Inicio Crisis económica mundial India: Luchando contra la maldición del capitalismo y el coronavirus

India: Luchando contra la maldición del capitalismo y el coronavirus

367
0
Compartir

Como en todo el mundo, la crisis del coronavirus ha puesto al descubierto todas las insuficiencias, incapacidades y contradicciones insolubles del estado capitalista de la India.

Jagadish G Chandra.

Nueva Alternativa Socialista, CIT en la India.

 

En la terminología popular, la India es etiquetada como una “democracia” porque la clase dominante del mundo quiere que la gente crea que su sistema está prosperando y avanzando en todos los rincones del planeta.

La etiqueta económica que atribuyen con cariño y de forma deliberada a países como la India, con su vasto mercado y sus recursos naturales, es “economías emergentes”. Pero la crisis desencadenada por el Covid-19 ha revelado la realidad y el fracaso de los regímenes gobernantes de esos países están completamente desnudos.

La cuarentena de 21 días (ahora extendida hasta el 3 de mayo) fue anunciada de manera desastrosa y autoritaria por el Primer Ministro, Narendra Modi. Estaba bien entrenado para dar órdenes durante el tiempo que pasó como leal funcionario de Rashtriya Swayam Sevak (RSS o Asociación Patriótica Nacional). El 24 de marzo, con sólo cuatro horas de antelación, se dio el cierre completo que debía cumplir una población gigantesca de 1.340 millones de personas. Esto demuestra la ineptitud de estos representantes capitalistas, especialmente en los países neocoloniales como la India, donde la elaboración de políticas y la ejecución de decisiones tienen por objeto anotar puntos contra los adversarios políticos y se tratan como ejercicios de relaciones públicas.

Caos social tras la cuarentena

La India – un país de meticuloso distanciamiento social!

En un país tan densamente poblado como la India (con 464 personas por km2), la orden de distanciamiento social se decreta más fácilmente que llevarla a cabo. La ironía es que la sociedad india practica aún hoy la despreciable reliquia del feudalismo en forma de “castismo” y el ostracismo social de los dalits y adivasi (pueblos aborígenes). Es muy adecuado para ejercer el llamado distanciamiento social, destinado a frenar la propagación del coronavirus en el país. Trata de obligar a 1.340 millones de personas a mantenerse alejadas unas de otras para evitar la enfermedad y la muerte. Como dicen muchos expertos en salud, si no se siguen medidas drásticas en todo el país, entre 30 y 40 millones de indios podrían ser infectados por el Covid-19 en un par de meses. Es una conjetura descabellada de cuántos vivirían para ver el año 2021.

Unos minutos después de que el Primer Ministro Modi declarara en la televisión nacional que el país cerraría durante los próximos 21 días, la privilegiada clase media-alta, con grandes salarios, abarrotó los centros comerciales y los mercados para agarrar todo, especialmente los artículos de comida. Fue increíble encontrar tiendas vacías; incluso se llevaron jabones y líquidos de limpieza. La clase media y los ricos, que son el pilar del apoyo al derechista Modi, están llenos de elogios por las acciones “visionarias” del primer ministro.

El partido gobernante, el  Partido Popular Indio (BJP, Bharatiya Janata Party), puede desear deliberadamente olvidar el fiasco de desmonetización de noviembre de 2016, cuando su prestidigitador, el primer ministro, hizo el truco de desaparición del 86% de los billetes de alto valor (de 500 y 1.000 rupias). Casi todo el país tuvo que correr para cambiar sus ahorros por la nueva moneda a través de los bancos. Durante casi diez semanas, hubo un caos total en todo el país, resultando en la muerte de más de 180 personas, debido a las estampidas y el agotamiento mientras hacían largas e interminables colas.

La cuarentena instigó el pánico en las compras de los privilegiados y los adinerados; los suministros en todos los supermercados y tiendas kirana (tiendas de la esquina) comenzaron a agotarse. Esto llega en un momento en que el debilitado Sistema de Distribución Pública del Estado ha sido sistemáticamente destruido desde el inicio del neoliberalismo, hace tres décadas. Como consecuencia de esto, la distribución de alimentos se vio sumida en un caos total debido a la escasez generalizada de suministros.

 

Los trabajadores migrantes

Se dice que el país tiene entre 14 y 16 millones de trabajadores migrantes (del interior del país), pero las estimaciones extraoficiales sitúan la cifra muy por encima del recuento oficial. Los trabajadores migrantes que se dedican a la construcción, la construcción de carreteras, las industrias auxiliares y otros trabajos peligrosos diversos -que contribuyen de manera significativa a las tan cacareadas cifras del PIB- han quedado abandonados durante esta crisis. Ahora están sujetos al acoso de la mafia local, los usureros, los terratenientes y los usureros. El abrupto cierre de todo el país ha sido una orden de muerte para muchas familias de migrantes que viven en los barrios de chabolas de las grandes metrópolis y otras ciudades. La mayoría de ellos no disfrutan de los beneficios de la seguridad social o de otras prestaciones sociales.

La maldición social de la India -el sistema de castas- tiene incorporada una apatía estructural y una animosidad hacia las clases trabajadoras. Los sectores privilegiados de la sociedad -en particular los que tienen ingresos cómodos y poseen y controlan recursos como la tierra, el acceso al agua potable, las fábricas y las casas- muestran un total desdén por los verdaderos creadores de riqueza de la sociedad: la masa de obreros  y trabajadores industriales.

El régimen bajo el gobierno de Modi es abiertamente antipobre por dos razones. En primer lugar, a diferencia de los gobiernos anteriores del Partido del Congreso, su base social no son los sectores más pobres de la población. Es un partido fundamentalmente de comerciantes y de las clases medias “exitosas”. Representa descaradamente el desdén de la élite india por los trabajadores pobres, que está tan arraigado que hace imposible admitir que los pobres puedan ser incluso personas esenciales.

 

No es casualidad que los ideólogos del BJP, una y otra vez, planteen subrepticiamente el argumento de la supremacía de la cultura hindú y su “orientalismo”. Argumentan ferozmente que el Hindutva (espíritu hindú) es único ya que se basa en el orden social superior. El sistema Varna, que reconoce las diferentes categorías de trabajadores y su posición social basada en su nacimiento, argumentaría que las desigualdades y brutalidades inherentes a este despreciable estatus social, basado en el linaje, es en realidad el Karma o el destino. El gobierno ya se resiste a la idea de darles “alivio”. ¿Cuánto más se resistiría si se le pidiera que provea a los pobres con EPP (Equipos de Protección Personal), por no hablar de una vivienda decente, comida, mejor salario, grano, y sobre todo, reconocimiento y gratitud?

Los creadores de opinión – el “uno por ciento” junto con el dos o tres por ciento de las clases medias-altas y las castas privilegiadas – no sólo han acaparado todos los recursos históricamente, sino que han procurado que las políticas gubernamentales (ya sea el BJP o el Partido Congreso) atiendan predominantemente a su avaricia y no a las necesidades extremas de la mayoría. Esta grotesca realidad, que hasta ahora estaba oculta a la luz pública, ha quedado claramente expuesta durante esta crisis del coronavirus. La democracia en la India es un privilegio del que la minoría de los “ricos” goza al cabalgar sobre las espaldas dobladas y los estómagos hambrientos de la mayoría de los pobres.

Caminando cientos de kilometros de vuelta a su hogar

Angustia rural sin precedentes

Según el censo socioeconómico y de castas de 2011, “el 51% de la población rural de la India carece de tierras”. Para los trabajadores agrícolas de muchos estados, el trabajo se ha paralizado en los campos. Si bien el Gobierno anunció un paquete económico en marzo, este alivio se ha centrado únicamente en los agricultores con tierras. Para los trabajadores sin tierra, no ha habido ingresos en las últimas tres semanas, lo que les ha obligado a adoptar medidas drásticas como la reducción de su propia ingesta de alimentos.

En años anteriores, los intereses de la clase dirigente estaban representados por los gobiernos del Partido del Congreso. Abandonaron los principios del bienestar, pero aun así intentaron aferrarse a su cara “socialdemócrata” con medidas como los planes especiales de “alimentos por trabajo” para los millones de hambrientos, predominantemente los trabajadores sin tierra. Esto se complementó con el trabajo organizado bajo la Ley Nacional de Garantía de Empleo Rural Mahatma Gandhi. Esta ley, aprobada en 2005, garantiza 100 días de trabajo manual en un año a todos los hogares rurales que lo soliciten. El BJP, ahora dirigido por Modi, siendo tradicionalmente un partido de comerciantes, odiaba incluso este programa de “bienestar” diluido, pero lo mantuvo para mostrar el fracaso del partido del Congreso.

Cuando comenzó la cuarentena, cientos de miles de jóvenes trabajadores decidieron volver a casa. Debido a la forma tan torpe en que se manejó la logística del confinamiento, todo el transporte por ferrocarril y carretera se detuvo. Muchas decenas de miles comenzaron a caminar desde varias ciudades de la India, no sólo para reunirse con sus familias sino también para estar disponibles para el trabajo estacional de la cosecha. Muchos cubrieron las inimaginables distancias de cientos de kilómetros a pie, y otros consiguieron hacer autostop en camiones. Cuando terminaron sus horribles viajes a sus lugares de origen, las ampollas sangrantes de sus pies dejaron un rastro a lo largo de los polvorientos caminos de la India rural. Algunos, especialmente los ancianos y las mujeres, a veces no lograban completar sus viajes.

 

“No hay trabajo en los campos, no hay trabajo en ningún lugar”

Los grandes agricultores de muchas aldeas, en particular del norte de la India, decidieron utilizar máquinas cosechadoras porque contratar mano de obra durante la cuarentena era más difícil. Como resultado, los trabajadores agrícolas se han quedado sin ningún tipo de ingresos.

El “omnipotente” primer ministro de la India, el Sr. Modi, se ha mantenido fiel a sus promesas. Dado el ritmo con el que ha prometido verbalmente una serie de “golosinas” en sus seis años de mandato, para entonces su frase favorita de “achche din” (“los buenos días”) debería haberse hecho realidad. Ahora, en su reciente emisión televisiva llena de mentiras piadosas, así como en muchos “planes” que suenan muy bien, el anuncio de 2.000 rupias (26 dólares) de transferencias bancarias directas a los campesinos en el marco del plan PM-Kisan (agricultores) es una tontería. Los agricultores tienen de todos modos derecho a 6.000 rupias (78 dólares) anuales. Esto se paga normalmente en tres plazos. El gobierno sólo ha adelantado el pago de una cuota. Y ni siquiera este seguro de pobreza se ha extendido a los trabajadores sin tierra o a los pequeños agricultores arrendatarios.

Mientras que el gobierno de Modi ha anunciado que el arroz gratuito estará disponible a través del Sistema de Distribución Pública, hay innumerables quejas de todos los estados de que el arroz prometido está siendo desviado debido a la corrupción. Aquellos con niños pequeños están muy afectados. Incluso están luchando para alimentarlos. Las nuevas madres en las zonas rurales ya están muriendo de hambre y no pueden ni siquiera amamantar a sus bebés.

La pobreza mata en medio de la abundancia

Por un lado, millones de toneladas de granos alimenticios se están pudriendo en los almacenes del gobierno, pero los niños están siendo abandonados por los padres que no pueden alimentarlos. El domingo pasado (12 de abril) se informó de un incidente espantoso (incluso para la India) en el que una mujer arrojó a sus cinco hijos al río Ganges en el distrito de Bhadohi, en Uttar Pradesh.

El bloqueo en curso ya ha desencadenado una crisis humanitaria de proporciones épicas: miles de migrantes que caminan cientos de kilómetros bajo un calor abrasador y los pobres que mueren de hambre mientras se desperdician cantidades vergonzosas de alimentos. Hasta 77 millones de toneladas de granos alimenticios en poder de la Corporación de Alimentos de la India se están pudriendo, ¿en beneficio de quién? Si no es ahora, ¿cuándo van a usar los gobernantes de esta tierra esos suministros para salvar a los millones de hambrientos?

El aparato estatal

El coronavirus aterrizó en la India cuando el país estaba lleno de protestas contra la Ley de Enmienda de la Ciudadanía (CAA), que discriminaba a los musulmanes y criminalizaba su propia existencia en el país.

La negativa del Tribunal Supremo a escuchar las peticiones de cuestionamiento de la CAA, alegando que viola la Constitución de la India, hizo muy evidente que el BJP bajo Modi había abandonado incluso la pretensión de ser democrático. Cerrando los espacios para las protestas, acorralando a los activistas por escribir y recitar poesía contra la CAA, acusando y deteniendo incluso a niños de 10 años de edad por hacer chistes desafiantes, el Estado indio ha mostrado claramente su carácter comunal.

En lo que respecta a Modi y Cía., el Covid-19 fue una herramienta enviada por Dios para controlar a la vasta población inculcando el miedo a la muerte inminente. Utilizaron la amenaza de Covid-19 para criminalizar aún más a las minorías religiosas y nacionales, en particular a los musulmanes.

Narendra Modi

Los matones informáticos en la nómina del BJP desataron una guerra de rumores para imponer la islamofobia entre la gente. Los recientes disturbios de Delhi (predominantemente anti-musulmanes) les dieron la coartada necesaria para construir una campaña de terror entre los hindúes comunes. Mientras cada grupo religioso se burlaba de las normas de bloqueo, las congregaciones musulmanas eran el blanco y se propagaban rumores de una ‘Corona Jihad’ para polarizar la opinión pública contra los musulmanes.

La policía de varios estados está usando las normas del toque de queda para lanzar un reino de terror contra la gente, mientras el virus se propaga sin control entre los más vulnerables de la sociedad. Un cierre más largo significa que esto sólo empeorará mucho, mucho más.

 

Afán de lucro

Incluso antes del Covid-19, la India era responsable de una cuarta parte de las muertes infantiles en el mundo. Esto se debe a que el mercado maximiza la producción de lo que es rentable, no lo que es socialmente necesario – condominios de lujo, no hospitales públicos.

Las regiones de todo el país se enfrentan a una grave escasez de médicos y enfermeras, así como de productos básicos como equipos de análisis, camas de hospital, ventiladores, máscaras y guantes, suministros sanitarios, productos de limpieza, transporte y casi todos los demás elementos de los bienes y servicios necesarios para salir de esta crisis.

 

Este sistema actual, basado en una clase capitalista rapaz y que trabaja para salvaguardar sólo sus propios intereses, no puede y no salvará a la India del coronavirus. En lugar de un bloqueo total, el gobierno podría haber anunciado el cese de todas las reuniones y negocios no esenciales, absorbiendo al mismo tiempo todas las empresas pertinentes y los trabajadores esenciales, equipados con elementos de protección personal, que reciben paga y prestaciones por peligrosidad, en un esfuerzo de salud pública y mitigación de desastres en todo el país.

Se debería pedir a los fabricantes de ropa que supervisen la producción de máscaras y guantes. Los edificios y las obras de construcción vacíos deberían ser tomados para construir salas de hospital. Se deberían designar fábricas para fabricar ventiladores y tanques de oxígeno y dirigir a las empresas de reparto y de taxis para que transporten los suministros esenciales.

Con la cuarentena de 21 días del Covid-19 – ahora extendida a 40 días y sin anunciar medidas de ayuda adicionales – la angustia de los trabajadores migrantes sólo aumentará. Los signos de su ardiente descontento y resistencia contra el confinamiento y su extensión salieron a la luz recientemente en Surat y Mumbai, cuando miles de personas se reunieron en las calles. Lo único que quieren es salir del continuo trauma impuesto por el brutal cierre y poder volver a casa, el más básico de los requisitos humanos en una crisis.

Los marxistas y los socialistas lucharán por todas las reformas que puedan al menos mitigar la situación de crisis, al mismo tiempo, explicando y advirtiendo el carácter totalmente temporal de tales reformas, concedidas a regañadientes por la burguesía que hará todo lo posible por defender las ganancias que mantienen su sistema en marcha.

 

Expuesto

El mensaje de la campaña de Modi acerca de tener los intereses de la mayoría hindú en el corazón ha quedado totalmente expuesto. Los trabajadores migrantes, además de ser los peor pagados y hacer trabajos peligrosos, fueron tratados como basura cuando se decretó la cuarentena. No tenían adónde ir. Incluso la idea de que todos los ciudadanos hindúes son iguales fue demolida cuando se les hizo caminar cientos, si no miles de kilómetros a pie para llegar a sus hogares. Los trabajadores migrantes, predominantemente hindúes pobres del interior de la India -Odisha, Bihar, UP, Jharkhand, Chattisgarh y Rajastán- han sido bruscamente despertados a la realidad de la clase a la que pertenecen, independientemente del dios que adoren.

Lo que suceda después de la epidemia de coronavirus, o cuando va a terminar, es una incógnita en este momento. Pero una cosa es ciertamente predecible: nada va a permanecer igual. Como señaló Karl Marx, “Las condiciones determinan la conciencia”. Seguramente el virus de Corvid-19 tiene todo el potencial de revolucionar la conciencia de las masas trabajadoras. Eso, en tanto, podría conducir a una lucha exitosa para liberar a la India junto con el resto del mundo de la pandemia mortal del capitalismo.

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here