Inicio Historia y Teoría Unidad Popular:  ¿Por qué tuvimos dictadura y no socialismo?

Unidad Popular:  ¿Por qué tuvimos dictadura y no socialismo?

402
0
Compartir

 

Este 11 de septiembre se cumplen 46 años desde que el golpe militar ahogó en sangre los sueños de millones de chilenos que querían construir un país más justo y solidario.

A pesar de que han pasado más de cuatro décadas desde aquel fatídico día, la burguesía y sus lacayos en el gobierno de turno no han logrado que los trabajadores olviden y perdonen a los criminales que segaron tantas vidas obreras de una forma absolutamente cobarde.

Todos los intentos por lograr la impunidad les han reventado en la cara a los diferentes gobiernos de la Concertación-Nueva Mayoría. Muchas veces pensaron que tenían todo bajo control, pero cuando Pinochet fue detenido en Londres, termino echando por tierra todos los planes de la elite dominante.

Si Pinochet no hubiera sido detenido en Londres, no habría juicios contra los violadores de los derechos humanos en Chile. Como dijo un ex-general argentino “el que no enjuicia, extradita”. Los juicios en Chile sólo buscan salvar a los criminales de ser extraditados y que sean  realmente enjuiciados en otros países.

Tanto los gobiernos de la Concertación-Nueva Mayoría como la derecha más recalcitrante plantean insistentemente que llegó el momento de olvidar, que todos esos hechos son el pasado, que es historia y que los chilenos no podemos seguir eternamente divididos por esos acontecimientos.

Todos los gobiernos desde el fin de la dictadura hasta ahora han intentado blanquear a la derecha, los empresarios y los milicos. Los gobiernos de la Concertación-Nueva Mayoría han insistido básicamente en tratar de hacernos creer que todos somos responsables del golpe de Estado de 1973. Para esto incluso usan a algunos ex-comunistas o socialistas arrepentidos que hacen sus mea culpa públicos, a través incluso de los principales medios de prensa de la derecha como es El Mercurio, que fue uno de los principales instigadores del golpe.

Todas estas iniciativas no son una casualidad, dado que en esos gobiernos está uno de los principales partidos que promovieron el golpe, la Democracia Cristiana. Lejos de los aires democráticos con los que se tratan de teñir, la calidad de instigadores del golpe que cumplió la Democracia Cristiana, es irrefutable. No se puede olvidar que la DC, fue la principal precursora del Golpe de Estado de 1973, y la imagen de sus dirigentes golpeando las puertas de los cuarteles está aún muy fresca. La Democracia Cristiana Avaló el golpe porque la Unidad Popular estaba afectando sus intereses, los que comparte con toda la burguesía nacional.

 

Hoy a 46 años de la sangrienta asonada militar, todavía las heridas no cierran en la mayoría de las personas que vivieron esos años de cambios y de esperanzas para la clase trabajadora, como tampoco es un capítulo cerrado para los jóvenes que aún no nacían en esa época, y requieren una explicación frente a lo que les tocó y toca vivir hoy, como producto del fracaso de la gobierno popular. Pensemos que los jóvenes o adultos jóvenes que hoy tienen menos de 30 años, no vivieron la dictadura, pero hoy todavía sufren las consecuencias del modelo instaurado por ésta y es preciso explicarles porqué tuvimos dictadura y no el socialismo que se pensó construir.

Es por esto que es importante sacar las conclusiones de la Unidad Popular y hacer un análisis honrado de este período y reconocer los errores para no volver a repetirlos.

¿Se avanzó demasiado rápido en los cambios? ¿No se tranzó lo suficiente? ¿Faltó tener la mayoría absoluta de los votos? ¿Se provocó a la reacción para que diera el golpe de estado? Esas son los cuestionamientos recurrentes cuando se habla del tema y que junto a muchas otras hay que tratar de responder.

Una de las frases más usadas es que “avanzamos demasiado rápido”, que queríamos todos los cambios de una sola vez y que no entendíamos que las transformaciones de la sociedad tenían que darse en forma gradual, lenta y sin enfrentamientos violentos, es decir, a través de la democracia burguesa… paso a paso.

Lo primero que hay que decir frente a esto es que las buenas intenciones no son más que eso. No es posible pensar que la burguesía chilena y la transnacional se iban a quedar tranquilos viendo como “paso a paso”, se transformaba la sociedad convirtiéndola en socialista cuando el último paso se concretara.

En 1970, la burguesía, frente la posibilidad de que ganara la UP (sólo ante la posibilidad), empieza a mover los hilos de la reacción. Lo primero que hace es intentar un golpe contra Frei Montalva: el “tacnazo” del general Viaux, para impedir el posible ascenso al poder de la UP (maniobra golpista que fracasó). Esto, antes de las elecciones de 1970.

Posteriormente, una vez que la Unidad Popular había ganado las elecciones en 1970, vino el asesinato del comandante en jefe del Ejército, el general Rene Schneider, este crimen perpetrado por la derecha se quería usar como excusa para impedir que Salvador Allende fuese nombrado Presidente por el Parlamento.

Estos acontecimientos muestran cómo se movilizó la burguesía nacional coludida con el imperio norteamericano, para evitar que un gobierno elegido por los trabajadores, siguiendo todas las reglas democráticas, tomara el control del Poder Ejecutivo. Maniobras que no requirieron ninguna provocación.

Otra argumentación que se da para explicar el fracaso de la U.P. es que faltó una mayoría absoluta en las votaciones para llevar a cabo los cambios.

A pesar de que la UP sacó una mayoría relativa el 4 de septiembre de 1970, analizar esto sólo desde el punto de vista electoral es un error, pero aun así, si se suman los votos de la Unidad Popular y los votos al programa de Tomic (candidato DC), que también planteaba cambios profundos en la sociedad, existía más de dos tercios de la población votante que estaba por modificaciones de fondo a la sociedad de esa época. Un año después del triunfo de la UP en las elecciones municipales, la UP, concitó un 49,7% de los votos y obtuvo una mayoría definitiva, en las elecciones parlamentarias de marzo de 1973.

La UP ha sido el único gobierno en la historia de Chile que ha recibido un apoyo popular activo tan amplio. La clase trabajadora en su conjunto lo veía como “su” gobierno, el cual mejoró considerablemente la calidad de vida de los trabajadores, entregándoles mejoras sustanciales en salud, educación, viviendas, la implementación de una verdadera reforma agraria, así como la devolución de tierras que habían sido usurpadas a los pueblos indígenas, devolviéndoles en los tres primeros meses del gobierno popular, más hectáreas de terreno que el entregado por la Concertación-Nueva Mayoría en todos los años que llevan de gobierno. Por primera vez en la historia, la clase obrera se sintió parte de un proceso que la beneficiaba, tomando conciencia de su fuerza y de su rol en los cambios.

Por eso los trabajadores respondieron al boicot de los patrones tomándose las industrias y exigiendo su nacionalización. Crearon los cordones industriales, planteándose no sólo la defensa de las industrias, sino también la defensa de la Unidad Popular y sus conquistas.

La clase obrera se organizó y le pidió armas al Gobierno para terminar con la reacción. Organizó a la JAP para tomar el control de la distribución de los alimentos que la burguesía estaba escondiendo. De esta manera los trabajadores, en todos los niveles de organización intentaron dar una respuesta a la reacción de los patrones, profundizando los cambios, mientras que sectores dentro del gobierno, atemorizados por los acontecimientos, frenaban el proceso revolucionario que se estaba desencadenando.

Los trabadores entendían claramente la necesidad del poder popular. Lamentablemente los dirigentes de la UP, y en particular, de los partidos obreros, como el P.C. y el P.S. no basaron su fuerza en las organizaciones obreras, prefiriendo negociar y entregar nuevas concesiones a la burguesía, como la devolución de las industrias y la dictación de la Ley de Control de Armas, con la cual las FF.AA. se dedicaron a desarmar a los pocos obreros amados que había, como un paso previo al golpe, con las consecuencias desastrosas para la clase obrera y su conjunto.

Es necesario sacar las lecciones de este proceso y una de ellas es que no podemos confiar en la burguesía, pactos y alianzas no significan nada para ellos. En el momento en que ven amenazados su poder y privilegios, no vacilan en romper unilateralmente con las reglas del juego democrático, reglas, que por lo demás, no hay que olvidar, fueron hechas por la burguesía misma para defender sus intereses.

Necesitamos sacar las conclusiones correctas para no cometer los mismos errores y recuperar todas las conquistas que teníamos hasta el 11 de septiembre de 1973 y desde ahí, pasar a los cambios verdaderamente socialistas.

Socialismo Revolucionario, CIT en Chile.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here