Inicio Economía El Coronavirus expone las debilidades de la salud del Capitalismo

El Coronavirus expone las debilidades de la salud del Capitalismo

211
0
Compartir

Steve Score / Salud

Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

 

Tragedias como las muertes por nuevos coronavirus, con más de 1.000 al momento de escribir este artículo, nunca son sólo «desastres naturales». No están aisladas de la sociedad. Son impactadas por el capitalismo y también tienen un efecto en el sistema mismo.

A principios de febrero, se confirmaron más de 14.000 personas infectadas. La abrumadora mayoría se encuentra en China, pero hubo casos en más de 20 países.

Sólo un pequeño porcentaje de personas han muerto por ello, pero actualmente no hay vacuna ni tratamiento. Debido a que las personas son infecciosas antes de que aparezcan los síntomas, el número real de casos es probablemente mucho más alto, y el número de muertes aumentará sin duda alguna.

La agencia de salud pública de las Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud (OMS), declaró una emergencia mundial. Su director general está preocupado por la propagación del coronavirus a los países más pobres con sistemas de salud débiles, donde los peligros serían mayores. El capitalismo mundial y el imperialismo aumentan masivamente este riesgo.

Sólo dos casos, hasta ahora, han sido confirmados en el Reino Unido. El jefe médico de Inglaterra dijo tranquilamente que el NHS (National Health Service o Sevicio Nacional de Salud) estaba «extremadamente bien preparado para manejar las infecciones». Claramente, en esta etapa, no hay necesidad de entrar en pánico.

Sin embargo, antes de que el nuevo virus apareciera, la crisis de este invierno llevó a la Confederación del NHS, que vincula a los fideicomisos y organizaciones de todo el servicio de salud, diciendo que el NHS estaba «de rodillas». La falta de fondos, la capacidad insuficiente y la falta de personal, significan que se cuestionaría la capacidad del NHS para hacer frente a una gran afluencia de pacientes como resultado de las nuevas infecciones.

Las tensiones en los sistemas de salud de todo el mundo se reflejan en la huelga prevista de cinco días de miles de personal médico de Hong Kong. Exigen el cierre de la frontera con China continental porque los servicios de salud de Hong Kong no pueden hacer frente a la falta de recursos y personal.

 

Ineficiencia

El Estado chino ha respondido mucho más rápido que en el brote de SARS (Síndrome respiratorio agudo y grave) de 2003. Pero los problemas se siguen agravando porque la censura y la burocracia han hecho más difícil dar la alarma y coordinar las respuestas.

 

Hay un flujo de ira en los medios de comunicación social chinos – generalmente dominados por los censores – contra la imagen rosada pintada en los informes oficiales. El personal médico dice que, en realidad, está agotado y mal equipado. Una foto incluso parece mostrar a los funcionarios del gobierno usando máscaras de respiración especializadas mientras que los médicos sólo tienen máscaras quirúrgicas normales.

 

Este es el tercer brote de coronavirus desde principios de siglo. Un profesor involucrado en la investigación de una vacuna de SARS dijo: «Lo trágico es que una vez que SARS se fue, el entusiasmo de los inversores por la vacuna SARS fue nulo. Si la comunidad sanitaria mundial hubiera seguido y producido y almacenado una vacuna, algo podría estar listo ahora».

El coronavirus se llama así porque al observarlos por microscopio se ve que están rodeados por una especie de corona. Pertenecen a la misma familia de virus que pueden causar desde patologías leves como el catarro común, a infecciones graves como el SARS.

Se necesita una industria farmacéutica de propiedad pública, bajo el control y la gestión democrática de los trabajadores, para maximizar la respuesta. La cooperación socialista internacional también es vital para romper estos bloqueos.

El brote de coronavirus se ha solapado con las fricciones de la economía mundial, especialmente con las tensiones del comercio mundial. Mientras que la OMS dijo que las restricciones unilaterales de viaje dirigidas a China por otros países eran contraproducentes, varios países, encabezados por los Estados Unidos, han hecho precisamente eso.

Si en algunos países se obliga a la gente a viajar ilegalmente, aumenta el riesgo de que no se detecten casos. Esto sucedió durante el brote del Ebola que alcanzó su punto máximo hace unos años.

 

Economía

Los economistas predicen que el impacto en la economía mundial será mucho mayor que los 28 mil millones de dólares  de costos estimados por la epidemia de SARS. Miles de fábricas han cerrado temporalmente y decenas de millones de personas están en cuarentena en sus propias zonas en China.

 

Incluso dejando de lado el impacto en el turismo mundial, las medidas adoptadas dentro de China tendrán el efecto de ralentizar aún más su economía, después de años de disminución del crecimiento y los recientes golpes de la guerra comercial con los EE.UU.

 

El régimen ha inundado los mercados monetarios chinos con más de 168 mil  millones de dólares de dinero nuevo para contrarrestar la caída de los precios del mercado de valores. Esto sigue a años de inyecciones similares.

Un destacado economista de la consultora Capital Economics señaló que, en consecuencia, «las valoraciones de algunos activos financieros se han estirado». Así que «el nuevo virus es un catalizador plausible para una corrección del mercado» – un Crash. Con o sin una «corrección del mercado», la desaceleración del capitalismo chino tendrá un efecto en cadena en la economía mundial, que ya se encuentra en un estado precario.

No se puede confiar en el capitalismo para hacer frente con seguridad a este tipo de emergencias. Necesitamos un movimiento obrero internacional para reemplazarlo por el socialismo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here