Inicio Comité por una Internacional de los Trabajadores Reconstruyendo el CIT – Lecciones y tareas

Reconstruyendo el CIT – Lecciones y tareas

85
0
Compartir

Julio de 2019

Secretariado Internacional del Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

 

(Imagen: Algunos de los delegados y visitantes que asistieron a la conferencia de refundación del CIT. Foto de Philip Stott)

Tras una intensa y polarizada lucha de facciones en los últimos 12 meses, el Secretariado Internacional (SI) convocó una conferencia internacional en Londres en julio de 2019. Esta reunión muy exitosa y optimista acordó reconstituir el CIT. A la conferencia asistieron 200 delegados y visitantes de Inglaterra y Gales, Escocia, Francia, Alemania, Austria, Irlanda, India, Sri Lanka, Malasia, Sudáfrica, Chile y Estados Unidos. Se recibieron disculpas de camaradas de Nigeria e Israel con problemas de viaje y visados. Esta reunión aprobó el documento que figura a continuación como balance del conflicto y de las perspectivas de construcción de una organización internacional trotskista revolucionaria.

 

————————————–

 

El CIT se ha enfrentado a una división y escisión política con aquellos que han capitulado ante las presiones del oportunismo, la política de identidad y se han apartado del trabajo sindical sistemático y consecuente. La política identitaria es un arma del capitalismo mundial para dividir a la clase obrera reforzando el separatismo. Esto ha planteado la necesidad de reconstituir la organización internacional sobre una base marxista y trotskista firme. Esta es una tarea histórica a la que nos enfrentamos en preparación para el estallido de grandes batallas de clase en el próximo período como consecuencia de la profunda crisis a la que se enfrenta el capitalismo mundial.

 

El debate que se ha desatado durante los últimos siete meses ha revelado una corrosión y colapso ideológico y programático que ha tenido lugar en secciones y grupos del CIT. Esto es defendido por la tendencia oportunista que ha cristalizado, representada por la dirección de la agrupación de oposición FNF – Fracción No Fracción -. Ahora está claro, como hemos explicado en muchos documentos producidos por nuestra fracción, que los principios fundamentales sobre los que se fundó el CIT en 1974 han sido abandonados por la dirección de la FNF. Para defender los principios que construyeron y mantuvieron el CIT es necesario reconstituir la internacional para construir una organización internacional trotskista revolucionaria de la clase obrera.

 

La crisis comenzó con un enfrentamiento con la organización irlandesa por el uso de métodos solapados ajenos, profundamente antidemocráticos, de una violación de su propia afiliación por parte de la dirección, que rompió con el centralismo democrático. Junto con la enorme brecha en los métodos del CIT, el partido irlandés se había alejado de una orientación e intervención estratégicas y coherentes en los sindicatos y se había doblegado a las presiones separatistas de la política identitaria. La defensa de nuestro programa socialista revolucionario y del método de transición fue abandonada en el trabajo de masas y semimasivo emprendido por el partido irlandés. Como reflejo de estos retrocesos políticos e ideológicos, el perfil y el concepto de construir un partido revolucionario se perdieron en gran medida.

 

Cuando el SI planteó estas cuestiones con vistas a corregirlas, una serie de dirigentes de secciones, que posteriormente se agruparon en la FNF, se alzaron para defender a la organización irlandesa. A medida que se desarrollaba el debate, quedó claro que la misma corrosión ideológica y política que había infectado a la organización irlandesa también estaba presente en otras secciones de la FNF.

 

Esta evolución representa un revés para la lucha por construir una internacional obrera socialista revolucionaria. Sin embargo, sería fatal ignorar la realidad política existente: se ha producido una ruptura política en el CIT tal y como estaba constituido anteriormente. En esta situación es necesario restablecer la claridad ideológica, política y organizativa para defender el programa del partido revolucionario – que es la Internacional – para intervenir activamente en la intensa polarización política y en la lucha de la clase obrera que ya se está desarrollando.

 

El colapso ideológico y político que se ha producido en muchos sectores, y en la izquierda en general, es, en el fondo, un reflejo de las presiones objetivas existentes. El principal elemento que ha dado lugar a un período más complejo y contradictorio desde la crisis de 2007/8 ha sido la ausencia de la clase obrera, en general, poniendo claramente su sello en la situación, ya sea políticamente o en la lucha. Esto se refleja, como hemos explicado, en el carácter extremadamente débil e inadecuado de los nuevos partidos de izquierda que se han desarrollado en esta etapa, que son políticamente más débiles incluso que las tendencias reformistas de izquierda de los años setenta y ochenta. Hasta ahora, en su mayoría han asumido más el carácter de partidos populistas de izquierda que de partidos «socialistas». Confiamos en que esta situación cambie en el próximo periodo. Ya han llegado los primeros vientos de las inminentes tormentas que se avecinan. Sin embargo, la reciente coyuntura ha provocado a corto plazo un cierto estancamiento de la lucha de clases, que se refleja en el crecimiento en algunos países de los populistas de derechas y de la extrema derecha, que han podido ocupar parcialmente el vacío. Esto puede cambiar rápidamente, como se ha ilustrado recientemente en Brasil. La crisis a la que se enfrenta ahora el régimen de Bolsonaro tras la huelga general de 45 millones lo ilustra.

 

El papel pernicioso de la Política de Identidad – Un enfoque trotskista

Sin embargo, en la situación que ha existido, el crecimiento de las ideas perniciosas de la política de identidad ha sido una prueba para los socialistas revolucionarios. La cuestión no es si es necesario intervenir en los movimientos de mujeres, LGBTQ+, ecologistas u otros. Apoyamos plenamente y debemos intervenir enérgicamente en estos movimientos. La cuestión es cómo. Como marxistas debemos valorar de forma realista la característica positiva de estos movimientos y también reconocer sus limitaciones, incluido su carácter multiclasista. Es necesario intervenir en ellos sobre una base de clase con el programa socialista que defendemos. No es deber de los trotskistas revolucionarios ceder a las presiones pequeñoburguesas y burguesas de la política identitaria y el separatismo, como ha hecho la facción de la FNF y su dirección.

 

La presión pequeñoburguesa de la política identitaria ha provocado una crisis no sólo en el CIT sino en toda la izquierda revolucionaria. Fue un factor importante en la implosión que ha tenido lugar en la ISO en EEUU. Ha afectado al SWP tanto en Gran Bretaña como en Irlanda. Ha provocado debates y agitaciones en todas las organizaciones morenistas de América Latina. Estas ideas pequeñoburguesas también se han importado al movimiento obrero más amplio, incluidos los sindicatos y los partidos de izquierda en algunos países.

 

Ante la amenaza de que este virus político infecte al movimiento revolucionario y obrero, es crucial que lo combatamos ideológicamente y resistamos las presiones de clase ajenas que se derivan de él.

 

Esta es una prueba para los socialistas revolucionarios en la que la FNF ha fracasado, como se ha reflejado durante el debate. Se plegaron a la presión de la política identitaria con la esperanza de encontrar un atajo para ganar capas radicalizadas de estos movimientos, pero sin elevar nuestro programa socialista. Las recientes elecciones al euro y a los ayuntamientos en Irlanda, que fueron un desastre para el partido irlandés, fueron en parte fruto de estas ideas y métodos oportunistas.

 

La cuestión sindical – un asunto  crucial para el trotskismo

La cuestión de los sindicatos y la necesidad de emprender un trabajo sistemático consecuente en ellos es decisiva para una organización trotskista revolucionaria. Fue una de las condiciones para la afiliación a la III Internacional y una condición para ser miembro de la IV Internacional cuando Trotsky ayudó a fundarla en 1938. El CIT siempre ha defendido y mantenido este enfoque. Sin embargo, este principio cardinal ha sido abandonado por las secciones irlandesa, griega, sueca y otras. Lo han justificado por el grado de burocratización y el bajo nivel de afiliación activa y sindical.

 

Estos problemas son reales, como hemos comentado en documentos anteriores y en nuestro análisis político. Sin embargo, no son justificación para que una organización trotskista revolucionaria renuncie (aunque sea por un «periodo temporal») a emprender un trabajo paciente y consecuente dentro de los sindicatos. No basta con visitar los piquetes, por muy importante que esto sea. También debemos, a través de un trabajo constante, construir una base en los sindicatos y lugares de trabajo, desarrollando agrupaciones de oposición, junto con otros trabajadores, para luchar contra la burocracia sindical. Las iniciativas para construir sindicatos entre los nuevos sectores no organizados de trabajadores es también una tarea crucial a la que se enfrenta la clase obrera y en la que los miembros y secciones del CIT deben comprometerse. Rechazamos totalmente la afirmación de que hemos adoptado una actitud «anglocéntrica» hacia el trabajo sindical. Las tácticas exactas que desplegamos o defendemos en un país concreto siempre han sido extremadamente flexibles, para tener en cuenta las diferencias que existen en él. El carácter burocratizado de la mayoría de los sindicatos y el bajo nivel de afiliación activa es una característica internacional de la situación actual. Sin embargo, a pesar de los obstáculos y problemas que surgen, es totalmente erróneo utilizar esto como excusa para apartarse de las organizaciones sindicales oficiales, incluso en algunos países con «sindicatos amarillos» o sindicatos integrados en la maquinaria estatal, como señaló Trotsky en la década de 1930.  El trabajo en los sindicatos oficiales no excluye, cuando la situación lo justifica, apoyar o iniciar movimientos u organizaciones fuera de las estructuras sindicales oficiales. Este aspecto del trabajo del CIT es central para la construcción de un partido revolucionario.

 

El método de transición y el CIT

La defensa del «método de transición» y del programa es otro aspecto de la lucha que hemos defendido ferozmente. El método transicional, que reconoce la conciencia existente de la clase obrera, y busca vincularla con la idea de la revolución socialista.  Como explicó Trotsky, es necesario plantear reivindicaciones que correspondan a la conciencia actual y, mediante una serie de reivindicaciones transitorias, construir un puente que ayude a los trabajadores a concluir la necesidad de un programa socialista para romper con el capitalismo. En el curso de la lucha reciente, algunos en la FNF no han adoptado este enfoque. La idea del «socialismo» está abstractamente etiquetada al final, sin ninguna reivindicación o argumentación precedente que lleve a tal conclusión. O, cuando se explica, se hace en artículos de revistas o sitios web, pero no se plantea en el material de propaganda cuando se interviene en movimientos de masas. El uso del programa y método de transición es un arma crucial para construir un partido revolucionario basado en la clase obrera. En la internacional reconstituida será necesario que cada sección y grupo elabore un programa, que será revisado y discutido no sólo por cada sección sino en la propia organización internacional.

 

El grado de divergencia sobre estas cuestiones, y también sobre el centralismo democrático entre nosotros y la FNF, es fundamental para los trotskistas. Representan una ruptura política. Las raíces de la crisis actual del CIT hay que buscarlas en la situación objetiva. Sin embargo, esta explicación del colapso ideológico en algunas secciones no es una excusa para algunos antiguos cuadros del CIT que han capitulado ante las presiones de la situación objetiva de forma oportunista.

 

Construir una Internacional revolucionaria

En relación a esta crisis en el CIT, no es la primera vez que las condiciones objetivas provocan una crisis y un colapso de los cuadros marxistas y de los dirigentes obreros. Aunque de forma mucho más grave y dramática y en condiciones diferentes vimos el colapso de la 1ª, 2ª y 3ª Internacionales. La 2ª y 3ª Internacional eran organizaciones de masas a diferencia de las pequeñas pero significativas fuerzas del CIT en esta etapa. La USFI capituló bajo las presiones oportunistas de las condiciones objetivas del boom de la posguerra y entonces miró hacia los estudiantes y los movimientos guerrilleros como una «fuerza revolucionaria» más inmediata en ese momento. Entonces fue necesario que los camaradas rompieran con esta organización y dieran los pasos necesarios para reconstruir el movimiento. Sin este audaz paso, la poderosa base que construimos en el «Militant», dirigiendo el movimiento de masas por el impuesto Poll Tax y las luchas en Liverpool, y la construcción del CIT, no habrían tenido lugar. El método y el enfoque adoptados en ese periodo deben ser reconquistados a través de la refundación política y organizativa del CIT y aplicados a la nueva situación mundial a la que nos enfrentamos con la crisis histórica del capitalismo global.

 

No puede haber garantías de cómo cualquier individuo, partido u organización Internacional se enfrentará a las presiones del oportunismo o sectarismo que inevitablemente surgen durante la lucha de clases. Sin embargo, es crucial que aprendamos las lecciones de las experiencias recientes que hemos tenido como Internacional. Algunas secciones en el período reciente han reclutado a una capa de jóvenes, principalmente de procedencia universitaria. Es necesario para cualquier organización revolucionaria construir una base en las universidades, que incluirá una capa de la pequeña burguesía. Sin embargo, debemos asegurarnos de que se acerquen a las ideas y métodos del bolchevismo y se sitúen en el punto de vista de la clase obrera. Los camaradas reclutados en este medio deben ser probados mediante la intervención en la lucha de clases e imbuidos del espíritu de sacrificio en tiempo, cuotas y compromiso con la construcción del partido revolucionario. Esto no se ha hecho con muchos de los reclutados de este medio en el período reciente.

 

En parte, esto era inevitable dada la etapa actual de la lucha de clases en muchos países. Sin embargo, debemos sacar las lecciones de esto y probar a los jóvenes de este origen durante un período de tiempo. Debemos tratar de evitar colocar incluso a algunos jóvenes camaradas comprometidos y abnegados en puestos de dirección antes de que hayan sido probados y desarrollados a través de la abnegación y la intervención en la lucha de clases. Deberíamos esforzarnos por aplicar el consejo de Trotsky al SWP estadounidense, en la década de 1930, de que los camaradas de origen pequeñoburgués participen regularmente en el reclutamiento de trabajadores para el partido.

 

Esto es crucial si queremos construir un cuadro sólido en las secciones y una Internacional que sea capaz de enfrentarse a los retos que la lucha de clases traerá consigo en el próximo periodo.

 

Con los trabajadores tenemos que adoptar un enfoque más flexible del reclutamiento. Seguimos necesitando mantener una actitud audaz hacia el reclutamiento. Sin embargo, al mismo tiempo, como parte de la lucha por reconstruir el movimiento revolucionario, debemos volver al concepto de un periodo de conversaciones con los contactos y los nuevos reclutas con un plan sistemático de educación política unido a la intervención en la lucha de clases.

 

Si bien necesitamos construir una base entre los estudiantes, también es crucial que nuestro trabajo con la juventud incluya un plan para ganar jóvenes trabajadores a nuestras filas.

 

La construcción de una sección de nuestra Internacional pasará por muchas etapas diferentes. No hay nada malo en que un pequeño grupo comience con una base entre una capa de estudiantes que comprendan el papel de la clase obrera. Sin embargo, luego tiene que girar hacia la intervención entre la clase obrera y comenzar a reclutar trabajadores y educarlos con nuestro programa, métodos y tradiciones y comenzar intervenciones sistemáticas y consistentes en los sindicatos, lugares de trabajo y comunidades.

 

Salimos y saldremos de esta crisis como una Internacional revolucionaria más endurecida, tanto políticamente como en el espíritu de sacrificio necesario para la construcción del partido. No debemos permitir nunca más que se produzca una situación como la de Irlanda del Sur, en la que una sección nacional se vuelve totalmente dependiente de los ingresos del Estado en lugar de las cuotas y el dinero recaudado de la clase obrera. Cualquier dinero procedente del Estado o de otras fuentes debe separarse y estar bajo el control de las estructuras del partido. Debemos garantizar que los trabajadores a tiempo completo, que son esenciales para construir el partido, sean una palanca para la construcción del partido y no un sustituto del partido. Debemos asegurarnos de que la proporción entre los miembros a tiempo completo y los miembros del partido sea de un equilibrio político saludable. La flexibilidad es necesaria, especialmente en el mundo neocolonial, pero en las etapas iniciales de la construcción de un partido revolucionario, una proporción de 30 miembros abonados por cada miembro a tiempo completo es una aproximación a la que deberíamos aspirar.

 

Por lo tanto, esta conferencia de la fracción internacional, basándose en las lecciones y la experiencia de la lucha en el CIT durante los últimos siete meses, concluye:

 

  • Que reconstituimos el CIT como una internacional obrera trotskista revolucionaria.
  • Nos basamos en los principios y métodos de Marx, Engels, Lenin y Trotsky, los cuatro primeros Congresos de la Comintern, los documentos fundacionales de la IV Internacional y los documentos fundacionales, programa y congresos del CIT.
  • Todos los miembros y secciones del refundado CIT se comprometen a defender estas ideas y programa; trabajar entre la juventud, incluyendo estudiantes y jóvenes trabajadores; emprender un trabajo sistemático en los sindicatos y entre la clase obrera; intervenir audazmente en los movimientos de mujeres, LGBTQ+, ecologistas y otros similares sobre una base de clase, defendiendo un programa socialista revolucionario y combatiendo las ideas del separatismo y la política de identidad y todas las ideas ajenas; luchar para construir partidos revolucionarios y un partido mundial de la revolución.
  • Confiamos en que las fuerzas del CIT desempeñarán un papel crucial en la lucha por construir una internacional socialista revolucionaria de masas. En esta etapa, nuestras fuerzas a escala mundial son limitadas numéricamente pero con un enorme potencial y pueden lograr avances significativos. Podemos fortalecernos en el próximo período dada la crisis que enfrenta el capitalismo. La construcción del CIT en una fuerza más poderosa no se hará sobre la base de un crecimiento aritmético lineal. Implicará un proceso de unión a través de un acuerdo político de principios con otras organizaciones y partidos socialistas revolucionarios y con nuevos partidos que busquen una vía revolucionaria para romper con el capitalismo. Implicará unificaciones y también escisiones.
  • Esta conferencia, por lo tanto, acuerda que el Secretariado Internacional debe recibir el mandato de convocar un Congreso mundial en 2020 para los partidos y grupos que defienden los principios centrales del CIT. También se debe invitar a otras organizaciones y grupos revolucionarios que estén dispuestos a participar seria y honestamente en el debate y la colaboración sobre la construcción de partidos socialistas revolucionarios de la clase obrera.
  • Acordamos elegir un Consejo Internacional que represente a las secciones y grupos presentes en esta conferencia. El Secretariado Internacional que es miembro de la Fracción Internacional debe seguir funcionando como SI y llevar propuestas al Congreso de 2020 sobre las estructuras y el funcionamiento de la Internacional.
  • En la refundación del CIT, incluyendo a los camaradas presentes en su fundación, como mayoría de la membresía acordamos que continuemos utilizando el nombre, ‘Comité por una Internacional de los Trabajadores’, como defensores de los métodos, la tradición y el programa sobre los que se fundó en 1974.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here