Inicio Nacional De la Convención Constitucional a una verdadera Asamblea Constituyente

De la Convención Constitucional a una verdadera Asamblea Constituyente

531
0
Compartir

por Celso Calfullan

Socialismo Revolucionario, CIT en Chile.

Los millones de chilenos que salieron a las calles nunca pidieron una Convención Constitucional, la gente mayoritariamente pedía la renuncia de Piñera y una Asamblea Constituyente.

Fue la casta política que entre gallos y medianoche (15 de Noviembre 2019) acordó un Acuerdo por la Paz y una Convención Constitucional absolutamente tramposa y que no tomaba en cuenta las demandas de los millones de chilenos que salieron a las calles.

Lo que queda claro es que la Convención Constitucional ni remotamente es una Asamblea Constituyente y menos todavía es democrática no será constituyente dado que se burla la voluntad y participación del pueblo, dado que el pueblo realmente no tiene la soberanía sobre esta institución y sus decisiones.

La Convención lamentablemente está supeditada a los acuerdos que tomo la casta política y la elite de este país de acuerdo a sus propios intereses y no de las demandas de la clase trabajadora.

Por eso es tan importante la declaración que sacaron los 34 convencionales de la Lista del Pueblo sobre el acuerdo por la paz: “Llamamos a hacer efectiva la soberanía popular de la constituyente, expresada tanto en el reglamento como en las normativas que debe darse, sin subordinarnos a un Acuerdo por la Paz que nunca suscribieron los pueblos”.

La “Vocería de los Pueblos” estableció que “el poder constituyente originario es un poder plenamente autónomo que se establece para reordenar el cuerpo político de una sociedad, teniendo como límites el respeto de los derechos fundamentales. En consecuencia, el proceso abierto por los pueblos no puede ser limitado a la redacción de una nueva Constitución bajo reglas inamovibles, sino que debe ser expresivo de la voluntad popular, reafirmando su carácter constituyente sostenido en la amplia deliberación popular y la movilización social dentro y fuera de la convención”.

No se puede aceptar que la Convención nazca limitada para aprobar cualquier medida que busque mejorar las condiciones de vida de los trabajadores y sus familias, como por ejemplo la seguridad social para poder terminar con las AFP que están condenando a los trabajadores a vivir en la más completa miseria.

Otra de las trampas que deberá enfrentar la Convención Constitucional, es que las normas para aprobar los cambios son completamente anti democráticas desde el momento que estas deben ser aprobadas por dos tercios de los integrantes, en otras palabras solo basta un tercio para poder frenar cualquier cambio que le moleste a la elite de este país.

Lo que queda claro es que las normas que rigen a la Convención lo que buscan es impedir que exista una verdadera Asamblea Constituyente y menos todavía que esta se rija por verdaderas normas democráticas del que hace gala este propio sistema.

La casta política y la elite y sus medios de comunicación quieren vendernos y convencernos que la Convención es algo completamente democrático cuando en realidad esto está muy alejado de la realidad

Por eso es tan importante que desde la Convención Constitucional exijamos ir hacia una verdadera Asamblea Constituyente libre y soberana.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here