Inicio Formación Política El Manifiesto Comunista – Una guía para entender la sociedad y cómo...

El Manifiesto Comunista – Una guía para entender la sociedad y cómo cambiarla

368
1
Compartir

 

[ Estatua de Marx y Engels en Oak Park, Kyrgyzstan (Foto: Wikimedia Commons)]

Martin Powell-Davies

Socialist Party (CIT en Inglaterra y Gales)

 

El Manifiesto Comunista se publicó por primera vez un día 21 de febrero, en el año 1848. ¿Por qué sigue siendo tan atractivo para los trabajadores, los oprimidos y los jóvenes de todo el mundo?

“Un espectro recorre Europa: el espectro del comunismo”. En 1848, Karl Marx y Friedrich Engels eligieron estas famosas palabras para abrir su “Manifiesto Comunista”.

Hoy en día, no son sólo los ricos y poderosos de Europa los que temen un movimiento de masas que se levanta con ira contra ellos, lo mismo ocurre en todo el mundo. Ciento setenta y tres años después, los que critican el obsceno abismo entre ricos y pobres siguen siendo atacados como “comunistas”, o quizás ahora “socialistas”. Sin embargo, los verdaderos socialistas rara vez tienen la oportunidad de explicar adecuadamente su programa y responder a las distorsiones de sus críticos.

Marx y Engels, ambos menores de 30 años en aquel momento, escribieron el manifiesto para “hacer frente a este cuento infantil del espectro del comunismo” y, de forma resumida pero audaz, expusieron su análisis de la sociedad y su programa para cambiar el mundo. Desde entonces, ha sido impreso y leído por trabajadores de todo el mundo y traducido a decenas de idiomas.

El Manifiesto Comunista sigue siendo un brillante resumen de muchas de las ideas clave del marxismo y proporciona valiosas ideas sobre cómo deben organizarse los genuinos socialistas en el movimiento obrero de hoy.

En su prefacio de 1888 a la edición inglesa, Engels responde por adelantado a una pregunta que cualquiera que coja un libro escrito por primera vez hace tanto tiempo se hará: “¿no estará esto desfasado?”.

Marx y Engels entendieron que el movimiento obrero debe aprender y adaptar las ideas a partir de la experiencia. El prefacio deja claro que, incluso en los 40 años transcurridos desde que se escribió, ya habían cambiado muchas cosas. La producción industrial y la organización sindical han crecido considerablemente.

 

La Comuna de París

Engels subraya que la experiencia de la Comuna de París de 1871, en la que la clase obrera se hizo con el poder durante dos meses, había la mayor maestra de todas. El manifiesto original había explicado cómo “el ejecutivo del Estado moderno no es más que un comité para gestionar los asuntos comunes de toda la burguesía”. En otras palabras: los tribunales, la policía, el ejército y la administración pública no actúan como árbitros neutrales, sino que están ahí para defender los intereses del capitalismo.

La sangrienta derrota de la Comuna de París había sido una dura lección sobre cómo “la clase obrera no puede simplemente apoderarse de la maquinaria estatal ya hecha y manejarla para sus propios fines”. En cambio, un gobierno obrero tendría que crear sus propias organizaciones. Serían vitales para combatir los intentos de la reacción de derrocarlo. Lamentablemente, como demostró el sangriento golpe de estado contra el gobierno de la Unidad Popular de Chile en 1973, esta lección aún está por aprender.

En otros escritos, Marx y Engels también explicaron detalladamente cómo la Comuna de París había desarrollado nuevas formas de organización democrática para protegerse de la burocracia. Todos los puestos se cubrían por elección y podían ser revocados, en cualquier momento, por sus electores. Todos los funcionarios recibían sólo el mismo salario que los demás trabajadores. Estos hechos distinguen las ideas de Marx y Engels de la degeneración burocrática que tuvo lugar bajo Stalin en Rusia, llamándose a sí misma “comunismo”.

Por supuesto, el significado de las palabras puede cambiar con el tiempo. Hoy en día, el “comunismo” se ha visto empañado por los crímenes del estalinismo. Pero Engels explica en el prefacio cómo él y Marx decidieron llamarse “comunistas” en lugar de “socialistas” en 1848. La razón principal era que el socialismo se consideraba entonces como un movimiento de la clase media, y ellos miraban en cambio a la clase obrera, a la que veían como “la clase realmente revolucionaria”.

Por lo tanto, teniendo en cuenta todo lo que se había aprendido a lo largo de 40 años, Engels se esforzó en señalar que muchas de las demandas específicas enumeradas al final del segundo capítulo, el “Qué defendemos” de la Liga Comunista en 1848, ya debían ser redactadas de forma diferente.

Por lo tanto, nadie debería leer el Manifiesto Comunista buscando un conjunto de instrucciones. Las fórmulas específicas utilizadas en 1848 quedarán sin duda desfasadas. También es difícil juzgar el momento de los acontecimientos y procesos. Marx y Engels no habrían esperado que el capitalismo se mantuviera tanto tiempo como lo ha hecho.

Sin embargo, Engels confiaba en que “los principios generales del manifiesto son, en general, tan correctos hoy como siempre”. Lo que había que hacer era adaptar “la aplicación práctica de los principios” a las nuevas condiciones de los tiempos. Siempre que se adopte ese enfoque, el Manifiesto Comunista tiene mucho que ofrecer todavía a quien lo lea hoy.

El primer capítulo comienza explicando cómo el marxismo analiza la historia, resumida en su frase inicial: “La historia de toda la sociedad existente hasta ahora es la historia de la lucha de clases”.

Explica cómo, en las primeras sociedades preclasistas de cazadores-recolectores, los escasos recursos se mantenían en común en beneficio de todos. Pero a medida que la sociedad avanzaba económicamente, se produjo una serie de luchas de clases por el control del excedente de riqueza creado, entre explotadores y explotados.

 

Capitalistas contra trabajadores

En el capitalismo, esa lucha se reduce cada vez más a una batalla entre “dos grandes campos hostiles”. En una esquina se encuentra la clase capitalista, la burguesía, los propietarios de las fábricas, oficinas y otros medios de producción, los empresarios. En el otro está la masa de la población, la clase obrera, que no es dueña de esas fuerzas productivas, sino que tiene que ganarse la vida vendiendo su fuerza de trabajo a un empleador capitalista para obtener un salario.

La burguesía creció como clase durante la era económica precedente del feudalismo medieval. El comercio creció a partir de las ciudades en desarrollo, y luego volvió a crecer hacia nuevos mercados a medida que las potencias europeas conquistaban las Américas y otras partes del mundo. La energía del vapor y la revolución industrial permitieron producir aún más bienes y el comercio mundial se expandió aún más.

Marx y Engels explicaron cómo aquellos pequeños comerciantes, propietarios de unos pocos talleres, se habían convertido en la nueva clase burguesa dominante, propietaria de enormes fábricas, constructora de barcos y ferrocarriles, concentrando aún más la propiedad en sus propias manos.

Esto no se había producido sin que los capitalistas tuvieran que montar sus propias luchas revolucionarias. En Inglaterra tuvo lugar una guerra civil. El viejo orden había sido derrotado decisivamente por una revolución en Francia.

Pero ahora se preparaba otra etapa de la historia. La clase obrera, al derrotar a la clase capitalista propietaria, podría devolver la sociedad a un sistema de propiedad común, sin distinción de clases ni opresión, pero ahora con el beneficio de un alto nivel de producción, que permitiría satisfacer plenamente las necesidades.

 

Las contradicciones del capitalismo impulsadas por la ganancia

El manifiesto continúa explicando los procesos que conducen a la sociedad hacia ese próximo cambio revolucionario – y el fin del capitalismo. Sobre todo, esboza una de las contradicciones insolubles del capitalismo, algo sobre lo que Marx escribiría con mucho más detalle en “El Capital” y en otros lugares.

Explica cómo los capitalistas obtienen beneficios del “trabajo no remunerado de la clase obrera”, o como decía la antigua “Cláusula 4” del Partido Laborista, al no pagar a la clase obrera “el pleno fruto de su industria”. A los trabajadores se les paga menos en salarios que el valor de los bienes que han producido.

Con el fin de maximizar los beneficios y mantenerse al nivel de sus competidores, los capitalistas se ven obligados a intentar reducir los costos manteniendo los salarios bajos y la duración de la semana laboral alta. El manifiesto describe cómo, en el momento de su redacción, se estaba incorporando a las mujeres a la fuerza de trabajo, no en aras de la “igualdad”, sino como otra forma de pagar menos por la fuerza de trabajo.

Pero la clase trabajadora también proporciona el principal mercado para los bienes fabricados por el capitalismo. Por lo tanto, si los trabajadores no pueden comprarlos, los capitalistas no pueden vender sus productos.

Para encontrar una salida a esta crisis, las fábricas cierran, los trabajadores pierden sus puestos de trabajo, los bienes se desperdician y los competidores quiebran. Entonces, los que permanecen en el negocio pueden volver a empezar, con la riqueza ahora concentrada en aún menos manos.

Un sistema capitalista construido sobre la base de la obtención de ganancias, en lugar del desarrollo racional planificado de la sociedad, no puede resolver este problema fundamental de “sobreproducción”. El capitalismo es un sistema que tiene crisis en su funcionamiento, y en el capitalismo decadente del siglo XXI esas crisis se agravarán.

Por eso, el mundo está maduro para una transformación socialista de la sociedad, que asegure que la producción ya no esté retenida por la propiedad privada. En su lugar, pasará a ser de propiedad pública, dirigida bajo el control y la gestión democrática de la clase trabajadora.

 

La clase obrera: los enterradores del capitalismo

El manifiesto esboza una serie de otras ideas importantes que luego fueron desarrolladas por los propios Marx y Engels, y por otros marxistas que les siguieron.

En el prefacio de 1882 a la edición rusa, Marx y Engels sugieren una idea que luego fue desarrollada con más detalle por los bolcheviques. Escriben que una revolución en un país menos desarrollado económicamente como Rusia podría convertirse en “la señal para una revolución proletaria en Occidente, de modo que ambas se complementen”.

El manifiesto habla de la educación, la familia, la religión, la moral, la nacionalidad y otras cosas, explicando que “las ideas dominantes de cada época”, la ideología que domina la sociedad, son siempre las “ideas de su clase dominante”.

El manifiesto plantea importantes consideraciones tácticas sobre cómo los marxistas se organizan junto a otros trabajadores. Explica cómo los marxistas deben luchar “por la consecución de los objetivos inmediatos” pero, en cada movimiento, “llevar al frente, como cuestión principal en cada uno, la cuestión de la propiedad”, es decir, la necesidad de cambiar la sociedad. Este es un planteamiento que posteriormente desarrolló más ampliamente León Trotsky como formulación de “demandas transitorias”.

Sobre todo, el manifiesto explica cómo, al aumentar el tamaño de la clase obrera, y al reunir a los trabajadores en el lugar de trabajo, el capitalismo “produce sus propios enterradores”.

La confianza de Marx y Engels en la capacidad de la clase obrera para cambiar la sociedad salta de las páginas. Entonces, como hoy, muchos intelectuales de clase media tachaban a los trabajadores de demasiado estúpidos o demasiado ignorantes para cambiar la sociedad.

Por el contrario, Marx y Engels afirmaban que una combinación de teoría y práctica, de “acción combinada y discusión mutua… las derrotas incluso más que las victorias”, enseñaría al movimiento obrero a ignorar las falsas promesas de los reformistas y los reaccionarios, y en cambio aprendería lo que tenía que hacer para cambiar la sociedad.

El manifiesto explica que la clase obrera no se convertirá en una más de la larga lista de clases dominantes que se apoderan de los recursos de la sociedad en beneficio de su reducido número, a costa de todos los demás. No, por primera vez en la historia, la clase obrera cambiará la sociedad como la inmensa mayoría de la misma. Como dice un eslogan actual: “Para los miles de millones, no para los multimillonarios”.

Para ello, también necesitan construir un partido que sea “prácticamente, la sección más avanzada y decidida de los partidos de la clase obrera de cada país, esa sección que empuja a todas las demás” y, al mismo tiempo, tiene “teóricamente… la ventaja de comprender claramente la línea de marcha, las condiciones y los resultados generales últimos del movimiento proletario”.

Así pues, busca un ejemplar del Manifiesto Comunista, léelo y discútelo. Pero, cuando lo hayas hecho, pon en práctica la teoría y ayuda a construir la dirección obrera clara y decidida que necesitamos hoy. Únete a nosotros y  al Comité por una Internacional de los Trabajadores para luchar por el cambio socialista a nivel internacional.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here