Inicio Guerra Rusia-Ucrania La guerra en Ucrania y la crisis mundial de refugiados

La guerra en Ucrania y la crisis mundial de refugiados

599
0
Compartir

24 de marzo de 2022

Isai Priya, de The Socialist, semanario del Partido Socialista (CIT Inglaterra y Gales)

[Imagen: Refugiados ucranianos cruzando a Polonia, marzo de 2022 (Foto: Wikimedia Commons)]


La guerra de Ucrania ha vuelto a poner en primer plano la difícil situación de los refugiados. Ha creado 3,5 millones de refugiados ucranianos, lo que la convierte en la mayor crisis de refugiados a la que se enfrenta Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Los medios de comunicación han mostrado escenas de gente desesperada escapando de las bombas y dejando atrás sus posesiones, hogares y familias. Todo el mundo sabe que la guerra significa destrucción, pero para los que están en ella, es realmente una cuestión de vida o muerte. El sonido de las bombas al caer, haciendo temblar el propio suelo que pisas, será algo que recordarás el resto de tu vida si consigues sobrevivir y ponerte a salvo.

Desgraciadamente, la de Ucrania no es la única guerra que se está librando en estos momentos. El mismo día en que comenzaron los ataques aéreos en Ucrania, también hubo ataques en Siria, Yemen y Somalia. La lista de conflictos armados en curso en todo el mundo que causan miseria y amenazan la vida de personas inocentes demuestra que este sistema capitalista podrido significa guerra.

El número de personas desplazadas de sus hogares en todo el mundo ha crecido exponencialmente en las últimas dos décadas. Según el informe Tendencias Globales del CDHNU, 2011 fue un año récord de desplazamientos a través de las fronteras. Entonces hubo 42,5 millones de desplazados, de los cuales 15,2 millones eran refugiados y 26,4 millones desplazados internos. Esta cifra era superior a los 33,9 millones de finales de 1997.

A finales de 2020, había 82,4 millones de personas desplazadas en el mundo, de las cuales 20,7 millones eran refugiados. Esto significa que uno de cada 95 habitantes del planeta se ve obligado a huir de su hogar. La larga lista de conflictos en curso está alimentando aún más la crisis de los refugiados. Aunque no disponemos de las últimas cifras, el ACNUR estima que el desplazamiento forzoso mundial había superado los 84 millones a mediados de 2021. Y eso era antes de la guerra de Ucrania.

Incluso el informe del ACNUR da la razón a los socialistas cuando decimos que la guerra, los conflictos, los regímenes represivos, los ataques a los derechos humanos y las catástrofes medioambientales son las razones de este gran número de desplazados. Seamos claros, nadie decide simplemente ser desplazado o convertirse en refugiado. No es una elección: son personas desesperadas que emprenden viajes que ponen en peligro su vida para tener una vida. A ninguna persona en esa situación se le debe hacer sentir que es su culpa.

El undécimo año de la guerra siria ha dejado a 11,1 millones de personas necesitadas de ayuda humanitaria. 13,5 millones de sirios han sido desplazados internos por la violencia, lo que supone más de la mitad de la población del país. Se calcula que 350.000 personas han muerto desde el comienzo del conflicto.

Tras ocho años de una guerra devastadora en Yemen, 15,6 millones de personas viven en la pobreza extrema, y 2,3 millones de niños menores de cinco años sufren desnutrición aguda. 24,1 millones de personas en todo Yemen necesitan ayuda humanitaria. Desde el inicio del conflicto, han muerto al menos 377.000 personas. El último informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo predice que el número de muertos a causa de la guerra de Yemen podría llegar a 1,3 millones en 2030.

La guerra de Irak y la de Afganistán también han dejado millones de víctimas que están pagando el precio de guerras que nunca quisieron ni provocaron.

Sembrar la división

Por una vez, los medios de comunicación capitalistas de Gran Bretaña están mostrando la miseria de la guerra y la situación de los refugiados en Ucrania porque conviene a los intereses de las clases dominantes hacerlo. Si se tratara de una guerra apoyada por el capitalismo británico, sería una historia totalmente diferente.

El capitalismo es un sistema basado en el afán de lucro y los gobiernos capitalistas de los distintos países llevan a cabo políticas para favorecer sus intereses. No llevan a cabo políticas internas o externas en interés de la gente común, la clase trabajadora y los jóvenes. Del mismo modo, no son amigos de los refugiados y de los solicitantes de asilo.

Para ellos, los trabajadores migrantes, los refugiados y los solicitantes de asilo son un grupo de personas a las que hay que culpar de la falta de servicios, la austeridad y las crisis provocadas por su sistema, y a las que hay que explotar para obtener beneficios. La propaganda anti-inmigración puede estar en pausa en los medios de comunicación capitalistas durante la guerra de Ucrania, pero se utilizará de nuevo para dividir a las comunidades. Especialmente cuando el coste de la vida sigue aumentando y los gobiernos se preparan para una ofensiva sobre el nivel de vida de la clase trabajadora.

En 2015, un año de otra crisis de refugiados en Europa causada por la guerra en Siria, Afganistán e Irak, la Comisión de la UE se reunió para debatir en detalle las brutales medidas para detener la entrada de refugiados en Europa. Las medidas incluían la construcción de vallas más altas, el recorte de las ayudas financieras, el endurecimiento de las leyes de inmigración y el aumento de la guardia fronteriza europea en 10.000 efectivos para 2020. Estas fuerzas fronterizas armadas tendrán amplios poderes para detener y deportar a inmigrantes, solicitantes de asilo y refugiados. También hubo recortes en los barcos de rescate en el mar, lo que contribuyó a la muerte de al menos 3.770 personas cuando intentaban cruzar el mar Mediterráneo.

El año pasado, un análisis de The Guardian (Londres) descubrió que los Estados miembros de la UE habían utilizado operaciones ilegales para hacer retroceder sistemáticamente a 40.000 refugiados, entre ellos niños que huían de las guerras, de las fronteras europeas durante la pandemia, métodos relacionados con la muerte de más de 2.000 personas.

Pero ahora la amplia cobertura de la guerra de Ucrania en los medios de comunicación hace que los gobiernos capitalistas se vean presionados a tomar medidas para ayudar a los refugiados debido a la simpatía y la solidaridad humana expresada por la gente de a pie.

Ambiente hostil

La respuesta del Reino Unido ha sido vergonzosa. Pero la actitud del gobierno británico es coherente con su política hostil de inmigración y asilo. Sólo emitió 500 visados para Ucrania en las dos primeras semanas de la guerra. Bajo una presión extrema, anunció medidas para facilitar a los ciudadanos ucranianos la solicitud de un visado, incluida la creación de un formulario de solicitud en línea.

También ha creado el plan «Homes for Ukraine», que promete que los hogares recibirán 350 libras al mes por el alojamiento de los refugiados ucranianos. Pero el plan necesita una financiación adecuada y debería ampliarse a todos los refugiados, de lo contrario, acabará como los anteriores planes fallidos. El programa de reasentamiento de sirios, por ejemplo, sólo alojó a 500 de un total de 20.000 sirios que fueron traídos al Reino Unido.

Las actuales medidas temporales de poca monta del Ministerio del Interior para ayudar a los refugiados ucranianos no engañarán a los inmigrantes, refugiados y solicitantes de asilo que viven en Londres. Tampoco cambian la política de inmigración hostil. Hay muchos ejemplos que ilustran la discriminación del sistema de inmigración británico, como la respuesta del año pasado a los afganos que huían de los talibanes. El escándalo Windrush, cuando personas que habían pasado la mayor parte de su vida en este país se enfrentaron a la deportación y a los malos tratos, puso realmente de manifiesto la brutalidad de las políticas del Ministerio del Interior, que afectan desproporcionadamente a las personas negras y asiáticas.

Los tories y los medios de comunicación capitalistas culpan a la ministra del Interior, Priti Patel, de la falta de acción para ayudar a los refugiados. El Financial Times, por ejemplo, escribió: «Hacer que el asilo sea lo más difícil posible es exactamente lo que el Ministerio del Interior bajo Patel -que es ella misma hija de inmigrantes- se ha esforzado por conseguir». Pero Patel, al igual que sus predecesores Theresa May, Amber Rudd y Sajid Javid, está llevando a cabo lealmente las políticas en interés de la clase capitalista.

La política de «entorno hostil», que entró en vigor en octubre de 2010, es una serie de leyes discriminatorias para dificultar al máximo la permanencia en el Reino Unido y para intimidar y obligar a la gente a marcharse voluntariamente. Theresa May, como ministra del Interior en 2012, dijo: «El objetivo es crear, aquí en Gran Bretaña, un entorno realmente hostil para la inmigración ilegal».

El término «entorno hostil» fue utilizado por primera vez por Alan Johnson como ministro del Interior en el gobierno de Gordon Brown en 2010. El «Nuevo Laborismo» de Tony Blair introdujo una serie de leyes que restringían el derecho de quienes huían de la represión y la guerra a solicitar asilo. También introdujo un sistema racista de inmigración por puntos para los trabajadores de fuera de la UE. Y los blairistas respaldaron las medidas de «entorno hostil» de Theresa May.

El gobierno del Reino Unido ha vendido armas por valor de 20.000 millones de libras a Arabia Saudí, que luego se utilizaron para bombardear Yemen y Gaza. Vale la pena recordar que 100 diputados laboristas blairistas votaron con los tories para bloquear una votación parlamentaria para detener la venta de armas a Arabia Saudí. Tanto los tories como los laboristas votaron a favor de las guerras en Irak y Siria, en contra de las protestas de millones de personas.

Ahora se están preparando medidas aún más duras contra los refugiados y los solicitantes de asilo. Si el Proyecto de Ley de Nacionalidad y Fronteras se convierte en ley, legalizará que el Ministerio del Interior trate a los refugiados como delincuentes. Según el proyecto de ley, a las personas que huyen de la guerra, la persecución y la opresión se les denegará el asilo por el mero hecho de llegar al país. Los refugiados y solicitantes de asilo que lleguen en barco, muchos de ellos ya gravemente traumatizados, serán clasificados formalmente como delincuentes y se enfrentarán a la posibilidad de ser castigados, incluso con penas de cárcel de hasta cuatro años.

El proyecto de ley propone gastar 412 millones de libras esterlinas al año en encarcelar a los refugiados que cruzan el Canal de la Mancha, cinco veces más que el coste de alojarlos en el sistema de apoyo al asilo. Este proyecto de ley suscita una gran controversia. El ACNUR ha advertido que socava la Convención de Refugiados de 1951, el acuerdo que ha protegido a los refugiados durante décadas, y del que el Reino Unido es signatario. Incluso la Cámara de los Lores votó en contra de algunas secciones del proyecto de ley en su tercera lectura.

El enfado por el trato que reciben los refugiados y los solicitantes de asilo puede servir para desechar este proyecto de ley y crear un sistema de inmigración más justo. Nosotros decimos que ese sistema debe ser discutido democráticamente y aplicado por la clase trabajadora. No se puede confiar en que los conservadores y el Partido Laborista de Starmer ayuden a los refugiados y a los solicitantes de asilo o a la clase trabajadora en general.

Alternativa socialista

Ninguna cantidad de barreras y trato brutal va a impedir que la gente arriesgue su vida para escapar de la pobreza, la represión y el conflicto. Incluso durante Covid, decenas de miles de personas siguieron abandonando sus hogares y embarcándose en peligrosos viajes a través de desiertos y océanos. El Proyecto Migrantes Desaparecidos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) registró más de 3.000 muertes en las rutas migratorias de todo el mundo en 2020.

La reacción de los gobiernos de derechas suele ser muy diferente a la de la gente de a pie. Mientras los políticos capitalistas piensan en formas de aumentar su influencia, su carrera y sus beneficios, la clase trabajadora y los jóvenes de a pie muestran una solidaridad humana en apoyo de algunos de los más desesperados de nuestra sociedad.

En 2015, por ejemplo, la impactante imagen de un niño pequeño encontrado boca abajo en una playa, uno de los 12 sirios que se ahogaron intentando llegar a Grecia, se hizo viral en las redes sociales. Fue la chispa que provocó manifestaciones masivas en varias ciudades del mundo. En Londres, decenas de miles de personas marcharon por la calle en la manifestación contra el racismo de la ONU. La indignación y la rabia de los ciudadanos de a pie fue lo que empujó al gobierno a tomar medidas, y David Cameron se comprometió a acoger a 20.000 refugiados en los cinco años siguientes.

El Partido Socialista (CIT Inglaterra y Gales) intervino en esas manifestaciones con la Campaña por los Derechos de los Refugiados y planteó demandas de derechos básicos, incluyendo el derecho de los refugiados a trabajar, y un nivel de vida decente para todos.

No basta con decir que los refugiados son bienvenidos aquí. Hay que ofrecerles un nivel de vida decente. Debe haber apoyo, como ayuda lingüística, centros jurídicos gratuitos y tratamiento médico adecuado, sobre todo para el trastorno de estrés postraumático. Y el dinero debe estar disponible para financiar adecuadamente las escuelas locales, las consultas médicas, la vivienda y otros servicios que han sido recortados hasta los huesos por las administraciones conservadoras y laboristas.

Nuestro llamamiento a la inversión masiva en puestos de trabajo, viviendas y servicios para todos fue bien recibido en las manifestaciones. Destacamos que hay suficiente dinero para proporcionar estas cosas. Pero tenemos que quitarle la riqueza al 1% y repartirla en beneficio del 99%.

La guerra de Ucrania también ha planteado la cuestión de los superricos que poseen grandes mansiones. Michael Gove, el secretario de nivelación, vivienda y comunidades, ha confirmado que el gobierno está explorando la idea de confiscar las mansiones en el Reino Unido de los oligarcas rusos sancionados para alojar a los ucranianos. Pero, ¿por qué limitarse a confiscar las mansiones de los oligarcas rusos? El Partido Socialista pide que las decenas de miles de propiedades vacías de millonarios, multimillonarios y grandes empresas multinacionales pasen a ser de propiedad pública.

En el Reino Unido hay 600.000 viviendas vacías. Esto sería más que suficiente para albergar a los 274.000 residentes del Reino Unido que no tienen hogar. Hace dos años, en el punto álgido de la primera oleada de la pandemia de Covid-19, el gobierno pudo proporcionar viviendas a todas las personas sin hogar. Exigimos que esto se ampliara más allá de la pandemia de Covid-19.

Pero para que estas políticas se apliquen, la clase obrera y los jóvenes necesitamos nuestra propia representación política. Un nuevo partido obrero de masas que aplique políticas internas y externas, que mejoren el nivel de vida de todos. Un partido que tenga un enfoque internacionalista y que luche por las políticas socialistas. Sólo un programa socialista podrá unir a la clase obrera en una lucha global para acabar con el sistema de lucro capitalista que causa la guerra, la pobreza, la represión y la opresión que a su vez obliga a la gente a huir de sus hogares, y por el control y la gestión democrática de todos los diferentes aspectos de nuestras vidas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here