Inicio Guerra Rusia-Ucrania La guerra de Ucrania agrava la crisis alimentaria mundial

La guerra de Ucrania agrava la crisis alimentaria mundial

227
0
Compartir

Iain Dalton.

Publicado en The Socialist, semanario del  Socialist Party (CIT en Inglaterra y Gales)

«Ya teníamos problemas con los precios de los alimentos… Lo que los países están haciendo ahora está agravando la situación, y la guerra nos está poniendo en una situación en la que podríamos caer fácilmente en una crisis alimentaria», dijo Máximo Torero, economista jefe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

Entre los principales países productores de alimentos, Rusia es el primer exportador mundial de trigo, con el 17% del mercado mundial, y Ucrania el tercero, con el 12%. Ucrania es el primer exportador de semillas de girasol, con un 30% del mercado, y Rusia es el segundo, con un 27%. Ucrania es también el cuarto exportador de maíz, con el 17% de las exportaciones mundiales. Unos 50 países dependen de Ucrania y Rusia para el 30% o más de sus suministros de trigo.

Los envíos de grano desde los puertos del Mar Negro y el Mar de Azov, como Odessa, Nikolayev y Mariupol, que han cerrado desde el inicio del conflicto, están directamente afectados por la guerra. Casi la mitad de la cosecha de invierno de maíz no ha salido de Ucrania.

Además, la exclusión de Rusia del sistema de pagos financieros SWIFT ha repercutido en los envíos desde el país. De hecho, la amenaza de sanciones está llevando a las empresas a «autosancionarse», es decir, a no comprometerse a realizar envíos de productos básicos rusos por miedo a verse afectadas por futuras sanciones.

Interrupciones en las cosechas

La cosecha de las siembras de invierno en Ucrania se verá indudablemente afectada, tanto en lo que se refiere al cuidado de los cultivos como, en caso de que la guerra continúe, al grado en que se puedan cosechar.

La amenaza de nuevas sanciones llevará probablemente a reducir las siembras de verano de cereales en Rusia. Y aunque el aumento de los precios puede llevar a un incremento de las siembras en otros países, como los Estados Unidos, como advertía un artículo de la empresa holandesa de servicios financieros ING: «Si vemos una interrupción prolongada del suministro de Ucrania y Rusia, el aumento de las siembras de otros países productores puede ayudar, pero claramente no compensará todas las pérdidas potenciales de estos productores del Mar Negro».

Todos estos acontecimientos se suman a los precios de los alimentos, ya de por sí disparados, como consecuencia de numerosos factores, entre ellos el impacto de Covid-19 en las bajas laborales y la actual crisis de la cadena de suministro que provoca retrasos en los envíos.

Otro factor clave es la crisis medioambiental, como la ola de calor y la sequía en Canadá, que afectaron negativamente al trigo duro utilizado en la producción de pasta. Se prevé que el costo de la pasta en el Reino Unido podría aumentar un 50% este año.

Las fuertes lluvias en China significan que su cosecha de trigo podría ser un 20% menor de lo esperado, aunque los 18 meses de reservas de trigo de China pueden cubrir este déficit.

El aumento del costo de los insumos industriales en la agricultura es un factor adicional. El precio de la urea, componente clave de algunos fertilizantes – producidos en gran parte en Ucrania y Rusia – se ha disparado. El combustible, necesario para el funcionamiento de los vehículos agrícolas, también ha visto disparado su precio.

La partera de la revolución

Las subidas de los precios de los alimentos y otros productos básicos han sido a menudo parteras de la revolución. Como advirtió la revista The Economist: «Todo esto puede provocar disturbios. El presidente Anwar Sadat trató de suprimir el subsidio al pan en Egipto en 1977; revocó su decisión a los pocos días tras los disturbios que tuvieron que ser sofocados por el ejército. La revolución de Etiopía de 1974 se produjo tras una crisis del precio del petróleo. El aumento de los precios de los alimentos en 2008 y 2009 ayudó a desencadenar las revueltas de la primavera árabe, y las protestas que llevaron al derrocamiento de Omar al-Bashir en Sudán en 2019». Y no olvidemos la revolución rusa de febrero de 1917, iniciada por una huelga de trabajadoras que reclamaban pan.

Egipto es uno de los países especialmente afectados por la actual guerra, con un 86% de trigo importado de Rusia y Ucrania. Líbano es otro importador neto de trigo. El precio del pan plano (flatbread) ya ha aumentado un 400% en los dos últimos años y, después de que la explosión del puerto de Beirut destruyera los principales silos de grano, el país sólo tiene almacenado un mes de trigo.

 

La inflación de los alimentos en toda el África subsahariana ya se situaba en el 9% en 2019-20 y ha estado funcionando a niveles más altos más recientemente.

Los comentaristas optimistas pro-capitalistas señalarán que teóricamente hay suficientes excedentes en varias partes del mundo que potencialmente podrían satisfacer el déficit de suministro. Sin embargo, eso requeriría que la sociedad se organizara sobre la base de la satisfacción de las necesidades de las personas, en lugar de los beneficios de un puñado de personas de la elite.

A diferencia del generoso espíritu mostrado por millones de personas de a pie al donar para ayudar a los refugiados de la guerra, la respuesta de muchos gobiernos capitalistas a esta última crisis alimentaria es aumentar aún más las medidas comerciales proteccionistas. Hungría ha prohibido todas las exportaciones de grano. Serbia está prohibiendo las exportaciones de trigo, maíz, harina y aceite de cocina. Indonesia ha limitado las exportaciones de aceite de palma.

Mientras tanto, sólo cuatro empresas dominan casi el 75% del comercio de cereales. Archer-Daniels-Midland registró un crecimiento interanual de sus beneficios del 22% en el cuarto trimestre de 2021 y aumentó el reparto de dividendos. Bunge aumentó sus beneficios un 17% en el cuarto trimestre de 2021. Cargill reportó la mayor ganancia en sus 156 años de historia en su año financiero 2020-21; mientras que Louis Dreyfus registró ganancias para la primera mitad del año financiero 2021-22 de 336 millones de dólares, ¡un enorme aumento del 167%!

En el capitalismo, la miseria de los trabajadores va de la mano de las bonanzas de las ganancias  en la cima de la sociedad.

Sólo si los grandes comerciantes de cereales y los gigantes de los supermercados y de la logística pasan a ser de propiedad pública, bajo el control y la gestión democrática de los trabajadores, podremos garantizar que los alimentos producidos en el mundo garanticen realmente la alimentación de todos a un precio realmente asequible.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here