Inicio Guerra Rusia-Ucrania La OTAN, ¿traedora de paz o de guerra?

La OTAN, ¿traedora de paz o de guerra?

75
0
Compartir

10 de marzo de 2022

Dave Carr, Partido Socialista, CIT en Inglaterra y Gales

Imagen: Reunión de prensa del Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, tras una reunión extraordinaria de la Comisión OTAN-Ucrania

Parte del trasfondo de la guerra en Ucrania ha sido el avance hacia el este de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), la alianza militar occidental liderada por Estados Unidos, durante décadas.

De hecho, Putin ha intentado justificar la brutal invasión y ocupación de Ucrania por parte de Rusia para evitar que esta última se incorpore a la OTAN y, de este modo, impedir el estacionamiento de fuerzas militares hostiles vinculadas a Estados Unidos en las fronteras de Rusia.

Por supuesto, la percepción de la amenaza de la OTAN para Rusia no es la única razón de la guerra de Putin. También quiere reinstalar un régimen dócil en Ucrania para llevar a cabo su grandioso plan de restablecer un imperio de la «Gran Rusia» al estilo zarista.

Sin embargo, como escribe Dave Carr, esto nos lleva a preguntarnos qué es la OTAN y qué papel juega en el actual conflicto geopolítico.

Orígenes e historia
La OTAN se creó tras la Segunda Guerra Mundial, cuando las superpotencias rivales de Estados Unidos y sus aliados occidentales, por un lado, y la URSS y sus estados satélites de Europa del Este, por otro, se enfrentaron durante la «Guerra Fría».

Uno de los principales impulsores de la formación de la OTAN fue Ernest Bevin, secretario de Asuntos Exteriores del gobierno laborista de Clement Attlee en 1945.

Antiguo líder derechista del sindicato T&G, las credenciales pro-capitalistas de Bevin podrían dejar en evidencia el apoyo servil al sistema de beneficios de Keir Starmer.

Como Ministro de Trabajo en el gobierno de coalición de Churchill, Bevin impulsó la legislación del «trabajo esencial», que prohibía las huelgas. También utilizó esta legislación para desestabilizar las ocupaciones de la minería del carbón reclutando a 50.000 jóvenes («Bevin Boys») para trabajar en las minas.

Era más peligroso trabajar en las minas de carbón que estar en las fuerzas armadas. Un tercio de los Bevin Boys resultaron mutilados o muertos durante el primer año.

En 1948, Bevin encabezó una alianza militar de cinco países -Gran Bretaña, Francia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo- en Europa occidental. Pero, con el capitalismo británico debilitado por las consecuencias de la guerra, estaba ansioso por incluir al imperialismo estadounidense en un pacto para contrarrestar la expansión de la Unión Soviética (URSS) de Stalin, cuyo enorme Ejército Rojo había derrotado al nazismo en Europa oriental en 1945. En su marcha hacia el oeste, el Ejército Rojo había eliminado el capitalismo y el terrateniente en sus territorios ocupados, aunque sin ningún control democrático de los trabajadores.

Bevin se opuso a la URSS, no porque representara una contrarrevolución estalinista represiva -una caricatura grotesca de un estado obrero en contraste con la revolución socialista de los bolcheviques de 1917- sino porque detestaba las revoluciones contra el capitalismo, y punto.

El presidente estadounidense Truman acordó con Bevin la formación de la OTAN, pero surgió un punto de fricción en torno al artículo 5 del tratado de la OTAN, que establecía que «un ataque contra un miembro se consideraría un ataque contra todos ellos. En caso de tal ataque, cada miembro ayudaría a la parte o partes atacadas».

Algunos senadores estadounidenses, que no querían verse arrastrados a una nueva guerra europea, se opusieron. Bevin se enfureció, pero se llegó a un compromiso cuando se insertó la frase «según se considere necesario».

La OTAN y el Pacto de Varsovia
El 4 de abril de 1949, los ministros de Asuntos Exteriores de doce países firmaron el Tratado del Atlántico Norte, y Bevin fue aclamado por los diputados laboristas y tories en el Parlamento.

En 1954, en una cumbre de los «cuatro grandes» con Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, el ministro de Asuntos Exteriores de la URSS, Molotov, propuso «la unificación alemana, la celebración de elecciones paneuropeas, la retirada de las fuerzas occidentales y la neutralidad alemana».

Occidente consideró claramente que la «retirada de las tropas occidentales» y la «neutralidad» significaban el control de Alemania por parte de la URSS y rechazó la propuesta. Posteriormente, la URSS solicitó tácticamente su ingreso en la OTAN «en aras de la paz», pero este movimiento poco sincero también fue rechazado.

La incorporación de Alemania Occidental a la OTAN al año siguiente hizo que la URSS, bajo el mando de Nikita Khrushchev, junto con sus estados satélites de Europa oriental (aparte de la Yugoslavia de Tito), se opusiera a la OTAN estableciendo formalmente el Pacto de Varsovia.

La existencia de la OTAN y del Pacto de Varsovia cimentó la «Guerra Fría», que se libró ideológicamente en Europa durante décadas, mientras que en el mundo colonial y ex-colonial se libraban guerras localizadas, normalmente con fuerzas proxy, entre el Este y el Oeste.

Sin embargo, Jruschov utilizó las tropas del Pacto de Varsovia para reprimir la revolución húngara de 1956, cuando la clase obrera se levantó, con las armas en la mano, en un intento de establecer un estado obrero democrático. Del mismo modo, las fuerzas del Pacto de Varsovia fueron utilizadas para sofocar el levantamiento de Checoslovaquia de 1968.

Las fuerzas de la OTAN no intervinieron para apoyar estos levantamientos en lo que era una «esfera de influencia» acordada por la URSS.

La OTAN sufrió un cisma temporal en 1958, cuando el presidente nacionalista de derechas de Francia, Charles de Gaulle, se opuso a ser la «dama de honor» de los gobiernos estadounidense y británico y retiró las fuerzas francesas de la estructura de mando de la OTAN. Sin embargo, entre bastidores todas las partes siguieron colaborando militarmente.

Colapso de la URSS
En 1989, en ausencia de un control democrático de los trabajadores sobre la planificación, la mala gestión burocrática de las economías nacionalizadas de la URSS y de Europa del Este había conducido a un estancamiento económico crónico y a sociedades disfuncionales. Este colapso del estalinismo condujo a la disolución del Pacto de Varsovia en julio de 1991.

Tras el colapso de la URSS, la economía rusa se vio sometida a una rápida transformación capitalista, guiada por las potencias occidentales, pero con enormes costes perjudiciales para la población.

Mientras que un pequeño número de antiguos gestores estatales se apoderaron de los activos de las antiguas industrias nacionalizadas para convertirse en oligarcas súper ricos, la economía rusa se redujo en un 50% en cinco años, entre 1990 y 1995, y la esperanza de vida descendió drásticamente. Una incipiente clase media también se vio afectada por la crisis económica de 1998. Sin duda, estas humillaciones nacionales están grabadas en la mente febril de Putin.

La expansión de la OTAN
Putin tiene razón cuando dice que Occidente incumplió el acuerdo de no expandirse hacia el este. En febrero de 1990, el secretario de Estado estadounidense James Baker acordó con el ex presidente soviético Mijail Gorbachov que la OTAN no se extendería más allá de la frontera de Alemania Oriental tras la reunificación alemana.

Pero a pesar de que la razón de ser de la OTAN se había evaporado como resultado del colapso del estalinismo, y a pesar de sus garantías a Rusia, la OTAN continuó expandiéndose hacia el este de Europa.

En la década de los noventa, bajo el presidente ruso prooccidental Boris Yeltsin, la expansión de la OTAN no fue objetada. De hecho, en la cumbre de la OTAN celebrada en Madrid en 1997, a la que asistieron representantes del gobierno ruso, se emitió una declaración que decía «La OTAN y Rusia no se consideran adversarios».

En 1999, la República Checa, Hungría y Polonia se unieron a la OTAN, seguidas por Bulgaria, Estonia, Letonia, Lituania, Rumanía y Eslovaquia en 2004 y Albania en 2009. En 2016, se desplegó provocativamente un escudo antimisiles en Rumanía, cerca de Rusia.

Y aunque entre 1990 y 2015 se produjo una cierta reducción de las tropas, el equipamiento y el gasto de la OTAN, ésta aumentó sus sangrientas intervenciones en todo el mundo, especialmente en la antigua Yugoslavia en la década de 1990, en las guerras del Golfo y en la invasión y ocupación de Afganistán e Irak a principios del nuevo milenio, y en Libia en 2011.

En la cumbre de la OTAN de 2014 en Gales, los delegados acordaron aumentar el gasto hasta un objetivo del 2% del PIB de cada país. La mayoría de los Estados miembros han aumentado su compromiso, a pesar de que el ex presidente estadounidense Donald Trump ha criticado repetidamente a otros miembros de la OTAN por dejar que Estados Unidos asuma la mayor parte de las finanzas de la OTAN.

Trump, partidario del aislacionismo y el proteccionismo económico de EE.UU., habría decidido retirar a EE.UU. de la OTAN si hubiera ganado las elecciones presidenciales de 2020. Esto explica en parte la cálida relación previa de Putin con Trump.

Por supuesto, eso no impidió que Trump afirmara recientemente «Fui yo, como presidente de los Estados Unidos, quien consiguió que los miembros morosos de la OTAN empezaran a pagar sus cuotas… ¡No habría OTAN si no hubiera actuado con firmeza y rapidez!».

Una de las consecuencias imprevistas de la guerra de Putin en Ucrania es el aumento de los despliegues de tropas de Estados Unidos, Reino Unido y Francia en Europa del Este y el incremento del gasto en armamento en general por parte de los países de la OTAN. La respuesta del canciller socialdemócrata alemán Olaf Scholz a la guerra es un aumento masivo de 100.000 millones de euros en el gasto de defensa.

Este aumento del gasto en defensa se produce en un momento en el que los ingresos de la mayoría de los hogares están siendo despiadadamente recortados a través de salvajes recortes en el gasto social, mayores impuestos y una inflación galopante. Esta crisis del coste de la vida refleja el estancamiento subyacente de la economía capitalista mundial y se exacerba durante la pandemia de Covid.

Intervenciones desastrosas
Las intervenciones bajo la bandera de la OTAN han sido un desastre sin paliativos para los trabajadores y los pobres en los países de los Balcanes, Afganistán y Libia. Miles de civiles han muerto por las bombas de la OTAN, y por las interminables guerras civiles y el sectarismo fomentado por las potencias ocupantes capitalistas.

Sin embargo, el líder laborista Keir Starmer proclamó recientemente su devoción por la OTAN, afirmando en un ataque a Jeremy Corbyn y a la izquierda que «condenar la OTAN es condenar la garantía de democracia y seguridad que aporta».

Para los marxistas, la guerra es el resultado inevitable de la rivalidad entre las potencias capitalistas en la era del imperialismo, con el fin de asegurar el dominio sobre los mercados, el trabajo, los recursos, el territorio y, por tanto, los beneficios.

Para conseguir una sociedad socialista, logrando así un sistema cooperativo e igualitario de producción planificada democráticamente para satisfacer las necesidades de la gente, se requiere una transformación revolucionaria del capitalismo y un barrido de las clases dominantes y de sus instituciones y alianzas estatales represivas, incluida la OTAN.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here