Inicio Análisis y Perspectivas Se abre una nueva era de convulsión capitalista y de agitación social...

Se abre una nueva era de convulsión capitalista y de agitación social – Sólo una alternativa socialista ofrece un camino a seguir

380
1
Compartir

Declaración del Secretariado Internacional del Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT)

15 de Mayo de 2020

 

   La crisis del coronavirus ha entrado en una nueva fase, en la salud, la economía y las relaciones geopolíticas. Ha confirmado las principales tendencias esbozadas en declaraciones anteriores producidas por el CIT. Una nueva era de agitación capitalista y trastornos sociales que no se había visto desde los años 30. Dramáticos giros y vueltas en la situación mundial así como dentro de los países se están desarrollando a la velocidad del rayo. El resultado exacto de algunos de estos acontecimientos en esta etapa sigue siendo incierto. Sin embargo, es evidente que el capitalismo, que es más oligárquico hoy en día, ha sido expuesto como un sistema que ahora es incapaz de desarrollar la sociedad o las fuerzas productivas en una dirección positiva. Es un sistema social que se está desangrando, arrastrando a la sociedad a un pantano. Una alternativa socialista revolucionaria ofrece la única forma de avanzar para la humanidad en esta era.

   América Latina, Asia y África se enfrentan a un mar de miseria humana a medida que se desarrolla la crisis económica y sanitaria. Muchos gobiernos de Europa y Estados Unidos, después de China, Corea del Sur y algunos otros países asiáticos, han actuado para aliviar o levantar el «cierre de emergencia». Se arriesgan a que una «segunda oleada» del virus golpee, al menos a nivel regional o local, como ilustran las situaciones de Singapur, Corea del Sur, Alemania y posiblemente China, con consecuencias potencialmente devastadoras. El sistema capitalista necesita a la clase obrera en el trabajo produciendo bienes, y también la existencia de un mercado para funcionar. La sed de ganancias es su motivo principal. Aunque la especulación, como el actual rebote de algunas bolsas de valores, puede beneficiar a unos pocos durante un tiempo, no produce un valor real. De ahí el impulso de «reiniciar» las economías. Las nuevas medidas de «apertura» ponen en riesgo miles de vidas, lo cual no es la preocupación del capitalismo. Esta y las anteriores medidas ineptas tomadas por los gobernantes capitalistas son suficientes para acusar al sistema y a sus líderes. La falta de equipos de protección personal y de condiciones de trabajo seguras en las industrias y servicios que se han reabierto es probable que sea uno de los focos de atención que desencadene protestas y huelgas en muchos países.

Protesta de trabajadores de la salud y compañer@s del CIT en Newham, al este de Londres.

    Las medidas para reabrir algunos sectores de la economía han provocado un elemento de fractura de la estructura política en algunos países. En los EE.UU., se han desarrollado enfrentamientos entre algunos estados y el gobierno federal y/o entre los gobernadores de los estados y los alcaldes de las ciudades. Merkel en Alemania se enfrentó a una presión abierta de los estados federales y al final les permitió cierto margen para decidir muchos detalles del levantamiento del bloqueo. En Gran Bretaña, los gobiernos descentralizados de Escocia, Gales e Irlanda del Norte han chocado con las acciones erráticas e irresponsables de Boris Johnson.

   La reapertura parcial de la economía no va a evitar una crisis económica, social y política sin precedentes. Aunque los datos son poco fiables y no son 100% exactos, todo indica que se trata de una crisis sin precedentes desde los años 30.

   En anteriores recesiones o caídas capitalistas, la crisis ha tendido a centrarse en determinados sectores de la economía: manufactura, vivienda, finanzas, etc., en diferentes momentos. Esta crisis ha afectado a muchos sectores de la economía de forma simultánea y global. Todos los continentes y países han sido devastados por ella. Se prevé que el Producto Interno Bruto (PIB) de los Estados Unidos caiga un 10% en el segundo trimestre, mientras que otras estimaciones apuntan a una caída aún más pronunciada. China registró una contracción de casi el 7% en el primer trimestre, según las cifras oficiales. Las recesiones que afectan a las dos economías más poderosas por sí solas tendrían normalmente consecuencias devastadoras. Sin embargo, el tercer bloque económico imperialista más grande, Europa, también ha sido absorbido por este colapso global sincronizado.

   La economía alemana se contrajo un 1,9% en el primer trimestre de 2020 y se espera que se contraiga un 12,2% más en el segundo trimestre. La casa de máquinas de las economías europeas está destinada a contraerse por lo menos un 6,6% en total en 2020. En Gran Bretaña, el Banco de Inglaterra espera que la economía se contraiga un 14%, la recesión más profunda de los últimos 300 años. La última vez que se produjo un descenso anual de este tipo fue en 1709, ya que la economía fue destrozada por la «Gran Helada» que golpeó a Europa en ese momento.

   Como hemos explicado en declaraciones anteriores, esto llevará a un tsunami de despidos y a un aumento vertiginoso de los niveles de desempleo. En una semana, más de 3 millones de trabajadores en los Estados Unidos solicitaron beneficios de desempleo; 33 millones de trabajadores de EE.UU. firmaron en un período de siete semanas. Muchos comentaristas piensan que el nivel real de desempleo allí ya ha alcanzado el 20%.

   El crecimiento explosivo del desempleo a nivel mundial es tal que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) prevé que en el sector no estructurado más de 1.600 millones de trabajadores se ven amenazados por la pérdida de sus medios de subsistencia. Esta cifra corresponde a una fuerza de trabajo mundial total de 3.300 millones. En otras palabras, el 50% de la fuerza de trabajo mundial estará desempleada. Las consecuencias sociales de estos acontecimientos provocarán una revolución y una contrarrevolución a medida que se desarrolle la crisis.

   Como hemos explicado en declaraciones anteriores, la clase capitalista, al enfrentarse a estos acontecimientos, se ha visto obligada a arrojar todo a esta crisis en un intento de evitar un colapso total. El capitalismo neoliberal de libre mercado y laissez-faire con una mínima intervención del Estado fue abandonado en un abrir y cerrar de ojos. Se introdujeron paquetes de emergencia masivos a medida que el estado se vio obligado a actuar.

   Aunque hay diferencias importantes, el principal punto de referencia histórico de la crisis actual es la Gran Depresión de los años 30. La depresión que enfrentó el capitalismo en esa etapa fue superada por una guerra que reconfiguró las relaciones mundiales. La destrucción de las fuerzas productivas que se produjo en los años 30 fue superada por un aumento masivo de la producción de armamento y de los sectores relacionados de la economía, y el «New Deal» de los Estados Unidos dio un impulso a su economía.  La adopción, después de 1945, de las políticas keynesianas y del Plan Marshall contribuyó a la recuperación capitalista en Europa y abrió el camino al auge del capitalismo de la posguerra. En esta crisis no se está produciendo nada de eso. Esta crisis se desarrolla en un contexto histórico totalmente diferente al que existía en los años 30 y durante el boom capitalista posterior a 1945. 

   El Estado se ha visto obligado a intervenir para intentar gestionar la crisis y evitar el colapso total. Sin embargo, estas son medidas para tratar de gestionar la crisis y no la resolverán. Han seguido el consejo que Keynes dio a Roosevelt en una carta abierta publicada en el New York Times en diciembre de 1933 cuando escribió: «Se ha hecho usted el fideicomisario de aquellos que en todos los países tratan de reparar los males de nuestra condición mediante un experimento razonado en el marco del sistema social existente. Si fallas, el cambio racional será gravemente perjudicado en todo el mundo, dejando que la ortodoxia y la revolución lo combatan.»

Las políticas keynesianas puestas a prueba

   Ahora estas políticas «keynesianas» serán puestas a prueba. Las intervenciones estatales que han tenido lugar en los países capitalistas avanzados han apuntalado a las empresas mediante el despido de grandes sectores de la fuerza de trabajo y otras medidas como la concesión de préstamos masivos a las empresas. Esto ha evitado que se produzca un colapso total mediante un inflado masivo de la burbuja de la deuda, lo que provocará presiones deflacionarias a corto plazo. En algún momento, esta burbuja inevitablemente explotará. El capitalismo se ha visto masivamente obstaculizado al enfrentarse a esta conflagración por las tendencias desglobalizadoras que se aceleraron en el período previo a esta crisis con el crecimiento de las políticas proteccionistas nacionalistas. Estas políticas se han reforzado en el transcurso de la convulsión global de los últimos meses.

   Algunos han planteado la idea de un «ingreso básico universal» como un medio de hacer frente a la amenaza del desempleo masivo y los bajos salarios. El gobierno español ha anunciado que planea introducir una forma de ello. Secciones de la izquierda lo han apoyado como un medio para aliviar la pobreza y los bajos salarios. Es comprensible que algunos trabajadores y jóvenes también lo hayan apoyado. Sin embargo, la clase capitalista, si lo introduce en algunos países, lo utilizará como un medio para debilitar o romper los acuerdos contractuales con los sindicatos y bajar los salarios. Podría utilizarse para hacer frente al ejército del desempleo masivo, pero también podría beneficiar a sectores de la clase capitalista al reducir los niveles salariales generales de la clase trabajadora. El CIT contrapone a esto la demanda de salarios y condiciones decentes, redistribuyendo el trabajo sin pérdida de salario, y la introducción de un nivel de pago por desempleo, pagos de bienestar y pensión equivalente a un salario mínimo de vida decente.

La crisis de la deuda

   Algunos comentaristas se han alegrado por el alza en el casino del mercado de valores de Wall Street. Esto no tiene relación con la devastación que afecta a la mayoría de las familias norteamericanas. El alza es en gran parte respuesta a la intervención de la Reserva Federal en el apoyo a las empresas que estaban al borde de la quiebra. Ha intervenido para comprar deuda corporativa en una escala inimaginable incluyendo la compra de «bonos basura» de alto riesgo. Las empresas estadounidenses han emitido bonos por valor de 560.000 millones de dólares en las últimas seis semanas.

   La explosión de la financiación del déficit y la deuda acumulada es un elemento crucial de la economía mundial. La proporción de la deuda de EE.UU. con respecto al PIB se sitúa actualmente en el 110%. El ratio deuda/PIB de Italia ya ha alcanzado el 135% y es probable que suba hasta el 155%. El FMI espera que el ratio deuda/PIB en un país capitalista industrializado medio llegue al 120% en el próximo período. Es probable que haya más intervención estatal en muchas de las principales potencias capitalistas si es necesario para evitar el colapso y/o las explosiones revolucionarias.

   Sin embargo, mientras que los principales países capitalistas industrializados pueden tolerar esto durante un período de tiempo para gestionar esta crisis, presentarán la factura más tarde a la clase obrera. Esto desencadenará masivas batallas de clase.

   Sin embargo, en los países neocoloniales es un asunto completamente diferente. Recientemente Argentina, que se dirige a su noveno incumplimiento de la deuda desde la independencia en 1816, ha suspendido en parte el pago de su deuda. Esto ilustra que la cuestión del pago de la deuda en el mundo neocolonial estallará como una cuestión crucial. La exigencia de negarse a pagar la deuda y la nacionalización de los bancos son características fundamentales del programa que el CIT defiende en esos países.

   La profundidad de la crisis que se está produciendo es tal que la clase capitalista podría verse obligada a ir aún más lejos en la adopción de medidas sin precedentes para aumentar la intervención del Estado. En caso de que la recesión económica se profundice en una caída prolongada, no se excluye que grandes sectores de la economía, incluso más del 50%, puedan ser efectivamente nacionalizados sobre una base capitalista. Esto es algo que ha ocurrido en el pasado en el mundo neocolonial, pero no suele ocurrir en el occidente imperialista.

¿Qué es lo que nos espera?

   Las medidas keynesianas de intervención estatal no han resuelto la crisis subyacente que estaba emergiendo incluso antes de que la pandemia golpeara. Los despidos masivos en la industria aeronáutica y otros sectores son un precursor de lo que vendrá en otros sectores de la economía mundial.

   Algunos comentaristas capitalistas esperan con optimismo que la recesión/depresión que está azotando a la economía mundial vaya seguida de un rápido repunte -una recuperación en forma de «V»- o de una «U» con un breve período de actividad aplanada antes de la recuperación. Incluso suponiendo que en el mejor de los casos el Covid-19 se controle mediante una vacuna o tratamientos, esto es una ilusión y reduce al mínimo las contradicciones, tendencias y características que se presentan actualmente. Aunque inevitablemente se producirá cierto aumento de la producción después de los cierres de emergencia, no volverá al nivel existente antes de la pandemia. 

   Un «rebote de gato muerto» es posiblemente un escenario más probable para los próximos años. Si bien es posible un «crecimiento» corto y anémico, no puede sostenerse ni conducir a una reactivación duradera de la economía. Incluso si hay un pequeño repunte en forma de «U» durante el 2021, todos los factores presentes en la economía apuntan ahora hacia una recesión o depresión más profunda que se desarrollará a lo largo de la década del 2020, posiblemente con períodos intermitentes de «repuntes» poco consistentes y no sostenidos durante períodos cortos. Como hemos subrayado en otros documentos antes de la pandemia, la economía mundial tardó una década o más en volver a los niveles anteriores a la crisis de 2007/8.

   Los niveles masivos de deuda, tanto pública como privada, junto con la pérdida o reducción de los ingresos de millones de personas pueden dar lugar a incumplimientos masivos de la deuda privada y a quiebras. La pérdida de ingresos, los ahorros y el temor al futuro están provocando un recorte del mercado, lo que hace que los consumidores sean aún más cautelosos a la hora de gastar cualquier cosa que puedan tener. La disminución de los ingresos en el sector informal, por sí sola, recortará el mercado. La OIT estima que en el sector informal de América y África se producirá una disminución de los ingresos del 81%; en Asia y el Pacífico, una caída del 21,6% y en Europa y Asia central, una caída del 70%. La ausencia de nuevos mercados causada por el aumento de la pobreza, el desempleo masivo y la creciente brecha de riqueza entre ricos y pobres apuntan a una recesión/depresión más prolongada. A esto se suman las crecientes tensiones comerciales; los enfrentamientos entre los Estados Unidos y China y el acelerado ritmo de desglobalización de la economía. Todos estos son claros indicadores de que una recuperación real está lejos de ser una perspectiva probable.

   Ya hemos explicado esto en nuestro análisis anterior. La comprensión de estos y otros factores, junto con la pandemia, ha llevado al economista Nouriel Roubini a la conclusión de que es más probable que se produzca una recesión en forma de «L» y que «ahora amenaza con alimentar una tormenta perfecta que arrastre a toda la economía mundial a una década de desesperación». [«Diez razones por las que una ‘Gran Depresión’ para la década de 2020 es inevitable», sitio web The Guardian, 29 de abril]

   En la economía capitalista se están dando dos tendencias. Algunos sectores de las fuerzas productivas están siendo masacrados y se van al paredón. Muchas empresas terminarán por desaparecer. La perspectiva de la quiebra de empresas más pequeñas llevará a una monopolización aún mayor en algunos sectores de la economía. Otros sectores como la distribución se están disparando, con Amazon y otros obteniendo enormes beneficios.

   Algunos comentaristas han planteado la perspectiva de una inversión masiva en la economía ecológica como una vía para reiniciar la economía. Un elemento de esto ya se está produciendo en algunos países y puede ir más allá, por ejemplo, con incentivos estatales para sustituir los vehículos impulsados por petróleo.  La industria de los combustibles fósiles está en graves problemas. Sin embargo, esto tiene sus límites y es muy improbable que se produzca a nivel mundial y no será suficiente para reiniciar la economía mundial, abriendo el camino para un rápido o prolongado repunte del capitalismo. La desglobalización de la economía, el proteccionismo nacional, la actuación de cada clase capitalista en defensa de sus propios intereses y la falta de mercado impedirán que esto se convierta en una estrategia de salida para superar el período de depresión en que el capitalismo está ahora atrapado.

   Es poco probable que la tendencia de algunas de las potencias imperialistas a «traer a casa» la producción de los países con mano de obra barata beneficie significativamente a las economías nacionales afectadas. El cambio de ubicación irá acompañado de una mayor automatización y de intentos de rebajar las condiciones de trabajo, lo que podría dar lugar a un recorte del mercado interno o de una parte del mismo.

   Se ha abierto una nueva era de profunda crisis capitalista. La pandemia de coronavirus  ha acelerado rápidamente todas las tendencias que antes estaban presentes y se desarrollaban en todos los aspectos de la sociedad, a nivel nacional y mundial. Esto se aplica al uso de la tecnología, las prácticas de trabajo y los aspectos del funcionamiento de la sociedad. La rápida sustitución del uso de dinero como pago por transacciones con tarjeta, especialmente en los países industrializados, es una de las características de esto. Muchos empleados que han «trabajado desde casa» han experimentado un mayor nivel de explotación, sobre todo en lo que respecta a la prolongación de la jornada laboral. Al salir de la pandemia, la clase capitalista lo utilizará para atacar las condiciones de trabajo y aumentar la explotación tanto de las clases trabajadoras como de las clases medias.

Defender los derechos democráticos

   El CIT ha apoyado todas las medidas adoptadas para defender la salud y la seguridad de todos los pueblos. Cualquier medida debe estar bajo el control democrático de los trabajadores. Sin embargo, como hemos comentado, la clase dirigente ha utilizado esta crisis para introducir medidas represivas y autoritarias. En El Salvador el Presidente, Nayib Bukele, entró en el Congreso (controlado por el FMLN) con un destacamento armado de soldados, ocupó la silla del Presidente y lo dispersó efectivamente.

   El aumento de la vigilancia y de las medidas autoritarias de represión por parte del Estado será una característica del mundo post-corona. Las imágenes distópicas que recuerdan a la película «Total Recall», de un perro robótico que patrulla el parque Bishan-Ang Mo Kio en Singapur midiendo la distancia entre las personas y registrando a los que infringen las normas de distanciamiento social, es una indicación de lo que se avecina. La lucha por la defensa de los derechos democráticos y la oposición al dominio autoritario adquirirá mayor importancia para los trabajadores a nivel internacional.

Las nuevas relaciones mundiales entre las potencias

   Un nuevo orden mundial capitalista está en proceso de surgir. Se está produciendo un reajuste en las relaciones geopolíticas entre las principales potencias imperialistas. Dentro de las regiones, las potencias locales están tratando de fortalecer su esfera de influencia, o desarrollarla. La perspectiva de guerras y conflictos regionales, incluidos los que se libran por poder en nombre de la principal potencia imperialista, son inherentes a esta situación y crisis en rápida evolución.

   El elemento central de esta cambiante relación geopolítica entre las potencias es el declive de la posición del imperialismo estadounidense y el surgimiento de la China capitalista con su propia forma particular de capitalismo de Estado. El viejo objetivo de la «Pax Americana» como única potencia mundial murió en los campos de batalla de Irak. El imperialismo de EE.UU. sigue siendo la fuerza más poderosa, pero está disminuyendo. China ha experimentado un rápido crecimiento en su posición como potencia global. En el año 2000 representó el 3,6% del PIB mundial; en el año 2020 había aumentado al 15,5%! Cuatro de los diez principales bancos del mundo son chinos. China está preparada para salir de esta crisis en una posición reforzada a nivel mundial. Todavía no está claro hasta qué punto los Estados Unidos están debilitados y China fortalecida, o la velocidad a la que esto se desarrolla. La posición reforzada de China también puede verse frenada o cortada por convulsiones y trastornos sociales a nivel nacional. Es poco probable que alguna potencia salga de esta crisis como un claro ganador.

   Esto está en marcado contraste con lo que se desarrolló a partir de la crisis de los años 30 y la situación posterior a 1945. Tras el fin de la guerra en 1945, los Estados Unidos emergieron claramente como la potencia imperialista dominante. Se equilibró con la existencia de la antigua Unión Soviética y los estados estalinistas. Ninguno de estos factores está presente en el desarrollo de la crisis.  Está surgiendo un nuevo cambio crucial en el equilibrio de poder global.

   Las crecientes tensiones y conflictos entre los Estados Unidos y China se han intensificado durante la pandemia. La «tregua comercial» negociada a principios de enero entre Trump y Xi Jinping está comenzando a deshacerse y puede desmoronarse a medida que las tensiones aumentan. Los EE.UU. están buscando ahora intensificar la acción económica contra China. En particular, Trump busca ahora frenar las cadenas de suministro y los flujos de inversión. Esta es una política extremadamente arriesgada que puede infligir más daño a la economía de los Estados Unidos  en el período previo a las elecciones de noviembre.

   Esto se debe en parte a la campaña electoral de los EE.UU. y a la adopción por parte de Trump de una retórica nacionalista anti China para desviar la crisis que atraviesa la sociedad estadounidense. Sin embargo, el apoyo que recibe de muchos demócratas demuestra que también es un reflejo de las presiones a las que se ve sometido el imperialismo estadounidense para competir con China. En lo que se consideraba el «patio trasero» de los Estados Unidos, América Latina y América Central, el imperialismo estadounidense ha retrocedido a medida que China ha ampliado su influencia. Ahora hay un conflicto abierto entre las dos potencias por la influencia en la región. Esto se ilustra con la intervención fallida de los mercenarios de EE.UU. en Venezuela, que recuerda el fiasco más grave de Bahía de Cochinos en Cuba en 1961 cuando el imperialismo estadounidense fracasó en sus intentos de derrocar el régimen de Fidel Castro. China ha apoyado tanto a Chávez como a Maduro, enviando suministros a Venezuela. También ha roto el embargo de EE.UU. sobre Cuba.

   En el Mar de la China Meridional las tensiones militares han aumentado, aunque no hasta el punto de un conflicto abierto en esta etapa. China ha ocupado y fortificado los disputados bancos y arrecifes. Sus maniobras navales han aumentado, así como la presencia naval de los Estados Unidos y Australia en la zona. China también ha estado probando las defensas de Taiwán con salidas aéreas y en marzo realizó su primer ejercicio nocturno. Ni China ni los EE.UU. buscan la guerra en esta etapa, pero no se puede descartar que haya brotes e intercambios accidentales. Esto claramente aumentaría dramáticamente las tensiones.

   La velocidad y la profundidad de la crisis de la pandemia de Covid-19 ha acelerado el cambio de las relaciones y el equilibrio de poder en muchas zonas del mundo. Rusia, aunque ha reforzado su esfera de influencia en el Oriente Medio, no ha podido sacar provecho de la crisis actual. Putin también se enfrenta a una situación interna más incierta y potencialmente explosiva. Al igual que otros Estados del Golfo, Arabia Saudita ha sido devastada por el colapso de los precios del petróleo y ahora tiene un déficit presupuestario de 61.000 millones de dólares, que le ha obligado llevar a cabo recortes en el gasto público. Las crecientes tensiones entre este país y los Estados Unidos están modificando su anterior papel como potencia sustituta de los Estados Unidos en la región. La reciente retirada de los misiles de EE.UU. y de parte del personal militar refleja esto. Al mismo tiempo, Arabia Saudita ha cerrado el paso para mejorar las relaciones con Israel, en gran medida a través de la oposición común a Irán.

   Dentro de Europa, el impacto de la crisis ha seguido amenazando a la zona euro e incluso a la Unión Europea (UE) tal como está constituida actualmente. El hecho de que no se haya logrado un acuerdo entre las potencias de la UE sobre la emisión de «corona bonos» como medio de repartir el costo de la crisis, como propusieron España e Italia, refleja la brecha que se está abriendo rápidamente entre el norte y el sur dentro de la UE. Una advertencia ominosa para la UE también ha surgido con la reciente sentencia del Tribunal Constitucional alemán, que ha cuestionado una decisión del BCE tomada en 2015 en relación con su programa de flexibilización cuantitativa (Programa de Compras del Sector Público). Este fallo no tendrá repercusiones inmediatas, pero refleja el aumento de las tensiones que se están desarrollando.

   Estos acontecimientos abren un nuevo capítulo en la historia del capitalismo y de la humanidad. Se abre ahora un período explosivo para el capitalismo mundial. La polarización y la radicalización políticas se están produciendo de una manera que no se había experimentado durante décadas, y menos aún desde los años treinta. Se produce a raíz de la crisis de 2007/8 y sus amargas secuelas, de un nivel de vida en gran medida estancado o en descenso y de una concentración masiva de riqueza en manos de los capitalistas oligarcas súper ricos. La batalla entre las clases está a punto de estallar en los próximos meses y años de la manera más aguda que se ha visto en décadas. Tendrá características de revolución y contrarrevolución, y también de desintegración social. Los movimientos revolucionarios que se desarrollaron en el Líbano, Hong Kong han continuado o se han retomado. En Chile se han iniciado pequeñas protestas que son precursoras de un nuevo auge del movimiento. Es seguro que en otros países surgirán movimientos más grandes como consecuencia de esta crisis.

   Los elementos de la guerra civil que hemos advertido que se desarrollan en los Estados Unidos han quedado demostrados por las protestas armadas en Michigan contra el gobernador del estado. El hecho de que los senadores demócratas del estado se sentaran en la cámara con chalecos antibalas y uno llegara al Congreso del estado rodeado de un guardia de defensa armado, indica la polarización que ya se ha producido. 

   La aguda profundidad de esta crisis planteará aún más claramente la importancia del factor subjetivo de la dirección y las organizaciones de la clase obrera. Forjar las fuerzas en torno a las cuales se puedan construir grandes partidos socialistas revolucionarios es ahora una tarea urgente. La construcción de sindicatos como organizaciones de lucha de la clase obrera, junto con la necesidad de partidos de masas de la clase obrera con políticas socialistas, se plantea ahora de la manera más aguda. La autoridad de las clases dominantes ha sido socavada y debilitada en la última década. Esta crisis intensificará esa tendencia.

   En los Estados Unidos hay un amplio interés en las ideas socialistas. Esto puede desarrollarse en otros países como consecuencia de la crisis. Al mismo tiempo, los dirigentes de la «izquierda» oficial y los dirigentes sindicales durante esta pandemia en general no han podido ofrecer una alternativa a la clase capitalista y a sus dirigentes políticos. La derecha populista de algunos países intenta explotar la situación; esto debe  ser combatido por los socialistas que defienden audazmente los intereses de los trabajadores y un programa de ruptura con el capitalismo.  La posibilidad de construir partidos socialistas revolucionarios fuertes y poderosos se presentará para el CIT y  otros. Un análisis completo de la situación objetiva y de la época en que ha entrado el capitalismo, trazando cada giro y vuelta, y un programa audaz para romper con la barbarie del capitalismo y establecer una alternativa socialista es ahora una necesidad esencial.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here