecen ahora confirmarse finalmente.

 

15 años de DIE LINKE

DIE LINKE ha intentado cuadrar el círculo en estos quince años. Ha intentado conciliar enfoques políticos incompatibles. Durante muchos años, esto dio lugar a dos partidos en uno que, de alguna manera, se llevaban bien. Los reformistas pudieron, allí donde dominaban y tenían la oportunidad de hacerlo, coadministrar el capitalismo en los gobiernos estatales federales en lugar de combatirlo.  Mientras que, a nivel nacional y en muchas asociaciones de distrito, las fuerzas de orientación anticapitalista participaban en movimientos y protestas, apoyaban las huelgas y adoptaban documentos anticapitalistas a veces más, a veces menos claros.

Hoy, la confusión de corrientes en el partido es difícil de entender y se han formado alianzas que ya no tienen ninguna base política, sino que sólo están motivadas por la conservación de posiciones de poder. Las recientes posturas de Sahra Wagenknecht, antigua líder de la izquierda del partido, que primero fueron antiinmigración y nacionalistas, luego anti covid  y finalmente dirigidas explícitamente contra su propio partido, han golpeado duramente a la izquierda del partido (y al partido en su conjunto).

 

La agrupación Bewegungslinke («Movimiento de la Izquierda») que surgió en este proceso fue capaz de ganar mucho impulso y obtuvo una posición fuerte en el comité nacional del partido hace un año. En gran medida, la situación actual del partido es un fracaso de la Bewegungslinke, que trató de evitar las cuestiones políticas de fondo importantes haciendo un fetiche de la construcción de movimientos y del partido. Así, no se posicionó claramente en contra de la participación de DIE LINKE en coaliciones de gobierno con partidos pro-capitalistas. De hecho, los principales protagonistas de esta corriente en Bremen se encontraban entre los artífices del primer gobierno estatal «rojo-verde-rojo» (SPD – Verde – LINKE) en un estado federal de Alemania occidental.

 

Covid

Con la pandemia del covid, se ha desarrollado una nueva calidad de crisis sistémica. DIE LINKE no reaccionó a esto con más críticas al sistema, sino que se mostró incapaz de contrarrestar la política covídica burguesa con su propio concepto. El hecho de que un primer ministro regional del LINKE participara en las rondas de toma de decisiones del gobierno nacional y de los estados federados sólo se notó cuando se supo que le gustaba jugar al Candycrush en estas reuniones.

 

Al mismo tiempo, se dejó el camino abierto a los «pensadores laterales» para que explotaran los temores de la gente sobre el covid. En dos años de pandemia, DIE LINKE no era visible. Esto impulsó al SPD y a los Verdes en la campaña electoral y por lo que DIE LINKE pagó el precio en las elecciones generales del año pasado, cuando se deslizó por debajo de la barrera del cinco por ciento para entrar en el parlamento y sólo entró en el Bundestag como grupo parlamentario al ganar tres mandatos directos de circunscripción.

 

La guerra y la paz

La izquierda del partido no aprovechó la ocasión para pasar a la ofensiva y la derecha del partido formuló sus posiciones con mayor seguridad en sí misma y pudo celebrar éxitos con la entrada en los gobiernos estatales de Berlín y Mecklemburgo-Pomerania Occidental. La guerra de Rusia contra Ucrania ayuda ahora a la derecha a cuestionar agresivamente las posiciones antimilitaristas básicas del partido.

 

Susanne Hennig-Wellsow, que dimitió repentinamente como copresidenta, anunció hace unas semanas que el congreso del partido de junio tendría que aportar una aclaración en materia de política exterior y que los que representan otras posiciones tendrían que preguntarse entonces si están en el partido correcto. Esta declaración debía entenderse como una declaración de guerra al ala izquierda de DIE LINKE. El hecho de que Hennig-Wellsow haya dimitido ahora puede suponer superficialmente un debilitamiento del ala derecha del partido, pero también puede tener el efecto contrario.

 

La cuestión de la guerra dificulta de todos modos los compromisos. Dado el estado de ánimo popular que se ha desarrollado desde el ataque ruso a Ucrania, aquellos en DIE LINKE que durante mucho tiempo han sido capaces de vivir con la OTAN y las misiones en el extranjero de los militares alemanes, actualmente sienten que tienen el respaldo de un viento de cola social como nunca antes. Pero también saben que esto es temporal y que la actual ventana de oportunidad significa que, desde su punto de vista, debe ser utilizada para cambiar las posiciones formales de DIE LINKE contra la OTAN y las acciones militares extranjeras.

 

Al mismo tiempo, las recientes denuncias de casos de acoso sexual en el seno del DIE LINKE han aumentado la sensación de crisis en el partido. Algunas fuerzas dentro y fuera de DIE LINKE están tratando de convertir el debate #LinkeMeToo sobre cómo abordar el sexismo en el partido contra Janine Wissler. Ella es ahora la única presidenta nacional de DIE LINKE y es vista como una representante de la izquierda del partido, a pesar de que se ha adaptado políticamente a los elementos reformistas y pro-coalición en la dirección del partido.

 

Al mismo tiempo, el supuesto alcance de la mala conducta sexista y el tratamiento a menudo indiferenciado y generalizado de tales acusaciones es una enorme prueba de fuerza para un partido que se mantiene unido por apenas nada. Para agravar la crisis, los partidarios de Sahra Wagenknecht expresan más o menos abiertamente que están pensando en una ruptura y en un nuevo partido.

 

Es necesario un cambio de rumbo

En Twitter, alguien escribió: «#dielinke es como una casa abandonada bajo protección monumental que pertenece a una comunidad hereditaria que no se pone de acuerdo. La renovación cuesta dinero y derribar y reconstruir no funciona realmente, así que sólo hay que seguir viendo cómo se deteriora y esperar un milagro.»

 

Pero no habrá milagro. Si la derecha del partido se impone con un reajuste de la política exterior abiertamente proimperialista y/o el bando de Wagenknecht aprovecha la crisis para saltar, esto podría llevar a la ruptura del partido ya en verano. Los previsibles malos resultados en las dos elecciones estatales federales de mayo agudizarán aún más la crisis y pueden ser un factor de este tipo.

 

Si esto no ocurre, no será suficiente para salir de la crisis. Tal vez el partido pueda entonces sobrevivir. Dado que en la actualidad DIE LINKE es la única alternativa electoral de izquierdas a la coalición nacional SPD – Verdes – Partido Demócrata Liberal (FDP), podría volver a ganar terreno en las elecciones en un contexto de futuras luchas de clases y movimientos sociales.

 

Sin embargo, sin un cambio de rumbo socialista y militante difícilmente podrá construirse como una fuerza política dinámica. Los socialistas y la izquierda de DIE LINKE tendrán entonces que debatir sobre cómo construir un nuevo partido de los trabajadores.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here