Inicio Economía Engels sobre la crisis de la vivienda bajo el capitalismo y la...

Engels sobre la crisis de la vivienda bajo el capitalismo y la solución socialista

258
1
Compartir

En otro artículo de nuestra serie sobre Friedrich Engels, para conmemorar el 200 aniversario de su nacimiento, Niall Mulholland revisa el folleto de Engels, La cuestión de la vivienda, y explica su relevancia en la actualidad.

Niall Mulholland.

Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT)

23 de diciembre de 2020

www.socialistworld.net

Engels publicó  La cuestión de la vivienda  en 1872 como contribución a los debates sobre las terribles condiciones de vivienda a las que se enfrentaba la clase obrera en Alemania, Gran Bretaña y otros lugares, y sobre lo que debía hacerse al respecto. A pesar de que tiene casi 150 años de antigüedad, la incisiva labor de Engels sigue siendo muy relevante en muchos sentidos, ya que nos enfrentamos a la crisis de la vivienda más aguda en décadas.

El folleto es una colección de artículos publicados originalmente en Der Volksstaat (El Estado del Pueblo), el principal periódico del Partido Obrero Socialdemócrata Alemán. Engels polemiza contra Arthur Mülberger, un seguidor de Pierre-Joseph Proudhon (un fundador del anarquismo), y Emil Sax, un economista burgués austriaco.

Engels explica el vínculo entre la crisis de la vivienda y la industrialización y urbanización capitalista: “…masas de trabajadores rurales son repentinamente atraídas hacia las grandes ciudades, que se convierten en centros industriales… las viviendas de los trabajadores son derribadas a gran escala. De ahí la repentina escasez de viviendas para los trabajadores.”

Engels continúa explicando que el crecimiento industrial hizo subir el valor de la tierra y los alquileres de las viviendas.

Asimismo, en la Gran Bretaña contemporánea, y a nivel internacional, la grave escasez de viviendas, el hacinamiento, la inseguridad de los arrendamientos y el aumento vertiginoso del valor de la tierra y de los alquileres han sido una característica de la crisis de la vivienda.

 

Bajan los salarios, suben los arriendos

   Londres ha visto un aumento del 77% en los alquileres o arriendos en  la última década. Sin embargo, los salarios se han estancado y los beneficios han caído bruscamente en el mismo plazo. El promedio de ingresos por prestaciones  de   una  familia con hijos  es  de  2.900 libras  esterlinas  (U$ 3.915) anuales menos que en 2011.

Las políticas de cuarentena del gobierno Tory han agravado la crisis, causando fuertes caídas en los ingresos de los trabajadores y pérdidas generalizadas de puestos de trabajo. Según la fundación Joseph Rowntree Trust, en Gran Bretaña hay 1,3 millones en el sector de la vivienda privada y 1,2 millones en el sector de los alquileres sociales que tendrán dificultades para pagar su alquiler en los próximos tres meses. Alrededor de 350.000 personas corren el riesgo de ser desalojadas.

Además de abordar la crisis general de la vivienda, Engels criticó duramente el análisis de Mülberger y Sax sobre la cuestión de la vivienda y sus “soluciones”. Engels aporta al debate aspectos importantes de la teoría revolucionaria del capitalismo que él y Karl Marx desarrollaron. Entre ellos, las diferencias entre la relación inquilino-propietario y trabajador-capitalista, la naturaleza del estado capitalista, las distinciones entre interés, renta y beneficio, y el papel de la clase obrera en el cambio de la sociedad.

Engels criticó el llamamiento moral ‘Proudhonista’ a la ‘justicia eterna’ para resolver los males del capitalismo. Mülberger y Proudhon pensaban que la solución para acabar con el terrateniente privado era que cada trabajador fuera dueño de su propia casa a través de un ‘pago justo’ al propietario por el costo real de la casa. Con este sistema de hipotecas, los inquilinos se convertirían eventualmente en propietarios. Esto daría un giro a las relaciones sociales, argumentaba Mülberger, ya que “el inquilino está en la misma posición con respecto al propietario de la casa que el trabajador asalariado con respecto al capitalista”.

Engels refutó este argumento “totalmente falso”. El alquiler no implica la explotación de la fuerza de trabajo y la creación de nuevo valor, como se ve en las relaciones obrero-capitalistas. “El trabajador siempre es despojado de una parte del producto de su trabajo, ya sea que ese trabajo sea pagado por el capitalista por debajo, por encima o a su valor. El inquilino, en cambio, sólo es engañado cuando se ve obligado a pagar la vivienda por encima de su valor. Por lo tanto, es una completa tergiversación de la relación entre propietario e inquilino para intentar hacerla equivalente a la relación entre trabajador y capitalista”.

La solución de vivienda de Sax se basaba en el capitalismo, pero al igual que Proudhon su propuesta era que cada trabajador debía ser dueño de su propia casa. Sax abogaba por que los dueños de las fábricas asignaran tierra y recursos a los trabajadores para construir sus propias viviendas. Al convertirse en propietarios, los trabajadores se convertirían en “propietarios” y las distinciones de clase y los conflictos con los patrones se disiparían, razonó Sax.

Esto es similar a la propaganda de Margaret Thatcher poco más de 100 años después. Su gobierno conservador introdujo ventas masivas de viviendas sociales, con grandes descuentos para los inquilinos. En lugar de crear la “democracia propietaria” prevista por Thatcher, la llamada política del “derecho a comprar” llevó a la actual falta crónica de viviendas realmente asequibles. Los propietarios privados compraron muchos de los tres millones de antiguas viviendas sociales, y las alquilan, a menudo en malas condiciones, a precios exorbitantes.

Para Engels, ser propietario de una casa significaba que “los trabajadores debían asumir grandes deudas hipotecarias”, y se veían obligados a vivir en un solo lugar.

 

Prisioneros hipotecarios

Hoy en día, millones de trabajadores se enfrentan a la pérdida de sus puestos de trabajo o a grandes recortes salariales, y están luchando para pagar las hipotecas.

También hay dos millones de “prisioneros de la hipoteca” – arrendatarios cuyos edificios están equipados con revestimientos externos y sin un certificado de seguridad contra incendios, por lo que los bancos y otros proveedores de hipotecas se niegan a prestar a sus posibles compradores. A muchos trabajadores también se les presentan enormes facturas, de hasta 78.000 libras (U$ 105.308), para reemplazar el revestimiento de sus casas.

Para Engels, la vivienda es uno de los “males secundarios que resultan del actual modo de producción capitalista”. Bajo el sistema de ganancias, explica Engels, la vivienda es tratada como una mercancía en lugar de un derecho. Se necesita un cambio fundamental en las relaciones sociales para resolver la crisis de la vivienda, transformando la propiedad individual en propiedad colectiva.

Engels describe cómo el capitalismo ‘resuelve’ la cuestión de la vivienda de la misma manera que ‘resuelve’ los otros problemas que causa “…de tal manera que la solución reproduce continuamente la cuestión de nuevo”.

Engels se refiere a Eugene Georges Haussmann, el “carnicero de París”, que dirigió los trabajos de reconstrucción de París en 1853. Haussmann destrozó París para crear amplios bulevares y una ‘ciudad de lujo’ para los ricos, mientras que los pobres y los trabajadores se veían obligados a irse a los suburbios.

Lo que hoy conocemos como “gentrification” y “regeneración” – llevó a la expulsión de los pobres y la clase obrera de sus comunidades para dar paso a los grandes empresarios – fue justificado hipócritamente por “consideraciones de salud pública y embellecimiento” durante la época de Engels.

“El resultado es el mismo en todas partes”, escribe. “Los escandalosos callejones y callejuelas desaparecen con el acompañamiento de un lujoso auto-elogio de la burguesía a causa de este tremendo éxito, pero vuelven a aparecer inmediatamente en otro lugar y a menudo en el vecindario inmediato”.

El capitalismo no puede resolver las diversas crisis de la vivienda, explica Engels. El dinero (capital) fluye hacia donde la tasa de ganancia es más alta y lleva al “sobre-desarrollo” de las ciudades o partes de las ciudades. Cuando el capital se concentra demasiado y los beneficios se exprimen, la inversión se va a otra parte. En los últimos años, el gran dinero fluyó a ciudades como Manchester después de décadas de sobreinversión en partes de Londres.

Engels señaló que muchas de las propiedades existentes podían ser usadas en 1872 para albergar a la gente: “Una cosa es cierta: ya existen suficientes edificios para viviendas en las grandes ciudades para remediar inmediatamente cualquier ‘escasez de viviendas’ real, dada la utilización racional de las mismas”.

Hay más de 600.000 casas vacantes en el Reino Unido (alrededor de 225.000 vacantes durante seis meses). Durante el primer confinamiento por Covid, el gobierno conservador hizo lo que previamente dijo que era imposible y alojó a 14.600 personas sin hogar, aunque de forma temporal.

La expropiación de las propiedades vacías, junto con un programa de construcción masiva de viviendas sociales, sobre bases de calidad, ambientalmente sostenibles y genuinamente asequibles, son las principales demandas de los socialistas de hoy.

La Cuestión de la Vivienda no ofrece un programa integral sobre la vivienda, ya que Engels se ocupaba principalmente de la naturaleza de la crisis de la vivienda en el capitalismo. Sin embargo, subrayó que las campañas y reformas en materia de vivienda se basan en la lucha de clases.

 

Revolución desde abajo

La construcción masiva de casas municipales en el siglo XX fue producto de la fuerza del movimiento obrero y sindical, en que la clase gobernante temía que si no concedía tales reformas la revolución social podría venir desde abajo. Pero el desmantelamiento de las viviendas sociales y la creciente “financiarización” de las viviendas significa que las soluciones a la crisis de la vivienda se plantean de nuevo de forma descarnada.

Los socialistas están a la vanguardia de la lucha por todas las mejoras posibles en las viviendas de los trabajadores. Militant, el precursor del Partido Socialista en Gran Bretaña, lideró la lucha del ayuntamiento de Liverpool contra el gobierno Thatcher en los años 80; obteniendo importantes concesiones, como la construcción de 5.400 viviendas sociales.

Sin embargo, la solución integral y permanente de la “cuestión de la vivienda” sólo puede abordarse mediante la reorganización socialista de la sociedad.

“Mientras siga existiendo el modo de producción capitalista”, explicó Engels, “es una locura esperar una solución aislada de la cuestión de la vivienda o de cualquier otra cuestión social que afecte al destino de los trabajadores”.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here