Inicio Historia y Teoría DÍA DE LA DIGNIDAD NACIONAL

DÍA DE LA DIGNIDAD NACIONAL

416
0
Compartir

Patricio Guzmán S.

Cada 11  de julio se celebra el aniversario de una conquista económica y social significativa, el gobierno popular de Salvador Allende nacionalizó la gran minería del cobre.

Esa fecha fue denominada DÍA DE LA DIGNIDAD NACIONAL.

Frente a la marea antiimperialista que se levantaba en el pueblo chileno, incluso en filas de su propio partido democristiano, el gobierno de Eduardo Frei Montalva claramente alineado con el gobierno de EEUU planteó la «chilenización» del cobre que consistía en la compra pactada del 51% de las grandes  mineras pero dejando el control de la gestión a las empresas norteamericanas.

El triunfo de Salvador Allende al frente de la Unidad Popular se basó en tres grandes aspiraciones populares para cambiar las relaciones sociales y mejorar sus condiciones de vida: La Nacionalización del Cobre, la Reforma Agraria y la expropiación de las grandes empresas. En los tres compromisos del programa se avanzó a pesar que el  gobierno nunca tuvo la mayoría parlamentaria.

Apenas producido el triunfo de Salvador Allende, grandes monopolios como la ITT propietaria de la red de teléfonos y las grandes mineras del Cobre compinches con el gobierno de Nixon trataron de impedir que Allende llegara a la presidencia, financiaron atentados incluso la operación que concluyó con el asesinato del Comandante en Jefe del Ejército René Schneider, compraron altos cargos y oficiales de las FFAA, luego durante el gobierno de Allende financiaron a la oposición desde la extrema derecha terrorista a la DC, el diario El Mercurio y toda la prensa opositora recibieron generoso financiamiento. Así como el intento de derrocar al gobierno con el paro de dueños de camiones también financiado por EEUU. Esto y el permanente complot para derrocar al presidente Allende está bien documentado en documentos desclasificados por las instituciones de EEUU.

A diferencia de la «chilenización» del gobierno democratacristiano las grandes mineras del cobre no pudieron hacer un negociado adicional a costa del fisco chileno. Sobre la base de la gran movilización nacional la ley para la nacionalización del cobre obtuvo el apoyo unánime en el congreso, incluso de la DC y la derecha. Durante años las mineras del cobre tuvieron resultados extraordinariamente altos, habían recuperado de lejos su inversión. Ahora basados en la doctrina del gran jurista y académico Eduardo Novoa Monreal, se aprovecharon los resquicios de la legislación existente para expropiar la gran minería reduciendo de las indemnizaciones las sobre ganancias acumuladas, que de esta manera en la práctica se nacionalizó sin pago adicional excepto para una gran minera que había iniciado su negocio en un periodo de tiempo menor.

La llegada de un presidente socialista a La Moneda por elección democrática y la nacionalización de las grandes riquezas de manos del imperialismo eran un ejemplo muy peligroso para las grandes potencias capitalistas.

Pero incluso la dictadura cívico militar encabezada por Pinochet no pudo devolver la gran minería del cobre a las multinacionales yankis. La constitución capitalista neoliberal de 1980 declara que el cobre es propiedad de Chile. Sin embargo hecha la ley hicieron la trampa, crearon por ley las «concesiones perpetuas», una burda maniobra que mantenía la propiedad para Chile pero el usufructo pasaba para siempre para las compañías privadas. No fue hasta el establecimiento de los gobiernos civiles después de los años 90 que Codelco fue perdiendo progresivamente la explotación del cobre hasta llegar a controlar poco más de la cuarta parte. Con el apoyo del Partido Socialista y el Frente Amplio el Congreso aprobó leyes para garantizar la propiedad de las multinacionales, en esto entran los Tratados de Libre Comercio, Los Tratados de Inversiones y el TPP.

Renacionalizar la Gran Minería

Para  ampliar y garantizar los derechos sociales, como vivienda, educación, pensiones o trabajo de calidad, es necesario tener recursos y por eso tenemos que recuperar para Chile y sus trabajadores las grandes riquezas de nuestra tierra como el Cobre y el Litio, así como todos los metales adicionales que se extraen de su explotación y que las grandes empresas no declaran.

Patricio Guzmán S.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here