Inicio Internacional Kazajistán: Cientos de muertos y miles de encarcelados tras la represión estatal

Kazajistán: Cientos de muertos y miles de encarcelados tras la represión estatal

88
0
Compartir

14 de enero de 2022 Clare Doyle, CIT

Imagen: Protesta callejera en Kazajistán, 4 de enero (Foto: Esetok/CC)

Una semana después de que una lucha sin precedentes de los oprimidos del país estallara en las calles de Kazajistán, se ha instaurado una inquietante calma en la capital comercial, Almaty, donde las fuerzas estatales kazajas, respaldadas por paracaidistas rusos, imponen su control militar. Al menos 8.000 personas han sido arrestadas y detenidas, cientos de muertos y un número desconocido de heridos graves.

Fue la duplicación de los precios del combustible en el primer día de 2022 lo que desencadenó la revuelta que se extendió como un reguero de pólvora.

Las protestas, incluida la huelga, comenzaron en la heroica ciudad suroccidental de Zhanaozen, escenario de la masacre de los trabajadores del petróleo en huelga hace diez años. Las huelgas y las manifestaciones masivas se extendieron entonces por todo el vasto país, que limita con China en el este y con Rusia en el norte.

Un gobierno aterrorizado, que ha actuado durante décadas en nombre de los oligarcas y banqueros nacionales e internacionales, revirtió rápidamente la subida del precio del combustible. Pero las compuertas estaban abiertas.

Hubo una «salida» masiva a las plazas centrales de pueblos y ciudades de todo Kazajstán, con feroces batallas, incluso combates armados, que estallaron en la ciudad más grande del país y antigua capital, Almaty. El panorama no está claro, pero parece que varios grupos armados representaban a facciones enfrentadas del régimen gobernante.

Los trabajadores y los jóvenes estaban unidos en su exigencia de poner fin al gobierno de los cleptócratas y los ladrones, de tener un nivel de vida decente y de que se vaya el «viejo», el ex presidente Nursultan Nazarbayev, que sigue «manejando los hilos» del gobierno.

El actual presidente del país, Kassym-Jomart Tokayev -nombrado por Nazarbayev en 2019- procedió a destituir a su propio primer ministro y a todo el gobierno, formado por títeres del «Padre de la Patria», Nazarbayev.

Nazarbayev había gobernado Kazajistán con mano de hierro incluso antes de la «independencia» de la antigua Unión Soviética (URSS) hace tres décadas. Ahora no está claro si él mismo sigue en el país o ha huido a un lujoso retiro en Abu Dhabi.

Gran parte de los detalles de los acontecimientos de la primera semana de enero en Kazajstán siguen envueltos en acusaciones y contraacusaciones.

Las afirmaciones de Tokayev de que «20.000 bandidos» procedentes del extranjero y «que hablan idiomas extranjeros» desencadenaron los enfrentamientos mortales en Almaty son claramente falsas. Pero lo utilizó como excusa para enviar fuerzas fuertemente armadas al centro de la ciudad, con el resultado de decenas de muertos, además de detenciones y heridos graves.

Se declaró el estado de emergencia y se impuso el toque de queda. Pero el movimiento no se dispersó.

Al fortalecerse, el presidente pidió el 5 de enero ayuda a la llamada Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC). Se trata de un organismo creado poco después de la desintegración de la URSS, hace 30 años, pero nunca antes movilizado.

Las naciones de la OTSC son Kirguistán, Armenia, Bielorrusia y Tayikistán, además de Rusia. La entrada en el país de la noche a la mañana de miles de tropas extranjeras, en su mayoría rusas, con camiones y tanques, provocó una gran conmoción en el país. Cientos de personas murieron y resultaron heridas.

Las divisiones en la cúspide de la sociedad y una especie de golpe de palacio fueron indicadas no sólo por la temprana destitución de Nazarbayev como jefe del Consejo de Seguridad del país, sino también por su despido, en medio de una crisis de «seguridad», del verdadero comandante de los servicios de seguridad: Karim Masimov. Ahora se dice que dos oficiales superiores del ejército se han suicidado.

No está claro hasta dónde quiere llegar la camarilla de oligarcas en el poder y si, temiendo por su propio futuro, quieren «usar la navaja o el cepillo». Aplicar más represión podría provocar nuevas explosiones de ira; hacer concesiones podría aumentar el apetito de un movimiento para acabar con todo el sistema podrido. Pero la brutalidad estatal ya aplicada también puede aturdir al movimiento, que tardaría en recuperarse.

Los temores de Putin

Putin no quiere que una revuelta popular tenga éxito en su «patio trasero». No quiere que caiga un régimen favorable a Rusia, al igual que intenta mostrar su fuerza a Occidente y a la OTAN en las fronteras de Ucrania.

Ciertamente, no quiere que el movimiento de masas de Kazajistán contra la dictadura sea emulado en Rusia, donde los trabajadores se enfrentan a muchos de los mismos problemas.

Cómo proceder ahora es un predicamento no sólo de Tokayev. También lo comparte Putin. El 10 de enero, ante una reunión en línea de la OTSC, dijo abiertamente que sus tropas están en Kazajstán para impedir la revolución. Los jefes de los demás gobiernos participantes también son comprensiblemente cautelosos ante los levantamientos contra sus propios regímenes, que distan mucho de ser democráticos. (Dos presidentes de Kirguistán han sido derrocados por revueltas en los últimos 15 años).

El descontento crece en Rusia por los bajos ingresos y el deterioro de los servicios. El apoyo a Putin, que actúa como un dictador, está disminuyendo. El regreso de los soldados heridos o muertos de Ucrania o Kazajstán sólo conduciría a una mayor erosión de su popularidad.

Como era de esperar, el jefe de Estado chino, Xi Jinping, ha expresado su pleno apoyo a la represión del movimiento en Kazajistán. China tiene grandes intereses económicos y políticos en el país. En 2013 puso en marcha allí su enorme iniciativa «Cinturón y Ruta». Pero mucha de la población uigur, viciosamente oprimida en China, se ha refugiado en Kazajistán y podría ser «contagiada» por los recientes acontecimientos.

Una «revolución de colores» en toda regla -supuestos intentos por parte de Occidente de provocar un «cambio de régimen»- parece poco probable en Kazajistán tras los dramáticos acontecimientos, a pesar de que algunos capitalistas ricos y gobiernos occidentales prefieren un entorno más seguro para llevar a cabo sus relaciones internacionales y sus lucrativas inversiones en este país centroasiático rico en minerales.

Además del carbón y el petróleo, Kazajistán posee el 40% del uranio del mundo y es el principal productor de metales preciosos del planeta.

Por ahora, parece que ante la abrumadora represión, el masivo movimiento de protesta en Kazajistán está en suspenso o en retirada.

La banda de cleptócratas kazajos, con Nazarbayev a la cabeza, ha adquirido buenos amigos en el extranjero, especialmente en el Reino Unido (véase el artículo siguiente).

Parece que hay poco o ningún apoyo para figuras como el oligarca exiliado, Mukhtar Ablyazov, dentro del país si decide promover sus propios intereses. Como defraudador convicto, difícilmente puede hacerse pasar por un defensor del «capitalismo limpio». No existe tal cosa.

Los establos de Augean, llenos de ladrones y autócratas del Estado, sólo pueden ser limpiados por movimientos masivos y organizados de trabajadores. Esta es, sin duda, la conclusión que hay que extraer de la todavía no resuelta lucha heroica contra el régimen de Lukashenko en Bielorrusia.

Un puñado de oligarcas de Kazajstán (¡162 personas!) posee la mayor parte de la riqueza del país, mientras que la mayoría de la población vive en la pobreza. Se ha visto que los aumentos de los costes básicos de la vida, como el precio del combustible, pueden provocar un movimiento masivo. La organización de la oposición a nivel local, regional y nacional es ahora vital.

En el momento álgido del movimiento de protesta, los comités de trabajadores, jóvenes y pobres elegidos democráticamente a nivel local, regional y nacional eran vitalmente necesarios para proseguir la lucha ahora iniciada.

Asamblea revolucionaria

Se necesitaba una asamblea de representantes elegidos democráticamente para tomar decisiones totalmente democráticas sobre la forma de gobierno para sustituir la dictadura actual por un gobierno obrero.

Era necesario hacer un llamamiento a los soldados y otras fuerzas del Estado -tanto kazajas como extranjeras- para que se pusieran del lado de los trabajadores. Durante los recientes acontecimientos, hubo informes de que la policía y los soldados se pusieron del lado de los trabajadores. Necesitan que se les anime a construir sus propios sindicatos y estructuras de control, y que se haga un llamamiento a sus antiguos socios en el crimen para que se pasen al lado de la revolución.

Un socialista kazajo habla al CWI sobre la tensa situación que se vive en el país
Según el embajador de Kazajstán en Londres, respondiendo a las cartas de protesta el 8 de enero, «las manifestaciones pacíficas continuaban en todo el país». Pero un obrero-socialista de la ciudad de Astana exclamó por teléfono (cuando se restablecieron las conexiones al menos temporalmente) «¡Se están tirando un farol! Todavía hay estado de emergencia en el país y siguen vigentes las órdenes de disparar a matar. ¿Cómo pueden continuar las manifestaciones pacíficas?

«Pero ahora haremos todo lo posible para que se aceleren los debates sobre la construcción de una alternativa obrera: sindicatos independientes del Estado y un partido obrero que luche por un auténtico socialismo», continuó.

«Hemos visto un ‘bundt’ (reunión) popular. No hemos sido capaces de construir y vincular a tiempo los comités de lucha elegidos».

«Ahora tenemos que exigir el fin de la emergencia y los derechos democráticos -de reunirse, discutir y organizarse-… Estos acontecimientos son sólo el principio. No se ha resuelto nada. Debemos elaborar los próximos pasos a dar en la construcción de la lucha por una alternativa socialista.»

…………………………………………………………………………………………………………………………………….

Muchos de los jóvenes luchadores de hoy -en los lugares de trabajo y en las calles- no saben nada del período en que Stalin y sus sucesores gobernaban la vasta Unión Soviética. Se llamaba socialista pero no era nada de eso. Los intentos de establecer una auténtica democracia obrera en cualquier lugar fueron aplastados.

Hace 30 años se disolvió lo que se llamó «Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas». Hoy, los socialistas no pueden sino congratularse de la nueva era de lucha revolucionaria que se abre en Asia Central. Los trabajadores han flexionado sus músculos y han sentido su poder para sembrar el pánico en los corazones de los gobernantes.

Reagruparse y planificar

La tarea ahora es hacer un balance de las últimas semanas y explicar qué es el verdadero socialismo y cómo se puede ganar. La nueva lucha de masas volverá inevitablemente al orden del día en Kazajstán, y finalmente será una lucha hasta el final, para derrocar la dictadura y el capitalismo e instaurar el socialismo en todo este vasto país.

Luego, la tarea será extender la lucha a los países vecinos, establecer una confederación de estados de Asia Central y extender la revolución socialista a Rusia, China y más allá.

…………………………………………………………………………………………………………………………………..

La élite de Kazajistán y el establishment británico
Ya en 2011, el ex primer ministro laborista Tony Blair (recientemente nombrado caballero) recibió 13 millones de dólares del entonces dictador de Kazajistán, Nursultan Nazarbayev, para actuar como «consultor», es decir, para blanquear el régimen, tras la masacre por parte de las fuerzas armadas de hasta 100 (oficialmente 14) trabajadores petroleros en huelga en la ciudad de Zhanaozen.

Mucho antes de esta masacre, el Partido Socialista y el Comité por una Internacional de los Trabajadores fueron fundamentales para establecer la Campaña Kazajistán, para apoyar las luchas de los trabajadores kazajos a nivel internacional.

Otra figura del establishment británico que se benefició de la podrida dictadura de Kazajistán fue el príncipe Andrés, antiguo enviado comercial del gobierno británico, que ahora se enfrenta a un juicio civil por cargos de abuso sexual en Estados Unidos.

En 2007, el magnate energético kazajo Timur Kulibayev, yerno de Nazarbayev, pagó al príncipe Andrés 15 millones de libras (esterlinas) por su casa conyugal de Sunninghill Park, unos 3 millones más que el precio de venta. Alrededor de la misma época, la oficina del Duque de York trató de conseguir una propiedad de la Corona cerca del Palacio de Kensington para Kulibayev.

El ex ministro tory Jonathan Aitken, condenado por perjurio en 1999, escribió dos libros rastreros sobre Nazarbayev, omitiendo cualquier referencia a las políticas represivas del dictador.

Aitken viajó por el país en un avión de Sir Richard Evans, ex director de BAE Systems, que en 2006 fue nombrado presidente del consejo de administración de Samruk, un holding estatal kazajo.

Aitken ha negado que hubiera intercambio de dinero, pero los documentos filtrados en los Pandora Papers sugieren que recibió 166.000 dólares.

La City londinense, con sus regulaciones financieras poco estrictas, es famosa por atraer la riqueza dudosa de los oligarcas de las antiguas repúblicas soviéticas, incluida Kazajistán.

La clase dirigente kazaja posee al menos 530 millones de libras en propiedades de lujo en Londres y el sureste del país, según un reciente informe del centro de estudios Chatham House. De esa cartera de propiedades, unos 330 millones pertenecen a la extensa familia Nazarbayev.

Esto incluye 80 millones de libras en propiedades en Londres, propiedad de Nurali Aliyev, el nieto de Nazarbayev, y Dariga Nazarbayeva, la hija mayor de Nazarbayev y parlamentaria de Kazajistán.

En 2020, la Agencia Nacional contra el Crimen del Reino Unido perdió un intento en el Tribunal Superior de imponerles una Orden de Riqueza Inexplicable.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here