Inicio Internacional Entrevista con un refugiado socialista de Ucrania

Entrevista con un refugiado socialista de Ucrania

532
0
Compartir

www.mundosocialista.net

Clare Doyle, Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT)

[Imágen: Fotografía de la devastadora destrucción de Mariupol]

Ya han pasado más de ocho semanas desde que el parlamento ruso votó a favor de que Luhansk y Donbas fueran reconocidas como repúblicas independientes y los tanques de Putin comenzaron a entrar en Ucrania desde el norte, el este y el sur. Las cifras varían según la fuente, pero desde entonces decenas de miles de personas han muerto y resultado heridas en ambos bandos.

Parece que se ha evitado un ataque a gran escala contra la capital de Ucrania, Kiev, si es que esa era la intención de Putin. El buque insignia ruso Moskva se encuentra en el fondo del Mar Negro. Pero se han producido nuevos ataques contra la capital y no parece haber perspectivas de que esta guerra termine pronto.

El 22 de abril se informó de que Rustam Minnekayev, subcomandante del distrito militar central de Rusia, declaró: “Rusia planea tomar el control total de Donbas y del sur de Ucrania durante la segunda fase de lo que llama su operación militar especial”. Reuters comentó que la declaración “es una de las más detalladas sobre las últimas ambiciones de Moscú en Ucrania y sugiere que Rusia no planea reducir su ofensiva allí a corto plazo.”

Ya están en marcha nuevos asaltos mortíferos en el noreste del país y ciudades como Mariupol están siendo machacadas, con las fábricas de acero como último reducto. Se abrieron corredores seguros para rescatar a los habitantes de esa ciudad y al parecer se volvieron a cerrar. Otras ciudades y pueblos son objetivos de ataques similares por parte de las fuerzas rusas, mientras presionan para completar la ocupación de las zonas costeras que unen Kherson, Nikolaev con Crimea y posiblemente Odesa en el sur y el Donbas en el norte, para al menos completar el “corredor terrestre”.

Es posible que Putin espere tener un éxito importante que pueda anunciar antes del 9 de mayo, la fiesta nacional que conmemora la victoria sobre el fascismo de Hitler en 1945.

Refugiados

Hasta once millones de ucranianos se han convertido en refugiados, cuatro millones y medio de ellos viajando al extranjero. Georgi es uno de ellos.

El es un socialista y sindicalista de Kiev que ha discutido con nosotros -Comité por una Internacional de los Trabajadores- antes del estallido de la guerra y hemos estado en contacto desde entonces. Nos había explicado antes cómo, en su calidad de trabajador médico, fue llamado a filas antes de tiempo y bastante malherido en el frente. Entonces se dispuso a sacar a su mujer y a sus dos hijos -uno de ellos gravemente discapacitado- del peligro.

Hicieron un largo y peligroso viaje a Lviv, una ciudad cercana a la frontera con Polonia ocupada por el Ejército Rojo en 1939 y ahora bombardeada por las fuerzas rusas. Desde que comenzó la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero de este año, los hombres ucranianos de entre dieciocho y sesenta años no pueden abandonar el país. Deben quedarse y luchar. Pero como G ya no podía servir en el ejército de ninguna manera, se le permitió acompañar a su familia a través de Polonia hasta Alemania. Tras permanecer en un campo de refugiados durante algunos días, les enviaron a una pequeña ciudad cerca de Frankfurt y les asignaron un alojamiento con una familia amable y acogedora.

Trabajo

La semana pasada (jueves 14 de abril) por fin pudimos hablar un rato por teléfono. G y su mujer han estado ocupados con numerosas formalidades, matriculando a los niños en las escuelas, rellenando formularios de ayuda y solicitando puestos de trabajo. Hasta que las autoridades confirmen las calificaciones médicas de G, éste trabaja 12 horas al día en un restaurante lavando platos. Hay una cámara en la sala de descanso para controlar que nadie se tome más de los 15 minutos asignados para comer y descansar. Agradece tener algún ingreso que le ayude a pagarse el sueldo, ya que la cantidad que cualquiera puede sacar de sus ahorros en Ucrania es mínima. El resto va al ejército por decreto del Consejo Supremo.

G tiene que aprender alemán rápidamente, pero pronto recibirá los papeles de Ucrania y está deseando hacer el trabajo para el que ha sido formado. Su mujer tiene formación ucraniana como peluquera, pero de momento sólo cobra una miseria en Alemania.

Guerra

G cree que esta guerra continuará durante mucho tiempo. “Putin debe obtener la victoria. No parará hasta que muera o sea derrocado. Ha habido tres semanas de bombardeos rusos y ataques con gas en Mariupol, donde tengo familiares. Mariupol es una zona clave, para que Putin asegure el famoso ‘corredor terrestre’ entre el Norte y el Sur. Se supone que hay una especie de corredor humanitario para sacar a los últimos civiles. Pero han estado utilizando “Fosgen” en la zona, un gas letal utilizado en la primera guerra mundial.

“Mis primos, gemelos, fueron evacuados en un autobús a Krasnodar, en Rusia. Uno de ellos fue enviado a Ucrania, a Kiev. El otro debía ser alojado en un campo en Rusia y esperar un nuevo traslado. Por suerte, pudo utilizar su teléfono móvil para ponerse en contacto con unos amigos en Krasnodar, que se reunieron con él al bajar del autobús y lo llevaron a su casa”.

Ucrania en guerra

Hablamos de la política interna del país natal de G. “Como ocurre en una guerra, Zelensky se ha convertido en una especie de dictador militar; preside una sociedad militarizada con lo que llamamos “coroneles negros”. Funciona un censor militar.

“Zelensky ha decretado una movilización general. Habla de ‘democracia de guerra’, pero los sindicatos, en la medida en que todavía pueden funcionar, creen que no existe tal cosa. Los trabajadores lucharán pero no son capaces de apelar a los rusos que les atacan para que vengan. ¿Para qué?

“He hablado con uno o dos amigos políticos de Ucrania. Sentimos que obviamente no es fascismo en nuestro país, sino que es capitalismo con una cara muy salvaje. Ladrones y oligarcas -una cleptocracia- están detrás de un gobierno corrupto y del odio a otras naciones”.

G habla de sus temores de que se produzcan crisis económicas y políticas más amplias a causa de esta guerra, así como una grave escasez de alimentos. “Habrá un enorme déficit de alimentos básicos en Europa: no habrá harina de trigo ni aceite de girasol de Ucrania. Vemos que se avecina una crisis económica, especialmente en Alemania, pero en toda Europa. Las tensiones se agudizan a escala mundial, lo que hace que la construcción de movimientos socialistas sea cada día más urgente.”

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here