Inicio Historia y Teoría Los socialistas revolucionarios y la segunda guerra mundial

Los socialistas revolucionarios y la segunda guerra mundial

302
0
Compartir

Hace 75 años, el 2 de Mayo de 1945, las tropas soviéticas culminaron su ofensiva sobre Berlín y dieron un golpe mortal al fascismo nazi, la bandera roja soviética flameó sobre el Reichstag, el palacio sede del gobierno alemán. Un par de días después el resto de Berlín se rendía, y luego toda Alemania.

Hace 80 años, las grandes potencias sumergieron a la humanidad en el horror de la guerra mundial. A pesar de las reivindicaciones en contra, esto fue, en el fondo, una lucha por los mercados y el dominio económico y político.

[En una versión abreviada de un artículo publicado por primera vez en Socialism Today No.131, PETER TAAFFE examina el trasfondo de la guerra y la responsabilidad de los socialistas en tiempos de guerra.]

Peter Taaffe

Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.


El número total de víctimas de la segunda guerra mundial empequeñece incluso la carnicería de la primera. Las estimaciones del número de víctimas sugieren unos 60 millones de muertos, 20 millones de soldados y 40 millones de civiles. Muchos civiles murieron de enfermedades, hambre, masacres, bombardeos y genocidio deliberado. La ahora desaparecida “Unión Soviética” perdió alrededor de 27 millones, poco menos de la mitad de todas las bajas de la guerra.

El 85% de los muertos se encontraban en el lado ‘Aliado’ (principalmente soviético y chino) y el 15% en el lado ‘Eje’: la Alemania nazi, la Italia fascista y el Japón. Una estimación sitúa en doce millones el número de civiles que murieron en los campos de concentración nazis, mientras que 1,5 millones murieron por los bombardeos. Siete millones murieron en Europa por otras causas y 7,5 millones de chinos perecieron bajo el talón del brutal imperialismo japonés.

El horror de la guerra mundial dejó su huella indeleble en las generaciones que la experimentaron. Así lo subrayó el funeral de Harry Patch, el último veterano británico superviviente de las trincheras de la primera guerra mundial, que murió en julio de 2009 a la edad de 111 años. Significativamente, el heroico Harry Patch salió en sus últimos años contra la guerra. Este humilde fontanero de profesión insistió en que dos soldados de cada uno de los ejércitos de Bélgica, Francia y, significativamente, Alemania actuaran como portadores del féretro. Esto sirve para subrayar la actitud de aquellos que pasaron por el estiércol y la suciedad de la guerra y, sin embargo, rechazaron el nacionalismo estrecho y el chovinismo contra los hombres y mujeres del “otro lado”, que se vieron arrastrados a una guerra contra sus intereses y muchos pagaron el precio final.

La primera guerra mundial se suponía que era la “guerra para terminar con todas las guerras” y, además, se la calificaba como una “guerra por la democracia”. De hecho, sólo había derechos de voto limitados para los hombres en la mayoría de los países involucrados, particularmente en la Rusia zarista, ningún derecho de voto para las mujeres en las elecciones nacionales en ninguno de los países beligerantes hasta después de la guerra, y ningún derecho democrático para las masas en las “posesiones” coloniales de las potencias europeas. En realidad, se trataba de una lucha por la redefinición de los mercados mundiales, de las fuentes de materias primas, etc., entre diferentes bandas de bandidos con los “vencedores” -Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos- imponiendo una paz vengativa y asfixiante a Alemania, resumida en el Tratado de Versalles de 1919 que, a su vez, sentó las bases para una guerra 20 años después.

En realidad, no hay ninguna inevitabilidad en la historia para las guerras y el sufrimiento si la clase obrera, a la que se le presenta la oportunidad, interviene a tiempo para cambiar su curso. Esto fue totalmente posible después de la primera guerra mundial, cuando la revolución rusa inició una ola revolucionaria en toda Europa: en Alemania, Hungría y Checoslovaquia, y con un poderoso eco en Gran Bretaña e incluso en los Estados Unidos. Sin embargo, trágicamente, las mismas organizaciones de la clase obrera que se habían preparado antes de la primera guerra mundial para ayudarles a cambiar la sociedad se convirtieron, en la hora decisiva, en un baluarte del capitalismo. Los líderes socialdemócratas acudieron al rescate del capitalismo, apoyando a sus “propios” bandos en la guerra y ayudando a suprimir las revoluciones, particularmente en Alemania entre 1917 y 1923. El éxito de la revolución alemana sin duda habría iniciado una ola revolucionaria que habría transformado Europa y el mundo.

Las raíces de la guerra

Asustado por la experiencia de la revolución alemana, el capitalismo estadounidense en particular intervino a través del Plan Dawes para financiar a Alemania y Europa en los años 20. Pero esto no resolvió la contradicción fundamental entre el capitalismo y el imperialismo que había llevado a la primera guerra mundial. Las raíces de esta situación se encuentran en el colosal desarrollo de las fuerzas productivas -la organización del trabajo, la ciencia y la técnica- que había superado tanto la propiedad privada de un puñado de capitalistas monopolistas como la existencia de los Estados nacionales. Vladimir Lenin había declarado que “el capitalismo significa la guerra” y, si la primera guerra mundial no terminaba con un derrocamiento socialista exitoso, le seguirían una segunda y una tercera.

Pero la semiestabilización de Alemania tras el fracaso de la revolución de 1923 parecía contradecir este y otros análisis marxistas de la situación. La industria alemana se desarrolló ciertamente económicamente, pero todavía estaba bloqueada por el Tratado de Versalles y, en particular, por la falta de colonias y de mercados para sus productos. Estas estaban acorraladas por las antiguas potencias coloniales, en primer lugar por el imperialismo británico y francés -en particular las “semicolonias” de Europa oriental- y cada vez más por el nuevo gigante del bloque, el imperialismo estadounidense.

El inicio de la crisis mundial de 1929 encontró al capitalismo alemán con suficiente poder económico para abastecer virtualmente al mundo, pero se lo impidió la dominación de sus rivales imperialistas. Esto condujo a una aguda crisis de la revolución y la contrarrevolución que, como sabemos, condujo – debido a la cobarde negativa de los líderes de la socialdemocracia y del Partido Comunista a cerrarle el paso – a la victoria de Adolf Hitler y los nazis en marzo de 1933.

Casi inmediatamente, León Trotsky, resumiendo la posición del marxismo, predijo que, a menos que se detuviera inmediatamente a Hitler, esto desataría inevitablemente un resurgimiento del imperialismo alemán en un intento de apoderarse de colonias y materias primas que, a su vez, culminaría en una nueva guerra mundial. Tan grandes eran los peligros para el movimiento obrero, no sólo en Alemania sino en todo el mundo, que Trotsky postuló la idea de que un estado obrero movilizaría su poderío militar e incluso amenazaría con intervenir en Alemania.

Sin embargo, el estado obrero de Rusia había degenerado desde la democracia obrera de Lenin y Trotsky hasta el régimen dictatorial de José Stalin y la burocracia sobre la que descansaba. De una política de promoción de la lucha por el socialismo mundial, Stalin había llegado al poder bajo el lema “socialismo en un solo país”, que personificaba el abandono de los objetivos originales de la revolución rusa por la élite burocrática usurpadora que dominaba cada vez más el Estado y la sociedad. En lugar de enfrentarse a Hitler, Stalin gravitó entre la búsqueda de alianzas con las llamadas potencias imperialistas “democráticas” y los intentos secretos de llegar a un acuerdo con el régimen nazi también en ciertas etapas.

Los escritos de Trotsky sobre el proceso que condujo a la segunda guerra mundial son inestimables para comprender el carácter del capitalismo, en particular su expresión moderna a través del imperialismo, y su impulso hacia la guerra en determinadas circunstancias. Señaló que la llamada “paz” de Versalles había sentado las bases para que el capitalismo alemán emprendiera la tarea de la “unificación nacional” de los pueblos de habla alemana sobre la base de su programa imperialista. Esto facilitó el ascenso de las fuerzas fascistas de Hitler, la movilización de la pequeña burguesía desesperada en general. La exigencia de Hitler de incorporar a más de tres millones de alemanes de los Sudetes -que vivían dentro de las fronteras de la Checoslovaquia posterior a 1918- y de Austria, etc., se convirtió en los primeros pasos del capitalismo alemán para desafiar frontalmente el poder del imperialismo anglo-francés, en particular en Europa oriental.

La revolución en España

Por lo tanto, Trotsky siempre sostuvo que se planteaba una guerra mundial a menos que la única fuerza que pudiera detenerla, la clase obrera organizada, actuara para cambiar la sociedad en una dirección revolucionaria. Además, se desarrollaron grandes oportunidades en España y Francia en particular para llevar esto a cabo en batallas decisivas para completar una revolución socialista democrática, que había sido emprendida por el levantamiento de masas contra el General Franco. Esto habría eliminado completamente la posibilidad de una nueva guerra mundial con su montaña de víctimas y sufrimiento. De hecho, España fue un ensayo general para la segunda guerra mundial. Involucró a dos de las potencias del Eje, Alemania e Italia, del lado de Franco, probando las tácticas y el hardware militar – la “blitzkrieg” de Guernica por ejemplo – desplegada a gran escala en la segunda guerra mundial, particularmente en el ataque de Hitler a Rusia en 1941.

Sin embargo, la revolución española entre 1931 y 1937 proporcionó no sólo una sino muchas oportunidades para que la clase obrera tomara el poder. En julio de 1936, las acciones espontáneas de la clase obrera catalana encendieron un movimiento contra Franco en toda España que inicialmente dejó cuatro quintos del país en manos de la clase obrera. La máquina estatal de los capitalistas se redujo a cenizas y el poder real descansaba en las organizaciones obreras y sus destacamentos armados. Los capitalistas huyeron al lado de Franco con sólo una sombra de ellos permaneciendo en la España ‘republicana’.

Decisivo para descarrilar la revolución fue el pérfido papel del Partido Comunista, completamente bajo el control de la burocracia estalinista de Moscú y reflejando todos sus caprichos. Además, el fracaso del POUM -cuyos dirigentes como Andrés Nin y Juan Andrade habían estado inicialmente en las filas del movimiento trotskista- en aprovechar la situación revolucionaria excepcionalmente favorable para movilizar a la clase obrera y a los campesinos por el poder, permitió que esta oportunidad favorable se escapara de las manos de las masas.

Una revolución española exitosa, apenas un mes después de las masivas sentadas en Francia, habría iniciado una ola revolucionaria que primero habría sacudido y luego derrocado los regímenes fascistas de Hitler y Benito Mussolini, así como el brutal régimen burocrático estalinista en la propia Rusia. No fue casualidad que los grandes juicios de purga, en los que Trotsky y su hijo, León Sedov, fueron los principales acusados, tuvieran lugar bajo la sombra de la revolución española. No sólo el capitalismo, sino también la élite burocrática estalinista, que ahora tenía un miedo mortal a la revolución, se vio amenazada por las ardientes llamas de la revolución española. La burocracia rusa llevó a cabo una “guerra civil unilateral” para exterminar los últimos vestigios del partido bolchevique de Lenin y el recuerdo de la heroica revolución de 1917. Su trágica derrota debilitó enormemente a la clase obrera y sentó las bases para la guerra posterior.

Maniobras cínicas

Los historiadores modernos, en sus comentarios sobre los acontecimientos que condujeron a la segunda guerra mundial, tratan de presentar una imagen de la constante e implacable hostilidad de las democracias occidentales hacia los regímenes de Hitler y Mussolini. Los partidos comunistas, bailando al son de Moscú, también en este período trataron de distinguir el papel y las motivaciones más “progresistas” de las “democracias” capitalistas de las “potencias fascistas”. Sin embargo, cuando Stalin buscó y logró un acercamiento con Hitler, enfatizaron el caso opuesto: que no había una diferencia fundamental entre los diferentes regímenes capitalistas. En realidad, bajo el carácter muy diferente de los regímenes políticos del “fascismo” y la “democracia”, el principal factor que llevó a la segunda guerra mundial, como en la primera, fue el choque entre los diferentes intereses imperialistas presentes en todos estos regímenes.

Cuando sirvió a sus propósitos y se vieron amenazados por la revolución, los capitalistas buscan pasar de la “democracia” a los regímenes dictatoriales con tan poca dificultad como un hombre que se cambia de camisa. En Checoslovaquia, por ejemplo, tras la “liquidación” de ese país en el acuerdo de Munich de septiembre de 1938 entre los representantes del imperialismo británico y francés (Neville Chamberlain y Édouard Daladier) por un lado, y Hitler y Mussolini por otro, el gobierno “democrático” de Edvard Benes se limitó a entregar el poder a una dictadura militar y huyó a Londres.

En cuanto a la “implacable oposición” del imperialismo británico a Hitler, su más célebre representante antes del estallido de la guerra, Winston Churchill, escribió lo siguiente sobre el ascenso al poder de Hitler en la edición de 1939 de su libro Great Contemporaries: “Siempre he dicho que si Gran Bretaña fuera derrotada en la guerra, espero que encontremos un Hitler que nos lleve de vuelta a nuestra legítima posición entre las naciones”. Los nazis fueron financiados y ayudados por la clase dirigente británica con el apoyo masivo de las grandes empresas británicas siempre que se dirigieran hacia el este, para atacar a la Unión Soviética. Así pues, Gran Bretaña apoyó efectivamente el programa de rearme de Hitler en el acuerdo naval anglo-alemán de 1935 que permitió una expansión de la armada alemana que rompió los límites del Tratado de Versalles.

David Lloyd George, el famoso líder “liberal”, también describió a Hitler como un “baluarte” contra el bolchevismo. Churchill, hablando en Roma en 1927, había amontonado alabanzas sobre los fascistas de Mussolini: “Si yo hubiera sido italiano, estoy seguro de que habría estado de todo corazón con ustedes desde el principio hasta el final en su lucha triunfal contra los apetitos bestiales del leninismo”. En otras palabras, cuando los intereses fundamentales de los capitalistas se ven amenazados – el mantenimiento y la mejora de sus beneficios, mercados, etc. – sin importar los encantamientos previos sobre la “democracia”, intentarán recurrir a los más brutales métodos dictatoriales si todo lo demás falla. Estos fueron los factores – un choque subyacente entre diferentes intereses imperialistas antagónicos – que condujeron a la segunda guerra mundial.

¿Quizás el hecho de que Hitler y Mussolini terminaran yendo a la guerra contra el imperialismo británico y francés, para acabar atrayendo a los Estados Unidos, contradice el argumento anterior? El capitalismo británico intentó primero apaciguar y acomodar las ambiciones del imperialismo alemán, en particular con las concesiones hechas a Checoslovaquia tras el acuerdo de Munich. Pero la intervención de Hitler en Polonia fue un cruce del Rubicón para el imperialismo británico y francés, ya que amenazaba sus semicolonias en toda Europa oriental y en el resto del mundo.

Increíble y vergonzosamente, mientras las fuerzas fascistas de Hitler se preparaban para aplastar Polonia, Stalin eligió precisamente este momento para acudir en ayuda de Hitler firmando el famoso pacto Hitler-Stalin que Trotsky había anticipado desde hacía mucho tiempo. Ocho días después, los nazis lanzaron su ataque y la segunda guerra mundial había comenzado. De esta manera, Stalin esperaba asegurar a Rusia contra el ataque de las hordas nazis. Pero, de nuevo como Trotsky había predicho, este pacto sería visto como un mero trozo de papel para Hitler, que ahora era libre de poner sus aviones y tanques contra Francia y, en última instancia, contra Gran Bretaña. Habiendo completado esta tarea, se volvería contra la Unión Soviética y sus recursos, particularmente su petróleo y granos. Stalin facilitó esta tarea con la ejecución al por mayor de la flor y nata del estado mayor militar de Rusia. Brillantes estrategas militares como Mikhail Tukachevsky, que antes había anticipado las tácticas de blitzkrieg de Alemania, perecieron en las purgas.

Los intereses de la clase trabajadora

La posición que los socialistas y marxistas toman en una guerra es de suma importancia. Es una prueba de fuego. Para nosotros, la pregunta siempre debe ser planteada: ¿qué clase está llevando a cabo la guerra y por el bien de quién se está llevando a cabo? Las frases melifluas sobre la “democracia” y “quién inició la guerra” son cuestiones menores desde el punto de vista de la clase obrera. Los diplomáticos de ambos lados de la guerra siempre imaginan al ‘enemigo’, con éxito, a la masa de ‘su’ pueblo como el ‘agresor’. Pero la superestructura política de un régimen capitalista de uno u otro tipo no puede cambiar los reaccionarios fundamentos económicos del imperialismo, que es la principal fuerza motriz de una guerra. En este sentido, la segunda guerra mundial fue principalmente una continuación de la primera en la lucha entre potencias imperialistas rivales.

Sin embargo, la continuación no significa repetición. La existencia de los regímenes fascistas -cuya esencia era la completa extirpación de todos los elementos de la democracia, en particular de la democracia obrera: los sindicatos, el derecho de huelga, la libertad de reunión, etc.- tuvo un enorme efecto en el panorama político, la visión de la guerra de los trabajadores, en particular en los regímenes “democráticos” de Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos, etc. No había entusiasmo por la segunda guerra mundial entre la masa de la clase obrera, como había habido en algunos países al principio de la primera guerra mundial, debido a las experiencias de esa guerra. Pero la masa de la clase obrera en Gran Bretaña, por ejemplo, vio el claro carácter antiobrero de Hitler y Mussolini y no quiso que se les impusiera un régimen fascista, en particular no un opresor extranjero, ni tampoco la clase obrera francesa y europea. Por lo tanto, una vez que la guerra comenzó, esto obligó al genuino marxismo a elaborar una política para la guerra.

Durante la primera guerra mundial, el pacifismo expresó la hostilidad de incluso los trabajadores hacia la matanza de la guerra. Por lo tanto, había una cierta tolerancia hacia los objetores de conciencia. También había, en algunos países, una minoría significativa y creciente de activistas obreros que se oponían a la guerra. Antes de que comenzara la segunda guerra mundial, había un sentimiento general de oposición a la guerra y a la “paz”. Pero una vez que había comenzado, una política para la guerra se hizo urgente para los marxistas. Repetir simplemente algunas de las fórmulas de Lenin de la primera guerra mundial, como hicieron algunos grupos sectarios en su momento y como siguen haciendo hoy en día en circunstancias similares, era totalmente inadecuado.

Después de 1914, Lenin había reunido a las fuerzas marxistas y socialistas no preparadas y dispersas que quedaron tras la debacle del colapso de la Segunda Internacional con la llamada política de “derrotismo revolucionario”. Esta era una política para los cuadros, la vanguardia de la vanguardia, y no para ganar a la masa de la clase obrera. La fórmula de Karl Liebknecht de “el principal enemigo está en casa” expresaba mejor una política de movilización de masas de la clase obrera. Sin embargo, a lo que Lenin apuntaba era a la necesidad – en los dientes de la capitulación chovinista y nacionalista de los dirigentes de la Segunda Internacional – de la adopción, de hecho, de una política de lucha de clases durante la guerra por parte de las organizaciones de la clase obrera y la preparación de la revolución socialista que saldría de la guerra.

Los socialistas y los revolucionarios se opusieron implacablemente a la cuestión de la defensa de la llamada “patria capitalista”. Esto era totalmente correcto. Pero no era suficiente para ganar a las masas o, como decía Trotsky, para “formar cuadros que a su vez debían ganar a las masas que no querían un conquistador extranjero”. No fue la política de Lenin de “derrotismo revolucionario” sino la consigna de “todo el poder a los soviets”, vinculada más tarde a la idea de “pan, paz y libertad”, lo que fue decisivo para que los bolcheviques ganaran a la clase obrera y tomaran el poder en octubre de 1917.

Por lo tanto, una vez iniciada la segunda guerra mundial, las fuerzas marxistas de este país en torno a la Liga Internacional de los Trabajadores -de la que el Partido Socialista de hoy extrae sus orígenes- formularon una clara política de lucha de clases para la situación de entonces que tenía como objetivo ganar a las masas. Además, esto tuvo un efecto significativo en sectores de la clase obrera durante la guerra.

Trotsky resumió el problema de la política militar marxista durante la Segunda Guerra Mundial: “Sería doblemente estúpido presentar hoy una posición pacifista puramente abstracta; el sentimiento que tienen las masas es que es necesario defenderse. Debemos decir: ‘Roosevelt [el entonces presidente de los EE.UU.] dice que es necesario defender el país: bueno, sólo que debe ser nuestro país y no el de las 60 familias y su Wall Street’.”

Los trabajadores en Gran Bretaña, continuó, como en América, “no quieren ser conquistados por Hitler y a aquellos que dicen, ‘tengamos un programa de paz’, los trabajadores les responderán: “Pero Hitler no quiere un programa de paz”. Por lo tanto, decimos, defenderemos a los Estados Unidos (o a Gran Bretaña) con un ejército de trabajadores con oficiales obreros, y con un gobierno obrero, etc.”. Por lo tanto, los marxistas-trotskistas fueron con su clase al ejército y, de manera hábil, siguieron una política de desarrollar y mejorar allí y fuera en la industria una política y un programa de lucha de clases.

Los capitalistas, cuando se trata de elegir entre la clase obrera y un opresor extranjero, eligen invariablemente a este último, como lo demostró la Comuna de París de 1871. Entonces los cobardes capitalistas franceses recibieron el apoyo de las fuerzas prusiano-alemanas contra su propia clase obrera. Cuando Francia cayó en la segunda guerra mundial a la ofensiva militar nazi, los capitalistas franceses se negaron firmemente a armar a la clase obrera, como exigían los marxistas en ese momento, también precisamente por el temor a que se repitiera la Comuna de París.

La brutalidad en todos los lados

El curso militar de la guerra es bien conocido y no necesita ser repetido aquí. La intervención del imperialismo estadounidense y la heroica resistencia de las masas rusas -a pesar de los crímenes de Stalin- para detener y hacer retroceder a las fuerzas militares de Hitler fueron decisivas para cambiar el rumbo de la guerra contra Hitler, Mussolini y el imperialismo japonés, lo que dio lugar a su derrota definitiva. Sin embargo, en el proceso, el mundo fue arrasado, como indican las cifras del número de víctimas, así como la destrucción de la riqueza y la industria.

Sin embargo, incluso ahora, la historia completa de los aspectos de la guerra no ha sido contada completamente, como indica el libro de Anthony Beevor, el Día D. Las brutales e insensibles medidas militares no eran sólo del dominio de Hitler y Mussolini. El libro de Beevor sobre los efectos de la intervención del Día D en Normandía muestra las salvajes medidas militares generales que fueron desplegadas por todos los bandos en una guerra de este carácter. Sostiene que los 70.000 civiles franceses muertos por los bombardeos de los aliados en los primeros cinco meses de 1944 superan el número total de muertos en Gran Bretaña por las bombas alemanas! La campaña de bombardeo que preparó la invasión del Día D fue orquestada por el “Bombardero” Harris, más tarde responsable de arrasar la ciudad alemana de Dresden.

La guerra, de nuevo como Trotsky había indicado, produjo el comienzo de una ola revolucionaria y una enorme radicalización de las masas, iniciada por la revolución italiana de 1943 y el derrocamiento de Mussolini y su sustituto el mariscal Badoglio, así como las luchas de la clase obrera en el norte de Italia. La heroica clase obrera parisina tomó la ciudad cuando el General de Gaulle estaba a 50 millas de la capital. Las fuerzas americanas lo llevaron rápidamente para evitar que su liberación se convirtiera en la chispa de una nueva revolución francesa, esta vez de carácter socialista y obrero.

En Gran Bretaña, las elecciones generales de 1945, sorprendentemente para la mayoría de los comentaristas de la época, dieron lugar a la expulsión del cargo del “vencedor” de la guerra, Churchill. Esto se debió en gran parte al rechazo masivo de los Tories y su sociedad. Las tropas rechazaron volver a las condiciones de los años 30 que llevaron a la guerra. Christopher Bailey y Tim Harper, en su época Forgotten Wars: The End of Britain’s Asian Empire, comentaron: “Antes de las elecciones, Churchill se había disgustado al oír de Sir William Slim que el 90% de las tropas en el Este iban a votar a los laboristas y el otro 10% no votaría en absoluto”. Continúan: “Los partidarios de los laboristas, cansados de la disentería, la malaria… de los bajos salarios, querían ver el valiente nuevo mundo que los tutores de izquierda del cuerpo de educación del ejército les habían prometido. Además… se produjeron motines entre las fuerzas británicas desde Karachi a Singapur”.

Los Trotskistas en la guerra

Los marxistas, en particular los trotskistas, intervinieron con éxito en el proceso de radicalización de las tropas durante la guerra. Rechazando una política de deserción o abstencionismo político, los trotskistas habían buscado trabajar dentro del ejército como los “mejores soldados”, como dijo Trotsky. En el parlamento de los soldados en El Cairo, por ejemplo, los trotskistas trabajaron con mucho éxito, a pesar de los intentos de los militares de perseguirlos al principio de la guerra.

Un papel heroico fue también adoptado por los trotskistas en Europa. En Grecia, por ejemplo, bajo el talón del fascismo, el líder trotskista griego, Pontiles Pouliopoulous, que hablaba italiano, hizo un llamamiento revolucionario en su propio idioma a su pelotón de fusilamiento italiano. Un testigo italiano dijo más tarde: “Pouliopoulous tenía una actitud de héroe. Se dirigió a las tropas italianas como ‘hermanos’ y declaró: ‘Al matarnos se matan a sí mismos – están luchando contra la idea de la revolución socialista'”. Las tropas italianas se negaron a disparar pero el oficial fascista a cargo intervino para llevar a cabo la ejecución. En la industria de Gran Bretaña, mientras que el Partido Comunista “en apoyo del esfuerzo de guerra” condenó e intentó suprimir las huelgas, los trotskistas defendieron las demandas legítimas de la clase obrera en el curso de la guerra, liderando exitosos movimientos de aprendices, electricistas y otros trabajadores con salarios y condiciones.

La situación se desarrolló según las líneas predichas por Trotsky. Una ola revolucionaria se extendió desde Italia al resto de Europa y a Gran Bretaña, en este país bajo la forma de la elección de un gobierno laborista, a la radicalización masiva de los trabajadores franceses, etc. Sin embargo, lamentablemente, las fuerzas genuinas del marxismo no fueron lo suficientemente fuertes para aprovechar las oportunidades que se presentaron. Por lo tanto, el estalinismo -que se fortaleció con la guerra a través de la extensión en Europa del Este de la economía planificada, aunque dominada por una casta burocrática, y la victoria de la revolución china- y las fuerzas del reformismo fueron capaces de traicionar este movimiento. Esto creó las condiciones políticas previas para el auge mundial que se produjo entre 1950 y 1975.

Desde el final de la segunda guerra mundial, en lugar del futuro pacífico prometido, los últimos 75 años se han caracterizado no por una nueva guerra mundial – si se descuenta la llamada “guerra fría” – sino por una serie de sangrientas guerras coloniales. Esto obligó al imperialismo a abandonar el control directo de las zonas neocoloniales pero, en todo caso, su dominio económico es aún mayor hoy en día en detrimento de las masas. En el último período, por supuesto, hemos tenido la guerra de Irak que ha dado lugar al mayor desplazamiento de población desde 1945 y ahora el sangriento embrollo de Afganistán. Verdaderamente, el pronóstico de Lenin de que el capitalismo significa guerra, que es un sistema de horror sin fin, se despliega ante nuestros ojos hoy.

Es cierto que una nueva guerra mundial en la línea de la primera o segunda guerra mundial no es posible o probable dada la relación mundial de fuerzas. En la era de las armas nucleares, una nueva guerra significaría no sólo la barbarie, para usar las palabras de Rosa Luxemburgo, sino la propia extinción de la civilización a través de la destrucción de las fuerzas productivas, en particular la fuerza productiva más importante, la clase obrera. Por lo tanto, los capitalistas no se comprometerían en una guerra que aseguraría no sólo la destrucción de su sistema sino de ellos, de sus familias y de toda la vida humana y la sociedad tal como la conocemos. La existencia de la democracia capitalista – particularmente las organizaciones de trabajadores, sindicatos, etc. – es el factor más poderoso para mantener su mano.

Sin embargo, si como resultado de la falta de poder de la clase obrera, surgiera un nuevo dictador, por ejemplo en los EE.UU., entonces todas las apuestas estarían perdidas. Esto es poco probable porque la clase obrera, en primer lugar, responderá a la crisis y se moverá en la dirección de cambiar la sociedad. Se necesitaría no un revés o una derrota, sino una serie de derrotas antes de que el capitalismo sea capaz de imponer un régimen reaccionario o una dictadura a la sociedad. Por lo tanto, las lecciones de la segunda guerra mundial son que representa una página bárbara de la historia que no debe repetirse nunca. Pero esto, a su vez, sólo puede ser garantizado por la revolución socialista y la creación de un mundo socialista democrático.

 

 



Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here